miércoles, 14 de noviembre de 2018

Por fín! Un militar activo venezolano honesto y de coraje

Como modernos Diógenes, el filósofo que buscaba a pleno día,  lámpara en mano,  un hombre honesto, los venezolanos del siglo XXI hemos estado buscando sin éxito un militar activo honesto. Pero de repente ha aparecido uno, quien públicamente se divorció de la podrida institución armada que comparte el poder con el chavismo-madurismo. Se trata del Capitán de Corbeta Miguel Ángel León Correa, a quien saludamos con admiración. Lea aquí el documento completo del capitán de Corbeta Miguel Ángel León Correa.

Dice el Capitán León Correa: “Hace aproximadamente siete (07) meses manifesté a la superioridad mi intención de solicitar el pase a la reserva activa por propia solicitud, en virtud de mi desacuerdo con el cambio de posición institucional que tuvo la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en el Estado venezolano, donde pasamos de ser custodios y guardianes de las armas de la república para defender los derechos de todos sus ciudadanos sin excepción, para convertirnos en una especie de milicia populista dedicada única y exclusivamente a defender los intereses de una parcialidad política y una revolución que dista mucho de representar los intereses de todo el pueblo. Los altos mandos militares pareciesen haberse dejado lavar el cerebro, -en el mejor de los casos asumiendo que es involuntario-, o haber perdido la conciencia de lo que es correcto, o peor aún perdieron la dignidad y el respeto propio, dejándose comprar la conciencia con prebendas y beneficios, anteponiendo sus intereses personales y familiares por encima de los intereses de la patria”.
Es difícil ser más claro. El Capitán ha hecho lo que un hombre digno y honesto debe hacer, plantarse – como Lutero – en sus principios y valores para rechazar ser comparsa del narco-régimen que ha destruido a la Nación. Como decía José Martí: “Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres”.
Este es el caso del Capitán de Corbeta Miguel Ángel León Correa, a quien saludo con respeto desde nuestra trinchera de indignación ciudadana y de total rechazo a la coexistencia pacífica con esa podredumbre cívico-militar que ha tomado el poder para robar, asesinar y destruir. A esa gentuza les espera la justicia, a pesar de las voces entreguistas y cobardes de quienes hablan de borrón y cuenta nueva. Porque, cuando hay tanta gente sin decoro habrá siempre otros que lleven en sí el decoro de muchos hombres. Celebramos esta victoria de la integridad mientras seguimos esperando las grandes victorias de la libertad y de la democracia que vienen en camino.

domingo, 11 de noviembre de 2018

Mi evaluación del Presidente de USA, Donald Trump



                                     MI TARJETA DE EVALUACIÓN DE DONALD TRUMP
                                                                                                                                               
BAJO SU PRESIDENCIA LA ECONOMÍA HA PROSPERADO                 
HA DECLARADO SER NACIONALISTA, NO GLOBALISTA                   
NO PROMUEVE EL INTERCAMBIO COMERCIAL INTERNACIONAL                                          HA ELIMINADO LAS REGULACIONES DE PROTECCIÓN AMBIENTAL                                      NO PROMUEVE LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL                              
PROMUEVE LA COMPETENCIA INTERNACIONAL                             
FAVORECE LA PRODUCCION DE CARBON Y PETRÓLEO                   
NO FAVORECE EL DESARROLLO DE ENERGÍAS RENOVABLES              
NO CREE EN EL CALENTAMENTO GLOBAL                                                
DESEA PARAR LA INMIGRACIÓN ILEGAL CON UNA PARED               
NO SE LLEVA BIEN CON LOS LÍDERES EUROPEOS                                     
NO SE LLEVA BIEN CON LOS LÍDERES DE MEXICO Y CANADA              
SE OPONE AL REGIMEN DE MADURO EN VENEZUELA                       
SE LLEVA BIEN CON LOS LÍDERES DE RUSIA Y NORCOREA              
NO LE HA DADO PRIORIDAD A LATINOAMÉRICA                                        
NO LLEVA UNA VIDA PERSONAL PROPIA DE UN PRESIDENTE                
USA UN LENGUAJE INADECUADO PARA UN PRESIDENTE                      
MIENTE CON FRECUENCIA EN SUS DECLARACIONES                         
PRACTICA EL NEPOTISMO EN SU PRESIDENCIA                                   
NO HA SIDO TRANSPARENTE CON SUS FINANZAS PERSONALES                                    
NO SE ESFUERZA EN MANTENER AL PAIS UNIDO, ES PUGNAZ                                       
                                                                                                                    
