miércoles, 1 de abril de 2020

Falleció Frank Alcock



 Frank, de pie, vicepresidente de PDVSA, 1991. Gustavo Roosen izq. President; Mario Rodriguez, vicepresidente. 

Me llega esta mañana la noticia del fallecimiento de Frank Alcock Pérez Matos, con quien mantuve una excelente amistad durante los años en los cuales compartimos tareas en la industria petrolera venezolana. Su carrera fue excelente, especialmente durante su estadía en CORPOVEN, creada para agrupar a varias empresas más pequeñas durante el período de integración que se llevó a cabo inmediatamente después de la nacionalización.  Junto con Roberto Mandini, Frank fue factor importante en la estructuración de esa nueva empresa y de dotarla, en corto tiempo, de una cultura organizacional propia.
Recuerdo a Frank como una persona jovial, de risa fácil, con un estilo gerencial conciliador y contributivo.  Después de su retiro de la industria petrolera venezolana perdí contacto con él, con excepción de dos o tres breves intercambios epistolares. Vivía en Nueva York desde hace años.
La distinguida carrea de Frank lo llevó a ser vicepresidente de Petróleos de Venezuela, Presidente de PDVSA USA, Chairman de PDV América y Presidente de la Junta Supervisora de PDV Europa. Antes de la nacionalización había sido vicepresidente de MOBIL de Venezuela y de la empresa XEROX de Venezuela. Fue Presidente de la Cámara Petrolera de Venezuela.
Graduado de la Universidad Central de Venezuela, Frank estudió también en Oxford y Harvard. Fue Profesor invitado de la Universidad Thunderbird, en Phoenix, Arizona.
Tuvo una muy amplia participación en actividades comunitarias. Fue Director de la Asociación de Scouts de Venezuela, YMCA, miembro de la Junta directiva del IESA, miembro de la Directiva de la Cámara de comercio de Venezuela, de la Cámara de Comercio Japonesa-Venezolana y de la Cámara de Comercio Venezolana-Americana. Fue miembro del Consejo Editorial del DAILY JOURNAL.
Recibió importantes distinciones, entre ellas la Orden de Comandante del Imperio Británico, CBE; La Orden de Comandante de la casa de Orange, Holanda;  la Orden Alberto Adriani y la orden Diego de Losada.
Frank fue miembro de una generación de petroleros que desaparece de la escena. Son muy pocos los sobrevivientes de esa generación, la cual dio gente que lideró la transición de la industria petrolera concesionaria a industria petrolera del Estado y logró llevarla a cabo en buena forma. Siempre tendrá ese logro como una de sus mayores contribuciones al país. Ver también: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/12/los-grandes-gerentes-del-petroleo.html
Mis sinceras condolencias a sus familiares.
Un adiós para nuestro amigo.

lunes, 30 de marzo de 2020

En Mayo se cumple el centenario del nacimiento de Aquiles Nazoa



**** Artículo que publiqué en RESUMEN en 1976 sobre su muerte

**** Le debemos una estatua en su Caracas amada, como corresponde a su máxima jerarquía humana y poética.

Aquiles Nazoa murió en Abril de 1976, a los 56 años de edad, en un accidente automovilístico en la Autopista Caracas- Valencia, cerca del sitio donde también falleció César Girón. Días después de su muerte publiqué un escrito en RESUMEN,  recordando mis encuentros con él. Lo titulé “La Muerte de un Niño” porque Aquiles siempre fue un niño de corazón, enamorado de las cosas más tiernas y sencillas. Nunca lo he olvidado porque su memoria está íntimamente ligada a mi inolvidable Los Teques, en cuya plaza Bolívar me senté con él y con Julio Barroeta Lara por horas, a conversar sobre el pueblo que amábamos. Nazoa decía:
Yo admiro a Los Teques/con toda mi alma, me gusta su clima/ su gente me encanta/ Pero de Los Teques/lo que más me agrada/es que esa es la tierra/de las cosas raras/ entierros sonoros/mujeres con barbas/ gallinas que ponen/ sin gallo ni nada/en fin, un torrente/de cosas extrañas/que nunca termina/que nunca se acaba.

