viernes, 29 de abril de 2016

FOTOS DEL VIAJE A ESPAÑA

Marianela en el camarote
Marianela en Vejer de la Frontera
Gustavo, El barco atrás, por si acaso. En Cartagena

Barricas de vinos de Jerez en Málaga.
Palacio de la música catalana, Barcelona

Gustavo en Besalú

Ali, Paola y Marianela frente a la catedral de Tarragona

Catedral del Vino, cerca de Tarragona

Campos sembrados de Colza, en el sitio donde comimos la Calcotada

Frescos de la Villa Romana, entre Tarragona y Reus

Tragedia y farsa en nuestra Venezuela


El hambre y la muerte por carencia de atención médica; los apagones, el agua no potable, los 300.000 venezolanos asesinados durante el régimen chavista, el robo de miles de millones de dólares por parte de los funcionarios del régimen y sus amigos, los narco-generales, el exilio de más de un millón de venezolanos, el colapso financiero del país, todo ello configura una tragedia de gigantesca magnitud, solo comparable a los peores momentos de la primera república.
Pero las estupideces de Maduro, Aristóbulo vestido de militar, el forcejeo sin resolución entre el Tribunal de Justicia y la Asamblea Nacional, pertenecen al campo de la  ópera bufa. La ineptitud del gobierno, la lasitud del pueblo y la parsimonia de la MUD han producido situaciones trágicas pero jocosas.
Por ejemplo, la noticia que nos llegó ayer es que Venezuela ya no tiene dinero para hacer dinero.  Obligado el país a imprimir cuantiosos billetes que valen cada día menos dinero, ya no puede pagar el costo de la impresión.  Esta es una situación absurda frente a la cual es imposible evitar una carcajada.
La Asamblea Nacional destituye al Ministro de Finanzas pero el Presidente dice que ese ministro no se mueve de su puesto. Y, sin embargo, Hermán Escarrá, con su pelo engominado, dice que en el país no se ha roto el orden constitucional. Sin embargo, que lo diga Escarrá, quien cobra por decirlo, no es tan sorprendente como el pedido de los diputados de la oposición a la OEA. Ellos han viajado a Washington para pedirle a la OEA  que NO se le aplique a Venezuela la Carta Interamericana.  Esta gente vino a pedirle a Luis Almagro que solamente promueva una declaración de esa organización de “apoyo a la democracia venezolana”, es decir, un saludo a la bandera. Argumentaron que ya el país estaba “suficientemente aislado”.  
La tragedia y la farsa corren en paralelo en Venezuela. Cada nueva tragedia parece generar una nueva farsa, una acción que ni remotamente se corresponde con la gravedad de la situación.
Aún las mejores intenciones de las organizaciones más respetables son expresadas en lenguaje excesivamente cauteloso. Comunicados de las organizaciones de la sociedad civil, como el que hemos leído de la Conferencia Episcopal, al mismo tiempo que piden respeto del gobierno por la oposición, piden diálogo con la pandilla chavista, piden paz y nada de violencia social, como si la dictadura chavista no llevara a cabo cada día actos de extrema violencia contra un pueblo humillado y de rodillas.  
La actitud predominante de la sociedad venezolana es decir que la situación es inaguantable pero aguanta.  Por ello, aunque la dictadura sea brutal, nuestros diputados viajan a la OEA a pedirles que le envíen un “regaño” al régimen pero que no lo sancionen. Los empresarios aguantan callados, los trabajadores aguantan callados, las sociedades profesionales aguantan calladas.
 Cuando el país aguanta callado en el exterior se ve la situación venezolana como si el país hubiese decidido irse al diablo en silencio, aceptando su tragedia como algo inevitable. Yo hubiera preferido ver el pueblo en la calle, en una inmensa huelga indefinida de brazos caídos, hasta que haya un cambio político. ¿Después de todo, cual es la diferencia?  el país está ya paralizado. Solo hay trabajo dos días a la semana, mientras el pueblo está enfermo, hambriento y desmoralizado. El país muere de mengua, paralizado frente a un régimen de payasos ineptos, apoyados por una fuerza armada corrupta y traidora.
Como dijo Carlos Andrés: Hubiera preferido otra muerte.



jueves, 28 de abril de 2016

Ángel Rodríguez: Ministro de Electricidad por pocas horas en 2010


Sección : Donde estará ahora?