                                                                                      

martes, 6 de noviembre de 2018

Papa Francisco: Rechace usted a Chaderton como representante de Venezuela en El Vaticano




Papa Francisco: El Sr. Roy Chaderton Matos acaba de ser nombrado embajador de Venezuela en el Vaticano. Suponemos que es potestad de esa entidad concederle o no el visto bueno a tal designación.
Aunque la acción más fiel a lo que el Vaticano representa sería desconocer de plano al gobierno forajido venezolano, supongo que ello sería demasiado pedir en un mundo en el cual la Verdad no se atreve a surgir con la necesaria luminosidad sino apenas a medias, en coexistencia con la Mentira. Por lo tanto, solo podemos aspirar a que el Vaticano haga un gesto de apoyo a la democracia, la libertad y la dignidad de los venezolanos y rechace dar el visto bueno a Roy Chaderton Matos, quien representa lo peor del gentilicio venezolano y cuya actuación pública en defensa del narco-régimen chavista-madurista ha rebasado todos los límites de la decencia.
Chaderton Matos fue un diplomático relacionado con la democracia cristiana, discípulo de Arístides Calvani, uno de sus más prestigiosos representantes. De representante diplomático de Venezuela durante los años  de democracia en  el país Chaderton Matos pasó a representar a un gobierno dictatorial, abusivo, corrupto y desastroso para el país, caracterizado por una alianza militarista y socialistoide. Como representante de ese gobierno en la Organización de Estados Americanos, OEA, Chaderton abandonó todo recato, todo pudor, lo que pudiera haber tenido de apego a la ética, para justificar los abusos y crímenes del sátrapa en el poder, Hugo Chávez frías. Despojado de su cargo durante el nuevo régimen de Nicolás Maduro, continuó impertérrito al servicio del régimen, extremando su tono que pasó de ser de simplemente adulador a ser agresivo, chabacano, de activo promotor de un conflicto armado con la vecina Colombia. Así es frecuente oírle decir lo siguiente:





Estas son expresiones indignas de un diplomático y caracterizan más bien, a un vocero indecoroso de la peor facción del narco-régimen venezolano, en búsqueda de camorra con los vecinos, de lenguaje procaz.

En televisión dijo con desenfado: "Los francotiradores apuntan a la cabeza, pero llega un momento en que una cabeza escuálida no se diferencia de una cabeza chavista, salvo en el contenido. El sonido que produce una cabeza escuálida es mucho menor, es como un chasquido, porque la bóveda craneana es hueca y pasa rápido. Pero eso se sabe después de que pasa el proyectil”.
Ese no es lenguaje propio de un diplomático, ni siquiera propio de un ser humano.
Sr. Papa Francisco: Roy Chaderton no nos representa, no puede ser aceptado en uno de los grandes centros espirituales y éticos del universo como representante de un país que sufre hoy la mayor de las tragedias, gracias a gente como él y sus compinches. Rechazarlo como embajador sería un bello gesto de su papado a favor de los millones de venezolanos quienes se encuentran hoy agobiados por la tragedia y esperan que la iglesia les dé una mano y los ayude a levantarse del foso de la pobreza y de la muerte.