Un hombre de paz, quien se apartaba de su camino para darle paso a una hormiga, fue perseguido por Pérez Jiménez y debió irse del país para salvar su vida. A Cagua, donde estuvo escondido, lo íbamos a visitar Barroeta Lara y yo, llevándole un saco de libros y comida. Allí Aquiles nos hablaba de uno de sus temas favoritos: la pava. Julio Barroeta, quien también era un finísimo humorista, contribuía a la lista: Fumar desnudo, decía. Pero Aquiles era imparable: Bailar viéndose los pies; Las mamás de sacerdote que le dicen padre a su propio hijo y le piden la bendición en el mismo momento que el sacerdote se la pide a ellas; contestar uno las cosas que se le dicen a un recién nacido, haciendo uno las veces de recién nacido; Los enfermos que explican su enfermedad diciendo que sienten como si les subiera y les bajara una pelota;  No decir que uno tiene hambre, sino tengo fatiga, etc. etc.
A lo sumo se permitía cierto nivel de mordacidad al hablar de los nuevos ricos, esos que hablan de haber visitado el museo de Pérez Prado en Madrid o las Ruinas de Popeye en Italia. Manufacturaba diálogos entre señoras nuevas ricas (seguramente protochavistas) como este:

“Guás, niña, óuh, tú por aquí? Yo te hacía en la vieja.-
Cuál vieja?-La Vieja Uropas.-
Pues no. A última hora resolvimos dejar el viaje para el año retro próximo venidero.
¿Y tus, qué haces por aquís?-
Ay niña, loca buscando un fulano papel tualé de Navidad que no se consigue. ¡No sé cómo van a hacer pupú esos niños este año!...
¿Y esos discos que llevas ahí, qué son?-
Música plástica. Tú sabes que a Freddicito le ha dado por la música plástica desde que vio el Valle Ruso en Nueva York. Aquí le llevo la Sífilis de Chaplín, La Hipotética de Charcosqui, y una sinfonía de Schubert que me dieron más barata porque le falta un disco.-
¿Y eso fue todo lo que compraste? ¿Por qué no compraste la Novela de Beethoven el Divino Sórdido?-Ya la tenemos. Freddicito la compró en Nueva York tocada por la orquesta de Arturo Brinquinini. También tenemos El Mascanueces, El Lago de los Chismes, El Manubrio Azul y una ópera que se llama Tristán y la Sorda de la Warner Bros.-
Niña, pero entonces ustedes tienen una discoteca completa.-
Y eso que tú no has visto la billoteca. ¡Tenemos una billoteca!... Todas las noches me pongo mis anteojos jazzband, abro una caja de manzanas y me acuesto a leer Don Cipote de la Mancha en inglés. ¡A mí me encanta Don Pipote!-
Tendrán muy buenos libros, ¿verdad?-
Naturalmente. Todos están forrados en cuero. Vamos hasta ahí, que estoy buscando unas velitas de vidrio de esos que tienen agua hervida por dentro y echan bombita.-¿De esas que parecen unas ampolletas rosadas?-Yes… ¿Verdad que son un sueño? Figúrate que Freddicito trajo dos cajas de Nueva York, ¿y tú crees que queda una para remedio?... Todas las hemos ido regalando entre nuestros amigos más ínfimos. Y a mí me dislocan esas condenadas velitas. Para ponérselas a las tortas de cumpleaños están soñadas. Uno las sopla y no se apagan como las otras.-
Ahí las tienes…-
Ah sí… (Llamando). Esteeem… ¡Mire, señorita! (Ahí viene. Pregúntale tú a cómo son).-¿Very moch bolívar biútiful general eléctric merry critsmas?-
¿Cómo es el golpe?-
Ay, chica, como que no entiende. Esa mujer es nativa.

O este otro:
Cuando yo estuve en Europa, primero fue en París... Me meto en el Museo de la Ubre, y con el primero que me encuentro es con Peter. —Ah sí, él nos mandó la fotografía que se sacaron junto a la Momia Luisa. —Bueno, después nos volvimos a encontrar en Roma cuando fuimos a visitar las cacatumbas. La última vez que lo vi fue en la canal... —
¿En la canal? ¿Y qué hacían ustedes en una canal, Cuchi? —Guá, niña, en la Canal de Venecia. ¿No te acuerdas que te mandé una postal diciéndote que había paseado en gandola y  todo? —Ah, cómo no. Sí hombre, si Freddicito me contó que hasta tuviste un romance con el hombre que manejaba la gandola. —Ay sí. Esos bandoleros son muy románticos. 
—A propósito de romántico: ¿quieres ir esta noche al concierto de Elena Rubistein? —No, gracias. Yo nunca voy a conciertos. A mi no me gusta dormir fuera de casa. Además, en casa tenemos piano

Como Job Pim Aquiles Nazoa usaba la poesía para comentar los sucesos y noticias del momento. Esta se refiere a la aparición de un agua milagrosa en un pueblo de Yugoeslavia:

                                            EL AGUA DE YUGOSLAVIA
Desde Yugoslavia llegó el notición/ de que en una aldea de aquella nación/ ha brotado un agua/ con cuya ingestión cualquier viejecito levanta presión/Viejito que bebe del agua en cuestión, viejito que al punto se vuelve atacón/ y deja rosario, cachucha y bastón/  y llama a su vieja que está en el fogón/y cuando ella viene:¿Qué quieres, Ramón? /ya el viejo bandido, ya el viejo bribón/ igual que el famoso sapito lipón/ ni tiene camisa/ ni tiene calzón….

