domingo, 12 de julio de 2020

Gerencia Integrada de Campos de Hidrocarburos




El ingeniero geólogo venezolano Julián Salazar acaba de publicar un libro de gran valor cuyo título utilizo para encabezar esta nota. Tuve la oportunidad de leerlo antes de su publicación y hacerle algunos comentarios al autor, a quien aún no tengo el gusto de conocer personalmente. Lo que leí me impactó muy favorablemente y así se lo hice saber en una comunicación que, generosamente, el autor ha querido incorporar al libro en sus páginas iniciales y en la contraportada.
La favorable impresión que me causó se debe a tres razones fundamentales: (1), su estructura de una rigurosa lógica y claridad; (2),  dada mi condición de antiguo geólogo - cuando la geología era todavía un arte - me he podido enterar gracias a este libro que la geología es ya una formidable ciencia y que la búsqueda de hidrocarburos en el subsuelo no es ya más una aventura de la imaginación de un individuo sino un proceso sistemático de aplicación de técnicas inter-relacionadas que resultan ser de una mayor eficiencia que la del simple naturalista soñador. Ahora no es un individuo sino un equipo multiprofesional el que descubre y desarrolla un nuevo yacimiento; y (3), por su alta calidad didáctica. Este es un libro apto para el gran público no iniciado, para técnicos y gerentes en plena actividad y para estudiantes del tema.
Los capítulos cubren un extenso territorio: exploración, descubrimiento, desarrollo del campo, gerencia del desarrollo, gerencia de campos semi - agotados, gerencia de campos no convencionales, los factores de éxito en la industria de los hidrocarburos y valiosas reflexiones y recomendaciones finales, especialmente sobre el destino que le espera a las empresas estatales de petróleo, a la luz de la tragedia de la empresa venezolana PDVSA.  El texto está abundantemente ilustrado y, repito, tiene una fuerte orientación pedagógica.
El ingeniero geólogo Salazar se graduó en la Universidad Central de Venezuela en 1978, con estudios de especialización en Wharton Business School, IESA e Instituto Tecnológico de Monterrey, México, país en el cual ha desarrollado su carrera por los últimos 15 años, después de su carrera profesional venezolana de 27 años. Se trata, por lo tanto, de un verdadero experto en la materia.
El libro no invalida el bello concepto del gran geólogo Wallace Pratt quien dijo: “El petróleo se encuentra en la mente de los hombres”. Al contrario, lo reafirma. El petróleo hoy no se encuentra en la maravillosa imaginación de un solo hombre sino en las mentes interconectadas  de un grupo de hombres y mujeres armados con sofisticadas herramientas. Esta nueva realidad no le quita nada del sabor a gran aventura que siempre ha tenido la búsqueda de los hidrocarburos fósiles, los cuales enfrentan hoy una etapa de declinación en su uso, forzada por la situación progresivamente crítica del ambiente en nuestro planeta.
Puede adquirirse vía AMAZON, en:  
Nuestras más calurosas felicitaciones al autor.

sábado, 11 de julio de 2020

MISA VIRTUAL PARA MARIANELA



                                                        INVITATION TO JOIN 
                                     MEMORIAL MASS FOR MARIANELA
                                      MONDAY JULY 13, 2020 11am Eastern

Dear Family and Friends,

Due to COVID-19, physical attendance to Marianela’s Memorial Mass will be restricted to immediate family and local parishioners previously registered to attend mass at that time.

Please join us virtually via the livestream web link below: 


If you have any problems accessing the link you can connect directly to the oficial youtube channel for the church:


In case you cannot attend the live transmission, we will also be releasing a youtube link that will allow you to watch a recording at a later time.

============================

                                                         MISA A LA MEMORIA DE MARIANELA
                                                        LUNES 13 DE JULIO, 2020 11AM Eastern
Querida Familia y Amigos,
Debido a COVID-19, la asistencia a la misa a la memoria de Marianela estará restringida a la familia inmediata y a los feligreses previamente registrados para ir a misa ese día.
Los invitamos a que nos acompañen en esta ocasión virtualmente usando el siguiente enlace web (link) para la transmisión en vivo.