lunes, 5 de noviembre de 2018

Optimizar es mucho mejor que maximizar



**** En petróleo (como en todo en la vida) es mejor optimizar que maximizar
*** Optimizar es ganar - ganar. Tratar de maximizar frecuentemente conduce al desastre (Vean la Faja del Orinoco)
Como petrolero activo desde la década de 1950 hasta la década de 1990 y, luego, como miembro del ejército petrolero de segunda línea, he mantenido una batalla  sobre lo que debería ser el objetivo fundamental de nuestra industria petrolera, postura que podría extenderse a todo lo demás en esta vida. Siempre he abogado por la optimización de los beneficios petroleros venezolanos  en contraste a la filosofía que ha prevalecido desde que tengo uso de memoria,  de tratar, a toda costa, de “maximizar” estos beneficios. La obtención del máximo beneficio se constituyó desde temprano en el ingrediente fundamental de lo que se llamó una postura nacionalista en torno al petróleo. No solo que se estableció la consigna de que el petróleo era solo  nuestro, no solo debíamos estar alertas a los intentos de despojo de nuestra riqueza que trataban de hacernos los países imperialistas (USA, etc.). No solo debíamos aprovechar cualquiera oportunidad para exprimir a los consumidores sino que, en nombre de la soberanía y de la independencia nacional, debíamos cambiar las reglas del juego con los socios extranjeros cada vez que ello fuese posible y oportuno para la maximización de nuestros beneficios.
Los gobiernos venezolanos, cada cual más “nacionalista” que el anterior, han asumido la relación entre los dueños del recurso y las empresas productoras internacionales como una permanente pugna en la cual, si no somos martillo seremos yunque, si no pegamos antes nos pegarán. La consigna fundamental de los gobiernos venezolanos de la época democrática hasta los de la etapa narco-dictatorial de Chávez y Maduro ha sido la Defensa de los Precios del Petróleo, término que adquirió características de dogma desde la llegada de Acción Democrática al poder y se convirtió en parte de la religión nacionalista que se creó en torno al petróleo. Al hablar de defender los precios siempre se entendió como maximizarlos, rara vez de optimizarlos.
Mientras esta era la tendencia a nivel político la PDVSA meritocracia actuó a nivel corporativo de la manera correcta, empleando con sus clientes internacionales el sistema de contratos de suministro a largo plazo,  en preferencia a la venta de cargamentos SPOT, a fin de obtener óptimos beneficios a mediano y largo plazo en lugar de especular con el precio del producto en el corto plazo, aprovechando coyunturas de particular escasez o de conmoción internacional. Esta fue una sensata política empresarial de la industria nacionalizada, la cual chocó con la tendencia del sector político de maximizar en el hoy, sin pensar en las consecuencias para el mañana. Esta tendencia a tratar de maximizar, a ser “vivos”,  se desbordó – con resultados trágicos  para el país  - a la llegada de Chávez al poder., llevando a la modificación unilateral  de convenios de producción en la Faja y a la celebración de politizados contratos de endeudamiento y pago con petróleo con países como Rusia y China, los cuales prestaron millones de dólares a Chávez y a Maduro para fines políticos no reproductivos.  
En el fondo de esta política de maximización, de hacer lo que sea necesario para aprovechar el momento, está la funesta  “viveza criolla”.  Ha sido típico de esta manera de actuar que el gobierno firme un contrato para capturar al socio y, cuando el negocio va bien, cambie los términos unilateralmente a su favor, apoyándose en su condición de país soberano,  sin darse cuenta de que el socio comenzara a resistir desde ese momento, dejará de invertir y se irá tan pronto pueda. Esta fue la tragedia de la Faja, en la cual los socios originales fueron conminados a convertirse en accionistas minoritarios, pero aportando el cien por ciento del capital requerido, a ser pagados con el petróleo producido. El desastre no se hizo esperar, llevándose a cabo el éxodo y los reclamos legales de las mayores empresas socias, quedando la faja del Orinoco en manos de empresas sin gerencia, sin tecnología y renuentes a seguir financiando una actividad mal manejada y llena de corrupción por parte de la PDVSA roja. Los principales criminales responsables por este desastre son Hugo Chávez, Rafael Ramírez Carreño, Nicolás Maduro, Eulogio del Pino, tres de quienes aún pueden ser enviados a prisión por largos años y obligados a reparar los daños causados a la Nación.  
Ahora, cuando se vaya la marabunta roja lo que quede de nuestra industria petrolera deberá ser manejada sin la pasada carga de dogmas y mitos políticos sobre soberanía, sin el uso de la “viveza criolla” para maximizar, poner al enemigo a la defensiva, aprovechar cualquier oportunidad para “ganar” más aún, a corto plazo, cuando ello lleve a la rotura de contratos o de la palabra empeñada. Esta “viveza” ha probado ser estupidez y nos ha llevado a la ruina.
 Optimizar es, esencialmente, obtener los mejores beneficios posibles por el mayor período de tiempo posible, manteniendo la seriedad nacional en lo referente a la santidad de los contratos y en una disposición de ganar-ganar, nunca la de aprovecharse del socio cuando la coyuntura así lo permita. Esto no solo es una válida postura ética sino una buena estratégica de negocios.