Nazoa escribió una brevísima autobiografía que es en sí un poema. Aquí está:

Nací en la barriada El Guarataro, de Caracas, el 17 mayo de  1920.
He estudiado muchas cosas, entre ellas un atropellado bachillerato, sin llegar a graduarme en ninguna. He ejercido diversos oficios, algunos muy desagradables, otros muy pintorescos y curiosos, pero ninguno muy productivo, para ganarme la vida. A los doce años fui aprendiz en una carpintería; a los trece, telefonista y botones del Hotel Majestic; y luego domiciliero en una bodega de la esquina de San Juan, cuando esta esquina, que ya no existe, era el foco de la prostitución más importante de la ciudad. Más tarde fui mandadero y barrendero del diario El Universal, cicerone de turistas, profesor de inglés, oficial en una pequeña repostería, y director de El Verbo Democrático, diario de Puerto Cabello. Durante los últimos diez años me he compartido entre las redacciones de Ultimas NoticiasEl Morrocoy AzulEl NacionalElite y Fantoches, del que fui director. Alguna vez fui encarcelado por escribir cosas inconvenientes, pero esto no tiene ninguna importancia. A cambio de ese pequeño disgusto, el oficio me ha deparado grandes satisfacciones materiales y espirituales.

A pesar de no haber completado el bachillerato, Aquiles ganó dos premios de arquitectura en Venezuela, leía en varios idiomas y era poseedor de una cultura avasallante. La Academia de la Lengua de Dinamarca le concedió post-mortem el premio "Hans Cristian Andersen", por su Balada de Hans y Jenny. En 1967 recibió el Premio Municipal de Prosa, por su obra Caracas Física y Espiritual, libro especialmente escrito para la celebración de los cuatrocientos años de la fundación de la ciudad.
En 1968, inició la publicación de Historia de la Música Contada por un Oyente. En entregas mensuales, cada capítulo iba acompañado de un disco de larga duración, ilustrativo del tema producido por el músico Abraham Abreu. Sobre la música, Nazoa dijo lo siguiente:
'Antes de aparecer el hombre sobre la tierra ya existía la música en la naturaleza. Música en sus formas larvarias eran el rugido del oleaje marino y el silbar de los vientos entre los poderosos árboles; era música el rumor de los ríos entre los peñascos y el caer de las torrenciales cascadas; música eran igualmente el bramar de los volcanes, y el trinar de los pájaros, el graznar de las aves mayores, el aullar y el gañir de las fieras y bestias. Siempre hubo música en la tierra, pero aquel mundo de sonidos dispersos no adquirió significación de hecho musical sino cuando el hombre lo recogió en su pecho como en una maravillosa caja de resonancia, y lo revirtió hacia el exterior en formas de ritmo y melodía, base de toda música”.
No andaba muy descaminado Aquiles en materia musical. Stravinski, en su obra “Poética musical” nos habla en términos muy similares:
“Voy a tomar el ejemplo más trivial: el del placer que se siente al escuchar el murmullo de la brisa en los árboles, el suave fluir del arroyo, el canto de un pájaro. Todo eso nos gusta, nos recrea, nos encanta. Nos mueve a decir: ¡Qué bonita música! Desde luego que no se habla sino por comparación. Pero, aquí está el quid: comparación no es razón. Esos elementos sonoros evocan en nosotros la música, pero no son aún música... Es -menester que exista el hombre que recoja esas promesas. Un hombre sensible a todas las voces de la naturaleza, sin duda, pero que sienta por añadidura la necesidad de poner orden en las cosas y que esté dotado para ello de una capacidad muy especial. ¡En sus manos, todo aquello que he dicho no ser música ya a serlo. Deduzco, pues, que los elementos sonoros no constituyen la música sino al organizarse, y que esta organización presupone una acción consciente del hombre”.
Si Aldemaro Romero viviera seguramente escribiría un poema sinfónico en homenaje a Aquiles, algo así como “Fanfarria para un hombre Común” de Copland o el NIMROD, de las Variaciones Enigma de Elgar. Oír Elgar en: https://youtu.be/sUgoBb8m1eE y Copland en: https://youtu.be/MK1N46dRPVg , música de nobleza, acorde con la personalidad del predicador de las cosas más sencillas.
Venezuela tiene una inmensa deuda con sus héroes ciudadanos. Toda sociedad requiere, para ser grande, de venerar a sus héroes ciudadanos, hombres y mujeres como: Bello, Vargas, Gallegos, Inocente Carreño, Vicente Emilio Sojo, Aquiles Nazoa, Jesús Soto, Carlos Cruz Diez, Teresa Carreño, Job Pim, Picón Salas, Briceño Iragorry, Uslar Pietri, Franklin Brito, Andrés Galarraga, Judith Jaimes, Alfonso Carrasquel, Luis Aparicio, Juan Pablo Pérez Alfonzo, Rómulo Betancourt, Carlos Raúl Villanueva, Arnoldo Gabaldón, Andrés Eloy Blanco, Leopoldo García Maldonado, Teresa de la Parra, Carlos Alberto Moros Ghersy, Rafael Alfonzo Ravard, las hermanas Imber, Isaías Ojeda, Rosalio Castillo Lara, Cecilio Acosta,  centenares de nombres ilustres hoy semi-olvidados por la atención desmesurada prestada a la heroicidad militar o a los personajes de falso relumbrón.  En países civilizados se le hacen estatuas o se  crean esculturas a hombres y mujeres como estos,  para que el pueblo pueda prestarles el homenaje de su cercanía y dialogar con ellos y ellas en respetuoso silencio.  
Ojalá que el centenario de la muerte de Aquiles Nazoa coincida con la liberación del pueblo venezolano de esa macabra farsa que nos ha llevado a la ruina, farsa que él hubiera denunciado con su tranquilo pero férreo coraje.