Si tienen algún problema haciendo la conexión pueden ir directamente al canal youtube de la iglesia.

jueves, 9 de julio de 2020

DEMOS LA BATALLA POR EL CENTRO


Things fall apart; the centre cannot hold;
Mere anarchy is loosed upon the world,
The blood-dimmed tide is loosed, and everywhere   
The ceremony of innocence is drowned;
The best lack all conviction, while the worst   
Are full of passionate intensity

       THE SECOND COMING
       WILLIAM BUTLER YEATS

El fiel de la balanza, el punto medio del péndulo, el in medio virtus de los grandes filósofos morales, el centro mencionado por Yeats en su poema “The Second Coming”, el centrismo apasionado, son imágenes de lo que considero debería ser la posición mayoritaria de una humanidad con aspiraciones de excelencia. En realidad, este concepto ha estado en acción en los países más avanzados de la Tierra. Reconozco, sin embargo, que no es fácil  tomar vigorosas posiciones en un mundo tan convulsionado, en el cual los conceptos no solo son abusados, mal interpretados o estirados más allá de su verdadero significado, sino frecuentemente objeto no ya de disensión civilizada sino de virulentos ataques.
¿De qué hablo al hablar del centro? Creo necesario decir, primero que todo,  de que NO hablo al promover el centro. No hablo de indiferencia, no hablo de pragmatismo desbordado, no hablo de simples soluciones promedio, no hablo de mediocridad o de insulsas medianías y transacciones.   
Hablo de la apasionada batalla por vivir de acuerdo a las más caras aspiraciones del ser humano civilizado, con el rechazo a los extremos que se nutren del odio y de la violencia, con la  negación de los regímenes que atropellen nuestras libertades y nuestros derechos fundamentales, con la  oposición decidida, a todo trance,  a toda dictadura de extrema izquierda o de extrema derecha, con el rechazo a la obtención de beneficios de corto plazo a expensas del sacrificio de valores  y principios que deben ser inamovibles. Hablo de combinar de manera armoniosa lo que existe de noble en visiones diferentes sobre la vida en común, como pueden ser el respeto por la propiedad e iniciativa privada y, al mismo tiempo, la promoción de un sano nivel de participación estatal en los asuntos fundamentales del contrato social, como lo son la educación, la salud, la seguridad social y la infraestructura física. Al hablar de Centro me  refiero a un sano equilibrio entre el concepto de  soberanía nacional, por un lado, y la convicción de que el bien global, a nivel del planeta, tiene mayor peso que los intereses parroquiales cuando se trata del bienestar de la humanidad. Ya no hay islas en nuestro planeta. Hablo de pensar en nosotros como ciudadanos del mundo, en momentos en los cuales la misma vida de la especie se encuentra rodeada de riesgos y peligros como nunca antes.
La batalla por el centro se hace urgente. Las grandes mayorías que permanecen silenciosas ante el ensañamiento de los extremos deben tomar en sus manos las riendas de las grandes decisiones, antes de que sea demasiado tarde  y terminemos en una nueva edad de piedra, en guayucos, haciendo fuego con trozos de madera reseca. Ya hoy día, solo en los  Estados Unidos existen más de 1000 grupos organizados de odio racial, de género, de preferencias sexuales, de uno u otro tipo. Ver informe en: https://www.splcenter.org/hate-map 
Debemos preguntarnos si no ha llegado la hora de la compasión y de la verdadera humanidad, tal y como se preguntaba Thomas Mann al final de su novela “La Montaña Mágica”:
“¿De esta fiesta de la muerte, de esta mala fiebre que incendia en torno tuyo el cielo de esta noche lluviosa, se elevará el amor algún día”?  