sábado, 3 de noviembre de 2018

Comer sapos es incompatible con nuestra redención moral



***La pérdida de la dignidad es aún peor  que la ruina material

En un largo y bien escrito análisis sobre la situación política venezolana, ver: https://prodavinci.com/sobre-la-naturaleza-del-conflicto-politico-venezolano/  Michael Penfold dice, entre otras cosas lo siguiente: “El segundo escenario de esa misma negociación implica la reinstitucionalización completa del país a cambio de amplias garantías políticas y judiciales para el chavismo…  Este intercambio pasa por comernos varios sapos: justicia transicional, sobrerrepresentación de las minorías, transferencias fiscales aseguradas y amnistías de todo tipo”. 
Y, casi al final de su análisis agrega:
Es más que evidente que la negociación es inevitable. Lo difícil es explorar la forma de condicionar lo incondicional”.
Estas son consideraciones sorprendentes, sobre todo porque en gran parte de ese mismo análisis Penfold asevera que el diálogo, la negociación, es inmoral y ha sido, hasta ahora, desastrosa para Venezuela. Dice Penfold:
“Es indudable que en Venezuela existen muy buenas razones para pensar de antemano que cualquier nuevo intento de negociación es una pésima idea. Las experiencias previas con dichos procesos terminaron más bien por desprestigiar a los partidos políticos que de buena voluntad decidieron participar en ellos, hundió en la desesperanza a la población que avaló la idea de buscar acercamientos, y también condenó al escepticismo a la misma comunidad internacional que los ha promovido. En el pasado, el Gobierno ha utilizado muy hábilmente a la negociación como una táctica para ganar más tiempo en su esfuerzo por posponer la entrega del poder y dividir al liderazgo opositor. 
Y agrega: ¿Para qué insistir en este tipo de alternativas? La pregunta no es retórica. Esto es exactamente lo que argumentan aquellos que nos recuerdan que cualquier negociación en Venezuela no sólo es inmoral, sino estructuralmente imposible.
Sin embargo, Penfold comienza a argumentar a favor de una negociación cuando dice:
Hasta ahora todos estos supuestos no han producido los resultados esperados: el chavismo ha logrado atrincherarse con cierto éxito. La ruptura final no se ha producido —lo cual no quiere decir que pueda ocurrir más adelante—. Los militares parecieran mantenerse leales o han sido efectivamente purgados. La amenaza internacional tampoco termina siendo ni suficiente, ni perfectamente creíble”.
Y agrega:
“Quienes dicen que en el país no hace falta una negociación tienden a subestimar la posibilidad de que la nefasta situación actual se siga extendiendo en el tiempo.. ….la posibilidad de que ambos grupos puedan construir una salida sin una negociación, por la vía del dominio, de la implosión o de un colapso, es algo que luce cada vez menos probable.
En base a estas consideraciones Penfold avanza un escenario de negociación, al decir:
“El segundo escenario de esa misma negociación implica la reinstitucionalización completa del país a cambio de amplias garantías políticas y judiciales para el chavismo. Este acuerdo conllevaría ineludiblemente a un cambio político. De ahí que insistir en aumentar los costos asociados a las amenazas internacionales es insuficiente sin dar claras señales de estar dispuesto a ser igualmente creíbles a la hora de otorgar ciertas concesiones. Este intercambio pasa por comernos varios sapos: justicia transicional, sobrerrepresentación de las minorías, transferencias fiscales aseguradas y amnistías de todo tipo. Bajo esta perspectiva, la negociación no sería tratada como una simple transacción comicial, sino como un mecanismo para consensuar un conjunto de instituciones constitucionales, judiciales y electorales que garanticen a ambas partes que perder la presidencia no se convierta en un drama, que ejercer el poder no sea un burdo botín y que pasar a la oposición no implique andar desnudo o preso”.  
Y termina diciendo:
Es más que evidente que la negociación es inevitable. Lo difícil es explorar la forma de condicionar lo incondicional”.
Hemos creído deseable referirnos a este escrito porque consideramos a Michael Penfold como uno de los más lúcidos y objetivos analistas políticos que tiene Venezuela. Por ello su planteamiento no debe pasar por debajo de la mesa. Es un planteamiento que refuerza, sin que ese sea su intención, la tendencia colaboracionista de un sector de lo que fuera la MUD, hoy desintegrado y con señales de haber elegido la coexistencia pacífica con el narco-régimen de Nicolás Maduro, líderes como Rosales, Falcón, Timoteo Zambrano, Ramos Allup, hasta el mismo Capriles, grupo cuyo mensaje se ha hecho menos y menos frontal y más acomodaticio con el régimen.
En particular dos párrafos en el análisis de Penfold deben ser cuestionados a fondo por quienes desean ver a Venezuela como país, libre, digno y democrático. Uno, el que dice: “Este intercambio pasa por comernos varios sapos: justicia transicional, sobrerrepresentación de las minorías, transferencias fiscales aseguradas y amnistías de todo tipo”. El otro: “Es más que evidente que la negociación es inevitable”.
Comer sapos, nunca, si es que Venezuela desea recuperar algún día su dignidad. El país está hoy destruido material y espiritualmente. Su redención futura incluye como componente fundamental, indispensable,  la recuperación de la dignidad ciudadana. Y la dignidad ciudadana de los venezolanos jamás podrá ser recuperada si comemos sapos, es decir, si dejamos de aplicar debidamente la justicia, si otorgamos amnistías  a los narcos, ladrones y asesinos del sistema chavista-madurista, si permitimos a los criminales irse impunes. De igual manera es preciso rechazar de plano las negociaciones, no importa quien las pida, así sea el Papa, así sea la Unión Europea o el difuso y desprestigiado Grupo de Boston.  Negociar con esos desalmados que han arruinado al país llevará a la prostitución y abandono de principios y valores que son sagrados.
Estamos asistiendo al derrumbe, a la implosión del narco-régimen, gracias a la presión internacional y a pesar de la parálisis de una buena parte del grupo opositor. Un masivo desconocimiento del régimen por parte del mundo civilizado debe terminar con su salida del poder. Negociar con ellos, comer sapos, es impensable. No le hagamos caso a quienes lo recomiendan, así estén animados de las mejores intenciones.

jueves, 1 de noviembre de 2018

EL REGIMEN SE VIENE ABAJO. LA OPOSICIÓN EN SILENCIO. EL MUNDO EXTERIOR “PREOCUPADO”.



