domingo, 15 de julio de 2018

Happiness and concerns of a dual U.S. – Venezuelan citizen

It was the best of times, it was the worst of times, it was the age of wisdom, it was the age of foolishness, it was the epoch of belief, it was the epoch of incredulity, it was the season of Light, it was the season of Darkness, it was the spring of hope, it was the winter of despair, we had everything before us, we had nothing before us...
Charles Dickens
A tale of two cities

 I left my native country, Venezuela, in 2003, because I felt that staying would either force me to abandon principles and values I have always cherished or die in despair and frustration, living under the Venezuela Hugo Chavez was creating with the support of the corrupt Venezuelan armed force.
I emigrated to the United States of America, a country I have always loved, first as a young university student, later as a frequent visitor and, now, as my country of adoption.
When my wife and I were deciding to leave Venezuela, she asked me: “What shall we do if the U.S. also deteriorates?” and I answered: “We will have to wait and see. I believe that when the U.S. gets a cold, the rest of the world already has pneumonia”. We took the plunge and came and I can say, with much gratitude, that we have been living our American dream ever since, in a country of plenty, where seniors are respected, where life can be lived in a civilized manner, where things mostly work. There is no doubt that, in most aspects of life, living in the U.S. is ideal. The country offers its citizens equal rights, a strong civic tradition, quality of life and, for many years, was characterized by a bipartisan approach to the solution of national issues.
Soon after we arrived it became apparent to me that the city upon the hill had lost some of its gleam. The country I remembered had changed. Of course, this was to be expected. Wars had taken their toll, horrible terrorist acts had taken place in U.S. soil and an already monstrous national debt appeared to be accelerating. The immense territory of the United States, where immigrants had long found a home and had ben eventually integrated into the national texture, was feeling the strains of new waves of immigration that did not seem to the same agenda of earlier ones.  Reputed political scientists such as Samuel Huntington had written about the different objectives of some of the new immigration into the U.S., including the reclaiming of the land that had once belonged to their ancestors. In the political arena something had also shifted, bipartisanship being replaced by bitter ideological debate and loss of trust among adversaries. National issues were no longer seen as common problems to be solved through bipartisan effort but denounced as generated by the ineptitude of the “other side”. 
Still, the sheer dimensions of the country allowed for a significant absorption capacity. The high level of civic education, the respect for the rights of other, the civility of community life, the healthful “habits of the heart” of the citizens, mentioned by De Tocqueville, all of these characteristics remained largely in place and provided a welcome contrast to the country in turmoil we were forced to leave behind, now in the claws of a uncouth and corrupt autocracy.
The tragic current situation in my native country, Venezuela, has fully validated our decision to leave. We are happy living here and will stay, doing  our civic duties as citizens of this great country. Since 2012 we are no longer Venezuelans living in the U.S. but also citizens of the U.S. 
As such and as citizens of the world we are now facing situations that no longer affect only a relatively small country like Venezuela but have a global impact over the destiny of the human race and the future of civilization. As members of the U.S. society our civic duties are of a greater magnitude, including how to contribute to the stability of what still is the most powerful country on Earth. Because of its power the U.S. is called upon to exercise the highest quality of leadership.
As a political conservative, based on my Venezuelan experience as victim of authoritarian demagogues, I am concerned about the direction the U.S. is moving. The country is losing its capability to solve national problems through a bipartisan, rational approach. Instead, emotions run freely, obscuring common sense. When a courageous and dignified leader like John McCain objects to this, someone within the official hierarchy responds “It does not matter, he is dying anyway”.  
The presidential elections of 2016 offered us a difficult choice: a seasoned political figure with poor transparency, Hillary Clinton, and a notorious businessman with a tempestuous public record, Donald Trump. What we knew of the two candidates offered us no guarantee of statesmanship at the presidency of the United States. Frankly, one could have thought that this great country had more, better choices to offer.
President Trump has been an extremely controversial leader. In matters of global significance for the human race he has decided against the majority of nations. He decided to withdraw from the Paris Accord on Global Warming. Moreover, he put into practice a policy of promotion of U.S. coal production, going against the global trend to reduce the use of highly contaminating fossil fuels. In the complex matter of immigration, where severity should be tempered with compassion, he has implemented a policy of zero tolerance that, although understandable, will not solve the long term, underlying problem and increase international conflict. In the European arena, he has shown a confrontational attitude against U.S. traditional allies, choosing to browbeat them in public on the issues of NATO, trade and BREXIT.  He has shown much tolerance for Putin’s policies and behavior, promoting Russia’s entry into NATO and showing reluctance to admit that Russia has tried to influence the U.S. presidential elections. President Trump has also antagonized Canada and is currently engaged in a trade war with China. He has denounced the Iran Nuclear Agreement and has entered into negotiations with North Korea’s leader, perhaps without sufficient assurances that this autocratic leader means to do what he has promised. Although the world knows Kim Jong-un as a cruel dictator, President Trump opinions of him have  been highly laudatory.  
I am sure that President Trump and his collaborators are trying to do what they think is best for the Nation. He still commands an approval rating of about 41% (Gallup, July 2-8).  However, his unorthodox bedside manner and his decisions on major geopolitical issues seem to promote tension and animosity both abroad and at home.  Institutional checks and balances seem to have weakened due to the politicization of government powers and agencies, a process in which both political sides of the aisle are engaged. As a result national strength appears diminished while significant global opposing forces gather strength.
Time for our leaders to stop and think. 

sábado, 14 de julio de 2018

Gran aporte de Jorge Roig al colapso de la sociedad venezolana




Leemos asombrados la siguiente declaración dada por el Sr. Jorge Roig, nada menos que ex-presidente de FEDECAMARAS, a Maripily Hernández: “Oleg Kostko / 12 jul 2018.- El integrante del Consejo de la Administración de la Organización Internacional de Trabajadores y expresidente de Fedecámaras, Jorge Roig, manifestó estar en contra de las sanciones que desde la comunidad internacional han impuesto en contra de funcionarios venezolanos y declaró estar a favor del diálogo”.
Precisó Jorge Roig: “A mí no me gusta nada de las sanciones que están ocurriendo en Venezuela, me encantaría que no hubiera ninguna sanción ¡pero están ocurriendo. Hay una comunidad internacional que está cercando a Venezuela, con todas las consecuencias que esto tiene para todos los venezolanos, no solamente los que están en la lista (…). Yo sigo apostando al diálogo, aquí cabemos todos”, expresó Roig en el programa Sin Duda de Unión Radio.
Finalizó sus declaraciones diciendo: “el aparato industrial del país está operando a su mínima capacidad por lo que hago un llamado al Gobierno a tomar medidas para solventar la crisis económica”.
Estas declaraciones de Roig indican, tristemente, que la carencia de conciencia ciudadana no es exclusiva del chavismo sino que incluye a muchos compatriotas que pretenden definirse como demócratas y opositores. Según Roig las sanciones individuales llevadas a cabo por USA, Canadá y la Unión Europea a casi cien funcionarios del narco-régimen de Nicolás Maduro son indeseables y representan un cerco de la comunidad internacional en contra de Venezuela. Una sanción moral es vista como Roig como indeseable. ¿Qué le gustaría ver a Roig? Un diálogo con esa pandilla de criminales, ladrones, narcos y abusadores. Un diálogo que, desde la posición de debilidad del liderazgo opositor, sería apenas una negociación, una transacción, la cual probablemente terminaría en un perdón para los criminales. No en vano dice Roig, de manera descarada: “aquí cabemos todos”, en plan de tenderle cama a los dialogantes para que se junten. No ve el Sr. Roig ningún problema en ver a la gente honesta y a los  criminales chapoteando en el mismo pantano.   
Venezuela  no está dividida entre ladrones y honestos, como se piensa,  sino que además de esos dos grupos existe un tercer grupo flotante y sin sentido ciudadano, el cual considera que el robo, el asesinato, la mentira y la represión no son crímenes que deben ser objeto de sanción sino que representan apenas una manera diferente de ver la vida, por lo cual no hay problemas en sentarse a conversar  con ellos. Este tercer grupo es, muy probablemente, el más dañino que tiene Venezuela, porque son más difíciles de clasificar. Ellos no son los criminales ni son  los venezolanos que se les oponen de manera frontal sino una masa gelatinosa, en constante cambio de actitudes,  que se pliega a lo que más parece convenirles en el corto plazo. Predican una coexistencia pacífica con un narco-régimen que ha destruido al país. ¿Cómo llamarlos?  
Para Roig las sanciones en contra de los criminales representan un “cerco contra Venezuela”.  Esta opinión es un acto de complicidad con el narco-régimen. Las sanciones impuestas por los países civilizados en contra de Maduro y su pandilla representan la acción más efectiva que se haya tomado en contra del narco-régimen y ha contribuido significativamente a debilitarlo. Lo que dice Roig promueve una posición  contraria y, por ello, favorece la sobrevivencia del gobierno.
Roig termina “pidiéndole” al gobierno soluciones para la crisis económica. ¡Qué caradurismo! Pedirle a Maduro que resuelva la crisis económica es pedirle, como diría Pedro Carreño, peras al horno. Es un pedido que puede llamarse ingenuo y producto de la ignorancia, si la persona fuese un aldeano desconectado de la realidad venezolana o puede llamarse cínico y entreguista, si la persona ha sido presidente de FEDECAMARAS.