El ministro de energía eléctrica que duró escasos días en el cargo en 2010, Ángel Rodríguez, era un incompetente. Como nadie lo conocía no sabíamos cuál era la dimensión de su incompetencia. El propio Chávez se encargó de darnos su currículo vitae. Dijo lo siguiente: “Ángel es un obrero, viene de la clase obrera, trabajó muchos años en Pdvsa (Petróleos de Venezuela). Ángel era uno de esos muchachos que por allá, (…), cuando estábamos nosotros 'encanaos' en Yare (…) que venían de Anzoátegui, de esos movimientos y venían y traían documentos y llevaban grabaciones que nosotros hacíamos a escondidas en unas cintas chiquititas (…) Y bueno cuando salimos de la cárcel, entonces nos conseguimos y comenzamos a conformar el Movimiento Revolucionario 200". 
Como se verá, la experiencia de Ángel Rodríguez era de mensajero, de correveidile de Hugo Chávez y sus cómplices durante sus intentos por tumbar el gobierno democrático constituido.
Como podía ser ministro de nada el pobre señor?
Sin embargo, la razón de su fulminante destitución no fue su ignorancia e incompetencia, lo cual no representaba problema alguno en el gobierno de Chávez. No. Fue destituido como ministro de electricidad porque se robaba la electricidad, según acusación de la prensa del Estado Anzoátegui, donde el ministro tenía su vivienda.
Sin embargo, la revolución no abandona a sus lacras. A fines de 2015 este señor era nada menos que presidente del Parlamento Latinoamericano por Venezuela.

Donde estará hoy este representante del Pseudopitecantropus raterus? 

Hugo Chávez: el traidor que nos enseñó a odiar

Terrible despilfarro para perpetuar la memoria de un traidor

Entre los escombros del chavismo ha quedado una peligrosa pretensión: la de que Hugo Chávez fue un gran hombre. Se refieren a él como “el comandante eterno, el líder inter-galáctico, el padre de la revolución” y otras estupideces por el estilo. El régimen gasta millones en publicidad para tratar de perpetuar la memoria del traidor como un nuevo Bolívar y, de manera más grotesca aún, como alguien que junto con Bolívar y Jesús forma una divina trilogía. Son millones lo que un régimen agonizante gasta en este chocante culto a la personalidad.
La verdad es que esta pretensión del lumpen social chavista debe ser combatida con todo vigor. Hugo Chávez fue un traidor, un corrupto y un irresponsable demagogo. Aunque se requeriría un libro para documentar esta aseveración, se puede decir lo siguiente en breves líneas:
Traidor, porque insurgió con las armas en contra de un gobierno democrático y legítimo, lo que no se puede decir del régimen actual. Traidor a su juramento, a su país, a sus soldados, a quienes llevó engañados al golpe, traidor a sus mismos cómplices cuando se rindió sin pelear.
Corrupto, porque utilizó el dinero de la nación como si fuera de él. Regaló 30 millones de dólares a Evo Morales de manera improvisada, en la televisión, algo que vimos con asombro y llegó a darle casi 3000 millones al régimen boliviano para comprar la total lealtad de Morales. Aceptó donaciones de un banco español para su campaña presidencial y, aún,, después de ser presidente. Usaba relojes costosísimos que no podía pagar con su sueldo, andaba por el mundo con un séquito de centenares, incluyendo familiares. Entregó petróleo a Castro, a Morales, a Kirchner, a Correa. Financió campañas de extranjeros con nuestro dinero. Hizo lo que le dio la gana con el erario público. Tenía reuniones de su gabinete en la Habana. Permitió que sus familiares y amigos y cómplices saquearan el tesoro público para mantenerlos leales a su locura. Saqueó al Banco Central de Venezuela y  endeudó al país de manera obscena para financiar, ya agonizante, su última campaña presidencial.  
Demagogo e irresponsable porque implantó una ruinosa política social carente de programas de naturaleza estructural, enteramente basada en limosnas, dádivas, regalos y distribución de comida gratis a sus “seguidores”. Al morir, dejó más pobres de los que encontró, despilfarró el ingreso petrolero más alto de la historia venezolana y endeudó al país a tal punto que ya ha incurrido en cesación de pagos  con empresas extranjeras y venezolanas. Peor aún, sembró el odio en contra de los venezolanos que le adversaban, insultándolos y humillándolos. Enseñó al país a odiar.
Los venezolanos no podemos permitir que este traidor, corrupto e irresponsable sea endiosado. Debemos combatir todo los intentos de sus beneficiados de perpetuar su memoria. Debemos documentar sus desafueros. Su procacidad, su resentimiento, sus abusos de poder, evidenciaron lo peor que hay en un venezolano. EL psiquiatra Chirinos lo definió como un narcisista (Chirinos también lo fue y sabía de qué hablaba), otros psiquiatras lo han definido como un sociópata, una persona carente de escrúpulo alguno para manejar conciencias y el dinero ajeno. Entregó la soberanía venezolana en manos extranjeras.