martes, 7 de julio de 2020

Marianela




 En la madrugada de ayer lunes dejó de existir, mientras dormía,  mi querida esposa Marianela con quien tuve 62 años de feliz matrimonio.  Tenía un nombre que me sonaba a caramelo y a canela y así era ella. Nos conocimos tomando café en el cafetín de la Compañía Shell Maracaibo en 1956 y desde ese momento supe que era especial. Conversando con ella me di cuenta de que era la persona con quien deseaba compartir mi vida. Cuando la nombraron reina del carnaval de Maracaibo y yo fui miembro de su corte, conocí al resto de su familia y me impresionaron mucho su mamá y el gran caballero que fue su padre. Me sentí muy a gusto a su lado desde el primer momento.
Marianela y yo hicimos un largo y maravilloso viaje por la vida y fui muy afortunado al tenerla como compañera. Ha sido un viaje lleno de pequeñas y grandes aventuras, de momentos de gran felicidad, algunos contratiempos y de una rica diversidad. Formamos una familia de tres hijos y cuatro nietos que han sido una bendición para nosotros y han magnificado nuestra felicidad. Tuvimos la suerte de tener con nosotros por muchos años a nuestra inolvidable Benilda, una joven de Maracaibo quien llegó a nuestra casa un día, comenzó a cuidar y querer a nuestros hijos y, luego, a los hijos de nuestros hijos y nunca más se fue de nuestro hogar hasta que nos separara la tragedia venezolana.
Marianela fue el eje de nuestro hogar. Sus hijos la adoraban y siempre vieron en ella al líder de la familia. Empeñado en el trabajo yo salía temprano y regresaba tarde al hogar y veía brevemente a mis hijos. Estaba en la etapa en la cual uno piensa que el trabajo es la primera prioridad.  Ahora he   pasado mis años de vejez tratando de ser el padre que no fui para ellos. Marianela llenó mis ausencias de manera maravillosa.   
Se dedicó siempre a su hogar, a sus hijos, a sus padres y a los míos y a mí, con admirable perseverancia y dedicación, incansable y perfeccionista. En especial, cuidó de mi padre inválido por años, una tarea dura que fue compartida por toda la familia pero con Marianela al frente.  
 Nuestro hogar, (hogares, debería decir, porque tuvimos más de una docena de ellos en todo el mundo) siempre estuvo inmaculado y ordenado. Su cordialidad y simpatía eran tales que mis amigos comenzaban a tratarla como esposa de Gustavo y terminaban pensando en mí como el esposo de Marianela.  
Mi admiración y orgullo por haberla tenido como mi esposa y compañera se combinaron con mi amor por ella,  el cual ha tenido varias facetas, todas importantes. En esta última etapa de nuestra vida, de gran placidez u felicidad, apenas empañada por la tragedia venezolana, fue esposa, amiga y una presencia maternal para mí, hijos y nietos.
Anoche me dejó, en silencio, en sus sueños. Todo esfuerzo de emergencia fue inútil. Hoy enfrento un nuevo día en gran desamparo espiritual, sin aceptar aún la razón por la cual ha sido necesaria su partida. Estoy en nuestro pequeño apartamento rodeado de sus cosas, sintiendo su presencia, sintiéndome terriblemente perdido sin ella.
¿Dónde guardo los cubiertos? ¿Dónde están las estampillas? ¿Pagaríamos el recibo del Seguro?  ¿Qué puedo decirle a la vecina que ha sido como una hermana para ella? Sin ella emprendo una travesía por el desierto.
Marianela tenía una profunda fe religiosa y mi anhelo es que esa fe le sea plenamente recompensada. El domingo a mediodía, vio como siempre la misa por TV  y nos dimos el abrazo de la paz. Progresivamente voy despertando a la terrible realidad de su ausencia.
NOTA:
He respondido docenas de mensajes y llamadas de mis queridos amigos y familiares cercanos y lejanos, regados por todo el mundo. Anoche, a mi regreso de la funeraria, tenía un nuevo grupo de mensajes que no se si podré responder individualmente. Me he sentido reconfortado y admirado por la presencia de tantos nombres queridos, inclusive de algunos que tenía mucho tiempo sin oír.
Los nuevos mensajes que me han llegado incluyen, hasta este momento a:
Juan Pio Hernández, Carlos Jordá, Jorge L. García, Edecio Pacheco, Gonzalo Álvarez, Winston Carrillo, Pepe Toro, Luis Xavier Grisanti, Gerver Torres, Teo Rísquez Lilian Mathison, Berenice Natera, Gustavo Rivera, Alexis Fernández, Sam Messulam, Antonio Tepedino, Luis Andrés Rojas, Luis F. Quintero, Don Goddard, Marina Mandini, Néstor Ramírez, Armando Chuecos, Fred Baptista, Alejandro Fernández, Rafael Pardo, Luis Urdaneta, Fernando Sánchez, Ricardo Paytuví, Pedro Luis Echeverría, Diego González, Ignacio Álvarez, Marcelo Laprea, Luis Moreno Gómez, Elio Ohep, Oscar Rodríguez, Héctor Partidas,  Simón Antúnez, Arnoldo Gabaldón, Beatriz García,  Alberto Cisneros, Rodrigo Peraza, Nelson Hernández, Allan Brewer, Ramón Castro, Jesús Soria, Francois Raineau, Douglas Jatem, José Gómez, Luis Guillermo Ferrer, César Egaña, Gonzalo Morales, Leopoldo Aguerrevere, Rafael Gallegos, Marcelo Laprea, Alfonso Chirinos, Ramón Peña, Antonio Paiva, Juan Rengel, Antonio Méndez Vásquez, Pedro Castillo, Maria Teresa van der Ree, Richard Bailey, Juan Antonio Mueller, Fernando Torres, Eduardo Keller, Arnaldo Salazar, Alberto Ahow, Rodolfo Giusti, Fernando Sánchez, Víctor Vásquez, Eustoquio García, Franco Urbani,Gustavo Quintini, Manuel Romero, Milton Chávez, Luis Pulgar, Jorge Echenagucia, Oswaldo Álvarez Paz y Señora, Tina Horak, Ítalo del Valle Alliegro, Alfredo Gruber,   
Para ellos y a quienes he podido contactar, mis más profundas gracias. Dios los bendiga a todos.   

