miércoles, 29 de marzo de 2017

Que sostiene todavía al chavismo en el poder?


El analfabeto Nicolás Maduro está aún en Miraflores, después de terminar de  arruinar al país pero, como vimos ayer, todavía en la OEA la mayoría de los países que conocen bien la tragedia venezolana hablan de la necesidad de un diálogo entre el narco-régimen y sus víctimas venezolanas. En 1942 estos hipócritas hubieran pedido un diálogo constructivo entre el nazismo y sus víctimas judías, justo antes de ser llevadas a los crematorios.
¿Por qué se mantiene todavía el chavismo en el poder? Hay cuatro razones principales:
1.    El dinero petrolero, libremente distribuido por Chávez y, lo que queda, por Maduro, para comprar conciencias y lealtades, como se compra una hora de “amor” en un burdel. Ayer vimos que los únicos países que votaron en contra de la reunión en la OEA  sobre Venezuela fueron los paisitos miembros de PetroCaribe y los parásitos del ALBA. Es un vulgar soborno a países cuyos gobiernos mercenarios serán castigados por la democracia venezolana;
2.    Los intereses políticos coyunturales de dos países de la región: USA y Colombia. La USA de Obama prefirió sacrificar la democracia venezolana a sus sueños de persuadir a Raúl Castro a entrar al redil de la democracia. Lo que logró USA fue atornillar a Maduro en el poder sin lograr que Cuba cediera un milímetro en su postura dictatorial. Pero ya Tomás Shannon no está manejando esta relación. La postura de USA ya cambió. En Colombia, Santos necesita a Maduro como alcahueta en la relación con las FARC y ello lo hace mantenerse “neutral” en la OEA, pidiendo un diálogo absurdo. Esta postura de Santos no va a cambiar abruptamente.
3.    La prostitución de la Fuerza Armada Venezolana. La cual ha convertido esta institución de ser parasitaria de la democracia a ser cómplice activo del crimen que se ha cometido contra la Nación. El llamado Alto Mando Militar, generales narcos y rasos rapaces son hoy el mayor sostén del régimen y colaboran con entusiasmo en el saqueo a la Nación;
4.    La combinación de controles y humillaciones  por parte del régimen y de pasividad y falta de coraje ciudadano por parte de las mayorías. Los venezolanos han adoptado una actitud de sobrevivencia y no de resistencia frente al régimen. A pesar del heroísmo de quienes están presos o libres pero perseguidos, una buena parte del liderazgo democrático se ha plegado al chavismo, buscando acomodo con el narco-régimen y cabildeando activamente por un diálogo, la solución “cómoda” pero inefectiva, puesto que garantiza la permanencia del chavismo en el poder.
Esas son las cuatro razones principales.  Todas se están debilitando, quizás con la excepción de la actitud de la Fuerza Armada, la cual permanecerá en su papel de cómplice hasta el último momento, hasta que desaparezcan las otras tres razones. 
El dinero se acaba. La postura estadounidense ha cambiado radicalmente y una oposición verdadera, como es el caso de GANA Venezuela, está reemplazando progresivamente a la falsa oposición.

Todavía tengo la certeza de que el chavismo no llegará al término “normal’ de su satrapía. Dejarlo llegar sería una derrota moral de primer orden para el país decente. 

