miércoles, 27 de febrero de 2019

El niño es padre del hombre



Cuando mi padre enfermó de cuidado y estaba inválido,  yo lo cargaba desde su cama al baño y él lloraba, al ver que necesitaba ayuda de su hijo para movilizarse. Yo le decía siempre que eso era natural, que cuando yo era pequeño él me cargaba pero que, ahora, yo era grande y era natural que yo lo cargase a él. Esa respuesta siempre lo consolaba. Esta transición que muchos hemos experimentado con nuestro padre y con nuestros hijos en diferentes etapas de nuestras vidas  es una prueba, creo yo,  de haberla vivido bien. Yo me recuerdo colgado del cuello de mi padre a los cuatro o cinco años y recuerdo a mi hijo, colgado de mi cuello cuando tenía cuatro o cinco años, así como recuerdo a mi padre inválido colgado de mi cuello cuando él tenía 84 años. Hoy vivo un nuevo capítulo  de la misma bella historia, colgado del cuello benefactor de mis hijos cuando tengo 85 años y veo como ellos me ayudan en las múltiples facetas de mi vida, desde ponerme a funcionar la laptop a presentar mi declaración de impuestos sobre la renta o  a enfrentar algún gasto inesperado, a pesar de que  muchos de los gastos de una persona de la tercera o cuarta edad, por ejemplo los médicos,  distan mucho de ser inesperados.   
Al pensar en esta alternancia de roles en nuestras vidas me llega a la memoria el poema de Woodsworth, de una bella simplicidad:
My heart leaps up when I behold
A rainbow in the sky:
So was it when my life began;
So is it now I am a man;
So be it when I shall grow old,

Or let me die!
The Child is father of the Man;
And I could wish my days to be
Bound each to each by natural piety.

Mi traducción rápida:
Mi corazón da un salto al contemplar
Un arcoíris en el cielo
Así era cuando comencé a vivir
Así es hoy cuando soy un hombre
Y así será cuando envejezca
O me deje morir!
El niño es el padre del hombre
Y solo desearía que mis días por venir
Estén unidos por la bondad

Yo añadiría a estos deseos de Woodsworth la gratitud por haber podido vivir de esta manera, protegido por mis padres, protegiendo a mis hijos y cuidado por ellos y viendo como ellos también han iniciado un nuevo ciclo, el de proteger a sus hijos. En paleontología, una de las ramas de mi profesión de geólogo, hay una Teoría/Ley, de Meckel-Serres, que reza, en las palabras de Ernst Haeckel: La Ontogenia recapitula la Filogenia. La vida de un individuo  miembro de la especie tiende a recapitular la vida de la especie. De alguna manera, esta ley, que aplica a la embriología y que ha perdido validez a la luz los nuevos hallazgos científicos, si parece encontrar claro eco en nuestras vidas de seres humanos y no como simples miembros del reino animal. Tiene un significado que va más  allá de los instintos para convertirse en parte de nuestra evolución como seres dotados de compasión y de un sentido del deber que excede los límites del instinto de protección. Los miembros del reino animal tienden a proteger a sus hijos hasta cierto punto, pasado el cual actúan de manera egoísta*. La dedicación del padre hacia el hijo, frecuentemente por encima de toda consideración personal, es típicamente una victoria del homo sapiens y aún más lo es la dedicación del hijo hacia el padre minusválido.

*Una vez, haciendo geología tuve que trepar una escarpada montaña andina, acompañado de un trabajador que llevaba  mis muestras de roca. Al llegar a un punto muy peligroso de nuestro ascenso me comentó: “Ahora si llegamos donde mono no carga a su hijo”. Nunca he olvidado ese comentario que ilustra el tema que nos ocupa y que tomé como una sana advertencia de sálvese quien pueda.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Gustavo, un bello recordatorio de lo que ha sido tanto en tu caso como en el mío, el ciclo natural de la vida cuando tenemos la suerte de cosechar lo que tratamos de sembrar con nuestros hijos. Hoy son muchos los venezolanos cuyo ciclo natural se ha visto alterado dramáticamente por el desastre que Chavez y Maduro crearon. Familias divididas, hijos que han tenido que emigrar para buscar su destino. Y hay aquellos que han sido puesto presos, torturados o inclusive asesinados por éste régimen corrupto y malandro. Creo que la destrucción de las familias será uno de los grandes problemas que tendrá el país a futuro, pero será superado en l tiempo, aunque será un proceso lento y duro.

Anónimo dijo...

Your attribution to Ernst Haeckel: 'Ontogeny recapitulates phylogeny' might encourage readers to read more on the subject.

They will come across the work of Ernst Karl von Baer that will make them question this old saying associated with Haekel - so popular in the salons of the time. The work of von Baer was a brilliant empirical study of ontogeny (development of the individual) across many vertebrate groups. He enunciated four laws (thanks Wiki!):

A) The more general characters of a large group appear earlier in the embryo than the more special characters.
B) From the most general forms the less general are developed, and so on, until finally the most special arises.
C) Every embryo of a given animal form, instead of passing through the other forms, rather becomes separated from them.
D) The embryo of a higher form never resembles any other form, but only its embryo.
These laws are recognized to this day as true - Haekel's idea is consigned to the dustbin of discredited and disproven concepts.

zoologo canadiense

Anónimo dijo...

He enunciated!

Gustavo dijo...

Many thanks for your comments on Haeckel. I did say that this idea, although appealing since it seems so much in line with Ocam's Razor, had been essentially discarded. My comment was rather on how well this concept applies to the human, more poetic, relation between fathers and sons, etc. Thanks again,
Gustavo

Anónimo dijo...

DON GUSTAVO, ESPERO SE ENCUENTRE BIEN DE SALUD, MIS RESPETOS PARA UD Y SU HEROICA GESTA D DENUNCIA EN CONTRA DE LA TIRANIA CHAVISTA Y LA CLEPTOCRACIA DE NICOLASNO. SALUDOS DE SU AMIGO DESDE HONDURAS, WILLIAM HARRIS.

Gustavo dijo...

Un afectuoso saludo para ti, William,
Gustavo

Horacio Sosa dijo...

Querido Gustavo......extraordinario mensaje, cuidate mucho !!

Anónimo dijo...

;${@print(md5(zigoo0))}

Anónimo dijo...

Mis respetos....

Gustavo dijo...

Muchas gracias, Horacio,
Gustavo