lunes, 4 de febrero de 2019

EL PLAN PETROLERO DEL PRESIDENTE GUAIDÓ



La presentación del Plan País por parte del gobierno legítimo de Juan Guaidó incluyó una lámina sobre los puntos fundamentales de lo que debe ser una nueva política petrolera venezolana, tan pronto haya terminado el funesto ciclo chavista/madurista. En gran medida estamos de acuerdo con este esbozo, ya que toca los aspectos esenciales requeridos para la renovación de la maltrecha industria petrolera venezolana, puesta de rodillas por años de corrupción e ineficiencia a manos de gente como Héctor Ciavaldini, Ali Rodríguez Araque, Rafael Ramírez Carreño, Eulogio del Pino y Manuel Quevedo. 
La lámina presentada sobre petróleo dice textualmente:
Reactivar nuestra industria petrolera
Revertir la caída de la producción petrolera resultado de estos 20 años de destrucción de nuestra industria y de PDVSA.
 1.- Aprobar una nueva Ley de Hidrocarburos que permita la implementación de las políticas necesarias para la reconstrucción de nuestra industria.
 Preservar la propiedad de la Nación sobre los yacimientos de hidrocarburos. Permitir que el capital privado sea accionista mayoritario en proyectos petroleros. Diseñar un régimen fiscal competitivo. Maximizar la producción de petróleo y gas. Crear la Agencia Venezolana de Hidrocarburos para la administración eficiente y técnica de los yacimientos, así como para regular y supervisar el sector.
2.- Atraer, de manera significativa, capital privado nacional e internacional, que ni el gobierno ni PDVSA están en la capacidad de proveer.
3.- Garantizar que se cumplan los contratos y el mayor beneficio a la Nación de los ingresos provenientes por impuestos y regalías.
 4.- Reestructurar y redimensionar a PDVSA para consolidarla como una empresa pública competitiva enfocada en el sector hidrocarburos

Estamos totalmente de acuerdo con el concepto fundamental de reactivar la industria petrolera venezolana.  Esta reactivación se va a llevar a cabo en un entorno inédito, en la cual existe una  tendencia mundial hacia el remplazo del petróleo por fuentes energéticas menos contaminantes. En este entorno la gran fuente venezolana de reservas, la Faja del Orinoco, luce muy vulnerable y parece condenada a quedarse en gran medida en el subsuelo. Los cuantiosos recursos allí existentes exceden en mucho la ventana probable de oportunidad para su pleno desarrollo. ¿Cuánto durará esa ventana de oportunidad: 40,50,60 años? Difícil precisarlo pero lo que si es necesario aceptar es que a medida que esta ventana de oportunidad se vaya cerrando, en esa medida las inversiones petroleras requeridas por Venezuela para aumentar producción y mejorarla, las cuales son de larga maduración (8 a 10 años) tenderán a perder su atractivo para los potenciales inversionistas. De allí que será necesario planificarlas a la brevedad posible, para lo cual se requerirá de manera urgente una clarificación de los términos posibles de contratación con la empresa privada, ya que el Estado venezolano ni estará en capacidad de hacerlas ni esa debe, en ningún caso, ser su misión fundamental.
Esta premura que será necesaria para establecer más producción establecerá, probablemente, un techo óptimo al nivel de producción que será deseable planificar, el cual es deseable diferenciar de un techo máximo. Hay quienes opinan que Venezuela debería llegar a producir hasta 5 millones de barriles diarios de petróleo. Pienso que ese nivel de producción no es necesario ni deseable, a la luz de la ventana de oportunidad que parece existir para esta fuente energética. Solo podría lograrse mediante un desarrollo intenso de los petróleos pesados de la faja del Orinoco, lo cual requiere mayores inversiones que las necesarias para petróleos livianos y mayor tiempo de maduración. A medida que se cierre la ventana de oportunidad para el petróleo a nivel mundial, en esa misma medida se harán menos atractivas las inversiones en proyectos de petróleo pesado venezolano. Por lo tanto sería deseable que el país se concentre en lograr un nivel razonable de producción petrolera, unos 3 millones de barriles diarios, y lo haga bien, en lugar de tratar de obtener niveles mayores corriendo mayores riesgos de orden financiero y operacional. Por ello concuerdo en la prioridad de establecer reglas claras del juego de manera inmediata, incluyendo la promulgación de una nueva ley de hidrocarburos que no sea un chaleco de fuerza sino un instrumento amplio y flexible. En el punto 1 de la lámina presentada por el equipo de Guadió cambiaría la palabra maximizar por optimizar, ya que una política de maximización de la producción petrolera puede ser contraproducente para la nación venezolana en vista de las tendencias mundiales sobre demanda de petróleo y sobre el remplazo de petróleo pesado por fuentes menos contaminantes de energía.  
Estoy en tal acuerdo con la política de acudir al capital privado internacional y nacional para llevar a cabo la futura recuperación de la industria petrolera. Es ya hora de terminar con mitos y complejos sobre estatificación, y sobre soberanía mal entendida. Concuerdo con la propiedad de los yacimientos por parte de la Nación pero estoy en enfático desacuerdo con la estatización de la industria petrolera, política que nos ha conducido a la ruina actual.
Estoy plenamente de acuerdo con la creación de una Agencia Nacional de Hidrocarburos, la cual negocie, estructure y supervise los contratos de desarrollo petrolero con las empresas privadas. Estos contratos pueden adoptar diversas formas, en base a lo que sea más deseable para cado caso. Pueden ser contratos de producción compartida, contratos de servicio o, inclusive, concesiones, un término que suena mal para algunos pero que, paradójicamente, ofrece grandes beneficios para la nación si se planifica y contrata correctamente. Para administrar tales tipos de contratación existen gerentes venezolanos con experiencia y sin complejos patrioteros.
Finalmente, tengo serias dudas sobre la posibilidad de recuperar a Petróleos de Venezuela, una empresa cuyo nombre ha sido arrastrado por el pantano por Chávez y Ramírez y por Maduro y Quevedo. Esta es una empresa con 150000 empleados, es decir, unos 100.000 empleados sobrantes, sin una gerencia idónea, totalmente desacreditada en el mundo.
La pregunta que debemos hacernos con mucha responsabilidad es: ¿Debe tener Venezuela una empresa estatal de petróleo? No lo creo. Por supuesto, deberá haber un período de transición para que esta empresa estatal deje progresivamente de existir, cediendo su papel a la Agencia Nacional de Hidrocarburos propuesta, si es que eso es lo que finalmente se decide. Mantener a PDVSA por motivos ideológicos reforzaría el trágico error que ha causado tanta privación y tanto descrédito a la nación venezolana durante los últimos 20 años.  
Adelante con estos planes. Hay gente preparada para apoyarlos. Existen documentos detallados sobre los pasos a dar, entre otros los de los grupos coordinados por Arnoldo Gabaldón y por Luis Urdaneta, los trabajos de Francisco Monaldi, de Diego González Cruz, de Leopoldo López y Gustavo Baquero, del grupo de reflexión petrolera COENER, de las universidades venezolanas y de varios otros petroleros venezolanos. Solo falta que emerja un consenso sobre la orientación fundamental que habrá de adoptar la industria petrolera venezolana, si estatista, como ha sido hasta ahora, o abierta al capital privado para su operación, con regulaciones y supervisión de la Nación venezolana. Me inclino por lo segundo, en vista de la experiencia que hemos tenido durante los últimos 40 años. Quien no recuerde lo que ha sucedido en nuestra industria petrolera pretenderá llevar de nuevo al país, de equivocada buena fé, a caer en el hueco maloliente de la ruina y la corrupción.