sábado, 4 de julio de 2020

Estados Unidos necesita desesperadamente un liderazgo político responsable y efectivo

NOTE: English version below the Spanish text

La crisis que atraviesa actualmente los Estados Unidos es, esencialmente, una crisis política, caracterizada por la desconfianza y el resentimiento que el incompetente liderazgo político estadounidense se ha encargado de inyectarle a la población. Estamos viviendo una crisis aguda de liderazgo político a los más altos niveles del Ejecutivo, del Legislativo y, potencialmente, hasta del Poder Judicial, el cual siempre ha sido el gran bastión de la justicia y de la imparcialidad en esta gran nación. Hay cinco áreas donde el liderazgo político falla significativamente, convirtiéndose en parte del problema en lugar de ser parte de la solución.
1.    Más allá de la política, la urgencia de una gran conciliación nacional
La primera es la extrema polarización a la que ha llegado el país, una polarización tolerada y hasta promovida por el liderazgo político. Este es un período de vergonzosa actuación por parte de ese liderazgo, el cual se ha convertido en agente principal de la siembra de rencores y odios entre los estadounidenses. Tanto el presidente de los Estados Unidos como los miembros de su gabinete ejecutivo y los líderes del congreso se han dedicado a pelear entre sí, creando áreas de fricción entre los ciudadanos, promoviendo la desconfianza en las instituciones y agencias del gobierno, agravando los problemas sociales y económicos que tiene el país, los cuales requieren una acción conjunta para ser sobrellevados. En este campo la primera responsabilidad es del presidente Donald Trump, por su actitud  agresiva y lenguaje incendiario.

2.    La brutalidad policial contra la gente de color
El sentimiento racista que anima muchos cuerpos policiales en los Estados Unidos es un quiste maligno difícil de desarraigar, por razones históricas. Todavía mucha gente en el país está peleando la guerra de secesión y la población de color sigue estando en el medio del fuego cruzado. Así como en la Alemania nazi Hitler seleccionó a los judíos como culpables de todos sus problemas, así en los Estados Unidos persiste en sectores de la llamada Supremacía Blanca la creencia de que los negros son seres inferiores, a quienes se les puede tratar como ciudadanos de segunda clase. Ello ha conducido a excesos de violencia en contra de esa población y a rechazos de grandes sectores de la sociedad que ven esta actitud como contraria a las leyes y al contrato social que impera en el país. Esta actitud no ha sido denunciada con el suficiente vigor por los altos niveles del liderazgo político y  ha sido hasta promovida por sectores del actual gobierno;
3.    La violencia y el quebrantamiento de las leyes
La situación arriba mencionada ha llevado a protestas violentas que exceden los límites de la ley y de la civilización. Grupos anárquicos como ANTIFA, los Supremacistas Blancos, algunos sectores de Black Lives Matter, se han dedicado al saqueo, la destrucción de propiedad y el derribo de estatuas de personajes históricos, quienes son juzgados sobre la marcha por la turba, a la manera de los linchamientos de antaño, colocándose  al margen de las leyes y del orden público. Esta situación no ha sido denunciada con suficiente vigor por el liderazgo social que ha promovido la protesta;
4.    Respeto al distanciamiento social y al uso de máscaras protectoras como armas contra el virus
Sorprendentemente la sociedad estadounidense, tradicionalmente disciplinada y respetuosa de sus deberes ciudadanos, se ha mostrado totalmente irresponsable en su conducta colectiva frente a la pandemia que azota al país. Millones se han ido a las calles, sin protectores de boca, a mezclarse entre sí con total abandono de las reglas sanitarias de distanciamiento.  La negligencia y la irresponsabilidad han sido extraordinarias y en este asunto la mayor culpa es del presidente Donald Trump, quien por machismo e insensatez se ha mantenido reacio a usar una máscara protectora y ha promovido reuniones de sus partidarios donde la máscara no es usada ni se respeta el distanciamiento social. Cuando la pandemia ha roto todos los records en el país, debido a esta actitud irresponsable, Trump se ha limitado a decir que va a ordenar que dejen de hacerse los exámenes a la población, porque estos exámenes “son la razón por la cual se muestran tantos afectados por el virus”. No usa la máscara porque no se le queda bien y, según dice, no quiere lucir como “el llanero solitario”. Ayer, la compañera de su hijo mayor, quien anda sin máscara en reuniones sociales, al lado del hijo, probó estar infectada. Si Trump se contagia ello sería debido a su total negligencia e irresponsabilidad.
5.    La promoción de información fidedigna sobre los grandes problemas nacionales y el combate a las noticias falsas
Nunca antes habíamos vista una mayor proliferación de noticias falsas y de teorías conspirativas absurdas como las que se generan hoy en día y son recogidas por los medios de manera acrítica. Si usted ve CNN o ve FOX NEWS obtendrá dos versiones radicalmente diferentes del país. Uno en el cual no sucede nada malo y otro en el cual todo lo que sucede es malo. El hecho de que los Estados Unidos tenga la mayor cantidad de casos del virus y la mayor cantidad de muertes es vista por CNN como una muestra de negligencia gubernamental  y por FOX NEWS como una muestra de que “somos el país más adelantado” del planeta en materia de detección del virus. Para CNN Trump es un monstruo, para FOX NEWS es un santo. En esta guerra absurda la víctima principal es la verdad.
Los Estados Unidos está hoy azotado por varias pandemias. Una es el corona virus, las otras son las de la irresponsabilidad, la incompetencia y la carencia de liderazgo efectivo.