Nota: Lamento tener que escribir este comentario sobre Jorge Roig, en contra de quien no tengo nada a título personal. Escribo  en contra de lo que él representa en la tragedia venezolana. Es infortunado que sea él quien haya hablado de esta manera.  


jueves, 12 de julio de 2018

Mini-biblioteca sobre petróleo y corrupción chavista, 2009-2018




He leído o estoy leyendo estos libros y los mantengo cerca como referencias sobre esta larga etapa oscura de la vida venezolana. Casi todos se pueden encontrar en Amazon o en Internet

PDVSA EN CARNE PROPIA, EDICION PARTICULAR, 2008, MANUEL BERMUDEZ ROMERO
Una memoria petrolera de un excelente profesional, escrita con una feliz combinación de objetividad y pasión. Muy útil sobre la etapa pre-chavista de PDVSA.
THE THREAT CLOSER TO HOME, EDITORIAL FREE PRESS 2009, DOUGLA SCHOEN Y MICHAEL ROWAN
Un análisis muy completo de la etapa chavista, desde la perspectiva de politólogos estadounidenses con mucha experiencia venezolana, en especial Michael Rowan.
THE REVOLUTIONARY HAS NO CLOTHES, EDIT. ENCOUNTER BOOKS, 2009, A.C. CLARK
Una crítica muy severa del gobierno populista y corrupto de Hugo Chávez, orientado a combatir la desinformación existente en los Estados Unidos sobre el régimen dictatorial venezolano
THE SILENCE AND THE SCORPION, NATION BOOKS, 2009, BRIAN NELSON
El mejor libro publicado sobre los sucesos venezolanos de 2002 y 2003, escrito por un valioso intelectual estadounidense quien llegó a Venezuela con una favorable opinión sobre Chávez y luego debió modificarla, al presenciar los trágicos sucesos que llevaron a la expulsión de Chávez del poder, su regreso en brazos de Raúl Baduel y su posterior transformación en déspota.
LA INDOBLEGABLE SOCIEDAD VENEZOLANA, RELATOS DE UN PETROLERO, EDIT. EL NACIONAL, 2010, EDDIE RAMIREZ SERFATY
Una fascinante narración de uno de los líderes de la Gente del Petróleo sobre los sucesos de 2002 y 2003 en Venezuela, los cuales llevaron a la desintegración de PDVSA como empresa petrolera de rango mundial y al colapso de la industria petrolera venezolana
EL PETRÓLEO COMO INSTRUMENTO DE PROGRESO, EDICIONES IESA, 2012, PEDRO LUIS RODRÍGUEZ SOSA Y LUIS ROBERTO RODRÍGUEZ PARDO
Sesudo análisis económico y técnico de la industria petrolera venezolana, en el cual se plantea un nuevo modelo no rentístico para la industria petrolera venezolana, la tesis de distribuir el ingreso petrolero entre todos los venezolanos, tesis también promovida por Francisco Monaldi Padre y Alberto Quirós en la década de 1990.
EL PETRÓLEO VIENE DE LA LUNA, NOVELA, BOGOTÁ 2010, GUSTAVO CORONEL
Un intento de novela del suscrito, el cual es más valioso como documento de una etapa poco conocida de la historia petrolera venezolana, 1950-1981, narrada desde adentro por un testigo de primera mano.  
LA GRAN FARSA, EDITORIAL EL NACIONAL, 2012, COMPILADOR ALBERTO QUIRÓS CORRADI
Extraordinaria recopilación de las farsas y mitos generados durante la etapa de Hugo Chávez en poder. Este libro es fundamental para comprender la real magnitud de la tragedia chavista en todos los aspectos de la vida venezolana.  
UN PAÍS DE CULPAS, EDICIÓN PARTICULAR, 2012, RICARDO ESCALANTE
Excelente análisis de las autocracias latinoamericanas, con énfasis en la de Hugo Chávez en Venezuela. Una denuncia informativa sobre los abusos de poder de lo que puede llamarse una cleptocracia organizada Regional.
DE VERDE A MADURO, EDITORIAL RANDOM HOUSE MONDADORI, 2013, ROGER SANTODOMINGO
Semblanza del chofer de autobús devenido en presidente y sátrapa, escrita por un veterano periodista venezolano. Narra su “evolución” política, de mandadero de Chávez a elegido de los castro para remplazarlo y sus veleidades religiosas y mística bajo la tutela del fraudulento gurú Sai Baba.
EL DELFIN DE FIDEL, EDICION PARTICULAR, 2014, CARLOS PEÑALOZA
Un libro lleno de información poco conocida sobre la vida militar de Hugo Chávez Frías, sus años de conspiración en la Escuela Militar, el celestinaje de sus superiores y las influencias que recibió durante su formación militar. Una narrativa que revela la mediocridad de muchos de los miembros de nuestra Fuerza Armada.
CHAVISMO, NARCOTRAFICO Y MILITARES, EDITORIAL LIBROS MARCADOS, 2014, HECTOR LANDAETA (MILDRED CAMERO)
Una entrevista hecha por el periodista Héctor Landaeta a Mildred Camero, quien presidió la CONACUID, Comisión Nacional contra el Tráfico Ilícito de Drogas. Revela nombres de militares y políticos involucrados en el narcotráfico. Ha requerido valor para ser publicado  y  es casi el único testimonio en forma de libro sobre este gravísimo problema venezolano.
CHAVISTAS EN EL IMPERIO, EDITORIAL FACTUAL EDITORES, 2014, CASTO OCANDO
Un tesoro de información autorizada sobre los abusos de poder y la corrupción del chavismo y sus ramificaciones en los Estados Unidos. Una fuente de referencia indispensable que siempre tengo a la mano y en la cual me he basado con frecuencia para escribir mis artículos sobre la corrupción en PDVSA, los desastres de Ramírez Carreño y la turbia actuación de Bernardo Álvarez Herrera como embajador de Chávez en USA. .
EL CHAVISMO FILES, EDITORIAL PAGE PUBLISHING, 2015, FERMIN LARES
Un libro poco conocido. Muy organizado y bien escrito análisis del régimen dictatorial de Hugo Chávez Frías. El autor es un periodista radicado en el estado de Virginia, USA.
LOS BRUJOS DE CHÁVEZ, EDITORIAL SARRAPIA, 2015, DAVID PLACER
Un libro interesante sobre la preferencia de Hugo Chávez por los ritos y brujerías tropicales, una preferencia estimulada por la Cuba castrista para utilizarla como instrumento de control del sátrapa venezolano.  
EL GRAN SAQUEO, EDITORIAL SYNGULAR ASESORÍA 357, 2015, CARLOS TABLANTE Y MARCOS TARRE
Valioso recuento de la corrupción chavista en los diferentes sectores de la administración pública, en especial PDVSA, narcotráfico, la prostituida Fuerza Armada, con profusión de nombres de los implicados. Tablante y Tarre son dos autores serios, quienes merecen la mayor credibilidad en sus denuncias.
PETRÓLEO Y GAS: EL CASO VENEZUELA, EDITORIAL LECTOR COMPLICE, 2015, EDDIE RAMÍREZ S. Y RAFAEL GALLEGOS