lunes, 27 de marzo de 2017

El Plan Estratégico Socialista de PDVSA: esperpento de Maduro y Del Pino


 ¿Quién habrá escrito el llamado Plan Estratégico Socialista de PDVSA? Quisiera saber que mente concibió semejante esperpento. Son casi 100 páginas de basura ideológica, escritas bajo los efectos de una espantosa resaca. Pretende ser un Plan Estratégico pero no es tal cosa. No tiene objetivos propios de la actividad, no hay metas cuantificables, solo tiene una interminable retahíla de lugares comunes, clichés, cursilerías chavistas y estupideces que ameritan el despido del indigno presidente de la empresa, Eulogio del Pino, por promover tal bazofia. Este documento es una vergüenza para la industria petrolera venezolana y representa la lamentable evidencia de una empresa en ruina moral, física  e intelectual.
Léalo usted en http://www.pdvsa.com/index.php?lang=es si es que tiene el valor suficiente.
Oigan esta introducción:
Los cambios estructurales [de PDVSA] vendrán con un óptimo proceso de formación del hombre nuevo y la mujer nueva.  El Comandante Supremo Hugo Chávez en el Aló Presidente teórico N°6, planteó la acción de incidir en la sociedad vieja y transformarla, injertándole la sociedad nueva. ..solo la Clase Trabajadora con la formación integral, será el único sujeto social que puede transformar los actuales medios de producción, con la producción social de trabajo en cada entidad.
Es decir, según las instrucciones del difunto, PDVSA pasa a ser una empresa manejada por los trabajadores. No solo trabajadores sino socialistas. No habrá lugar en la empresa para quien no lo sea. Solo la clase trabajadora puede lograr la “transformación estructural” de PDVSA.
Para garantizar la transformación de PDVSA “Cada negocio, filial, empresa mixta y/o función habilitadora ineludiblemente garantizará, de forma transparente y legítima, con una representación no menor al 75%, la participación de los trabajadores y trabajadoras sin distinción de roles de responsabilidad en todos los procesos de planificación para la formulación, control y seguimiento de planes, proyectos y/o programas necesarios para operar y mantener de forma eficiente y eficaz cada negocio en la cadena de valor.
 En otras palabras, los trabajadores pasan a ser los grandes planificadores de la empresa. Esta colosal estupidez, la cual viola todos los principios de buena gerencia, representa el golpe de gracia para una empresa que ya está más allá de la redención.
PDVSA no solo está financieramente en ruinas y operacionalmente destruida sino que este Plan absurdo confirma su imposibilidad de rescate. Es como un juguete arrojado a la basura y recogido por los pacientes de un manicomio, para jurungarlo y terminar de hacerlo pedazos.
 ¿Que dice esta bazofia? : “Transformar a PDVSA, filiales y negocios no petroleros, con la Gestión Directa y Democrática de la Clase Trabajadora consciente de su rol protagónico y participativo en el proceso social de trabajo, en una corporación socialista eficiente y transparente, que genere los recursos necesarios en armonía con el ambiente, para que la República Bolivariana de Venezuela trascienda de ser un país exportador de materia prima, hacia un país potencia, industrializado, con una sólida estrategia de seguridad energética y soberanía tecnológica, donde el desarrollo territorial y la Suprema Suma de felicidad del Pueblo Venezolano sea la meta.
Oigan bien! Se trata de que PDVSA y Madurozuela dejen de ser exportadores de petróleo y se conviertan en “País Potencia”.  ¿Que querrá decir esta afiebrada pandilla con “país Potencia”. ¿Potencia de qué? ¿Narco-Potencia? ¿Hurto-Potencia? Yo diría Cursi-Potencia.
Continúa el enratonado autor de la bazofia: “la filosofía que presidirá al PES en los próximos diez (10) años se fundamenta en tres (03) conceptos primordiales: Recuperar, Sostener y Crecer, bajo la premisa de incrementar la confiabilidad en lo operacional… reconociendo al trabajador y trabajadora, así como la industria como factores interdependientes, para potenciar el sentido de pertenencia que incremente la identidad y muestra de compromiso recíproco proyectada a nivel local, nacional e internacional. Otro aspecto importante es realizar inversiones graduales, teniendo como pilar fundamental la Gestión Directa y Democrática de La Clase Trabajadora en el proceso social de trabajo, y así contribuir con el desarrollo territorial y la Suprema Suma de Felicidad del Pueblo Venezolano…. se recuperará la infraestructura instalada en la empresa, con el fin de incrementar la confiabilidad y estabilizar la producción en los diferentes negocios y filiales de PDVSA, por medio del esfuerzo propio”.
Hay que asombrarse del cinismo de estos payasos. Hablan de recuperar la empresa. Es decir, admiten sin rubor que después de 18 años de desenfrenada corrupción a todos los niveles, ineptitud y habladera de gamelote, la empresa debe ser RECUPERADA. Lo que necesita de recuperación es por qué está destruido.