sábado, 28 de marzo de 2020

LA INTELECTUALIDAD “PROGRESISTA” DE USA FAVORECE LA PERMANENCIA DE MADURO EN EL PODER



**** Sin mala intención unos, con mala intención otros, favorecen la permanencia del chavismo en el poder 

El término “progresista” sugiere la idea de ir adelante, en contraste a la noción de estancamiento. Por ello resulta difícil comprender la razón por la cual políticos e intelectuales estadounidenses definidos como progresistas, por ejemplo, Bernie Sanders, Noah Chomsky Jeffrey Sachs, David Smilde, Miguel Tinker Salas, Oliver Stone, Michael Moore y tantos otros manifiesten su simpatía por dictadores como Fidel Castro, Hugo Chávez y, ahora, Nicolás Maduro, quienes han sepultado a sus pueblos en la miseria y el atraso. Esta simpatía ha tenido eco en importantes centros de reflexión (Think Tanks) basados en Washington, como el Wilson Center, WOLA y hasta el usualmente más discreto y objetivo Diálogo Interamericano. Nos preguntamos cuál será la razón que lleva a estos intelectuales e instituciones a adoptar esta postura. ¿Es ella el producto de análisis realmente objetivos o de una acrítica solidaridad izquierdista? Si fuese lo segundo ello los llevaría a promover regímenes que claramente actúan en contra de los principios que el “progresismo” dice mantener.
Esta postura que va desde la abierta promoción de esos regímenes a una postura más moderada pero también favorable a tales regímenes puede observarse en varios ejemplos recientes:
1.   La publicación de Mark Weisbrot y Jeffrey Sachs en https://cepr.net/report/economic-sanctions-as-collective-punishment-the-case-of-venezuela/
En esta publicación los autores Mark Weisbro9t (portavoz declarado de las dictaduras de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro) y Jeffrey Sachs, distinguido economista, le dan al régimen de Nicolás Maduro un fuerte apoyo, por la vía de denunciar como criminales e ilegales las sanciones personales y económicas que el gobierno de los Estados Unidos le han impuesto al régimen de Maduro. Afirman textualmente, sin respaldo alguno, que las sanciones estadounidenses han provocado miles de muertes: “Encontramos que las sanciones han infligido, y progresivamente infligen, daños muy graves a la vida y la salud humanas, incluidas más de 40 000 muertes entre 2017 y 2018”. Tildan de ilegales tales sanciones y sugieren que ellas han impedido que el régimen de Maduro haya tomado medidas de estabilización económica que hubiesen mejorado la situación. Se ve que estos autores desconocen la magnitud de la ineficiencia, de la crueldad y la codicia del régimen que defienden. Mencionan que esta estabilización económica se hubiese llevado a cabo mediante la titularización (monetización?) de las reservas “de “300.000 millones de barriles de petróleo” que posee el país. Al decir esto desconocen que esa medida hubiese sido imposible de tomar, ya que se hubiese tratado del remate de activos nacionales que son de ilegal enajenación de acuerdo a las leyes venezolanas.  
2.   La publicación del Wilson Center sobre Venezuela, de la autoría de David Smilde y Abraham Blumenthal, ver: https://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2019/12/lowenthal-y-smilde-malos-consejos-sobre.html. En esta publicación los autores promueven una negociación/transacción con el régimen de Nicolás Maduro y le hacen concesiones francamente entreguistas, tales como:
·      Aceptar que confían en la sinceridad de propósitos del régimen de Nicolás Maduro, dándolo como legítimo
·      Desconocer la identidad mafiosa del régimen y minimizar el grado de tutelaje cubano que se ejerce desde La Habana
·      Sugerir como estrategia oponerse a Maduro en público pero negociar con él en privado
·      Incluir a chavistas en futuros gobiernos
·      Ser tolerantes con la justicia a ser aplicada, aunque ella no sea la requerida