                                                      ENGLISH VERSION

The United States desperately needs an effective and responsible political leadership
The current U.S. crisis is, essentially a political crisis characterized by distrust and resentment inoculated to the American people by incompetent political leaders. This leadership crisis is present at the highest executive, legislative and, even, at judicial levels, a Supreme Court that as traditionally been judged as a stronghold of impartial justice. There are five areas in which leadership is failing and has become part of the problem rather than being part of the solution.
1.    Beyond politics, the nation urgently requires reconciliation
the country is severely polarized, a polarization that is not only tolerated but actively promoted by the political leadership. They have acted tragically, converting themselves into the main agents of tensions and hatreds among the people. The president of the United States, his cabinet members and the leaders of Congress have engaged in a suicidal fight, promoting distrust in government agencies and institutions, creating friction among citizens, deepening the social and economic problems of the nation that would require cooperation to be solved. The main responsibility for this is with the first citizen of the nation, the president of the United States.
2.    Police brutality against blacks
Racism is still alive and well in the U.S., particularly among the members of the police forces. This is a tumor that has been difficult to extirpate due to historical reasons. Too many people are still fighting the civil war and the blacks are in the middle of the cross fire. In Nazi Germany Hitler chose the Jews as guilty for all German problems and now white supremacists in the U.S.  see blacks as an inferior race that have to be treated as second class citizens. This has led to violence against this segment of the population, leading to vigorous rejection by large sectors of society that see it as contrary to the law, to justice and to the existing social contract. This attitude has not been denounced with enough clarity by the political leadership. In fact, it has often been promoted by the political leadership;
3.    Violence and unlawful actions
Genuine protests have generated unlawful protests exceeding civilized limits. Anarchic groups such as ANTIFA, WHITE SUPREMACISTS and some sector of Black Lives Matter I have denounced before have promoted sackings, destruction of property and the toppling of statues of persons judged on the spot by the mob, in the manner of a lynching. These criminal actions have not been sufficiently censored by social leaders of the protests;
4.    Abiding by social distancing and by the use of protective face masks in the fight against the corona virus
Surprisingly the U.S. society, traditionally disciplined and respectful of their civic duties has gone to a mood of total irresponsibility in its collective behavior facing the pandemic. Millions have turned out into the streets and beaches, paying no attention to social distancing or to protective face masks. The example set by President Trump has been the cause for this. He has refused to wear a mask and has promoted meetings of his followers in which no distancing is absent. As a result, the pandemic has surged, breaking all records in the U.S. while Trump keeps insisting that the country shows more contagions simply because it has more testing. IN Tulsa, Oklahoma he said he would, therefore, order less testing. He refuses to wear a mask because “he does not look good in them”. Only yesterday the lady of his older son was diagnosed with the virus. She attends social events without a mask, together with Trump junior, equally unmasked. If President Trump becomes infected it will be because of his irresponsibility and child-like immaturity.
5.    True information about the great national problems is lacking, while fake news abound
I had never seen so much false news and so many conspiracy theories so readily accepted by the media. If you see CNN or FOX NEWS you will obtain radically different versions of the country, one in which nothing wrong takes place and the other where everything that takes place is wrong. The record amount of cases of the virus in the U.S. is seen by CNN as a proof of government failure and as a success story by FOX NEWS since it reflects the efficiency of testing being done. CNN paints Trump as a devil, FOX NEWS as a saint. The main victim of this absurd war is the truth.
The U.S. is victim to several pandemics. One is the Corona virus, the others are irresponsibility, incompetence and lack of effective leadership.