¿Y, como lo quieren hacer? Usando lo que el difunto llamaba “Injertos Socialistas”, un término sacado de un sombrero por alguien quien creía ser filósofo social. Dice el “documento”: “La implementación de los Injertos Socialistas permitirán el inicio de la transformación de PDVSA…  serán una estrategia fundamental para motorizar los procesos, disminuir la burocracia, aumentar el compromiso e identificación con la empresa y ser asertivos en la toma de decisiones. La implementación de los Injertos Socialistas permitirá incrementar la eficiencia y eficacia, así como cumplir con los compromisos en los mercados internacionales para garantizar los ingresos.
¿Pero, con que se come eso? He aquí ejemplos de “Injertos Socialistas”: “Construcción de cabezal rotacional BCP RORAIMA. Potenciar y reimpulsar la Gerencia de Perforación Direccional Región Faja. Materiales alternativos para la fabricación de bujes de las bombas P312A/B de la planta desparafinadora de la Refinería Amuay.. Distribución comunalizada del lubricante automotriz en el mercado interno del estado Falcón. Plan de formación y autoformación colectiva, integral, continua y permanente diseñado por la Clase Trabajadora de talleres centrales La Salina.  Mantenimiento mayor con esfuerzo propio del tanque 30x9 de la Refinería El Palito. Impulso al desarrollo territorial y productivo del entorno comunal de PDVSA INTEVEP”.
Esta lista indica que los tales “Injertos socialistas” son pequeños ajustes operacionales, como lo referente al cabezal de perforación con “tecnología” criolla o, básicamente, habladera de pendejadas, como eso del desarrollo territorial y productivo del entorno comunal de Intevep”, algo que solo lo entiende el autor.  
Según el documento “La eficiencia será la vía para alcanzar la optimización en la producción de hidrocarburos y sus derivados con alto nivel de calidad, y así satisfacer a plenitud la demanda nacional, logrando con la comercialización mayores ingresos que serán revertidos como renta petrolera, avanzando hacia la ruptura definitiva del modelo económico rentista”.
Este párrafo es mentiroso y contradictorio. Habla de optimizar la producción de hidrocarburos y satisfacer la demanda nacional, aunque hoy en día la empresa es un desastre en materia de producción y tiene que importar gasolina y diésel para regalarlos en el país. Y agrega que lograrán mayores ingresos de la renta petrolera al mismo tiempo que romperán con el modelo rentista. Es decir, abandonarán el modelo rentista aumentando los ingresos de la renta. ¿Que les parece?
El “Plan” dice que “Serán únicamente los trabajadores y trabajadoras, los impulsores de un nuevo Estado Ético, donde el modelaje por y para hombres y mujeres de nuestra corporación, transversarán las estructuras organizacionales y sus modelos de gestión, como herramienta de transformación, donde la ética sea parte de nuestro código genético, para dar sentido a la vida humana y que contenga la fuerza creadora que nos haga sentir venezolanos dignos de la herencia de nuestros libertadores”.
Esta explosión de cursilería pretende encubrir el hecho de que PDVSA bajo el chavismo ha sido una cueva plagada de corrupción, de robo a la nación y de traición a los más elementales principios de la buena gerencia. El ejemplo de Ramírez, de Del, Pino, de Parada, de Pedro León, de los bolichicos, de Ruperti, de Socorro y Martínez,  los arrendadores de la gabarra Aban Pearl, de Petrosaudí, de contratistas, familiares y empleados prueban que la PDVSA roja ha sido el símbolo de la anti-ética.  
Finalmente, la bazofia que llaman Plan estratégico Socialista enumera una lista de centenares de propuestas, colocadas al azar, como en una quincalla. Ejemplos:
“ Retomar la perforación de pozos en zonas de yacimientos calcáreos a través de unidades de tubería continua utilizando la tecnología de inyección de ácido en los campos Mara y la Paz en Occidente (Algo que se hacía ya en 1950).  Crear e implementar, un nuevo modelo de relaciones sociales en PDVSA, que involucre la participación protagónica de las trabajadoras. Implantar estrategias y procedimientos que permitan evaluar y priorizar de forma efectiva la cartera de proyectos de PDVSA, apoyándose en consultas abiertas a trabajadoras y trabajadores (Puro gamelote).   Implantar un equipo de voceros para realizar auditorías técnicas y administrativas en los procesos de la empresa (Más gamelote) 114 Implementar una batalla frontal en contra de las diversas formas de corrupción, resguardando los ingresos provenientes del petróleo para su justa redistribución en la Nación" (comiencen por botar a Del Pino). Acelerar la implementación de los planes de alimentación (MERCAL - PDVAL) en las instalaciones de la empresa con la finalidad de proporcionarle al trabajador la posibilidad de abastecerse de los artículos de primera necesidad y consumo masivo a precio justo, bajo un sistema automatizado que permita evitar el acaparamiento, el sobreprecio y el bachaqueo. (Es decir, darle a los privilegiados chavistas lo que el resto del país no tiene”. .  
Este Plan Estratégico Socialista es un nuevo insulto a la inteligencia de los venezolanos y sus autores y promotores deben ir a la cárcel por embaucadores, por descarados y por cursis.  Estos son los asesinos de PDVSA, empres que ya no tiene recuperación posible. 