3. El artículo del Washington Office Para América latina, WOLA, ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2020/03/wola-centro-de-reflexion-de-washington.html y https://www.wola.org/analysis/beyond-the-narco-state-narrative-what-u-s-drug-trade-monitoring-data-says-about-venezuela/ escrito por David Smilde y Geoff Ramsey, el cual es un llamado a la negociación con el régimen de Nicolás Maduro como vía para resolver el conflicto venezolano. En defensa del régimen de Maduro los autores dicen: Venezuela no es un país primario de tránsito de drogas hacia USA. La política de USA hacia Venezuela debe ser basada en un entendimiento realista del tráfico internacional de drogas”. En otras palabras: ¿por qué ser tan severos con   el régimen de Maduro si no es el mayor traficante de drogas  hacia USA? Infortunadamente para los autores esta vehemente defensa viene en el momento en el cual Maduro y sus cómplices principales acaban de ser oficialmente clasificados como narcotraficantes y terroristas por el gobierno de los Estados Unidos, en documentos abiertos por tribunales del estado de Nueva York. ¿Que pueden decir ahora estos autores?  ¿Que esto es una maniobra política contra el inocente régimen de Maduro?
Aún después de este categórico enjuiciamiento del régimen de Maduro y de las jugosas recompensas puestas sobre las cabezas de los principales miembros de la pandilla se escuchan voces de importantes intelectuales estadunidenses que afirman que tal medida del gobierno de USA tendrá “un efecto negativo y que “difícilmente contribuirá a una salida negociada en Venezuela”. Así lo dice el respetado analista sobre Latinoamérica, Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano”, uno de los principales centros de reflexión (Think Tanks) basados en la capital estadounidense. Dice Shifter, ver:  https://www.bbc.com/mundo/amp/noticias-america-latina-52057848?__twitter_impression=true: “Veo más probable que [la medida]  tenga el efecto contrario, en cuanto a cerrar filas, cohesionar a las fuerzas armadas alrededor de Maduro”. Y agrega: “Las fuerzas armadas son clave en esto. Y no puedo imaginar que un tipo de amenaza de EE.UU. a Maduro vaya a cambiar la actitud de las fuerzas armadas….  me parece que esto hace más difícil tener cualquier tipo de negociación”. En su entrevista Shifter afirma: “No sé cómo eso ayudaría a avanzar cualquier proceso de negociación, que es la única vía para resolver el conflicto sin usar la fuerza. Hay dos opciones: negociación o uso de la fuerza…. Espero que el gobierno de Trump sepa perfectamente que Venezuela no es Panamá, que es un país grande de 30 millones de habitantes, con 2.000 generales… Implicaría una ocupación que no tendría mucho apoyo en la región ni en EE.UU”.
Esta opinión de Michael Shifter es muy controversial. No dice que las acusaciones del gobierno de los estados unidos en contra de Maduro son inciertas pero no las da tampoco como ciertas. Sin embargo, ellas son una realidad oficial del gobierno de los Estados Unidos y están respaldadas por una investigación a nivel del sistema judicial, no solamente por una declaración del Ejecutivo estadounidense. Esta acusación, por cierto, viene a reforzar sospechas, afirmaciones de los medios internacionales sobre la naturaleza criminal del régimen venezolano y tienen ya 15 o más  años. Son vox populi. La creencia difundida en el mundo sobre la existencia de grupos de narcotraficantes manejados por altos miembros del régimen venezolano ha constituido por muchos años una de las razones fundamentales para rechazar una negociación con esos bandidos. ¿Por qué continúa Shifter diciendo que solo hay dos alternativas para Venezuela: Negociación o Fuerza? Parecería evidente que la aplicación de sanciones que hagan la vida  difícil para el régimen llevaría al colapso del régimen sin necesidad de negociar con ellos o de invadir al país. En efecto, de eso es que se tratan las sanciones. ¿Por qué insiste Shifter sobre lo que parece ser un falso dilema entre negociación o violencia?
En este momento Maduro y sus compinches narcos y lavadores de dinero están severamente cercados. No todos los militares son enjuiciables. Una minoría lo es. Esa minoría permanecerá con Maduro hasta el final, aunque cada uno de ellos está consciente que si entrega a sus compinches podrá atenuar su pena. Eso es lo que ha hecho hace pocas horas Clíver Alcalá Cordones.
Es hora de que el “progresismo” deje a un lado sus solidaridades automáticas con los  regímenes dictatoriales de izquierda. Dictaduras de izquierda o de derecha son igualmente aborrecibles.

viernes, 27 de marzo de 2020

FUTURO MODELO PETROLERO VENEZOLANO, II

“Ring the bell loudly for your idea, no matter how unpopular, and back it up with plenty of research and evidence…  Today’s fringe theory can become tomorrow’s conventional wisdom by the shifting of the finely tuned gears that move popular opinion”.