Libro compacto sobre la industria petrolera venezolana, escrito por dos valiosos miembros de la gente del petróleo, de orientación didáctica, muy recomendable para todos quienes estén interesados en conocer los aspectos fundamentales de esta industria tan esencial para Venezuela.
BUMERÁN CHÁVEZ, EDICION @EMILI BLASCO, 2015, EMILI BLASCO
Denuncia masiva y escrita con agilidad narrativa por un veterano periodista español sobre la corrupción del régimen chavista. Cubre mucho terreno y por ello es fuente obligada de consulta sobre el tema. En ocasiones sus aseveraciones parecen exageradas, como cuando pone en boca de Chávez la orden de entregarle una “primera remesa” de $500 millones a las FARC, página 10. ¿No serían $50 millones?
EL PETRÓLEO EN VENEZUELA: UNA HISTORIA GLOBAL, EDITORIAL ALFA, 2016, RAFAEL ARRAIZ LUCCA
 Un libro sobre la historia de la industria petrolera en Venezuela, escrito por el destacado historiador venezolano Rafael Arráiz Luca, en impecable prosa. Es una obra esquemática,  objetiva, casi aséptica, lo cual  no es un defecto.
THE VENEZUELAN REVOLUTION: A CRITIQUE FROM THE LEFT, 2016, EDICION PARTICULAR, DANIEL BENVENISTE
Este es un libro de particular importancia por ser escrito desde la perspectiva de la izquierda por un psicólogo clínico estadounidense, quien no solo conoce a fondo a Venezuela sino que la ama. Su análisis de la cultura nacional y de los venezolanos como pueblo es fascinante. Su rechazo al apelativo de “izquierdista” para Chávez es demoledor. El autor critica no solo la política estadounidense hacia Venezuela pero también el apoyo que alguna figuras destacadas de la izquierda estadounidense le han dado al régimen chavista.
CRUDE NATION, EDITORIAL UNIVERSITY OF NEBRASKA, 2016, RAUL GALLEGOS
Este es uno de los análisis más incisivos que he leído sobre la transformación de Venezuela en un manicomio, debido a la corrupción e ineficiencia del chavismo, un país que es simultáneamente el más barato y el más caro del mundo, dependiendo de si lo que usted tiene en el bolsillo es moneda extranjera, en cuyo caso puede vivir de manera opulenta gastando poco o morirse de mengua  o moneda venezolana, lo cual lo condena a morir de mengua y de hambre. El libro cubre mucho terreno pero este es el más importante para el lector.
VENEZUELA ENERGÉTICA, EDITORIAL LA HOJA DEL NORTE, 2017, LEOPOLDO LÓPEZ Y GUSTAVO BAQUERO
Un libro sumamente importante, con el añadido atractivo de un prólogo de Moisés Naím. El libro contiene propuestas para la futura administración de lo que queda de industria petrolera en Venezuela y debe ser objeto de amplia lectura y reflexión. Hasta ahora no ha recibido la atención que merece, lo cual es un reflejo de la apatía venezolana de estos años.
AUGE Y CAIDA DE UN PETROESTADO: LA HISTORIA PETROLERA EN VENEZUELA, EDICION PARTICULAR, 2018, ERNESTO FRONJOSA LASALLE
Este es un libro que será fundamental fuente de referencia para quienes quieran profundizar en la historia de los aciertos y fracasos de nuestra industria petrolera. Escrito con un sentido altamente didáctico y con un gran esfuerzo de objetividad en sus juicios. Pienso reseñarlo en detalle por su particular importancia.  
COCAÍNA EN MIRAFLORES, EDICIÓN PARTICULAR, 2018, MAIBORT PETIT
Un libro bellamente impreso, en un formato poco usual, de fácil lectura. Describe con lujo de detalles, en ocasiones repetitivos, la saga (no zaga, página 163) de los narco-sobrinos Flores, sentenciados en Nueva York a 216 meses de prisión, sin beneficios,  por sus comprobados intentos de traficar con cocaína en territorio estadounidense. La descripción de la autora es exhaustiva, en ocasiones confusa porque el caso lo es. Una obra quizás única en la literatura investigativa venezolana, la cual revela el entramado de corrupción que existe a los más altos niveles del narco-régimen chavista-madurista  
VENEZUELA 1981-2015, UNA MEMORIA CIUDADANA, EDICIÓN PARTICULAR, 2018, GUSTAVO CORONEL
Mi más reciente y quinto libro, en el cual narro mis vivencias como funcionario internacional, petrolero y en empresas del sector público venezolano, a in de que ellas puedan servir para quienes vendrán después. Hago énfasis especial en la corrupción imperante en el sector petrolero venezolano desde 1999 en adelante y nombro nombres y apellidos de los corruptos, a fin de que puedan ser enjuiciados por los gobiernos democráticos del futuro.
Por supuesto, hay muchos más libros dignos de ser leídos sobre esta etapa, pero estos son los que han llegado a mis manos. En adición, debemos tener en cuenta los libros de Allan Brewer Carías sobre la evolución e involución de la constitucionalidad en Venezuela y el tema de los derechos humanos, ver:  http://allanbrewercarias.com/categoria-de-biblioteca/libros/libros-compilador-editor-coordinador-y-revistas-dirigidas/ .
Es lamentable que nuestros compatriotas mayoritariamente sientan poca inclinación a escribir sobre sus vivencias y experiencias, lo cual – de llevarse a cabo -  constituiría – en mi opinión – una de las bases del progreso social. Cada testimonio personal es el ladrillo que nos sirve para construir el edificio de una nación. Si hay pocos ladrillos el edificio será pequeño y menguado. La tradición escrita en países como los Estados Unidos es clave como explicación del grado de progreso que esta bendita nación ha alcanzado. Nosotros nos cuidamos mucho de no “ofender”, de cuidar “amistades”, de lo que nos puede ocurrir mañana si hablamos de algo o de alguien. El título de las memorias de Pablo Neruda: “Confieso que he vivido”,  me parece muy apto como explicación de nuestro derecho, especialmente de nuestro deber ciudadano, de transmitir nuestras experiencias a la posteridad, de contarnos, de no pasar agachados por la vida. Todos tenemos una historia que contar. Que en una perspectiva cósmica ello sea un acto insignificante no le resta importancia. Al contrario, representa un acto de desafío, de orgullo humano frente a lo aparentemente insensato de nuestra presencia en el universo.