jueves, 2 de julio de 2020

De la Nave de los Locos a la Fragata de los Entreguistas




Un severo escrito de Carlos Raúl Hernández titulado: “La Nave de los Locos”, leerlo en: https://miamimundo.com/carlos-raul-hernandez-la-nave-de-los-locos/,   está dirigido a criticar a quienes “no pueden o no quieren entender la naturaleza” de lo que el autor denomina semidemocracias o semidictaduras o neodictaduras, aquellas que “utilizan el lenguaje y las instituciones del capitalismo democrático”.  Agrega Carlos Raúl Hernández que los “políticos medianos” no comprenden al monstruo y, por ello, no pueden combatirlo con éxito, ya que “denuncian como dictadura lo que no es”.
Pero, agrega, Hernández:  “un revolucionario o alguien de inteligencia normal” jamás abandonarían espacios (se refiere a la asistencia a las elecciones legislativas) ni tenderían al gran asco que los políticos usan para refugiarse “en actividades simbólicas, inoperantes o contraproducentes”.  
Por supuesto, Hernández comparte con muchos compatriotas un deseo de salir de la pesadilla que agobia a nuestro país. Pero es muy duro contra quienes rechazan la vía electoral que les ofrece el régimen actual y habla de, cómo en 2016-2017 la oposición desperdició la oportunidad de las elecciones regionales y se embarcó en “la nave de los locos contra el más elemental sentido de conservación”.  Para Hernández estos “ingenuos que rechazan la vía electoral “creen hacer  un aporte a la transición llamando al gobierno “Tiranía” y “limitándose a denunciar la corrupción” o a lamentarse por “el precio de la cebolla o el cilantro”. Termina diciendo que llamar régimen al; gobierno o gobierno al régimen “vale concha de ajo”.
Puedo comprender la furia a duras penas controlada de Carlos Raúl Hernández porque yo siento la misma frustración pero por razones completamente  contrarias. En lugar de hablar de pasajeros en la  “nave de los locos” para designar a quienes rechazan el proceso electoral en los términos del régimen (sí, el régimen), y a quienes piensan que convalidar con ese acto de conchupancia a una dictadura (sí, una dictadura) es inaceptable,  yo pienso en quienes proponen participar en esa farsa y terminar chapoteando en el pantano con los narcos del régimen, como pasajeros en la fragata del entreguismo. Aunque estos no son muchos sí están bastante activos. Son tripulantes de esa fragata, entre otros, Claudio Fermín, Enrique Ochoa Antich, algunos sobrevivientes de pasados naufragios de la izquierda como Leopoldo Puchi y Felipe Mujica, Henri Falcón, algunos encuestadores oportunistas y uno que otro personaje de afuera como José Luis Rodríguez Zapatero. Estos navegantes se han ido acercando al régimen y algunos ni se preocupan ya de usar máscaras y se han integrado al cuerpo de columnistas de APORREA.  Inclusive respaldan los recientes asaltos a las directivas de los partidos políticos.
Mantengo que ceder al régimen y a su sistema podrido hasta la raíz puede dar ventajas temporales pero representa una derrota en el campo de los principios que terminaría por prostituir el alma de la nación. Uno no barre la basura debajo de la alfombra sino que la saca para ser efectivamente eliminada. Respeto la posición de Carlos Raúl Hernández pero pienso que quienes rechazan la farsa electoral que ofrece un régimen que se cae bajo el peso de su propia ineptitud merecen algo mejor que la definición de pasajeros en la nave de los locos.
Seguiremos navegando, unos en el barco, otros en la fragata, la cual se hundió. 