15 comentarios:

Sledge dijo...

He leido que Leopoldo Lopez fue quien propulsó a Guaidó, siendo su gran amigo y mentor, antes y ahora. Se dice que LL ha estado trabajando sin descansar desde su casa todos estos años, planeando, hablando a escondidas con lideres extranjeros para explicar la situacion en Vzla y solicitar la ayuda tan importante que hoy tenemos, trabajando para unir a una oposicion dividida y desmoronada en torno a Guaidó, etc.

Tambien sospecho que Leopoldo ha sido el "coach" o consejero de Guaidó durante los importantísimos acontecimientos de Enero, la osada juramentación, la organizacion de las marchas, los nombramientos de figuras politicas dentro y fuera del pais. El joven Guaidó no tiene la experiencia que LL posee en estos asuntos..

Alguien sabe de esto? No me extrañaria que el gran LL hubiese tenido mucho que ver en la elaboracion de este Plan Pais, e inclusive el Plan Petrolero. Este muchachito Guaidó es bueno, educado (no tanto como LL, pero Ingeniero, con cursos de administracion en los USA, aunque no habla bien el Inglés como LL todavia, y no fue Harvard), tiene carisma, es mesurado y convincente, pero considero que LL esta mejor preparado y seria aun mejor presidente. Despues de tanto trabajo y sacrificio, Leopoldo Lopez merece ser Presidente de Venezuela algun dia, ojalá con Guaidó y Maria Corina a su lado.

Anónimo dijo...

Concurro con Gustavo en cuanto a la faja. Allí los venezolanos deberíamos ser más "zorros" y entregar su manejo a las corporaciones petroleras mundiales de USA UK Holanda y Francia, países amigos, y como pasó en los 50, que ellos manejen eso y "pasen" lo que se acuerde con una agencia especial de energía en manos de venezolanos que piensen como Monaldi o Coronel. Está demostrado que somos (como pueblo) demasiado vulnerables (invasión cubana) y tristemente necesitamos una gendarmería que nos proteja de nosotros mismos y nuestra habitual tendencia al regalo a los demás (Cuba, Nicaragua, etc) sin velar por nuestra propia seguridad y beneficio. Se acabó Regalado. Junto a la dolarización total que tiene que implantarse, de aquí en adelante a trabajar como Dios manda sin mesianismos.

Anónimo dijo...

El pranato militar, anuncia el presidente encargado Guaidó, va a aceptar la ayuda humabitaria para guisar con cajas clap.