En todos los escenarios posibles, en Venezuela y en el mundo, los venezolanos dignos deben desmontar el mito de Chávez, reducirlo a lo que fue: un traidor, un corrupto y un irresponsable demagogo. 

miércoles, 27 de abril de 2016

Aristóbulo: un bagazo moral que presagia la Venezuela del futuro?



La baja estofa de la pandilla chavista quedó en evidencia una vez más cuando todos los líderes reunidos, ver foto, luciendo un grave semblante, hicieron ayer un anuncio que consideraron muy importante para la Nación. Quien llevó la voz cantante fue Aristóbulo. Dijo: “Les informo, por orden del presidente, que en Venezuela no se trabajará ni Miércoles, ni Jueves, ni Viernes. Sábado y Domingo serán días de descanso. La revolución ha hecho posible que nuestro pueblo pueda, al fin, vivir sin trabajar”. Si estas no fueron sus palabras textuales, este si fue el mensaje. Ese pequeño hampón, alborozado por ser “vicepresidente”, ha quedado para hacer los mandados más denigrantes.
Después de 16 años de revolución chavista el país se ha ido apagando progresivamente, para llegar a donde está hoy: a oscuras, sin agua potable, sin divisas, sin comida o papel higiénico, sometido a colas interminables hasta para comprar un analgésico cualquiera, embrutecido y humillado. Ha sido gobernado por traidores, ladrones, torturadores, expropiadores, ineptos y extranjeros, quienes la han ido destruyendo sistemáticamente.
Asombrosamente, todo ello ha ocurrido en medio de una casi total indiferencia, inercia y hasta cierto regocijo masoquista por parte de nuestro pueblo. Más que el predominio de una pandilla corrupta e ignorante, lo más revelador sobre nuestro país ha sido la conducta laxa de nuestro pueblo. Le hizo caso a un demagogo quien hizo el anti-milagro de despilfarrar la mayor riqueza que ha tenido Venezuela en toda su historia. Vio con aprobación como mucha de esa riqueza se iba al exterior, a los bolsillos de los amigotes del difunto y vio con aprobación como esa riqueza se mal utilizaba internamente en dádivas, limosnas, regalos, misiones fraudulentas y francachelas populistas que creaban una ilusión de prosperidad y que han dejado al país mucho más pobre hoy de lo que era cuando estos bárbaros llegaron al poder.
Los venezolanos dignos que se rebelaron en contra de estas humillaciones y que creyeron hacerlo interpretando los sentimientos del “bravo”  pueblo están hoy presos y semi-abandonados hasta por muchos de sus propios compañeros, quienes se han ido “amoldando” a la “realidad”.  Afortunadamente estos venezolanos dignos cuentan con la solidaridad de países democráticos que presionan por su libertad.
Al ver su situación  actual es necesario aceptar que Venezuela ha sido destruida por un chavismo malvado, sí, pero con la complicidad de un gran sector, cobarde y codicioso, del país. Esto es necesario decirlo porque tiene relación importante con el país que seremos en el futuro. ¿Nos estará anunciando Aristóbulo, el pequeño ser, la Venezuela del futuro? ¿Será la Venezuela del futuro un país habitado por gente que vaya cerrando puertas de sitios vacíos, apagando luces, abandonando logros, colgando la hamaca en el corral cuando se va la luz, resignándose a un regreso colectivo a las cavernas? Recordemos que este Aristóbulo que hoy anuncia, con aspecto de gran estadista, que ya no se trabajará más porque no hay luz, es el mismo Aristóbulo que era alcalde activo y entusiasta en una Venezuela democrática. De aquel Aristóbulo animoso no queda hoy sino este bagazo moral que anuncia la total inactividad laboral para la nación, ya que sus compinches destruyeron Guri y se robaron los reales de las plantas termoeléctricas. Lo que debería haber hecho este deplorable espécimen humano es declarar una emergencia nacional y poner  su gente a trabajar 24x7 para lograr superar una crisis que ya no es solamente eléctrica, sino de agua, de comida de medicinas, en suma, de actitudes. Lo que debería hacer este náufrago del decoro es pedir la cárcel para quienes han llevado al país a esta situación, así tenga que comenzar por él mismo.
Aristóbulo aparece hoy como  símbolo de una Venezuela prostituida, embrutecida y humillada. Como él hay millones quienes ya tiraron la toalla, quienes olvidaron sus anhelos de ver un país pujante, trabajador, progresista. Y esto es lo realmente grave para el país, que la gente que lo habita haya perdido el deseo de ser dignos.
Por supuesto, hay venezolanos dignos. No debe pensarse que todos los venezolanos son como el chavismo destructor. Pero si debemos aceptar que la permanencia de este régimen en el poder, después de haber demostrado hasta la saciedad que es incapaz de gerenciar un país hacia la modernidad y el progreso, revela que hay una masa crítica de zánganos, vividores, cobardes, adulantes y ladrones, una Venezuela aluvional que representa una terrible carga para quienes desean ir adelante.
Y esto es lo fundamental: ¿podremos con esa carga? Por lo que veo, lo dudo.  