viernes, 24 de marzo de 2017

MADUROZUELA COLAPSA EN TODOS LOS INDICES MUNDIALES DE BIENESTAR Y DESARROLLO

***UN BALANCE TRÁGICO DE ESTE MISERABLE 
                                      RÉGIMEN
El Indice de Desarrollo Humano para 2017 coloca a Venezuela en el puesto número 71. En 1998, cuando Chávez estaba por llegar al poder, la posición de Venezuela en ese índice era la número 45. El país ha bajado 26 escalones en manos del narco-régimen.
Alguien podría decir que ese es solo uno de varios índices internacionales que miden bienestar, calidad de vida y libertad. Pero es que el Índice de Libertad Humana para 2016, preparado por los instituto CATO y FRASER de USA y Canadá tiene a Venezuela en el lugar 154 de 159 países, es decir, en el foso, junto con Siria, Irán, Yemen y Libia.
Y el Índice de Miseria, preparado todos los años por el profesor Steve Hanke de la Universidad de Johns Hopkins, tiene a Venezuela como el país más miserable del mundo, con una puntuación que es casi 8 veces mayor que la del país que ocupa en segundo lugar,.
Y el Índice de Percepción de la Corrupción para 2016 tiene a Venezuela como uno de los diez países más corruptos del mundo y eso se debe al gobierno, el cual tiene todo el poder y el dinero en sus manos.
Y el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial tiene a Venezuela en el puesto 133 en 138 países, es decir, cerca del foso.
Y según la revista FORBES PDVSA es la peor empresa petrolera del mundo
Y en el Índice Mundial de Felicidad para 2017, editado por Jeffrey Sachs, Venezuela es la número 82 entre 155 países, la sociedad menos feliz de América Latina con excepción de Haití. Solo más feliz que los países africanos. En comparación, Paraguay tiene el número 24.
Y en el Índice de Prosperidad LEGATUM Venezuela ocupa la posición 121 entre 149 países, de nuevo, solo por encima de los países  africanos
Y en el Índice de Libertad económica del Instituto HERITAGE, Venezuela es el país penúltimo, solo por encima de Corea del Norte, entre 180 países
Y en materia de Gobernanza, Venezuela está entre los peores países del planeta, según el Banco Mundial
Y en materia de libertad de prensa Venezuela está en la posición 139 entre 180 países, según el Índice de Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras
Y en materia de libertad el Índice de FREEDOM HOUSE colocó a Venezuela como el único país sin libertades en el hemisferio Occidental. Cuba ni siquiera figura en el ranking.