miércoles, 11 de julio de 2018

Rafael Ramírez le cae a dentelladas a Ali Rodríguez Araque



El pasado domingo en APORREA, ver: https://www.aporrea.org/actualidad/a266049.html , Rafael Ramírez le cayó a dentelladas a quien fuera su protector, Ali Rodríguez Araque, quien es “presidente honorario” de la cloaca petrolera que es hoy PDVSA. La pelea a cuchillo que existe hoy entre Ramírez Carreño y Maduro y la ambición de Ramírez de ser presidente de Venezuela, después de haber arruinado a PDVSA, lo ha llevado a deslindarse de quien fuera su mentor por mucho tiempo.
 Ramírez comienza su ataque diciendo: “el autoritarismo  cabalga sobre las debilidades de los miles de "Faustos", que le son necesarios para lograr su control político y social, su poder”.  Se refiere Ramírez a “Fausto”, nombre de guerrillero de Rodríguez Araque, relacionándolo con el Diablo. Haciendo uso de un estilo melodramático y cursilón, posiblemente de un plumario a sueldo, Ramírez agrega: “Cada uno tendrá que rendirle cuenta, allá donde esté, al Comandante Chávez: en el Cuartel de la Montaña, en los ojos inocentes de un niño, en el grito desesperado de una madre, en la impotencia y rabia de un padre, en la frustración y decepción de un joven, o en las ruinas de lo que pudo ser”. Sus preguntas están dirigidas a Fausto: ¿Por qué callaste cuando el madurismo comenzó a perseguir y entregar a los revolucionarios, a los de Chávez, a su obra, sus instituciones, sus logros, su pueblo?; ¿por qué permitiste que destruyeran y entregaran a PDVSA, la Faja Petrolífera del Orinoco? ¿Por qué entregaron el petróleo, el Arco Minero? ¿No te dolía ver sufrir al pueblo, cómo lo asesinaban en las calles, cómo padeció de hambre, enfermedades, solo, indefenso, chantajeado, desconcertado, cómo volvió a sus guetos de miseria y desesperanza, cómo abandonaban el sueño de Chávez, entre las ruinas de su proyecto, cómo dejaban su país por cientos de miles para ir hacia la nada? Si tú sabías todo esto, si fuiste de Chávez, ¿Por qué no hiciste nada?
Y termina: “Será sólo una parte del infierno de "Fausto", haberle fallado a su Pueblo, al Comandante Chávez, ver sufrir al pueblo en un país en ruinas”.
La larga agonía de la PDVSA chavista-madurista está terminando con el enfrentamiento entre quienes la llevaron a la muerte. Ali Rodríguez inició la prostitución del organismo al acceder a convertirlo en una empresa “social”, olvidando su misión fundamental de producir y vender petróleo de manera eficiente y transparente. Esta traición de Rodríguez Araque fue seguida y reforzada por Ramírez Carreño, quien puo a PDVSA a trabajar exclusivamente para apoyar los planes políticos personales de Hugo Chávez. Esta fue la etapa de la “PDVSA goja, gojita”, en la cual se vieron los contratos más corruptos dados por la Directiva de Ramírez (también ministro) a gente que compartía los sobreprecios con ellos. Los contratos con los bolichicos, con PetroSaudí y sus gabarras inservibles, el contrato de la gabarra Aban Pearl, los tanqueros  que nunca se construyeron, los equipos de perforación fantasmas, las participaciones poco ortodoxas en los negocios de PDVSA por parte  del primo Diego Salazar Carreño y de tíos y hermanos de Ramírez se han ido descubriendo progresivamente.
Sin embargo, Ramírez está en una intensa campaña, ayudado por  asesores de “imagen”, para convertirse en un mártir de Maduro y Rodríguez Araque. La tarea se le ha facilitado porque la nueva PDVSA de Quevedo es tan corrupta como la de Ramírez pero aún más ineficiente. Basta mencionar que la manera como Quevedo pretende aumentar la producción petrolera es con la labor de los obreros al mando de Wils Rangel, un esfuerzo que es acompañado por misas a las cuales asiste con su esposa (también enchufada en PDVSA)  para pedirle a Dios ayuda para producir más, un insulto a los verdaderos creyentes.
Mientras este indigno sainete se lleva a cabo PDVSA se viene abajo. Ya está llegando al millón de barriles diarios de producción, nivel en el cual su capacidad de exportación prácticamente desaparecerá, ya que los compromisos con China por deuda y con el suministro al Mercado Interno requerirían toda o casi toda la producción.
Por eso es urgente la intervención extranjera en Venezuela, así como la rebelión interna en contra del narco- régimen. Venezuela es una frágil mujer  molida a golpes por una pandilla de borrachos civiles y militares. La paliza es observada por los familiares de la mujer y por los vecinos, asombrados del espectáculo, pero sin que haya acción directa  alguna de ellos para impedirlo. A lo sumo, algunos vecinos han dicho que los miembros de la pandilla agresora no serán ya bienvenidos en sus casas. Otros, como el nuevo vecino Mexicano acaba de decir que “eso no es problema de él”.
 Mientras tanto, quien fuera una bella y lozana mujer se encuentra al borde de la muerte.

martes, 10 de julio de 2018

FUERZA ARMADA DE VENEZUELA: UNA INSTITUCIÓN DESPRECIABLE


RESCATADOS TODOS LOS NIÑOS Y SU ENTRENADOR DE LA CUEVA DE TAILANDIA: GRACIAS AL CIELO!

La razón fundamental de mi desprecio por la Fuerza Armada de Venezuela está basada en su naturaleza parasitaria y violatoria de su misión institucional, la cual ha existido en mayor o menor grado durante la historia de nuestro país, adquiriendo una dimensión monstruosa en los años de gobierno de Hugo Chávez Frías y Nicolás Maduro. Como ciudadano he sido testigo de actuaciones indecorosas de la Fuerza Armada: durante la llamada revolución de Octubre, en 1945; durante el derrocamiento de Rómulo Gallegos en 1948; durante la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez en 1950-1958; en los momentos en los cuales la barragana de Jaime Lusinchi se vestía de uniforme y ponía y quitaba generales de sus posiciones y los militares le rendían pleitesía.  En todos estos hitos históricos vi  la Fuerza Armada como una institución dañina, cortesana, llena de gente mediocre (con honrosas y hasta brillantes excepciones). Siempre pensé que su relación costo/beneficio era extremadamente negativa y que el país estaba pagando un alto precio por tener una Fuerza Armada que representaba un factor  amenazante para la democracia, cuyos miembros disfrutaban de privilegios nacidos del deseo de los gobiernos civiles de mantenerlos “contentos”.
Lo que ha sucedido desde que Hugo Chávez Frías llegó al poder ha sido exponencialmente peor. Hugo Chávez Frías siguió el consejo de su ideólogo anti-semita, Norberto Ceresole y de sus tutores cubanos para establecer en Venezuela una llamada “alianza cívico-militar” que ha generado una dictadura militar ineficiente, corrupta, vulgar y descarada. Desde el inicio de su mandato, Chávez Frías habló de una “revolución pacífica pero aaaaarmada”. Cada ministro de la defensa nombrado por él fue más y más arrastrado en su apoyo al sátrapa y menos y menos institucionalista. Ninguno de esos ministros  se salva de los peores calificativos por  su actitud complaciente ante el sátrapa y su divorcio de su misión institucional.
Estos ministros y esta Fuerza Armada se fueron pudriendo moralmente a medida que el dinero petrolero comenzó a inundar los bolsillos del mal llamado ALTO MANDO MILITAR. Centenares de militares activos fueron designados para ocupar posiciones de poder político, desde las cuales comenzaron a actuar con entera impunidad para beneficiarse a título personal y a costa del país, sin temor alguno a la censura o al castigo pues quien los nombraba era el sátrapa Chávez Frías, primero, o el iletrado Maduro después.  
El pasado 7 de Julio, Remigio Ceballos, el Comandante del Comando Estratégico Operacional, la CEOFAN,  el cual es el máximo órgano de planificación, programación, dirección, ejecución y control estratégico operacional conjunto de la Fuerza Armada Nacional llegó al extremo denigrante de llamar a Venezuela “la patria de Chávez” y pidió “hacer irreversible la revolución bolivariana”. Finalizó su indigno discurso, violatorio de su juramento de lealtad a la Constitución, diciendo: ““Sepan bien todas las naciones del mundo… que nosotros los venezolanos no aceptamos injerencia extranjera ni oligarquías, vengan de donde vengan”.  Ver: http://www.noticierodigital.com/2018/07/almirante-ceballos-ichazo-quieren-invadir-la-patria-chavez/ Este párrafo es cínico, en boca de un militar que se ha subordinado a Cuba, donde impera una similar oligarquía militar y corrupta a la que ellos tutelan en Venezuela.  Si no existieran otros ejemplos de entrega y de traición, este ejemplo de Ceballos sería más que suficiente para definir a la Fuerza Armada venezolana como despreciable.
Pero ese no es el único ejemplo. Los militares ascendidos, unos 16000, firmaron su lealtad a Maduro y López Padrino ha sido confirmado como ministro de la Defensa por “su lealtad al gobierno”. 
La Fuerza Armada venezolana está manejada por oficiales indignos y configura una institución despreciable. Si fuera posible, Venezuela hará bien en eliminarla a la brevedad posible, como se extirpa un cáncer de la peor especie. Por lo que a mi concierne, jamás le daré la mano a un militar activo hoy y los rechazaré en cualquier sitio donde me los encuentre, porque representan lo peor de nuestro gentilicio.  

