viernes, 31 de enero de 2020

EL DIA DEL ANTROPOIDE ES LA NOCHE DEL HOMO SAPIENS


En el film “el Planeta de los Simios” la escena final muestra al astronauta Charlton Heston cabalgando por la orilla del mar y enfrentado con la parte superior de la estatua de la libertad, el resto hundido en la arena. Ver: https://www.youtube.com/watch?v=XvuM3DjvYf0 .
Grita entonces: “Malditos, malditos. Lo hicieron, lo hicieron”, al ver que está en la Tierra, planeta ya destruido, víctima de una violenta involución que lo ha llevado a ser dominado por antropoides de niveles inferiores al homo sapiens.  
Así decimos nosotros: “Malditos, Malditos. Lo hicieron”, al leer hoy que las refinerías venezolanas de Cardón y Amuay finalmente han cerrado sus puertas. Al leer hoy que el antropoide de Miraflores, rodeado de chimpancés armados, proyecta entregarle los restos de la industria petrolera a Rusia. Al leer que el Embajador de Cuba podrá asistir a reuniones del gabinete del régimen como un miembro más. Al leer sobre la tragedia ecológica, social, minera, económica, política que se desarrolla en el Sur del Orinoco debido a la invasión de grupos irregulares y de países codiciosos como Rusia, China, Irán y Cuba.
Se ha hecho realidad la pesadilla. Se apagan, una por una, en medio del silencio de las mayorías,  las luces en cada ciudad, pueblo y aldea de Venezuela. Todo se va paralizando. Todo se desploma. Las riquezas son sacadas del país hacia paraísos fiscales y países forajidos. El régimen habla un lenguaje traidor, degradado, sumiso ante el terror y desafiante ante las democracias. Los cabecillas del régimen están directamente involucrados en robo, contrabando, tráfico de drogas, lavado de dinero, crueldad y negligencia ante los problemas de los venezolanos. Cada día que pasa se viene abajo otro fragmento de Venezuela, no son muchos los que quedan de pie.
En medio de esta inmensa tragedia el país está inerme, indefenso, algunos hablando de negociar, transarse, acudir a elecciones bajo la bota antropoide, otros de pedirle a Cuba que intervenga a favor de la democracia (!), otros esperando con resignación un pernil, una caja de comida, un medio petro que servirá – como las fichas de las haciendas del siglo XIX – para comprar algunos comestibles a precios inflados que le dará a los pandilleros groseras ganancias.  También hay quienes resisten, sin ser apoyados por la masa crítica de ciudadanos. Hay mártires muertos y mártires presos, su memoria y su defensa esencialmente abandonadas por el grueso del país.
Si Venezuela no reacciona con dignidad frente a esta debacle podrá despedirse para siempre de llegar a ser una Nación. Como podremos vernos en el espejo? Como podrán sus futuros habitantes vivir con este estigma de haber sido avasallados por una banda de antropoides armados y babeantes de descaro?
La tragedia es doble: una, ser oprimidos; otra, ser oprimidos por una banda de homínidos brutales y mediocres. Esta segunda parte de la tragedia, lamentablemente,  revela una desconsoladora medida  de nuestra sociedad.   



7 comentarios:

Anónimo dijo...

El cierre de Amuay y Cardón, que juntas formaban el CRP fue uno de los complejos refinadores más importantes y modernos del mundo, es la puntada final y más claro ejemplo de lo que ha sido la destrucción de una gran empresa y un gran país.
El desastre que vive Venezuela es producto primero de la traición de Hugo Chávez que se arrodilló ante unos hermanos siniestros y asesinos seguido de una corrupción, incapacidad, mediocridad y ignorancia de quienes asaltaron a PDVSA y el país. Hoy Venezuela está en manos de un régimen que recibe terroristas y capos de la droga, y viven de seguir rajuñando lo poco que queda en pie.
Pronto espero haya un cambio y Venezuela pueda comenzar a salir del pantano cubano-madurista que ha convertido un bello país en un lugar miserable y podrido.

Anónimo dijo...

Excelente escrito. Mi añadido: ese otro que habla en favor de que el opresor y colonizador sea parte de la solución tiene nombre y apellido: Juan Guaidó.

Anónimo dijo...