martes, 26 de abril de 2016

LA FUERZA ARMADA VENEZOLANA: CORRUPTA Y MANDANDO


La razón por la cual la Fuerza Armada venezolana no va a intervenir a favor de la democracia y la libertad de nuestro país está ya muy clara: esta institución no solo es corrupta sino que, esencialmente, es el gobierno. El llamado Presidente Maduro es un títere de las fuerzas militares venezolanas y de sus asesores cubanos, mientras que el llamado Tribunal Supremo de Justicia es apenas el tinglado legal creado para mantener la ficción de un orden constitucional, aunque paradójicamente, el mantenimiento de la ficción haya terminado por destruir los escasos restos de ese orden. 
 Aunque todavía la apariencia de poder político se halla en Miraflores el verdadero poder político está en el Ministerio de la Defensa. A fin de acrecentar este poder la Fuerza Armada ha ido estructurando un imperio minero e industrial muy corrupto, siguiendo el modelo de  la Cuba castrista. Esto sucede ante las narices de una oposición venezolana impotente,  cuyo centro principal de poder, la Asamblea Nacional,  ha sido disminuido significativamente por las maniobras del TSJ apuntalado por la Fuerza Armada.
Por ello, cualquier cambio político significativo que pueda ocurrir en Venezuela difícilmente podrá originarse desde adentro y probablemente tendrá  que ser catalizado desde afuera. El país está hoy en manos de una dictadura en la cual la base principal de poder es la Fuerza Armada, institución ociosa desde el punto de vista militar, dedicada a enriquecerse por medio de la creación de un imperio minero e industrial, e involucrada -  al menos de manera tangencial -  con el contrabando de extracción y el narcotráfico. La Fuerza Armada venezolana de hoy es una institución prostituida, tolerante de la criminalidad entre sus miembros y aliada con sectores empresariales rapaces a fin de crear una base de poder financiero que les consolide en el poder político. 
Las evidencias de que esto es así son numerosas. Incluyen la identificación hecha por el gobierno estadounidense de varios generales venezolanos activos y con importantes posiciones en el régimen involucrados en el narcotráfico, una identificación muy explícita que la Fuerza Armada venezolana se ha negado a investigar, elogiando a sus miembros señalados como criminales. Incluyen la creación de una empresa militar, controlada por el ministerio de la defensa, para llevar a cabo servicios petroleros de la más variada naturaleza, mientras las verdaderas empresas de servicios petroleros, como Schlumberger y Halliburton, se van del país porque PDVSA no les paga. Esta empresa militar-petrolera es absurda y grotesca porque de servicios petroleros los militares venezolanos no tienen la más remota idea. Solo son expertos en reprimir ciudadanos y saquear el erario público, como lo probaron, entre otros, los manejadores del Plan Bolívar 200 y del Fondo Único Social  
Solamente en Fuerte Tiuna el complejo industrial de la Fuerza Armada venezolana ocupa unos 13 edificios en Fuerte Tiuna. Este programa de imperialismo industrial es  financiado por agencias del gobierno tales como la Misión Negro Primero, cuya misión declarada  es :  “dar respuesta a las necesidades sociales del personal militar y civil de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en aspectos como vivienda, salud, recreación, esparcimiento, créditos, servicios, educación y fortalecimiento de la moral, así como profundizar proyectos de infraestructura, equipamiento, mantenimiento y desarrollo nacional en pro de la seguridad y defensa de la nación”. Aunque esta misión declarada ya es un objetivo socialmente excluyente, al erigir a los miembros de la institución en una clase privilegiada rodeada de miseria por todas partes y feliz receptora de beneficios especiales, su misión no explícitamente declarada es la de financiar la estructuración de un imperio minero-industrial que se constituya en pilar económico de una institución que ha traicionado su misión y prostituido su actividad.