En vez de rogarles que sean buenos chicos, ya deberia estar solicitando el acinoañamiento de la fuerza militar en esa entrega.

Se está perdiendo el momentum. Ya basta!

Anónimo dijo...

Escribi con mucha rabia: quise decir acompañamiento

Gustavo dijo...

Leopoldo López ha sido un factor fundamental en la lucha contra el chavismo/madurismo, en circunstancias difíciles para el y su entorno familiar. Guaidó es de su grupo y supongo que mucha de esta planificación ha sido hecha en conjunto. El país sabrá quien es quien.
Por lo que se refiere al petroleo, hay que ir a hacer lo que sea mejor para la Nación, es decir, todos los venezolanos. Basta ya de la usurpación que ha hecho el estado, léase el gobierno de turno, de los bienes nacionales. Por eso es que estamos en la miseria. Algun día tendremos que aprender la lección.

Anónimo dijo...

Mucha gente muy valiosa ha metido el hombro, sin desconocer el papel de Leopoldo López. Para mencionar dos de una larga lista: Diego Arria y María Corina Machado. Ah, ya habrá tiempo de considerar candidaturas. Si siguen con la vaina de elecciones inmediatas esto no se compondrá nunca. Ya Guaidó habló de postulaciones para el nuevo CNE. Estoy más de acuerdo con lo que se dijo de una decisión del TSJ legítimo prorrogando el interinato de Guaidó. Procede esperar y enderezar el barco y eso creo que toma hasta dos años.

Ah, por cierto, la cacocracia no ha caído y lo primero es lo primero...

F J Baptista dijo...

Estoy de acuerdo con los conceptos del análisis sobre cómo se debe pensar en la recuperación de la IPN. Una cosa está clarísima: Pdvsa no tiene futuro porque es un desastre total en la forma que ha sido manejada en los últimos 10 o 12 años.
El país ni Pdvsa tienen capacidad financiera ni gerencial para reconstruir la IPN como empresa del Estado. Las excelentes ideas y conceptos que crearon a Pdvsa cuando la nacionalización se fueron corroyendo en el tiempo, y Chavez terminó de darle la estocada final cuando despidió a los cuadros gerenciales y operativos.
No se puede olvidar que en 1976 Pdvsa recibió más de 60 años de experiencia profesional de mucha gente que venía de las empresas concesionarias y que traían decenas de años de experiencias profesionales, ética y dedicación invalorables y hoy irrepetibles.
No hay forma de repetir lo que fue una oportunidad única en la historia y que duró 20 años antes de que las ratas le cayeran encima.

Anónimo dijo...

Una vez más comienza a cundir el desánimo. No es "inmediatismo". La gente se está muriendo de hambre.

Anónimo dijo...

La cosa es que tampoco se puede entrar a la macha compañero, una caída de plomo implica bajas que nadie quiere incluso en el sector civil no combatiente. Tómese dos pastillas de magnesio esta noche o hágase un tilito para que se calme un poco los nervios, los que están a cargo de esto, empezando por Abrams saben lo que están haciendo.

Anónimo dijo...

Yo no dudo de Elliot Abrams ni de Pence, Bolton o Pompeo. Me preocupa el colaboracionismo de siempre. Y déjeme decirle que bastante se ha esperado, con hiperinflación incluida para afrontar lo inevitable. O es Ud. de los que cree que los criminales chavistas van a dejar el poder por las buenas? Ellos son sociópatas obedientes a las órdenes emanadas de La Habana. Ojalá la salida fuera sin bajas
pero Ud. muy bien sabe la cantidad diaria de muertos por represión, inseguridad y hambre. O no lo sabe? Así que ahórrese el sarcasmo de mal gusto.

Anónimo dijo...

Es que se quiere todo para ya vale, esta gente tiene 20 años y sumele los 80 del régimen de la Alemania del Este más Cuba, calma, el final está cerca.

Anónimo dijo...

?

Anónimo dijo...

100 años de estos malparidos cubanos comunistas y sus maestros los de la RDA jodiendo a la gente, demos chance a los que saben de neutralizarlos. Es imposible que Maduro esté allí más allá de unos meses, imposible. No cedan a la desesperación ni a la desesperanza, no se tranca juego ganado.

Anónimo dijo...

Y que opinión le merece reactivar el proyecto de Orimulsion? En su momento, generó grandes expectativas, hasta que el macaco inter-galáctico lo cerró.
IC

Anónimo dijo...

Tengo entendido que el malparido de Sabaneta se lo regaló a los chinos. Acá tengo una nota de 2006 donde sale alguna información:

https://www.dinero.com/actualidad/noticias/articulo/venezuela-cesara-produccion-combustible-orimulsion/36883

Es combustible básicamente para generar electricidad lo cual será necesario para Venezuela en el estado en la que van a dejar los comunistas cubanos, esto es, tierra arrasada. Ojalá Gustavo nos pueda explicar mejor y dar su opinión informada. Le escribí a Juan Fernández a ver qué piensa él. https://www.twitter.com/juanfernandeznupa. O alguien que sepa del tema que comente acá.