Fernando Díaz-Plaja escribió una serie de libros sobre los pecados capitales de ciertos países. Acabo de releer Los Siete Pecados Capitales de USA. Esto me ha llevado a considerar si los pecados capitales más frecuentes entre nosotros se deben a que buena parte de la población venezolana ha nacido en hogares en donde falta el padre.La familia es la base de la estabilidad, del progreso de la sociedad y de la cultura de valores éticos sin los cuales no podremos afianzar la reinstitucionalidad del Estado.¡No lo lograremos con todo el dinero del mundo!. Pereciera que somos un país de avestruces.

Maria Teresa van der Ree dijo...


Demasiada angustia, demasiado triste.

Gustavo Coronel dijo...

El comentario sobre la ausencia del padre en los hogares venezolanos es interesante. Es un tema complejo. La ausencia del padre tiene que ver con la paternidad irresponsable. Se tiene el hijo y se abandonan la madre y el hijo. La raíz de esto es la ignorancia, el embrutecimniento que aflige a millones de venezolanos pobres ( y hasta a muchos de la clase media media). Al mismo tiempo que la ausencia del padre es trágica es admirable ver como miles de mujeres crían a sus hijos solas, sin ayuda, trabajando de sol a sol. Sin embargo, lo crítico es que no existe el Hogar. El padre ausente, la madre trabajando todo el día fuera de la casa, los hijos obligados a ser adultos antes de tiempo, con el sacrificio de su niñez, un verdadero crimen contra el derecho de cada ser humano a una niñez feliz.
Es un tema que debemos desarrollar uno de estos días.
Como dice María Teresa, Demasiada tristeza.......

Unknown dijo...

Lo que estamos viviendo es la irresponsabilidad y falta de madurez del hombre venezolano porque el mismo se crío sin padre, un pequeño porcentaje de la población se crío en hogares establecidos con valores y fuerte creencia en Dios, esos son los intelectuales y profesionales que ayudaron a llevar a la nación a a su gran desarrollo. El ejemplo de su desastre esta en el origen de chavez, dicen que nació de una relación que su padre tuvo a escondidas con la criada de su casa, cuando este nació la.criada se lo.dejo al viejo chavez, el se lo llevo para que su mujer lo criara pero ella se molesto no lo quiso y el se lo llevo a la abuela, por eso el decía que su madre adorada eran su abuela. Ya en la barriga de la.madre fue rechazado y por eso fue un resentido social. En este país hay que hacer un trabajo profundo de valores para poder cambiarle la mente a su gente ya que este hombre Lo que hizo fue inyectarles un virus de pobreza mental y corrupción en sus mentes.

Fabián dijo...

No es por molestarle Sr. pero ya le dije que creo yo el problema de Venezuela no es solo el gobierno, sino la población; la "raza venezolana" deja mucho que desear; un caldo muy feo de canarios, negros e indígenas... de esas tres pésimas sangres ninguna es buena, por eso Bolívar dijo: "he arado en el mar", y con razón, él sabía lo que yo le digo hoy: el venezolano en sí mismo es un antropoide, un semi-mono y su mala cultura es el resultado de él mismo: una cultura es el reflejo de su creador, de su pueblo, la cultura NO hace a la gente, es la gente la que hace la cultura, en este caso cultura de nación antropoide. El país no prospera desde que los Europeos lo abandonaron, allá por el 98, y nótese que se comenzaron a ir desde el 89 al mismo ritmo que las masas de color oscuro se multiplican de manera desastrosa.

Decir que por mi casa CASI TODOS los días hay fiesta con reggaeton y aguardiente. Vivo en San Diego-Carabobo, la gente no se preocupa por la "crisis", solo piensan en divertirse. Yo tiré la toalla con este horrible pueblo desde hace rato y estoy tratando de construir mi pequeño mundo, donde yo pueda ser feliz, como los demás ahora mismo son felices con su nación hecha basura, creo que yo también me merezco un poco de felicidad ¿No? Digo, no puedo yo ser peor que el venezolano promedio, ¿O sí? Y no pienso lamentarme de una nación que no siente vergüenza, yo QUIERO ser feliz y tener una vida agradable hasta que me muera y descanse en paz, ya me cansé de tanto sufrimiento.

Por favor, compréndame.