domingo, 28 de junio de 2020

HACIA UNA TAXONOMIA SENCILLA DE LA CORRUPCIÓN VENEZOLANA



Es necesario establecer un sistema de investigación y de castigo de la corrupción que ha destruido a Venezuela. La corrupción es solo una y aplica tanto al ministro o presidente de un país que trafica con drogas o roba miles de millones de dólares como al portero del ministro que recibe $20 para dejar pasar a quien no le corresponde. La carencia de una razonable taxonomía de esta aflicción ha contribuido a impedir que su combate sea efectivo. La gente encuentra muchas excusas para no hacer nada, entre otras:
·       Nadie sabe que es, ¿Cuál es la frontera entre corrupción y recibir un favorcito?  
·       Puede ser hasta útil, pues acelera los asuntos administrativos que nos interesan
·       Existe en todas partes, en países atrasados y adelantados
·       Sus raíces son demasiado profundas, algunos hasta dicen que genéticas
·       El cambio tomaría demasiado tiempo
·       Todo el sistema está tan podrido que los anormales son los honestos
·       ¿Qué puedo hacer yo por mi cuenta?
Por supuesto, cada una de estas excusas puede y debe ser combatida. Sin embargo han generado mucha pasividad  y conformado una actitud colectiva que ha hecho muy difícil mover el carromato de la anti-corrupción. Ello ha sido ayudado por la cuantía de nuestro ingreso petrolero, ya que el dinero ha sido obtenido sin mucho sudor. El venezolano llegó a pensar que  los barriles de petróleo eran inexhaustibles y codiciados por el resto del mundo que “se vendían solos”.  Si el río tenía tanta agua llenar un baldecito personal no haría mucha diferencia.
El desastre venezolano de los últimos 20 años ha erosionado la validez de algunas de estas excusas. Por ejemplo, la frontera entre corrupción y los favorcitos ha sido bien delineada por Alejandro Andrade o Raúl Gorrin o Tareck El Aissami o Rafael Ramírez, o Alex Saab o la familia Chávez, quienes están involucrados en la sustracción, derroche y desvío de miles de millones de dólares de los venezolanos. Gracias a estos grandes corruptos ya no hay manera de equivocarse entre corrupción y un favorcito. Chávez dejó que Andrade se robara unos mil millones de dólares y tuvo que ser la justicia estadounidense la que actuara para hacerlo preso. A los otros arriba mencionados los andan buscando. Gran diferencia con el favorcito, el que hace una secretaria cuando le enseña a un contratista los términos confidenciales de una licitación porque  recibe una cesta de navidad todos los años. También esto corrupción, conceptualmente idéntica a la otra pero de otro grado de magnitud.
En base a este tipo de consideraciones quizás deberíamos clasificar a la corrupción venezolana de una manera sencilla, que nos haga más fácil su comprensión y su combate. Hay muchas maneras de hacerlo pero una muy sencilla sería hablar, como en lo relacionado con los aviones de pasajeros, de primera clase, clase ejecutiva y clase turista, quizás agregando una cuarta clase, la de quienes viajan sin pagar, esos parásitos del sistema que guardan silencio y son conocidos en el mundo político como compañeros de ruta.
                             LAS CLASES DE CORRUPCIÓN
En base a esta sencilla taxonomía se podrían dividir a los corruptos en esas cuatro clases, combinando las magnitudes del daño material y del daño espiritual/moral que le han hecho a la Nación.
                           CORRUPTOS DE PRIMERA CLASE
Los Corruptos de Primera Clase son aquellos que no solo cometen actos que causan daños materiales significativos sino que también le causan un gran daño directo de naturaleza espiritual/moral a la Nación. En lo material, podríamos establecer una magnitud de daño material, igual o mayor de $20 millones, una suma arbitraria pero que desafía la imaginación de la inmensa mayoría de los venezolanos de clase media, cuyos ingresos de toda una vida han estado, a lo sumo, en el rango de $100.000 a $1.500.000. Ya existen informes de corruptos venezolanos quienes han robado sumas en exceso de mil millones de dólares.
 A esta magnitud física hay que agregar el daño espiritual/moral causado a los venezolanos por su acción. Por ello, en esta clasificación incluiríamos a los jefes de estado, sus ministros, los presidentes de empresas y agencias del estado, los magistrados de un poder legislativo podrido, los funcionarios de los demás poderes constitucionales, los embajadores que han representado y representan estos regímenes ilegítimos y salvajes y los altos representantes de las Fuerzas Armadas, ya que todas estas personas han sido puestas a cargo de proteger la constitución y las leyes y de promover el bienestar de la población del país desde las funciones que desempeñan.  Esta gentuza ha promovido actividades diseñadas para enriquecerse a título personal y para construir un imperio mal llamado socialista en la región latinoamericana y, aun, en otras áreas del planeta, utilizando indebidamente los recursos de la Nación venezolana. Para este grupo deberá exigirse la inversión de la carga de la prueba, es decir, deberán ser considerados culpables mientras no demuestren su inocencia.
La combinación de estos criterios no dejaría lugar a dudas que los corruptos venezolanos de primera clase incluyen a personeros como Nicolás Maduro y su esposa; la familia del fallecido Chávez; Tareck El Aissami, Diosdado Cabello; los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, los presidentes de CVG, PDVSA etc. durante la etapa de Chávez y Maduro, con las excepciones que apliquen,  el presidente del Banco Central, el Alto Mando Militar en pleno y, estimo yo, unos 650 otros funcionarios de primera línea, no solamente de este régimen sino, muy importante, del régimen de Hugo Chávez. Gente como Tobías Nóbrega o Rafael Ramírez o Jorge Giordani no pueden esconderse bajo el pretexto de que ellos eran “chavistas originarios”. Fueron activos participantes del desastre y le causaron gran daño a la Nación.
Esta clase está integrada por unos 650 a 700 miembros de los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Por cierto, la lista ya existe, casi completa y está siempre en proceso de revisión por un grupo no formalmente constituido de investigadores que han hecho su labor sin remuneración alguna,, motivados por el deseo de que se haga justicia.   
                           CORRUPTOS DE CLASE EJECUTIVA
En esta clasificación se incluyen aquellos “hombres y mujeres de negocios” quienes han cometido sus fechorías al amparo del poder político, ya sean testaferros de los funcionarios públicos, contratistas, socios, familiares, banqueros amigos o simples compañeros de parrandas. El criterio fundamental para incluirlos en esta clasificación no es tanto el monto de lo robado, el cual puede ir desde un millón hasta los miles de millones de dólares, sino el hecho de que representan un inmenso lastre que asfixia todo intento de progreso para la Nación. La Venezuela chavista/madurista ha sido pródiga en esta clase. Pensemos en Alex Saab, en Roberto Rincón, en Wilmer Ruperti, en los bolichicos que le han dado mal nombre a sus familias, en Raúl Gorrín, en los banqueros de ambas dictaduras que hoy lavan su dinero en USA y Europa por medio de donaciones o matrimonios de alta “suciedad”, en las pandillas de lavadores de dinero de PDVSA y CVG. A esta clase ejecutiva también pertenecen  empresarios y  líderes políticos  de otros países, como es el caso de Odebrecht, de Evo Morales, de los Kirchner, de Daniel Ortega, de Fernando Lugo, de Zelaya, de José Mujica, de Rafael Correa y, por supuesto, del castrismo cubano. Esta es una gente de la misma baja ralea del chavismo/madurismo conectada íntimamente a la teta del régimen, formando parte de una cleptocracia regional empeñada en un proyecto geopolítico hamponil. En este grupo hay unos 300 miembros, en su mayoría bien identificados o fácilmente identificables