Otras evidencias de esta grosera intromisión de la Fuerza Armada venezolana en actividades que no le corresponden y que solo servirán para hundir más al país en la ruina, incluyen empresas como el Complejo Industrial Tiuna I, C.A. (Gaceta Oficial 40881, Decreto 2293), cuyos accionistas son CAVIM, 51% y un Grupo privado llamado ATAHUALPA,49%, empresa adscrita al ministerio de la defensa. Esta empresa funcionaría como Casa Matriz y tendría la representación de las acciones en las empresas del estado y empresas mixtas que le sean asignadas por el Ejecutivo Nacional.  Sus actividades serían de la más diversa naturaleza, listadas así: todo tipo de actividades lícitas desde producción, importación, comercio, prestación de servicios  relacionados con Agua mineral, productos textiles de vestir y accesorios, impresión, reproducción y afines de publicidad y propaganda, serigrafías, artefactos electrodomésticos, electrónicos, digitales, mecánicos de audio y video, computación, instalación de redes, equipos y muebles de oficina, equipos médico quirúrgicos, medicamento, utensilios desechables de uso médico y similares, útiles y textos escolares, juguetes, equipos, insumos y utensilios  de  cocina,  y todo lo conexo con lo anterior”. Esta es una enumeración enunciativa y no limitativa.  La analista Eglé Iturbe se pregunta (en artículo recibido por Internet y publicado por la Fundación Fermín Toro, ver: http://www.fermintoro.net/portal/2016/04/complejo-industrial-fuerte-tiuna-1-otra-empresa-militar/), si será conveniente que la tenencia  y representación de las acciones de  empresas del  Estado estén en una empresa  mixta constituida por la empresa productora de armas y municiones CAVIM y un Grupo Privado, el Grupo Atahualpa, productor de textiles, agua mineral  y comercializador de otros innumerables productos. Iturbe añade que esta empresa creada nada tiene que ver con otras empresas del Estado. Sin embargo, en teoría las 500 o más empresas estatales venezolanas podrían ser adscritas a este nuevo mamotreto, donde un grupo privado tiene el 49% accionario.            
Iturbe y RUNRUNES ofrecen información sobre el grupo ATAHUALPA,  creado en el 2004, el cual se dedica a desarrollar  campañas  publicitarias y soluciones integrales. “Posee  un complejo industrial textil en Caracas  donde  viene fabricando según informaciones de internet, productos para las campañas chavistas y de Maduro (gorras franelas camisas, morrales, etc.). Su presidente Atahualpa Fernández, de acuerdo a informaciones de las mismas fuentes, es  peruano nacionalizado español y socio de CAVIM desde hace  tiempo”.
Su socio, según el diputado Julio Montoya, es primo de Jorge Arreaza, el ex vicepresidente.  En el 2011 instalaron la empresa textil y la embotelladora de agua mineral en terrenos de Fuerte Tiuna donde ahora fabrican los productos mencionados. Esta empresa de Atahualpa Fernández ha sido la feliz proveedora de los llamados Morrales de Chávez, elaborados para la campaña presidencial del difunto.  RUNRUNES informa, ver: http://runrun.es/uncategorized/195222/negocios-potables-con-la-revolucion.html ,  que en España el grupo financia a PODEMOS, según denuncia del diputado Julio Montoya.  Montoya ha dicho, en una entrevista publicada en ABC.es de Madrid (07/03/15), que “las investigaciones de inteligencia arrojaron que las supuestas reuniones para el financiamiento a Podemos se realizaron en el despacho del presidente de Bancoex y un apartamento en la urbanización Campo Alegre, Caracas, a la que asistían el titular de Cencoex, Alejandro Fleming, y las empresas a ser favorecidas con dólares preferenciales  a tasa Sicad I  (Bs. 6,30 por dólar), que debían pagar 15% de comisión. Las sumas generadas por estas operaciones se repartían, de acuerdo con el documento avalado por el parlamentario, entre el vicepresidente Jorge Arreaza,  su primo Luis Eduardo Álvarez, Alejandro Fleming y Atahualpa Fernández. Este último se vincula a la organización política española mediante las empresas de maletín en Madrid y Navarra, que dirige en sociedad con el  periodista y empresario José María Rubio Hermoso de Mendoza, también socio de la Real Federación Española de Automovilismo”.