Traducción libre:
“Expresa tu idea en alta voz, no importa cuan impopular pueda parecer y apóyala con evidencias y datos de investigación… Lo que podría ser una idea marginal hoy puede ser una verdad aceptada mañana, debido al cambio en la percepción de la mayoría”
Derek Robertson, in POLITICO Magazine, February 2018

**** SEGUIMIENTO A MI ESCRITO ANTERIOR SOBRE EL MODELO FUTURO DE LA INDUSTRIA PETROLERA VENEZOLANA, VERLO EN http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2020/03/modelo-organizativo-de-la-futura.html,
El comentario que me hace un distinguido petrolero amigo sobre mi escrito reciente relacionado con el modelo petrolero que Venezuela debería adoptar en el futuro es muy favorable a mis argumentos, pero añade  que será preciso tender un puente entre lo que es deseable en materia de políticas y lo que es posible en materia política. Para ilustrar su punto me menciona la Ventana de Overton.
La Ventana de Overton identifica aquellas políticas que son  aceptables para las grandes mayorías. La viabilidad política de un cambio de políticas dependerá del grado de aceptación que logre tal cambio en la opinión pública, más que en la preferencia que sienta por ellas algún líder político en particular. La ventana se llama así porque el concepto fue elaborado por el politólogo Joseph Overton.
Así definida, la aceptación de una nueva política puede caer en los siguientes grados de aceptación:
Impensable
Radical
Aceptable
Sensata
Popular
Consagrada como política

El control de la industria petrolera a través de un monopolio estatal ha sido un dogma ideológico muy enraizado en nuestro mundo político y se tiene la percepción de que tiene amplia aceptación popular. Por ello muchos políticos de la izquierda hasta la derecha venezolana  lo han aceptado como un artículo de fe casi religioso, lo cual ha llevado a pensar que su remplazo por otro paradigma no es políticamente factible. Yo creo que esta percepción ya no es correcta, sobre todo a la luz de lo que nos ha sucedido en los últimos 20 años. Debemos cuestionar su validez con todo vigor y de manera urgente, ya que el país requiere nuevas políticas en el sector energético.  
Visualizo tres etapas para hacer avanzar nuestras ideas sobre lo que debería ser la  nueva política petrolera de Venezuela:  

                                                          ETAPA I
  POSTULAR PUBLICAMENTE UNA NUEVA POLÍTICA PETROLERA
                                                            VENEZOLANA
                                                          
La nueva política petrolera venezolana deberá estar basada en un modelo no estatista, en el cual la actividad sea llevada a cabo por el sector privado, con la supervisión y regulación de la nación a través de una Agencia Reguladora en lo administrativo, técnico y financiero. 
De acuerdo con este postulado no es necesario que exista un monopolio estatal para esta actividad ni es deseable que el estado participe en la actividad operativa de la industria, la cual involucra riesgos financieros y distracción de recursos de la nación que no deben ser utilizados en actividades de riesgo, tarea que puede ser asumida enteramente por el sector privado. Esta política combinará el mayor beneficio para la nación con el menor riesgo y encaja perfectamente dentro del concepto de control nacional de la actividad y de una óptima utilización de sus recursos.

                                                                  ETAPA II
Sometamos este postulado a una encuesta pública a fin de ver cuál es su grado de aceptación. Tendríamos seis posibilidades, arriba esbozadas. Las dos primera serían las únicas que representarían un rechazo mayoritario, es decir, Impensable y Radical. Todas las demás revelarían un progresivo grado de aceptación popular.

                                                                 ETAPA III
Si los resultados de la encuesta son favorables el camino estaría expedito para un cambio en la legislación sobre el sector. Si no es así, se abriría un debate sobre los pros y los con de esta modificación de paradigmas, en el cual tendríamos la oportunidad de sustentar nuestras ideas con datos y hechos de inocultable realidad. Este es un debate que ganaremos dada la evidencia de la tragedia que ha resultado el modelo estatista.