sábado, 7 de julio de 2018

La pudrición militar venezolana, UNASUR y otras miserias



LA PUDRICIÓN MILITAR Y LA NECESIDAD DE ACTUAR
Hablé ayer con un gran amigo mío quien está en Caracas, en pleno temporal del caos chavista-madurista. Comentando las privaciones que sufren los venezolanos por la ignorancia y corrupción de Maduro y su narco-régimen, me decía que una amiga de él se ha jubilado después de 30 años de servicios y su jubilación asciende a Bs. 30 millones, es decir, algo así como $10 . Añade mi amigo que los últimos aumentos para los militares venezolanos han colocado a los cabos del ejército, de esos que pasan su tiempo lustrando botas de generales, a ganar más dinero que la rectora de la Universidad Central de Venezuela. Yo le comento que los créditos dados a los miembros de la Fuerza Armada venezolana por ese coprolito llamado Maduro exceden en monto al presupuesto del país. Esto, sencillamente, no puede ser.
Yo le digo a mi amigo que cada día siento, más y más, la necesidad de protestar de una manera tal que no deje lugar a dudas. Me provoca entrarle a huevos podridos a los representantes del régimen de Maduro en Washington porque ya me resulta insuficiente escribir. Hay que actuar. De alguna manera debemos hacerle saber a estos hampones que los venezolanos no los queremos ni nos resignamos a tenerlos en el poder. La ironía es que quien lanza el huevo podrido al podrido embajador sería llevado a la cárcel. Bueno, quizás valga la pena.
UNASUR
 Resulta que UNASUR, esa cueva indigna creada por Chávez con el dinero nuestro, la cual sirvió para enriquecer a burócratas de los países de la región, comenzando por el narco ex-presidente Colombiano Ernesto Samper, está quebrada. ¿Por qué está quebrada? Porque se murió el sátrapa que le daba dinero a manos llenas. Por qué sus líderes eran unos hampones, comenzando por Néstor Kirchner, luego Ali Rodríguez Araque, finalmente Samper. Ya nadie quiso seguir manejando esa podredumbre. Ahora, cuando el dinero de Maduro se terminó, la organización está quebrada y Ecuador reclama el edificio, un suntuoso mamotreto que servirá de recordatorio a los pobres de América del despilfarro que allí ocurrió.  ¿Hasta cuando la ignorancia y la cobardía seguirán imperando en nuestra región, permitiendo que unos pocos hampones se apoderen de los recursos que deben ir a las mayorías de manera planificada y eficiente?
MADURO Y CUBA
Maduro acaba de decir que una deuda que Cuba tiene con Venezuela por $1800 millones será condonada “porque Venezuela le debe mucho más que eso  a Cuba”. En un país destruido, con habitantes que mueren de hambre y por falta de medicinas, esta prodigalidad del chofer del Metro es un claro caso de traición. Este hombre merece la pena máxima que el pueblo venezolano piense que debe dársele. La Venezuela de Chávez y Maduro le ha transferido a Cuba desde 2003 alrededor de $50.000 millones de dinero de los venezolanos. Este acto de traición tiene que ser castigado. Ya Chávez murió y no vivimos ya en la Inglaterra de Carlos II, quien ordenó desenterrar los restos de Cromwell para exponerlos en la picota en Londres. Pero nos queda Maduro y su entorno, a fin de hacer justicia ejemplarizante.
Miseria. Urgencia de Justicia. Si no hay un urgente cambio político y justicia en Venezuela el país pasará las próximas décadas chapoteando en el pantano de la mediocridad.

jueves, 5 de julio de 2018

El día que se apagó el último bombillo



208 años después de la declaración de su independencia se apagó el último bombillo en Venezuela. La Brigada Humanitaria enviada por las Naciones Unidas encontró numerosas señales de destrucción. La basura se había acumulado en las calles de ciudades y pueblos formando colinas malolientes. Las paredes de las casas y edificios estaban llenas de grafiti, algunos de propaganda al régimen, con las caras “heroicas” de Chávez y del Che Guevara, otros con duras frases de protesta. Camiones que habían servido para transportar gente como animales se encontraban abandonados en las avenidas, debido a la carencia de suministro de gasolina o diésel. Las estaciones de servicio que solían dar la gasolina gratis a los venezolanos habían cesado de operar por falta de electricidad y de combustible.