Solo en la Venezuela chavista puede verse como una empresa de armas y municiones produzca… agua mineral. Más aún, en 2010 Chávez pretendió expropiar todas las empresas privadas que embotellaban este producto, algo que siempre ha permanecido en la agenda de este régimen. De ocurrir, ello significaría que el agua potable sería un monopolio de la Fuerza Armada y del Sr. Atahualpa Fernández.  
La Fuerza Armada tiene la propiedad de las siguientes empresas: Banco de la Fanb (Banfanb), Empresa Agropecuaria de la Fanb (Agrofanb), Empresa Militar de Transporte (Emiltra), Empresa de Sistema de Comunicaciones de la Fanb, Canal de Televisión Digital Abierta para la Fanb (TV Fanb), Fondo de Inversión Misión Negro Primero, Constructora de la Fanb, C.A. (Construfanb) y Empresa Mixta Bolivariana Cancorfanb S.A. Y ahora, esta empresa mixta que describimos además de la grotesca empresa de Servicios Petroleros. Además, en el caótico plan de desarrollo minero que Merentes ha concebido para levantar dinero apresuradamente, la Fuerza Armada tendría un papel relevante, en una región de Venezuela donde ya ellos son el gobierno.  
EL CAOS VENEZOLANO ESTÁ MANEJADO POR LA FUERZA ARMADA
Dice Alberto Barrera Tyzka que: “el poder se ha instalado en una lógica castrense que supone que la mejor manera de enfrentar los problemas de la realidad es nombrando a un comando  extraordinario, una fuerza especial que evoca la eficacia bélica. Es una reacción instantánea, un reflejo casi en homenaje a Pavlov. Las neuronas del oficialismo también están uniformadas. Ante cualquier accidente, piensan de inmediato en la jerarquía, en la burocracia de los rangos y de las comisiones militares. Deberíamos tener una estadística puntual sobre esta forma de gobierno: ¿Cuántos Estados Mayores hay en el país? ¿Cómo ha sido su rendimiento? ¿Cuál es su eficacia?
 El 27 de agosto del 2013, por ejemplo, el entonces Vicepresidente Arreaza anunció la creación del “Estado Mayor para el sector salud”. Casi tres años después, ¿qué podemos decir? ¿Cómo se puede evaluar su gestión? ¿Cómo están hoy los hospitales públicos? ¿Qué pasa con los insumos médicos y farmacéuticos?
Otros ejemplos: en 2014, el Presidente Maduro instaló el “Estado Mayor para el Abastecimiento”, un súper poder que iba a combatir la escasez y la falta de bienes en el mercado ¿Hace falta ponderar cómo ha sido el desempeño de este cuerpo élite?
En enero del 2015, se decretó la existencia de un “Estado Mayor en contra de la guerra económica”.  En agosto de ese mismo año, el “Estado Mayor eléctrico”, cuya invencible labor nos ha traído hasta el racionamiento diario de luz anunciado esta misma semana. En este 2016 ya se han sumado el “Estado Mayor para el sistema de precios” o el “Estado Mayor de Comunicación”, que sin duda tendrá el desafío de explicarnos muy bien qué carajo hacen todos los otros Estados Mayores del Estado venezolano”.
Por su parte, Ibsen Martínez nos dice, ver: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/04/19/america/1461098137_178401.html : “ si algo singulariza la actual crisis venezolana es la pervivencia, entre la población civil opositora, de una no siempre soterrada esperanza de que sea justamente uno de estos cernícalos de uniforme, asesinos de estudiantes inermes, saqueadores del erario y estrellas del narcotráfico, quien ponga fin, por la vía de los hechos, a la dictadura madurista”. Duras palabras de Ibsen, totalmente justificadas, para describir una institución parásita, inútil y, ahora convertida en enemigo número uno de la democracia venezolana. Por lo que he dicho antes, sin embargo, pienso que no podemos esperar que uno de estos gorilas dé al traste con la dictadura de Maduro, por la sencilla razón de que ellos son los dictadores verdaderos y Maduro solo un muñeco de trapo.

