jueves, 31 de mayo de 2018

Los obreros al poder en PDVSA: el insulto final



Un señor llamado Manuel Estrada, quien es nada menos que Coordinador Nacional de los CLAP Obreros de PDVSA (?), Vocero de la Fase IV del Plan estratégico Socialista de PDVSA (??) y Vocero del Comité Socialista de transformación estructural (???) hace un llamado a Nicolás Maduro, al presidente de PDVSA Manuel Quevedo  y al presidente “honorífico” de PDVSA, Ali Rodríguez Araque, para exigirles – en nombre de los trabajadores de PDVSA -  lo siguiente, ver el documento completo en: https://www.aporrea.org/endogeno/a264085.html :
·       La creación de lo que llaman una “alianza estratégica” entre PDVSA y sus trabajadores, jubilados y sobrevivientes mediante la cual estos trabajadores recibirían hasta el 10% de las acciones de PDVSA (¿a cuenta de qué?). Este porcentaje, según los obreros, deberá tener una ganancia anual a ser entregado en moneda extranjera (nada de bolívares)  a los obreros. De esta manera, dice el Sr. Estrada, los obreros se sentirán mucho más “motivados” y cesarían las renuncias del “calificado” personal obrero de PDVSA.  
·       De esta manera cada obrero accionista ejercería “control directo” de los medios de producción, convirtiéndose en “tutor” de PDVSA
·       Esta modesta proposición del representante planificador  e ideológico  del sector laboral llevaría, según el documento, a “transferir todo el poder al pueblo trabajador”, según lo demanda el segundo objetivo del Plan de la Patria, el “legado de Hugo Chávez”, a fin de darle la mayor felicidad a los obreros.
·       El documento pide que el poder sobre PDVSA sea transferido a las COMUNAS, en base al Plan de la Patria. Ello requiere el control de la propiedad por los trabajadores y todo el poder para el pueblo.
·       La Visión del documento generado por el Sr. Estrada es refundar a PDVSA y llevarla a ser “la primera industria petrolera del mundo”. Para intentar esto, digo yo, tendrían que comenzar por botar a Quevedo, a Rodríguez Araque, a los ladrones enquistados en la empresa y a auto-internarse ellos mismos, los obreros autores de la Visión, en el manicomio más cercano.
·       Haciendo caso omiso de la ruinosa situación de PDVSA y del país el Sr. Estrada refuerza la pretensión de Maduro de convertir a Venezuela en “País Potencia” energética y alimentaria, para lo cual será necesario que en PDVSA se desarrolle “el amor a la patria”. Que ingenuidad la de este personaje.
·       ¿Como desarrollar la producción en PDVSA? se pregunta el Sr. Estrada.  Nada más sencillo, responde. Todo lo que hay que hacer es implantar  “el gran proyecto de vanguardia denominado: Luchadores Antiimperialistas y Zamoranos para la Recuperación Operacional (LÁZARO); que permitirá aumentar los niveles de producción de crudo y gas en todas las áreas de PDVSA”. Así de sencillo.
·       Haciendo gala de su amplia cultura humanista el Sr. Estrada habla de implantar en PDVSA el “Indubio Pro Operario”, término que parece acuñado por Hermán Escarrá. Se requeriría la creación de una “Nómina Única”, eliminando la discriminatoria “Nómina Mayor”, pues todos los obreros y obreras, dice Estrada, tenemos los mismos derechos que los técnicos y los gerentes. Habrá que eliminar a los gerentes ineficientes, corruptos y apátridas. Los obreros asumirán el papel contralor de la industria. Según Estrada todo lo que se necesita es ser  honestos revolucionarios para construir una PDVSA próspera. ¿Dónde habrá estado este señor por los últimos 18 años?
·       La nueva PDVSA Socialista deberá obedecer en todo al pueblo trabajador, el cual establecerá una “nueva cultura organizacional” dirigida por la clase obrera.
·       Esto que propone Estrada sería solo el principio. La toma del poder en PDVSA será seguida por “la toma del poder en todas las empresas del estado venezolano”. Ello inspirará a todo el sector laboral de América Latina para hacer lo propio.
Este documento da ganas de reír, por supuesto, pero también revela la extrema gravedad de la situación venezolana. Existe toda una porción de la sociedad venezolana, el llamado chavismo, que cree en estos absurdos. Lo que suena como un chiste de mal gusto en todo el mundo civilizado, esa pretensión  de que los obreros son quienes deben manejar la industria petrolera de un país, es planteado seriamente en Venezuela.  Y no solo planteado por los obreros como Estrada, a quienes se les podría excusar su monumental ignorancia,  sino por los cobardes y corruptos miembros de la gerencia y del liderazgo político “revolucionario” y sus colaboradores, quienes le han hecho creer a los obreros que ellos pueden planificar, gerenciar y administrar una industria de carácter internacional y de inmensa sofisticación. El indigno gerente Eulogio del Pino, ¿dónde estará preso? , convocaba a 100.000 obreros de PDVSA para “planificar” la industria. Rafael Ramírez hablaba de la necesidad de una PDVSA “goja, gojita”y vistió a sus obreros de rojo escarlata, disfrazándolos de diablos de Yare, haciéndoles creer que ellos eran los dueños y señores de la empresa. Cobardes y corruptos gerentes.
En este momento PDVSA ha tocado fondo en todos los sentidos. Murió la exploración, colapsó la producción, se paralizó la refinación, los tanqueros están guardados en puertos venezolanos para escapar de los numerosos acreedores, las ventas efectivas de petróleo se reducen a una tercera parte de lo exportado. Y, para rematar, la dirección de la empresa está en manos de ignorantes y corruptos  militares, quienes hoy ven aparecer rivales entre la masa trabajadora, un monstruo  creado por los populistas del narco-régimen.  
La cobardía, la corrupción y la ignorancia se han dado las manos para hundir a PDVSA y al país. Puede que el 80% o más de los venezolanos estén en desacuerdo con esta tragedia que se desarrolla impunemente ante sus ojos. Pero la realidad es que ese 80% está paralizado por la resignación, por el miedo, por la indiferencia, por la indefensión. Por ello  parece indudable que si no hay una intervención foránea en la tragedia venezolana, la cual apoye decisivamente a la porción de la sociedad venezolana que aún se mantiene digna, el país seguirá hundiéndose en el foso del atraso y la anomia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando el caos ha sido la consigna de la "Pdvsa roja, rojita", que se puede esperar? Esto es consecuencia del desastre que una "gerencia" de pacotilla bajo Ali Rodriguez, Rafael Ramirez y los demas payasos que han acabado con la IPN han dejado en su estela de corrupcion, malversacion y pura rapi~na.
El desastre y la incongruencia mental va de arriba hacia abajo y por eso tenemos ahora 'este documento de pura loquera chaburra en puerta.

Anónimo dijo...

Como decia mi amigo Portugues, Joao Valerio Alho, quien trabajo en Angola (Africa)y luego en Venezuela, conmigo.

Gerenciar no es jalar escardilla.....

El que sabe, sabe. No se puede experimentar asi no mas, porque los resultados del experiment pueden ser catastroficos. El ejemplo mas claro es el experimento del chavismo, un arroz con mango totalitario que lo que ha hecho es empobrecer a Venezuela y a los Venezolanos.

Siembra un arbol, mientras tu duermes, el crece.