Y en el Índice mundial de Innovación  e Investigación científica (R&D)  para 2016, elaborado por la Universidad de Cornell y un numeroso grupo de colaboradores, Venezuela está entre los nueve últimos países del planeta, solamente por encima de los más atrasados países del África. El número uno, Suiza, tiene un 66% de innovación. Venezuela, un 22%. 
 ¿Será que, como dice la canciller de bolsillo, existe una confabulación mundial en contra del régimen de Nicolás Maduro, en contra de la revolución?
 ¿O será que el régimen de Nicolás Maduro es corrupto, ineficiente, inepto, mentiroso, abusador, represor y hablador de estupideces?
Me inclino por la segunda explicación.

jueves, 23 de marzo de 2017

NO MÁS MANSEDUMBRE, NO MÁS RESIGNACIÓN

***Más y más venezolanos se preguntan : HASTA CUANDO? 

La tragedia venezolana ha llegado a extremos que nadie jamás hubiera sospechado.
Gente hurgando en la basura, gente haciendo cola para obtener un carnet de la patria que le permita recibir una bolsa de comida (la cual enriquece a los ladrones del gobierno), gente resignada y silenciosa.
Gente empobrecida y embrutecida, casi sin líderes verdaderos, porque quienes lo son están presos. Falsos líderes quienes hablan, como Rosales, de aceptar el carnet de la patria. O como Falcón, quien dice: “O negociamos o nos matamos”. Mercenarios extranjeros como los ex-presidentes Zapatero y Fernández o como el Nuncio Apostólico, quienes quieren llevar a los venezolanos decentes a sentarse con los gánsteres del chavismo a negociar principios y valores que no son negociables. 
La permanencia en el poder del narco-régimen chavista se debe no solo a la Fuerza Armada que lo apoya sino a la resignación de nuestro pueblo y a la cobardía de algunos de nuestros líderes. Sin embargo, decir esto es todavía una blasfemia en Venezuela. Quienes así piensan son llamados “radicales, extremistas, empantuflados,  mayameros, sedientos de sangre”. Esa estigmatización pretende acallar las justas críticas que se le hacen a una oposición ambigua.  
A pesar de este chantaje ideológico crece una ola irresistible de oposición a la “oposición”, así como el convencimiento de que, si no nos ponemos de pie como pueblo, este horror chavista nunca va a terminar. Artículos preguntándose “Hasta Cuando” proliferan en la prensa y  enInternet, ver: http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/17/america/1489765324_544346.html

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/hasta-cuando_86497


-Entonces en Venezuela podemos estar eternamente en esta situación.
Y contesta:
-Si no hay fuerzas vivas, resortes morales, indignación nacional por cambiar la situación, esto puede durar indefinidamente. Hace tiempo que pasamos puntos cero de miseria. Paséate por donde quieras. Estamos en el Este de Caracas y verás que, incluso aquí, hay mucha gente comiendo de la basura. No son indigentes; es gente que hace tres meses podía comprarse una ropita. Seguramente sean trabajadores. Hemos llegado a un punto cero.

Estoy de acuerdo con Del Búfalo. La situación trágica de Venezuela no se arregla en una mesa de negociación con los gánsteres chavistas sino con una insurgencia cívica.  Se requiere combinar tal insurgencia con la presión internacional, para  ayudar a destruir al régimen maldito. No podemos esperar que Luis Almagro, solo, pueda liberarnos del yugo chavista.
Los mercenarios del régimen tratan de acallar a quienes, desde el exterior, opinan sobre Venezuela, alegando que la ausencia física elimina su derecho a opinar. Lo que estos mercenarios no entienden es que la ausencia del país  representa un acto de insurgencia, un acto de dignidad, una genuina forma de protesta, una declaración de rebeldía.
No acepto a la Venezuela de la basura como comida, de las bolsas de comida como dádiva para ganar lealtad política, de ladrones desatados en la administración pública, de ministros pedófilos, de vicepresidentes narcos, de familia presidencial de nepotistas y semi-analfabetas, de gente muriendo por falta de asistencia médica, no acepto esa Venezuela de horror y corrupción. Y por eso es que estoy fuera y nunca regresaré a ella, mientras esté dominada por la hez de nuestro gentilicio.
Es necesario que los venezolanos expresemos nuestro desprecio por el chavismo de manera más decidida, más allá del comentario sigiloso hecho al vecino. No hablo de asesinar a nadie o de tirarle bombas a un Consulado de Maduro, no creo en eso. Pero sí creo en la necesidad de declararnos como pueblo en abierta rebeldía frente a la narco-dictadura.
Debido a la traición de Chávez y Maduro, perros falderos de los Castro, hoy Venezuela es tutelada por Cuba, ante la resignación o incomprensión de la mayoría de nuestros compatriotas. Yo digo que eso es vergonzoso e inaceptable.  