En los últimos 12 días en los cuales he estado inactivo debido a serios problemas de salud he visto y leído señales del inminente derrumbe del narco-régimen de Nicolás Maduro y la pandilla de los 600 (número aproximado de quienes tendrán que ser enjuiciados y castigados por su inmenso crimen contra el país). La gasolina comienza a escasear nacionalmente. Siguen cayendo los ladrones de la PDVSA de Ramírez, De Pino y Quevedo en manos de la policía internacional. Continúan las acciones legales en contra de CITGO y de PDVSA. Los ministros y funcionarios cambian con la celeridad de un gobierno en disolución. El club cleptocrático de Chávez-Maduro- Lula-Kirchner-Ortega-Morales – Zelaya – Castro se desintegra, tanto por la vía electoral como por la investigación que de sus cabecillas lleva a cabo la justicia en cada uno de sus países (menos Venezuela, Cuba y Bolivia). En USA se crea un Zar contra el eje Nicaragua-Cuba- Venezuela.
El narco-régimen se viene abajo solo, bajo el peso de su inmensa podredumbre y ello puede conducir a la violencia, una vez que comience la estampida.
Mientras esto sucede quienes fueran en alguna ocasión líderes opositores: Ramos Allup, Capriles, Rosales, Timoteo Zambrano, Henri Falcón, ya se han auto- archivado, unos todavía pidiendo diálogo, otros en la “onda” electoral, todos ellos totalmente inefectivos para la batalla ciudadana que hay que dar. Los verdaderos líderes están todavía en su trinchera y serán suficientes para sentar las bases de un nuevo país, tan pronto se vaya la pesadilla chavista-madurista.  
En el mundo ya hay unanimidad de opinión sobre la necesidad de limpiar la basura en Venezuela pero nadie se atreve a combinar la acción con la palabra. Sin embargo, parece estarse generando una tendencia, a nivel regional, a la adopción  de una acción policial internacional para sacar a Maduro del poder a trompicones, al ser identificado como ladrón, narcotraficante, promotor de terrorismo y de desestabilización regional (lo están mencionando como promotor de  la caravana que se dirige a USA)  Ciertamente los más diversos cargos internacionales en su contra van acumulándose y ya nadie lo quiere como amigo. Quizás la excepción sea el nuevo presidente de México, López Obrador, quien lo invitó a su inauguración, en una muestra de  lo que podría ser estupidez o cinismo, ya tendremos tiempo de saberlo.  
En estos 12 días también se rumoró la muerte del viejo guerrillero, entregado a los Castro, Ali Rodríguez Araque. Todavía no se sabe cuál es la verdad pero a pocos les importa. El dinamitero de oleoductos tiene bastante tiempo muerto si por muerto se define la total carencia de actividad pública. Rodríguez Araque ha sido ya por años un ente de esos que José Ignacio Cabrujas llamaba  ectoplásmico. Se llevó sus ahorros para disfrutarlos e silencio al lado de sus amigos los Castro y ya.
Quien falleció fue el brillante intelectual de izquierda Teodoro Petkoff, quien se deslindó en su momento del comunismo abusador y asesino. Durante años fue un opositor duro en contra de Chávez y de Maduro y otras basuras a lo Cabello, quienes le hicieron la vida muy difícil.  La pelona se llevó al guerrillero equivocado.
Espero reanudar mi actividad en el blog poco a poco, a medida que voy saliendo de mis achaques. MI tensión arterial permanece muy renuente a normalizarse pero le estamos dando un nuevo coctel anti-hipertensivo que espero haga el trabajo.
Algo se está gestando, un viento tormentoso que no será bueno para Maduro y sus compinches y para los chavistas originarios, tan culpables como el madurismo de la tragedia venezolana y quienes ahora tratan de hacerse las víctimas para eludir la acción de la justicia.