 Las ciudades habían adquirido una fisonomía de abandono total. La gente que aún no había emigrado o, más precisamente, fugado hacia las fronteras del país, se concentraba en las plazas donde la brigada humanitaria de la ONU repartía alimentos. Muchas de las comunicaciones y vías en el país estaban cerradas. Por ejemplo, Paraguaná se había aislado del resto del país por tierra, ya que los médanos habían cerrado la garganta que la comunicaba con Coro. Venezuela, finalmente, se había paralizado por completo. Grandes zonas del país estaban a oscuras, las bandas armadas controlaban muchos sectores de Venezuela y la falta de agua potable, la cual había comenzado por la provincia, ya se había extendido hacia las grandes ciudades y llegado a Caracas, llevando a la población a usar pimpinas y vasijas decimonónicas para llevar agua a las casas.
El colapso venezolano había sido un proceso de 20 años que, al principio, había sido confundido por muchos con un ascenso. El torrente de dinero petrolero que entró al país le había dado al sátrapa en el poder un saco lleno de dinero para repartirlo a manos llenas, no solo a los pobres del país sino a los amigos de países vecinos y hasta lejanos. Eso sí, a cambio de que se le diera lealtad. De esa manera comenzó a comprar la conciencia y, finalmente, el alma de muchos venezolanos y de un grupo de adulantes internacionales.  Pero el dinero repartido es como la insulina para los diabéticos, mientras se da la gente está bien, cuando cesa de darse la gente regresa a estar enferma.
Semanas antes de que llegaran al país los miembros de la Brigada Humanitaria de la ONU  un par de muñecos de trapo parecidos a  Nicolás Maduro y a su mujer, versiones tropicales de Mussolini y Clara Petacci, habían sido colgados cabeza abajo en la entrada de la autopista hacia la Guaira por una turba enardecida. Nadie sabía dónde estaban los originales. Si es que habían logrado llegar a Cuba el gobierno de aquel país guardaba silencio, quizás mientras discurrían internamente si entregarlos o darles asilo, ahora que serían una carga indeseable.
El mundo estaba asombrado del colapso de Venezuela. Nunca país alguno había llegado a la ruina total  sin que existieran significativas rebeliones y protestas populares. La revolución francesa, iniciada por la gente común sin otras armas que los palos y las piedras, fue generada por el alto precio del pan en París y la insensibilidad de la aristocracia en él poder. Pero en Venezuela la inflación había llegado a 200.000%  y no solo el pan sino todo lo esencial se había tornado inalcanzable. No había comida, ni medicinas, ni seguridad en las calles, ni agua, ni electricidad, ni gasolina y cada día la situación era más desesperada, con un régimen en el poder que se jactaba de su incompetencia. Y todo ello pasaba ante los ojos de una población que padecía de manera infinita pero en silencio. Algunos hacían chistes sobre la caótica situación mientras se apretaban el cinturón hasta tener que abrirle nuevos huecos o mientras llegaba el día, que llegaría, de tener que comerse el cinturón.
Más trágico aún era el hecho de que el derrumbe del país fue observado por muchos venezolanos con una patológica fascinación, casi sin darse cuenta de que era a ellos que le estaba sucediendo lo que sucedía. La mente jugaba con los venezolanos y les llevaba a racionalizar el colapso.  “No estoy tan mal como Pedro”, se decía Juan. “Todavía me quedan dos cajas de mis pastillas antihipertensivas” se congratulaba Martín.  “Hay rumores de que aumentarán la harina PAN en las cajas CLAP”, decía Luis. El país y la gente se encogían un poco cada día, en un proceso implacable de deterioro que nadie protestaba porque no tenía quien los guiara en la protesta y ya nadie lo veía como una tragedia colectiva sino como un sálvese quien pueda. Un incendio espontáneo es más difícil de ocurrir que uno producido por la mano del hombre. Los fósforos marca “Líder”  se habían esencialmente agotado.   
Llegó el día en el cual se apagó el último bombillo en la última casa, del último sector, de la última ciudad. Ese día los venezolanos se vieron las caras y se preguntaron: “¿Cómo es posible que hayamos llegado a este punto?”.
La gente del gobierno había desaparecido. Los habitantes, acostumbrados a escuchar promesas consoladoras de los astutos demagogos, se enfrentaron con un total silencio oficial. Los cabecillas de la pandilla se habían evaporado, en apresurada fuga hacia sus mansiones situadas en países sin tratados de extradición con Venezuela o con USA, mientras los pandilleros menores se habían subsumido en la población, mutando con celeridad de victimarios a víctimas, transformados en sombras anónimas con la esperanza de no ser reconocidos. Dejaron de existir los Pedro Carreño, los Darío Vivas, las Iris Varela, súbitamente transformados en hombres y mujeres sin cara, confundidos entre la gran masa que ahora dependía de la ayuda de la brigada humanitaria. Por su parte los Ramírez Carreño, Merentes, Cabello, López Padrino y los 600 bolichicos y militares saqueadores del país se habían refugiado en sus cuevas situadas en Mónaco o en las riberas del Lago di Como, rodeados de vinos de Borgoña o Burdeos y de guardaespaldas
El Jefe de la Brigada Humanitaria recibía los aterradores informes que le llegaban del terreno.  El problema fundamental de los venezolanos, decían esos informes, no es  tanto que carezcan de todo lo necesario para subsistir físicamente, porque eso lo podemos remediar nosotros en un tiempo relativamente corto. Es el vacío espiritual, el desánimo, la actitud fatalista de quien se sabe derrotado. Es la postura robótica de quienes creyeron en el paraíso chavista y ahora se sienten traicionados, sin padre.  Es la carencia de voluntad que les impedirá a muchos ponerse de pie.
Aunque no era sociólogo ni politólogo el funcionario de la ONU comprendía que sería mucho más difícil recuperar el alma de la gente que las pérdidas materiales. No será fácil lograr la recuperación de la  dignidad de quienes quien han tenido que dejarla de lado para sobrevivir. Para lograr esto, pensó, se requiere que la misma gente reaccione, que se decida a crecer como ciudadanos, que arroje de sus almas la creencia en falsos mesías y en promesas “mágicas”.
Eso solo puede venir, intuía el funcionario, de un esfuerzo gigantesco y perseverante de educación ciudadana y de dos generaciones de líderes honestos.  


miércoles, 4 de julio de 2018

Un escrito del Padre Luis Ugalde S.J.

**** Ya mi libro puede adquirirse en Amazon y puede leerse en pantalla en mi website: http://armasdecoronel.com/portfolio/una-memoria-ciudadana/  


El Padre Luis Ugalde S.J. es hoy en Venezuela uno de los pilares de la resistencia ciudadana en contra de la bochornosa dictadura chavo-madurista. Es un símbolo de dignidad en un país donde el liderazgo político tradicional luce difuminado, indeciso, silenciado. Ugalde habla como sacerdote, si, pero fundamentalmente como ciudadano que dice lo que debe decirse a pesar de los riesgos que corre. Yo admiro su postura. Este es su escrito más reciente, el cual deseo compartir con los lectores de este blog. Resuena como resonó en México el grito de Dolores, del Padre Hidalgo:
                                                             ¡NO MATARÁS!
                                                                 Luis Ugalde
Este mandamiento tan central y universal es violado en Venezuela no solo por los que disparan sino por los que imponen el actual sistema de muerte y quieren perpetuarlo. Ningún Caín (religioso o no) puede silenciar a su conciencia que le reclama por haber matado a su hermano. Como diría el ilustre Juan Germán Roscio, estamos obligados a escoger entre la libertad y el despotismo. Eso fue el 5 de julio civil: Independencia para que la vida y política de los venezolanos no la decidan en Madrid (ni hoy en Cuba), monarcas o dictadores. Como dice el Acta de la Independencia, los Borbones “quedaron inhábiles e incapaces de gobernar a un pueblo libre, a quien entregaron como un rebaño de esclavos”. ¡Cómo se repiten los tiempos!
Al mismo tiempo en la humanidad es casi infinita la capacidad ideológica de justificar la muerte de millones de personas como medio necesario y bueno para lograr lo que consideran el bien y la vida: discriminaciones sociales que condenan a la miseria a gran parte de la población; sistemas esclavistas que legitiman la compra venta de los humanos reducidos a meros instrumentos; guerras “santas” que invitan a matar en nombre de su dios; revoluciones que eliminan a los oponentes de su iluso paraíso terrenal de libertad, igualdad y fraternidad. O esta “revolución” donde millones y millones que malviven y quieren cambio, se vuelven “contra revolucionarios” sin derecho a la vida.
Hoy en Venezuela se usa el Estado y su Fuerza Armada para imponer la continuación de este modelo y régimen político, su gobierno y presidente, para ahondar la tragedia. Los cambios de ministros y los anuncios de “nuevas” políticas, son palabras vacías y lo serán mientras domine una cúpula militar y civil aferrada al poder y a su botín. Cínicamente repiten que todo va bien con algún inconveniente debido a la “guerra económica” de los enemigos que nos quieren arrebatar este paraíso revolucionario. Pero todos (empezando por Maduro, sus ministros y generales) sabemos que vivimos en un ilegítimo régimen de muerte, que cuanto más dure más se agravará. En esta tragedia en la conciencia de cada venezolano resuena el grito ¡NO MATARÁS!; este grito interpela al Ministro de la Defensa o al Director del SEBIN, pero también a los responsables del Banco Central, de la política económica y la hiperinflación, al Ministro de Sanidad y a quienes impiden que en Venezuela florezcan miles y miles de empresas prósperas con garantías jurídicas, estímulos a la inversión, generación de trabajo digno y bien remunerado (frente al salario mínimo integral de 2 dólares al mes). Todo el sistema educativo, con más de medio millón de educadores y diez millones de educandos, se debate entre la muerte y la vida. Agonizan las instituciones universitarias, los liceos, las escuelas y con ellos los maestros, los niños y los jóvenes. Por eso vemos muchedumbres huyen despavoridos de esta muerte
omnipresente hacia las fronteras para dar el salto mortal al otro lado, sin garantías de nada.
Interpelado por el NO MATARÁS, nadie puede decir que eso no es con él. El sacerdote no se puede escudar en el altar para dejar que continúe avanzando la muerte. Mucho menos el político. Callarse es violar sistemáticamente el pacto social que nos compromete a todos como ciudadanos a construir juntos una República donde haya vida. Resulta cínico celebrar el 5 de julio como día de la Independencia con retórica “revolucionaria” y desfile de armas. La Constitución ha sido secuestrada y usurpada por la Constituyente dictatorial, que se autoproclama superior a toda institución y persona; con lo cual el bien común de la democracia se convierte en el mal común impuesto por la tiranía. Venezuela no puede pensar en recuperar su economía, sus niveles de vida y de convivencia, sus ingresos, su política democrática… si no nos movilizamos como inmenso río humano de conciencias que se activan y convergen estimuladas por el aguijón de NO MATARÁS. Esa es la fiesta nacional del 5 de julio para independizarnos de todo despotismo.
No hay moral ni ética que pueda renacer fuera de esta actitud radical en defensa de la vida, y la política y la economía no son separables de esta conciencia. Por eso todo el variado liderazgo espiritual del país y la ciudadanía entera, deben movilizarse con conciencia decidida al cambio económico, social y político.
Ese mismo renacer de la conciencia nos debe llevar a la apertura a los “otros”, a quienes creyeron que esta “revolución” era el verdadero camino para que en Venezuela los pobres tuvieran un puesto central y reinara la vida y la esperanza en millones de excluidos. Esa promesa ha sido desmentida trágicamente por los hechos. Ni desde el gobierno, ni desde la oposición podemos ser sordos a la voz de Dios que nos dice NO MATARÁS y AMA AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO.
Caracas, martes 3 de julio de 2018