Mientras los líderes de la oposición no pasen de las palabras a la acción seguiremos en manos de los gánsteres chavistas y de sus mercenarios.  

miércoles, 22 de marzo de 2017

APOYO DE LA REGIÓN A LA DEMOCRACIA VENEZOLANA


                                      QUE PUEDE HACER
Lo primero es lo que no debe hacer, intervenir militarmente. Una intervención regional armada en Venezuela es probablemente indeseable y solo podría justificarse como acción colectiva de la región en caso de una masacre del pueblo llevada a cabo por la corrupta fuerza Armada venezolana, o para llevarse a prisión a los altos personeros de un narco-régimen fuera de control.
ACELERAR LA SALIDA DEL NARCO-RÉGIMEN
UNO. Definan de una vez por todas al régimen venezolano como una dictadura, como lo que es, una narco-dictadura. Defínanlo públicamente como una dictadura y como un estado fallido, lo cual es  fácilmente comprobable, como lo ha demostrado el Informe ALMAGRO. Esa definición pública tendrá repercusión mundial en la manera como otros países verían al régimen venezolano
DOS. Cesen en la promoción de un “diálogo” entre la oposición democrática y el narco-régimen, lo cual solo ha servido para atornillar al régimen en el poder y para desmotar las actividades de la oposición. El Departamento de Estado de USA durante la presidencia de Barack Obama, en especial Tom Shannon, fue el abanderado de esta política de negociación y apaciguamiento que ha sido inmoral y estratégicamente pobre
TRES. Declaren que una solución electoral en el caso venezolano es urgente y debe ser llevada a cabo, so pena de expulsar al régimen del sistema interamericano, lo cual significa apoyar públicamente  a Luis Almagro en su postura
CUATRO. Promuevan, por todos los medios diplomáticos posibles, el aislamiento del régimen venezolano a nivel de la región y en otras áreas del planeta, incluyendo sanciones diplomáticas, económicas y morales
CINCO. Continúen y acentúen las sanciones en contra de funcionarios corruptos del régimen venezolano. No le hagan caso al reducido grupo que cabildea a favor de eliminar estas sanciones, tales como algunos miembros de la falsa oposición venezolana y de uno que otro profesor de las universidades estadounidenses
SEIS. Presionen a Cuba, cuyo régimen está muy debilitado, para que cese de tutelar al régimen venezolano. Esto es especialmente importante en el caso de los Estados Unidos. Cuba es un cáncer en el cuerpo social venezolano
SIETE. Discutan el caso venezolano con China a fin de persuadirla a que cese en su apoyo financiero al régimen chavista, el cual pone en peligro el pago de los  $70.000 millones que ya le ha dado al régimen. Un nuevo gobierno venezolano podría objetar la deuda, alegando que una buena porción no ha cumplido con las leyes venezolanas y ha sido contraída a espaldas de la nación.  
MEDIDAS DE AYUDA A UN NUEVO GOBIERNO
OCHO. Tomen la iniciativa de promover y planificar un paquete financiero de ayuda al nuevo gobierno venezolano, tan pronto este tome el poder, ya que las finanzas venezolanas están en el desastre
NUEVE.  Tomen la iniciativa de promover un programa masivo de ayuda humanitaria para Venezuela, a ser llevado a cabo por la Cruz Roja Internacional  
DIEZ. Colaborar con el nuevo gobierno en el ordenamiento del sector penal y policial en el país, el cual está en una situación de total caos
ONCE. Ayuden a re-institucionalizar una Fuerza Armada de menor tamaño, después de lo que ha sido una casi total prostitución de la Fuerza Armada venezolana durante la etapa chavista


ROMPAN EL SILENCIO!

martes, 21 de marzo de 2017

REFLEXIONES SOBRE LA IZQUIERDA Y LA DERECHA


Eso de ser de izquierda o de derecha, utilizado con fines  de definición de una persona, siempre me ha parecido estúpido. Asnos como Maduro hablan de la derecha como el gran enemigo: la derecha asesina, la derecha ladrona, la macabra derecha, etc. Al oír estas burradas mucha gente se amilana y se defiende diciendo que “no son de derecha”. En Venezuela decirle a alguien que es de derecha es un insulto. Hasta los políticos más conservadores dicen que ellos no son de derecha y que “son honestos y patriotas”, dando por sentado que quienes son de derecha son ladrones y no aman a su país. Esto es una necedad de marca mayor.
 Por años se ha instalado en Venezuela un dogma ridículo según el cual todos debemos ser de “izquierda”. Es decir, “progresistas”. Como si los conservadores no pudieran ser progresistas, en su definición correcta de promover el progreso. ¿O es que Lorenzo Mendoza no ha promovido más el progreso en Venezuela que Fernando Soto Rojas? ¿O es que Uslar Pietri no nos ha enseñado un camino más claro hacia el progreso que el que nos enseñó Hugo Chávez?
Con la salida de Inglaterra de la Unión Europea hemos comprobado el arroz con mango ideológico que existe sobre “izquierdas y derechas”. Trump (“derecha”) lo celebra como un gran triunfo, así como lo hacen los articulistas de www. aporrea.org   (“izquierda”).     
¿ Dónde está la izquierda  y donde está la  derecha?
Deberíamos, quizá, diseñar un  “Izquierdímetro” o un “Derechómetro”, para tratar de ver cuál es la verdad en este absurdo ideológico en el cual están envueltos los venezolanos. Puede hacerse en base a preguntas como estas (algunas son solo aplicables a los ancianos):