Venezuela debe ser liberada por ser territorio ocupado por el narcotráfico, las pandillas de ladrones y la ineptitud armada. 

lunes, 25 de abril de 2016

Que verán los chavistas al verse en el espejo?



¿Los engañará el espejo o les dirá la verdad, como el espejo a la bruja de Blanca Nieves?
Si les dice la verdad:
 Padrino López ve una gran T, la T de traidor a su juramento militar, traidor ante su pueblo y ante su país. No es el único traidor entre los generales de este siglo pero es el que le pone la guinda a la torta del deshonor militar.
Maduro verá una gran I, de Ineptitud. Pero también verá la P de Patán. Ha sido el misil que nos tenía guardado Chávez para completar su misión de destrucción.
Rafael Ramírez ve la C de corrupción. De modesto empleado de PDVSA llegó a la presidencia de esa empresa en los hombros de Ali Rodríguez y del difunto. Promovió y participó en un saqueo de PDVSA que  no tiene parangón. Su primo Diego y él están investigados por la justicia internacional y el cerco se les cierra.
Ali Rodríguez solo ve la F de Fidel. Ha sido un entreguista de Venezuela a los cubanos. Pasó de terrorista y experto en  destrucción de infraestructura petrolera en los años 60  a ser nada menos que presidente de la empresa de la industria que quiso destruir. Su lema (nos dice un testigo de excepción) ha sido:  “robar es lícito si se hace para la revolución”
Jorge Giordani ve una gran H en el espejo, la de la hipocresía. Presidió la destrucción del país desde los ministerios de planificación y finanzas, manejando a su antojo los fondos financieros paralelos y ahora se ha convertido en crítico del régimen.
Cabello ve en el espejo la C de Codicia.  Ansiedad de poder y riquezas, sin talento ni amor por el país. Hoy anda  en picada, con la justicia estadounidense acercándosele lenta pero seguramente.
Tibisay detesta verse en el espejo porque lo que ve es la gran E de entrega. Ha permitido las mayores violaciones a las leyes electorales a fin de garantizarle el triunfo al régimen durante todos estos años.  
Escarrá no puede verse completo en el espejo. Apenas ve una gran A, la de la adulancia y el acomodo. Sus continuas contorsiones y saltos de talanquera le han producido dividendos pero también el rechazo de los venezolanos decentes
Cilia ve en el espejo una N, la del nepotismo. En la Asamblea nacional empleó a dos docenas de familiares y posteriormente logró poner a su sobrino a manejar los dineros de PDVSA y del estado. ¿Dónde está ese sobrino ahora? Otros sobrinos están presos por su relación con la N, la del narcotráfico.