martes, 3 de julio de 2018

CARTA A JOSE RODRIGUEZ ZAPATERO



Sr. Rodríguez Zapatero:
La historia política venezolana de este siglo ya incluye varios macabros protagonistas de apellido Rodríguez: Jorge, Delcy, Isaías y usted. La entrevista que “CLARÍN” le ha hecho en Argentina es una clara muestra de lo dañino que usted ha sido para la causa de la democracia y de la libertad en Venezuela. El autor de esa entrevista, Daniel Vittar, la clasifica apropiadamente bajo el rubro de ética y política, dos términos que usted hace grandes esfuerzos por separar
La entrevista lleva como título una cita suya: “Hay gente que complota, que quiere derribar a Maduro como sea”. Para usted el deseo genuino de los venezolanos de expulsar al dictador del poder es un complot, no el deseo genuino de un pueblo con ansias de libertad. Ya esto le ubica a usted en el campo de quienes defienden la dictadura. Y eso lo sabíamos, pero usted lo confiesa con desvergüenza.
Cuando le preguntan: ¿Por qué tanta insistencia en una mediación que fracasa una y otra vez? Usted responde: Por una razón evidente, y es intentar conservar la paz en un país que tiene un conflicto larvado desde hace casi 20 años. Es una sociedad donde hay dos visiones absolutamente contrapuestas de la historia, de lo que es el país.
Al decir esto usted pretende establecer una equivalencia moral entre una democracia y una dictadura, lo cual es inaceptable. Ello no puede atribuirse, en su caso, a simple ignorancia. Sus 33 viajes a Venezuela (¿pagados por quién?)  tienen que haberlo ilustrado sobre la situación de miseria que impera en el país, sobre la manera autocrática y abusadora que los regímenes de Chávez y Maduro han utilizado para mantener al pueblo venezolano carente de democracia, libertad, comida y medicinas. Por supuesto que hay dos visiones contrapuestas de país en Venezuela: una, dictatorial, represora y corrupta, que usted defiende y la otra, perseguida pero con anhelos de libertad, que es a la que usted se opone.
Le preguntan: Usted inició la mediación con prestigio, pero luego se vio opacado por su defensa del gobierno de Maduro. Como dirigente socialista, ¿por qué defiende un régimen que reprimió y mató más de 130 jóvenes en las calles, sólo el año pasado? Y usted responde: (Sonríe, irónico) Yo he ido 33 veces, conozco la sociedad venezolana. Conozco los actores, lo que pasa. Lo que se dice que pasa, y lo que no pasa. El viento de la opinión, el viento fácil de la opinión es considerar a Venezuela un estado fallido, y querer provocar una caída del gobierno. ¿Suena bien? Sí, suena bien. Cosecha aplausos de todos los poderes establecidos. Insisto, lo he vivido muchas veces. ¿Y luego qué? Luego la guerra.
Esta respuesta no deja duda alguna de qué lado se ha colocado usted. Pretende usted erigirse en el único observador de la situación venezolana que sabe, realmente, lo que ha sucedido en el país. El caso venezolano ha sido visto por el mundo entero, lo cual hace necia su pretensión. Peor aún, lo coloca  a usted en la posición de mentir con descaro, ante los ojos de millones de personas que saben bien lo que ha sucedido en Venezuela. Usted dice conocer a la sociedad venezolana. Como sus amigos son del régimen, es preciso pensar que lo que usted conoce es el componente gansteril  de la sociedad venezolana. Con infinita audacia objeta usted que se defina al régimen venezolano como un estado fallido a fin de provocar la caída del gobierno. ¿Es que la evidencia que existe ante sus ojos no le muestra a usted la naturaleza fallida de un régimen que reprime libertades, aprisiona a opositores, provoca el éxodo de millones de habitantes, somete al pueblo al hambre y a la indefensión, ha quebrado financieramente las empresas públicas y ha visto todos sus miembros de alto nivel indiciados de criminales y ladrones por los países civilizados del mundo? ¿Dónde están su decencia y su honestidad? Negar que este régimen de Maduro sea un estado forajido y fallido es admitir  complicidad y confirmar su condición mercenaria.
El periodista insiste: “Yo también estuve, cubriendo las manifestaciones, y puedo decirle que hubo represión. A ello usted responde: “Pero usted sabe que hubo policías procesados. Yo también vi cómo se quemaron vivos a tres chavales, a tres chicos. ¡¡Quemados vivos!! Es una sociedad que está al límite. En ese momento se estuvo a punto de que el conflicto desbordara, y en lugar de tener 100 muertos hubiésemos tenido miles. Y eso puede pasar en cualquier momento. En la hipótesis de que todas las críticas que le hacen a Maduro algunos gobiernos o algunos periodistas fueran ciertas, la respuesta no es, ni tampoco es lo que corresponde, aplicar sanciones, aislarlo, presionarlo y llevarlo a un bloqueo financiero más intenso que el que tuvo Cuba. Eso lo termina pagando toda la gente, con una economía como ya está de difícil. Esto es el fondo del problema. Hay algunos que decimos la paz, siempre; el diálogo, siempre. Intentémoslo nuevamente. Como el otro día cuando estuve con el Papa.
Esta es la respuesta de un cínico, Sr. Rodríguez Zapatero, por dos razones. La primera es que usted se permite dudar que el régimen de Maduro merezca las sanciones que se han impuesto (y muchas más). A la luz de la evidencia ello indica un sesgo favorable a Maduro que solo puede ser definido como complicidad. La segunda es que usted alega que, aun admitiendo la “hipótesis” de que hay desmanes del régimen, ellos no merecerían en su opinión las sanciones, ya que ellas son, en su criterio, “sufridas por la gente”. Por ello prefiere usted el “diálogo”.
Esta postura suya es inmoral. Si usted hubiera vivido en el período que precedió a la segunda guerra mundial, hubiera argumentado a favor del diálogo con Hitler, mientras Hitler comenzaba su destrucción de Europa, a fin de que Hitler entrara en razón. Siguiendo esta línea de pensamiento usted promueve la aceptación por parte de nuestro pueblo de  todas las humillaciones, los abusos y la degradación civil y militar, solo porque es mejor “dialogar”, un diálogo que usted mismo ha presidido anteriormente y ha constituido una farsa. Esta es una posición que merece el indignado rechazo de todo venezolano que tenga sangre en las venas y que no reciba dinero o favores del narco-régimen.
Como usted incluye al Papa en su postura en pro del diálogo, el periodista le pregunta: “¿Qué le dijo el Papa? Y usted responde: Coincidimos en el gran valor que había que poner en la vida política, en las circunstancias difíciles. Buscar la persuasión y no la presión. Ayudar a Venezuela. Por querer acabar con un gobierno que no te guste, podéis acabar con un país. Este es el problema”.
Es cierto que la postura del Papa ante la tragedia venezolana es bastante ambigua  y es vista con ojos muy críticos por muchos venezolanos. Usted dice conocer a fondo la sociedad venezolana pero llama en su auxilio al Papa, quien no conoce la sociedad venezolana como la conoce la Conferencia Episcopal Venezolana, la cual difiere significativamente del Papa en su postura frente a la dictadura.