                                 CORRUPTOS DE CLASE TURISTA
Esta clase está integrada por miles de funcionarios de mediano y bajo nivel de los regímenes ilegítimos que han hecho una vida cómoda y hasta holgada, gracias a sus manejos dolosos, especialmente en la categoría del tráfico de influencias y de las múltiples manipulaciones administrativas que son posibles en una administración sin reglas o sin voluntad de transparencia, donde el ejemplo es dado por la actuación de narcotraficantes y lavadores de dinero a los más altos niveles. En la llamada cuarta república esta clase recibía el nombre de “roba gallinas” debido a la relativa poca importancia de sus crímenes. ¿Se acuerdan ustedes de la funcionaria de CADAFE que Luis Herrera jubiló con pleno salario por “pérdida de la libido”?. En esta etapa chavista ya no se puede hablar de “roba gallinas” porque hasta esta clase turista se ha apropiado indebidamente de sumas que fácilmente sobrepasan el millón de dólares. Son artistas en la sobre facturación, como fue el caso de los directores de la empresa PDVAL, mejor conocida como Pudreval, quienes importaban comida podrida a precios de  ganga y la facturaban a precios de primera calidad para engolillarse la diferencia o como fue el caso de la contratación de empresas  cubanas para suministrar documentación de identificación a Venezuela, contrato que luego fuera dado a una empresa mexicana a menor precio, lo cual originaba una cadena de comisiones ilícitas que iban desde el ministro Carreño hasta los cubanos castristas que servían de intermediarios. Uno piensa en Aristóbulo,  en Iris, en Darío, en las harpías del CNE, en los jueces y policías que forman la base delincuencial del sistema.
                                        LOS GORRONES
Así como hay gorrines hay gorrones, quienes no están ideológicamente motivados, a quienes solamente les importa como quedan ellos allí. Son la multitud de pequeños y medianos parásitos del sistema. No necesariamente roban sino que tratan de colocarse en posición ventajosa en aquellos escenarios que promueven. En este grupo hay algunos encuestadores, manejadores de “opinión” quienes oxigenan al régimen de manera sutil, para derivar de ello algún beneficio, hablando de la necesidad de paz y entendimiento entre  víctimas y victimarios, como si tales entendimientos no fueran una entrega de principios y valores.  Es un grupo de mercenarios, oportunistas  y colaboracionistas que dan vergüenza. Algunos niegan el holocausto, otros piden a los venezolanos esperare tres años más para elegir un nuevo “presidente” bajo las reglas del régimen, otros arreglan reuniones secretas y otros promueven grupos de conciliación  “mixtos” de chavismo y “oposición”  para que todo se arregle por las buenas. Este es un grupo que crece a medida que se alejan las soluciones dignas para Venezuela.  

Con una sencilla clasificación como esta podrá llevarse adelante la investigación que requiere la sociedad venezolana para aplicar la justicia a quienes han destruido a Venezuela.