Contratistas de PDVSA como Derwick, Roberto Rincón, Hidalgo Socorro y Enoc Martínez ven la gran C de cloaca. PDVSA ha sido la gran cloaca en la cual van a parar todos los residuos fecales del régimen.
La familia Chávez ve en el espejo la A del abuso y del aprovechamiento. Su característica principal ha sido el abuso de poder para obtener beneficios personales. De ser una sencilla y primitiva familia llanera se han convertido en imitadores de los Beverly Hillbillies, nuevos ricos o embajadores a la carrera, producto de su posición de poder político.
Miembros del régimen ilegítimo como Hugo Carvajal, El Aisami, Jorge y Delcy  Rodríguez, Tarek Saab, Pedro Carreño,  los miembros jubilados y actuales del Tribunal Supremo de Justicia, los ministros de Finanzas y directivos del Banco Central de Venezuela, ven en el espejo la F de forajidos, no de funcionarios. La F de forajidos porque su actuación ha sido contraria a los intereses de la nación, para beneficio de un régimen dictatorial y abusivo y para su propio beneficio.
Embajadores como Bernardo Alvarez, Roy Chaderton, Alfredo Toro Hardy, Isaías Rodríguez y muchos otros ven el espejo la gran V de vendidos a un régimen miserable, para conservar su estatus social y una alta calidad de vida, lejos de una Venezuela que han visto pudrirse en silencio, mientras ellos gozan de las bondades de la civilización, en países donde disfrutan lo que ellos han contribuido a destruir en el propio.   

Pienso que pocos compatriotas están conscientes de las verdaderas causas de la tragedia venezolana. Veo explicaciones sobre la crisis que sugieren que no se comprende lo que nos sucede. Se habla de una  política social equivocada, de los errores de PDVSA, de incorrectas políticas financieras, para explicar la tragedia. Se mencionan factores abstractos, como si nos hubiesen llegado de otro planeta. Así nunca podremos rectificar los errores. La razón de la quiebra financiera y moral venezolana no es la Corrupción, son los corruptos. Mientras sigamos hablando de corrupción y no investiguemos y enjuiciemos a los corruptos, nada se solucionará. Mientras se siga hablando de políticas sociales equivocadas y no se enjuicie a Hugo Chávez como el máximo culpable, con su populismo y demagogia, de crear más pobreza a pesar de la camionada de dinero recibida, seguiremos produciendo nuevos “chaveces”, en lugar de colocar su nombre en el tope de la lista de los peores venezolanos de la historia