PREGUNTA                                                            RESPUESTA             ERES DE      
 Billo’s o Luis Alfonzo Larraín?                     Larraín                          Derecha
Oly Cemente o Yolanda Leal?                        Leal                                Izquierda
Magallanero o del Caracas?                      Magallanero                     Izquierda
Buenmozo Luis Beltrán Prieto?                     No                                 Derecha
Plajanov o a Nabokov?                                   Plejanov                          Chocho                
Shostakovich o Rachamaninov?                  Ambos                            Derecha
Rechazas o aceptas el aborto ?                   Rechazas                         Derecha
Calentamiento global                                           No                              Izquierda
Fidel Castro dictador?                                          Si                                 Derecha
El petróleo monopolio del estado?                   Si                                 Izquierda
Prefieres el ron o el whisky?                         Ambos                             Izquierda

Por supuesto, esto es una broma. Es ridículo tratar de encajarnos en uno u otro cubículo ideológico. Lo cierto es que desde la Generación del 28 para acá, todos los venezolanos se definen como de “izquierda”. Hasta Rafael Caldera pretendió, en ocasiones, ser de “izquierda”, cuando exhibía algunos desplantes nacionalistas y anti-petroleros. Aún no he podido establecer cuál es la razón para la vergüenza, ya que ser de “derecha”, además de ser una clasificación difusa (como la es, también, el ser de “izquierda”), no entraña algo pecaminoso o tenebroso. El ser de “derecha” no implica ser pedófilo, como si lo es Ortega, o traficante de drogas, como es la gente de las FARC, ambos de izquierda.
Pero en Venezuela ser llamado así equivale, casi, a una mentada de madre. Porque el de “derecha”, en la mitología venezolana, “no es progresista, odia a los pobres, es racista y, lo imperdonable, puede hasta llegar a ser monógamo”.
Cuando jugaba al béisbol yo lanzaba a la derecha y bateaba a la izquierda. Y así somos en la vida, una mezcla de muchas actitudes, hasta contradictorias. Mi familia paterna, los Coronel, pensaban que yo era muy izquierdista mientras que mi familia materna, los García Maldonado, siempre me vieron como de derecha.
Si me apuran mucho puedo decir que soy, esencialmente, de “derecha" y, ciertamente, ni soy racista ni odio a los pobres. Eso sí, no me gusta la gente cursi, característica muy asociada a las revoluciones latinoamericanas de izquierda. Creo en la sobriedad de maneras, en la cordialidad, la cortesía, en la familia, en la tradición, en el apego al pequeño terruño. No creo que mi país sea el mejor del mundo ni que el vino de piña de Carora se sirva en La Tour de Argent, en París, como nos advertía Cabrujas. He tenido oportunidad de conocer bastantes países cuyas sociedades exhiben cualidades que ya quisiéramos tener nosotros. Soy muy conservador en asuntos financieros, es decir, he trabajado duro toda mi vida, ahorro lo que puedo y nunca he comprado un billete de lotería. Hace muchísimos años sellaba un cuadrito de ocho bolívares casi todas las semanas porque me divertían las carreras de caballos, pero hasta allí llegó mi coqueteo con el atajo. Creo en los derechos pero también en cumplir con mis deberes. No espero nada del Estado y ciertamente no sería incondicional de un líder político solo porque he recibido sus favores. CAP me favoreció al nombrarme director de PDVSA pero luego fuí muy crítico de algunas de sus políticas. Creo en la solidaridad y en la labor comunitaria pero desprecio a quienes viven de las limosnas del Estado paternalista. Pienso que quien recibe limosnas del Estado se degrada, pierde dignidad.
Creo que fui  machista pero ya no lo soy. Creo que la mujer tiene ventajas sobre el hombre en muchos aspectos de la vida, es generalmente sensata y me encantaría ver a una mujer en la presidencia de mi país. Eso sí, una mujer competente, como María Corina Machado, no una Cristina Kirchner cualquiera o a una joven ignorante solo por ser hija de su papá. Me gusta la buena literatura, la buena música, la poesía lírica inglesa, las biografías y la ciencia-ficción, pero no la débil novelística costumbrista. Disfruto del buen humor de un José Antonio Cabrujas, Job Pim, Laureano Márquez, Miguel Otero, Manolo García Maldonado, Aquiles Nazoa, pero no mucho del de Aníbal ( muy agrio).
 Estoy más cerca de Amiel que de Don Juan. Admiro a los sacerdotes salesianos y me conmueven las iglesias aunque no tengo religión. Nunca he andado con El Capital debajo del brazo, pero si con La Montaña Mágica de Thomas Mann. Me gustan las canciones de Ilan Chester y, si hablamos de cantar con tambores, me quedo con el indio Araucano y no con Mercedes Sosa. Aborrezco la canción de protesta y me irrita que el hamponato revolucionario haya convertido al pobre Ali Primera en un instrumento de la lucha de clases. Me gusta mucho el béisbol, no tanto el fútbol y nada el baloncesto. Pienso que el patrocinio venezolano a un corredor de Fórmula Uno fue un fraude tan  ridículo como bautizar un campo petrolero con el nombre de Hugo Chávez. Nunca fumé desnudo ni bailo mirándome los pies, hábitos mencionados por Aquiles Nazoa como frecuentes en el “izquierdismo”.
Nunca logré entender, con una o dos excepciones, los cuentos que premiaba El Nacional . Cuando quiero leer a un intelectual venezolano voy a los libros de Mario Briceño Iragorry, Mariano Picón Salas, Ramón Díaz Sánchez o Francisco Herrera Luque, no de Earle Herrera.  No apoyo el aborto. Tomo whisky, casi nunca ron. Nunca le he quitado la mujer a otro, lo cual llegó a ser un signo de liberación y de mentalidad avanzada en algunos sectores del “izquierdismo”. No me gusta recitar poemas llaneros, sobre todo con acompañamiento de cuatro y maracas, ni que me canten El Rey en mi cumpleaños. Odio la impuntualidad, sobre todo la de los presidentes, quienes la confunden con importancia. No creo en el concepto de industrias básicas, ni en el control de la economía por parte del Estado sino en la libre actividad del sector privado. Que el Estado se encargue de mantener las calles limpias, mejorar la infraestructura del país y de regular las actividades educativas y de salud.
 Me baño todos los días, otra característica que parece diferenciar a los “derechistas’ de los “ñángaras”. Nunca corté caña en Cuba ni sembré yuca en Nicaragua. Pienso que el lema “Ejército, forjador de libertades” es una mentira y sueño con una Venezuela sin el horrible lastre de unas fuerzas armadas corruptas, solo buenas para la represión de los venezolanos.
Me entristece oír hablar de “Conviasa, nuestra línea aérea bandera”, una señal inequívoca de complejo de inferioridad. Creo que el cultivo de dogmas y mitos patrioteros nos ha hecho mucho daño y nos seguirá haciendo mucho daño, ya que hasta algunos de los líderes políticos nuevos siguen rindiéndoles pleitesía. Les oigo decir: continuará la inamovilidad laboral, no vamos a desmontar el control de cambios, reforzaremos las misiones, promoveremos las industrias “estratégicas” en manos del estado, la CVG es para los guayaneses, la educación debe ser gratuita a todos los niveles, la universidad no debe ser elitista, la gasolina permanecerá barata, somos solidarios con los países progresistas (Nicaragua, Bolivia), China sí, USA no. La misma cancioncita populista. 
No creo que ser rico es malo, como decía de manera hipócrita el sátrapa ya fallecido, consultando la hora en su Patek Philipe de $50.000. La riqueza puede ser  el producto del talento y del trabajo y estoy seguro de que hay mucha gente con dinero bien ganado. 
Pienso que quien quiera irse a otro país a vivir debe sentirse libre de hacerlo, sin ser estigmatizado por ello. Estoy seguro de que el hombre viajará al espacio y que ello terminará con el patrioterismo y las fronteras artificiales en nuestro planeta.
No creo en los controles de cambio sino en los cambios de actitud.