________________                                                        
Creo que la salida de este régimen ya se mide por semanas. Es momento de ir pensando en la Venezuela digna, decente, limpia, honesta, solidaria, que deseamos.

miércoles, 25 de marzo de 2020

MODELO ORGANIZATIVO DE LA FUTURA INDUSTRIA PETROLERA VENEZOLANA

La experiencia que Venezuela ha tenido durante los 45 años de industria petrolera bajo el control del Estado puede resumirse de la siguiente manera:


Primera década, 1976-1986. Desempeño altamente profesional, el cual llevó la empresa del estado, PDVSA, a niveles de eficiencia comparables con los de las empresas petroleras internacionales. Sin embargo, se presentaron señales muy negativas como lo fue la toma por parte del estado del Fondo de Financiamiento de PDVSA y la designación de una figura política como presidente de la empresa en remplazo del general Rafael Alfonzo Ravard;
Segunda década, 1986-1998. Desempeño todavía razonable, con pérdida de eficiencia debido a la progresiva participación de la actividad política en su funcionamiento, tanto en el plano financiero (pérdida de autonomía), como en el aspecto gerencial (declinación de la meritocracia, incremento de la nómina) y en la relación con el mundo político (incremento de la politización de la actividad);
Tercera y Cuarta Décadas, 1999-2019. Cambio de Misión de PDVSA para convertirse en “empresa social”, con utilización de sus ingresos para financiar programas masivos de subsidio para el pueblo, deterioro de la re-inversión y del mantenimiento requerido, incremento de la nómina hasta quintuplicarse, pérdida de calidad técnica y gerencial, híper-corrupción a todos los niveles de la organización.

Lo arriba enumerado podría ser objeto de discusión en los detalles pero difícilmente en su tendencia general. PDVSA en la década de 1990 estaba perdiendo eficiencia debido a la progresiva participación de la política en sus procesos de toma de decisiones gerenciales, financieras y hasta operacionales. Lo ocurrido desde 1999 en adelante aceleró este proceso y lo convirtió en un verdadero desastre gerencial, operativo y financiero. Hoy en día PDVSA, la empresa estatal venezolana está en la ruina y las pretensiones ultranacionalistas del régimen que la ha manejado durante esas dos décadas han fracasado hasta el punto de que las riendas de los restos de la industria petrolera venezolana están hoy, esencialmente,  en manos de empresas rusas y chinas. La obsesión de la soberanía y del nacionalismo petrolero ha llevado, paradójicamente, a la pérdida total de soberanía petrolera y a la ruina del sector petrolero venezolano, el cual ya no cuenta para nada en los escenarios energéticos mundiales.

En vista de esta experiencia, cuál debería ser el modelo organizativo futuro de la industria petrolera venezolana? Se abren tres caminos fundamentales:

El Monopolio estatal
La Empresa estatal alternando con empresas privadas
Empresas privadas sujetas a supervisión de Agencia Reguladora

1.    El Monopolio Estatal. Esto significa que la actividad operacional en el sector petrolero seguiría bajo el control de Estado, bajo la figura de una empresa estatal, PDVSA. Este es el modelo que ha existido desde la nacionalización, en 1976, el cual se ha politizado hasta el tuétano y prostituido durante el régimen chavista. Quienes abogan por la continuación de este modelo argumentan que:
·      una nueva PDSVSA puede regresar a ser lo que fue en sus inicios, bajo una gerencia profesional, libre de intromisiones político-partidistas
·      La actividad petrolera es básica y estratégica, por lo cual debe estar bajo el control directo del Estado
·      Que el negocio petrolero es tan bueno que no debe compartirse con el sector privado
·      Que el “petróleo es nuestro”, bandera ideológica que ha echado raíces profundas en el liderazgo político venezolano, de derecha o de izquierda

Nos oponemos vigorosamente a este modelo por las siguientes razones:

·      La marca PDVSA está profundamente degradada en el sector petrolero internacional. Hoy es sinónimo de ineficiencia, corrupción, ignorancia gerencial y falta de cumplimiento en sus compromisos internacionales. Nadie en su sano juicio podría considerarla como un buen socio, sobre todo si es mayoritario como hoy pretende seguir llevando el timón de la operación
·      La experiencia de PDVSA revela que si bien es c cierto que el desastre se ha desatado con su mayor intensidad durante las dos últimas décadas no es menos cierto que durante las dos  décadas iniciales ya se habían llevado a cabo cambios advertibles en la calidad de la gerencia y en el nivel de intromisión política en la actividad. Este era  un proceso degenerativo que se acentuó a partir de 1999 pero que ya había comenzado.  
·      Recuerdo y suscribo plenamente lo dicho por Diego Bautista Urbaneja hace ya muchos años, desde su organización FACTOR DEMNOCRATICO: “Las únicas industrias básicas del estado deben ser la educación y la salud”. El Estado no debe operar hoteles, ni líneas aéreas ni transporte naviero o ferrocarrilero, no debe asumir el monopolio del servicio eléctrico o de aguas. Esto ya está comprobado hasta la saciedad y parecería suicida seguir insistiendo en hacerlo
·      El negocio petrolero ha sido excelente por muchos años pero ha habido años en los cuales no fue bueno, como es el caso hoy y como pudiera ser el caso mañana, según nos advierten las tendencias energéticas mundiales. Lo que esto significa es que es un negocio de riesgo y que, además, requiere de significativas inversiones. No es un negocio para los “muchachos” sino para quienes tengan grandes capitales y poder de resistencia ante los posibles fracasos. En este contexto, como podemos justificar que el estado venezolano deba invertir millones de dólares en una industria, cuando pueden ser las empresas privadas las que corran el riesgo? Aún en 1976, cuando se tomó la decisión de nacionalizar (estatificar), lo que verdaderamente estatificamos fue el riesgo de la actividad, porque hubiera sido posible renegociar las concesiones en los mejores términos para la nación
·      El petróleo es nuestro es un mantra ideológico que ha sido cultivado por el ultranacionalismo y patrioterismo en muchos países en desarrollo. Tiene su asiento en la psicología colectiva, la cual piensa que operar el petróleo, como tener su propia línea aérea bandera,  es sinónimo de desarrollo, es ponerse al nivel de los grandes. Así nace PEMEX en México, PERTAMINA en Indonesia,  YPF en Argentina, PDVSA en Venezuela. De todas ellas PDVSA fue por un tiempo la más exitosa porque se trataba de transformar en nacional una empresa en marcha. Pero, en los países donde se comenzó desde cero los resultados han sido desastrosos desde el inicio. 
·      El concepto de empresa del Estado en nuestra historia es un reflejo del deseo de "ser importantes", de sonar "desarrollados", desde la pomposa GRAN VENEZUELA de CAP hasta la loca estatización chavista. Si le preguntáramos a un psiquiatra/psicólogo sobre esta tendencia probablemente nos diría que representa un intento de compensar por un complejo de inferioridad que frecuentemente aqueja a los países en desarrollo. 
·      El objetivo supremo de una sociedad debería ser el logro de la mayor calidad de vida para sus integrantes y de la mayor coherencia posible entre sus recursos y tamaño y su modelo de desarrollo. Ello ciertamente no requiere la empresa estatal como bandera de prestigio, sobre todo si prueba ser   como ha sido el caso – una fuente de derecho de los dineros públicos t de corrupción en gran escala.

2.    La Empresa estatal alternando con empresas privadas.  Esta postura tiene el mérito de desechar la idea de un monopolio estatal, el cual ha probado ser un desastre. Existe en varios países de la región y de otras regiones del planeta. Ha tenido éxito en Noruega pero no ha dado buenos resultados en la mayoría de los países.  Es necesario preguntarnos: ¿Es realmente necesaria una PDVSA más allá de unos dos años de transición hacia un nuevo modelo sin empresas del Estado?  ¿Que sería lo que deseamos con mantenerla? ¿Una muestra de soberanía? Ya sabemos que la soberanía no requiere participación operacional directa en un negocio, sea hoteles, líneas aéreas o empresas petroleras. ¿Qué queda de la CONAHOTU, de VIASA, de Conviasa, de la misma PDVSA?  Tampoco puede verse ya como una alternativa única de  fuente de ingresos.  Ya sabemos que una empresa estatal no es necesaria para darnos ingresos petroleros. Francamente, un modelo concesionario puede ser mucho más eficiente. Una empresa del estado como PDVSA, PEMEX, Petroperú han derivado en significativos centros de pérdidas y no de ingresos. ¿Una razón de orgullo nacional? Ya sabemos que estas empresas del estado han sido, casi todas, una razón para la vergüenza nacional: Corpoelec, Alcasa, Bauxiven, la CAVN, CONVIASA, Ferrocarriles, etc. Las muestras de orgullo nacional han sido costosas y han terminado en el fracaso, como ha sucedido con los tres satélites artificiales comprados a China por Hugo Chávez y Nicolás Maduro por unos $800 millones.  
3.    Empresas privadas sujetas a la regulación de Agencias del estado, manejadas profesionalmente. Este el modelo que predomina entre los países desarrollados y entre muchos de los países en vías de desarrollo. Se trata de celebrar contratos con el sector privado nacional e internacional para que las empresas de ese sector lleven a cabo la actividad petrolera en el país. Esos contratos pueden adoptar varias modalidades, todas bajo la supervisión de un ente regulador del estado, el cual haga cumplir los términos de cada contrato y vigile su fiel cumplimiento en los sectores operacionales/técnicos, financieros y sociales.

                                   MI RECOMENDACIÓN
Esta alternativa de empresas privadas actuando bajo el marco regulatorio de una agencia del estado  es la que recomiendo. Puede lograr la óptima combinación de control regulatorio de la Nación con mínimo riesgo financiero para la Nación, con significativa participación de nuestros técnicos y gerentes en la administración de la actividad y con el requerido control de la actividad integral  por parte de la nación.  Esto si sería verdadera soberanía, la cual puede definirse como lo que resulte mejor para los intereses de la Nación, el uso de los modelos óptimos para que todos los venezolanos se beneficien y permitan la supervisión de la nación sobre la actividad. El griterío patriotero no es soberanía.