Regresando a usted, nadie en su sano juicio puede creer que se trate, como usted dice, de acabar con un gobierno porque “no nos guste”. Decir esto es un insulto a los venezolanos. Queremos un cambio de gobierno porque este gobierno ha arruinado al país, ha empobrecido material y espiritualmente a los venezolanos, ha prostituido las instituciones y ha creado una legión de aduladores y pistoleros a sueldo para que lo defiendan en el campo internacional.  Un régimen que viole todos los principios y valores éticos que deben sustentar una sociedad digna es un cáncer que debe ser extirpado.
Cuando el periodista le dice: “hay situaciones graves en Venezuela, que usted no cuestiona, como la concentración del poder y el hecho de haber despojado al Parlamento de su función porque estaba en manos de la oposición”, usted responde: “Pero también deberíamos preguntarnos qué ha pasado con la oposición, y qué está pasando. Hay un problema de fondo…... Por qué no eligieron un candidato para estas elecciones. Es una pena porque si en estas elecciones hubiesen ido unidos, presentando un candidato, podrían perfectamente haber ganado, como pasó en el 2015”.
Repito que este es un lenguaje inaceptable por parte de alguien que ha desempeñado altas posiciones de liderazgo en un país civilizado. Desconocer y criticar la razón por la cual los venezolanos rechazaron las recientes “elecciones” es revelar una naturaleza insensible a la democracia y a la ética política. Se trata, Sr. Rodríguez Zapatero, de que las elecciones fueron convocadas por una Asamblea ilegítima, fueron convocadas en violación de las leyes venezolanas, líderes opositores fueron inhabilitados, el ventajismo oficial fue avasallante y el Consejo Nacional Electoral en funciones era ilegítimo e integrado por venezolanas corruptas ¿Le parece que no es suficiente? La región latinoamericana y la Unión Europea se manifestaron en firme posición de rechazo a esa farsa. Quienes validaron esa payasada por parte de la oposición, Falcón y su grupo, hoy están catalogados de colaboracionistas.
Continúa usted justificando la actitud dictatorial de Chávez refiriéndose a la rebelión popular de Abril 2002. Léase usted el libro: “El Silencio y el Escorpión”, de Brian Nelson, autor que originalmente tenía una postura pro-Chávez y tuvo que cambiarla. Allí encontrará una narración objetiva y detallada de los hechos.  Argumenta usted: “. El chavismo ha sido una ideología dominante, porque ha extendido su ideología por muchos países de Latinoamérica, y cree que sufre una ofensiva desde hace años para derrocar lo que significa la llamada revolución chavista. El chavismo existe, no hay que ir 33 veces a Venezuela, ni ser muy inteligente para entenderlo. Se sabe que socialmente es una realidad. Serán 5 millones, 7 millones (los chavistas), no sé. Y la oposición existe, obviamente”.
Un líder democrático no hablaría del chavismo como una ideología dominante, como lo hace usted. Hablaría del chavismo como un intento de destruir la democracia, como un caso más de caudillismo corrupto, a lo Velasco Alvarado, Trujillo, Raúl Castro, Ortega, Somoza o Pinochet. El pueblo venezolano apoyó a Chávez, de manera circunstancial, por su prodigalidad, por sus limosnas y favores populistas que exigían, como contraprestación, lealtad política. Esa es la forma más abominable de chantaje. Que usted la valide demuestra su ínfima condición democrática. 
Dice usted: “Lo más importante que he aprendido en mi vida es que un buen demócrata no presume, construye la democracia. Que un buen demócrata ayuda a una situación difícil, no la dinamita”.
Permítame preguntarle: ¿contribuyó el golpe de Hugo Chávez en 1992 a ayudar a la democracia venezolana?  ¿Contribuyó su juramento en nombre de una “constitución agonizante” a consolidar la democracia? ¿Contribuyó  la transferencia hecha por Chávez a los Castro de unos $45000 millones en petróleo subsidiado a mejorar la situación del pueblo venezolano?  ¿Contribuyó la degradación de PDVSA a mejorar la democracia venezolana?  ¿Ha contribuido la prostitución de la Fuerza Armada chavista a consolidar nuestra democracia? ¿Quiénes, realmente han dinamitado la democracia venezolana?  Responda usted con honestidad a estas preguntas. ¿O es mucho pedir?
Dice usted: “la única alternativa en Venezuela es paz o catástrofe. Entonces, si me pregunta si se puede dialogar con el gobierno de Maduro, yo digo sí. ¿He dialogado? Sí. ¿Lo he convencido de cosas? De algunas sí y otras no.
Quien diga que las únicas alternativas para Venezuela son paz o catástrofe miente, sobre todo si se  interpreta la paz como el arrodillarse frente a un narco-régimen de ladrones e ignorantes. Para ningún  pueblo esto puede ser una alternativa digna y el político que lo recomiende es un vulgar colaboracionista. El diálogo es un intercambio deseable  entre personas u organismos que tienen diferencias de enfoque sobre un problema pero que son  honorables e intelectualmente honestas. Pero no puede haber diálogo constructivo entre gente honesta y criminales. No puede haber diálogo entre judíos y nazistas. Usted, Sr. Rodríguez Zapatero, habla más bien de negociación, de acomodos, que es a lo que parece estar acostumbrado. Y en ese tipo de intercambio la gente honesta corre el riesgo de dejar principios y valores sagrados en la mesa. Entre la paz de los sepulcros del chavismo y la catástrofe que profetiza usted o gente como Falcón, existen alternativas tales como la protesta cívica, la desobediencia civil, la huelga parcial o general, la sanción moral, el ponerse de pie como nación ante la barbarie que la oprime. Es esa alternativa la que usted debería estar apoyando, no la rendición de los buenos e indefensos ante el hamponato chavista. 
Se atreve usted a decir: “Hay que Dialogar. Parece que hay que recordar los fundamentos de la política. La política no es un método de objetivación. Que además es imposible objetivar porque cada uno tiene una visión de la vida”.
Cada quién tiene su visión de la vida, es cierto. Pero hay visiones que contribuyen al progreso colectivo y otras que destruyen las posibilidades de progreso. Usted pretende que haya equivalencia moral entre esas dos visiones, la que construye y la destruye y las considera capaces de transarse. Su postura de aceptación de las dos visiones como igualmente válidas está reñida con todo lo que se le enseña en la escuela y en el hogar a un hombre de bien.  
El periodista pregunta a Rodríguez Zapatero: ¿No serviría que Maduro dé un paso al costado, que la gente vote libremente? Y él responde: “El problema es que la gente votó a Maduro en las elecciones pasadas (en mayo pasado, donde el Presidente fue reelegido con el 67% de los votos). Claro, en estos comicios no participó la oposición. Fueron elecciones muy singulares, ¿no?
¿Y pese a no participó la oposición, usted confía y avala ese resultado electoral? “Sí. Lo más paradójico es que los que no confían no han ido a verla”.
Usted ha decidido avalar el resultado de las últimas elecciones, consideradas fraudulentas por el 85% de los venezolanos y rechazadas por  el mundo civilizado. ¿Qué puedo decirle sobre esta macabra confesión? En Venezuela tenemos un dicho popular: “Perro que come manteca mete la lengua en tapara” (tapara es la cuenca vacía de la fruta así llamada, que se utiliza como vasija). Es decir, quien tiene una mala costumbre siempre la repite.