Al final de cuentas, nunca he sabido de qué se trata, exactamente, eso de “derechas” e “izquierdas”. Si se trata de definir una actitud ante la vida repito que todos somos una mezcla de “derecha’ y de “izquierda”.

Cada uno de nosotros es un original, sin copias.


lunes, 20 de marzo de 2017

CONVERSACIÓN CON UN CANDIDATO A LA INDIGENCIA

INDIGENTE: Alguien quien no posee suficientes medios de fortuna para mantenerse y debe, por ello, recurrir a la ayuda y generosidad de familiares o amigos para encarar  sus compromisos   ordinarios.

Hace casi dos años murió un gran amigo mío en esa situación arriba descrita, un hombre quien había ocupado altas posiciones en los gobiernos democráticos venezolanos y ciertamente no merecía tal final. Pero él no ha sido el único venezolano venido a menos y amenazado de indigencia en estos años, paradójicamente en una etapa de la vida de nuestro país en la cual el dinero ha corrido torrencialmente por las calles, ha inundado los ministerios, ha desbordado los bolsillos de civiles y militares afectos al régimen y ha llegado a viajar por todo el mundo, satisfaciendo codicias y exigencias de los seres más abominables del planeta, desde Cuba hasta Nicaragua, desde Irán hasta Libia. 
Hace unas semanas tuve oportunidad de conversar sobre esta paradoja con un viejo amigo, quien está en una situación que pudiéramos llamar de pre-indigencia, término tan empírico pero tan ilustrativo como el llamado pre-infarto. Mi amigo es un venezolano educado, quien desempeñó en nuestro país posiciones de alto nivel, en áreas muy sensibles de la vida nacional. De edad respetable conserva  un gran sentido del humor, el cual lo ayuda a capear los temporales. Al comenzar a tocar este tema, mi amigo no se inhibió de hablar conmigo de sus experiencias. Creo que hasta  lo hizo con cierta premeditación, a fin de presentar su caso como uno que, lamentablemente, es mucho más frecuente de lo que debería ser.
“Déjame decirte”, me comentó mi amigo, “que a mi edad, después de haber sido Director de algunas empresas del estado, miembro del congreso de mi país, con un trayectoria pública de unos 35 años a los  más altos niveles, estoy cercano a lo que legalmente pudiera definirse como indigencia. Mis ingresos están ya por debajo de lo que en países desarrollados se define como límite de la pobreza”.
Le respondí: “Y, ¿cómo es posible que hayas llegado a esta situación, un hombre que ha tenido tantas oportunidades de hacer dinero, tantas relaciones, tanto prestigio en el mundo financiero?”.
“Mira”, me respondió. “Ello se debe a una combinación, casi siempre fatal, de dos ingredientes. Uno ha sido mi vocación de servicio público y el otro, mi honestidad. Esa es una combinación que suena maravillosa pero es mortal, mi querido Gustavo”. Y se extendió: “mi vocación de servicio público siempre fue muy fuerte porque, desde el inicio estuve convencido de que el país requería de gente competente y honesta en el sector público. Mis modelos fueron gente como Gumersindo Torres, Luis Pláz Bruzual, Arístides Calvani, Manuel Pérez Guerrero, Julio César Arreaza, José Antonio Mayobre, Andrés Germán Otero  y Arturo Hernández Grisanti. Gente que se dedicó en cuerpo y alma al servicio público”.
“Bueno”, le respondí, “estoy de acuerdo contigo en todos estos nombres y podría añadir muchos más, venezolanos quienes se dedicaron a tratar de modernizar al país y que generalmente solo obtuvieron sinsabores y críticas como recompensa. Gente como la que mencionas nunca hizo fortuna a  costa del país. Pero, no murieron en la indigencia, todavía no comprendo tu caso”.
 Mi amigo me respondió: “Quizás se salvaron de la indigencia porque no vivieron lo suficiente. Porque el problema de los funcionarios públicos honestos se agudiza en la vejez. Fíjate en lo que está sucediendo con el sistema de pensiones de los petroleros, la caótica situación en la cual se encuentra. Peor aún están los maestros o los retirados de los ministerios.  En Venezuela se da por sentado que llegar al poder es una vía segura para el enriquecimiento y ello se ha llegado a ser visto hasta como natural. De allí el viejo dicho: Pónganme donde haiga. Pero cuando un hombre o una mujer honestos le dedican una buena parte de su vida a la administración pública y luchan en contra de la corrupción que allí impera, corren el gran riesgo de terminar en la indigencia. No es solo que no comparten la piñata en la cual participan los  corrompidos sino que son expulsados del servicio público como indeseables. Los consideran hasta como traidores a lo que podría llamarse la Gran Cofradía de los Ladrones del Erario Público, la cual ha existido desde siempre, en democracia o en dictadura”.
Y agregó: “Eso fue lo que me sucedió a mí. Yo fui expulsado de mi trabajo por haber luchado en contra de la corrupción prevalente en el sector en el cual trabajé por más de 20 años. Y entonces uno se da cuenta de que perdió el autobús que le garantizaba una digna vejez. Porque la administración pública te deja en la calle”.    
Le comenté: “El funcionario público dedicado y honesto generalmente no tiene tiempo de hacer fortuna propia. Con frecuencia carece de lo que pudiéramos llamar una libido financiera, no le atraen ni los negocios legales ni mucho menos los “negocios”, esas conspiraciones entre malos venezolanos en contra del erario público. Recuerdo que en mi etapa petrolera muchos de mis colegas tenían su dinero trabajando en paralelo a su trabajo, generalmente en cooperativas de construcción de edificios de apartamentos. Yo nunca lo hice porque no me llamaba la atención. Por otra parte la información privilegiada que recibía como gerente petrolero me hubiera permitido hacer dinero, en una época en la cual ese tipo de privilegio no era visto – ni siquiera en países como los Estados Unidos – como un delito. Sin embargo nunca lo quise hacer”.
Mi amigo me dijo: “La jubilación que tengo es en bolívares y solo sirve cuando me llega, como decía nuestro inolvidable Alberto Quirós, para un buen almuerzo al mes. Ello significa que, a menos que no hayas robado o hayas tenido la habilidad o la precaución de manejar negocios personales en paralelo, cuando sales de la administración pública te encuentras con suma frecuencia en una precaria posición. Y, si no tienes cuidado o suerte, terminas en la indigencia”.  Mi amigo se me quedó viendo por un largo rato y creo que sus ojos se empañaron cuando me agregó: “sabes, he llegado a desear morirme pronto, antes de llegar a ser  una carga para familiares o amigos. Mi situación se ha convertido en una carrera un tanto macabra entre la muerte y la progresiva desaparición de mis modestos ahorros”.
La verdad es que no supe que decirle, en parte porque no hubiera podido hablar. Me sentí muy conmovido. Nos saludamos y cada quien se fue por su lado.
 ¿Será que nuestro país no tiene remedio?  ¿Será que lo que nos dijeron cuando niños era mentira, aquello de que “los buenos siempre son recompensados”?  
Como no deseo caminar la peligrosa cuerda floja entre la protesta y la sensiblería paso a hacer dos simples proposiciones concretas y desapasionadas, las cuales tendrán que esperar que caiga el régimen actual: una, que los criminales que han arruinado al país durante los últimos 18 años sean enjuiciados y llevados a prisión; dos, que los servidores públicos honestos, muchos de quienes están hoy al borde la indigencia, sean reconocidos como buenos ciudadanos en algún tipo de sencillo monumento, al cual los venezolanos del futuro puedan acudir en busca de ejemplo de buena ciudadanía.
Sería deseable que los niños de la Venezuela futura puedan saber quiénes han sido sus verdaderos héroes civiles.