martes, 13 de agosto de 2019

Nos dijo adiós Aníbal R. Martínez




                      GEÓLOGO E HISTORIADOR VENEZOLANO
Aníbal R. Martínez acaba de fallecer. Fue un gran geólogo y un gran historiador del petróleo venezolano, tan versátil como lo fue su gran amigo Humberto Peñaloza. Gran amante de la música, activo defensor de los derechos petroleros venezolanos  en sus numerosas escaramuzas con los Estados Unidos y, en especial, en el interminable  debate con Guyana sobre los recursos petroleros del Esequibo. Fue el mejor historiador petrolero que hemos tenido, no solo por la cantidad sino por la calidad de sus obras.
En efecto, Aníbal Martínez publicó 19 libros sobre el petróleo venezolano. De esos libros se han hecho 42 ediciones en varios idiomas: Cronología del Petróleo Venezolano; Historia petrolera en 20 Jornadas; Banco de Piedras; Recursos de Hidrocarburos de Venezuela; La Diferencia con Colombia; Una Política Energética; El Camino de Petrolia; Gumersindo Torres; Diccionario del Petróleo Venezolano; La Faja del Orinoco y otros. Además publicó unas quince monografías y unos 160 trabajos técnicos.  Fue una producción inmensa, doblemente meritoria, porque estuvo esencialmente enfocada hacia el tema del petróleo venezolano.
Aníbal Martínez se graduó de geólogo en la UCV en 1949 y obtuvo su maestría en Stanford, California, en  1953. Trabajó con Creole en Venezuela y en los laboratorios de Producción de Jersey, en Tulsa, Oklahoma, en 1958-1959. Desde 1959 en adelante estuvo en el sector privado y en la administración pública, como asesor del Ministerio de minas e Hidrocarburos, en la OPEP en Ginebra, como diplomático y consejero de energía en la década de 1960, en CONICIT y OLADE en las décadas de1970 y 1980. Fue Director del Frente Pro-Defensa del petróleo desde 1964 y su presidente desde 1994 hasta la fecha. En el sector académico, Aníbal fue  profesor de la Universidad del Zulia, en la facultad de Post grado de la Universidad Simón Bolívar, en la Universidad Central de Venezuela y en la Universidad de Keele, en Inglaterra.  Fue Presidente de la Sociedad Venezolana de Geólogos, 1987-92. Presidente de la Fundación Aguerrevere, del Colegio de Ingenieros de Venezuela CIV, 1994-99. Presidente, Sociedad Sinfónica de Maracaibo, 1958-1960. Fundador, junto a Humberto Peñaloza, de La Emisora Cultural de Caracas, 1975. Coordinador General, Programa Música para Bolívar, Corpozulia, 1979-1984. Asociación Pro-Venezuela: Director, 1994-97. Presidente, 1993-1994. Presidente Consejo Consultivo, 1994-1997. Miembro de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo, SVIP, de la Asociación Norteamericana de Geólogos Petroleros AAPG (Honorario), de la Sociedad de Ex-Alumnos de la Universidad de Stanford (por vida), del Instituto del Petróleo IP Gran Bretaña (Fellow), de la Asociación Internacional para la Energía del Hidrógeno IAHE (Fundador), Asociación Internacional de la Historia de la Geología, INHIGEO, de la Sociedad Internacional de Ingenieros de Petróleo (EUA) SPE. Miembro, SPE, Comisión Petróleo y Gas y Comisión Europea de las Naciones Unidas, Grupo de Expertos para la Clasificación de Recursos de Hidrocarburos. Miembro Fundador de la Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat, Sillón XXXIII.
Aníbal fue una autoridad mundial en el campo de la definición y reglamentación del concepto de reservas de hidrocarburos.Fuímos colegas y amigos, a distancia. Trabajamos juntos en la creación de la orquesta Sinfónica de Maracaibo y en algunas de las actividades de la Sociedad Venezolana de Geólogos. Era un hombre cordial y apasionado en la defensa de sus ideas, culto y de gran capacidad de trabajo. Fue uno de los geólogos venezolanos más importantes del siglo XX.
Su contribución a la historia del petróleo en Venezuela ha sido fundamental y su libro sobre la cronología del petróleo venezolano es fuente obligada de referencia sobre la historia de los hidrocarburos en Venezuela.
                               Nuestro respetuoso y afectuoso recuerdo.

10 comentarios:

Sebastián Navarro dijo...

Una mente privilegiada. Sostuve muchos diálogos con él en su pequeña pero acogedora oficina en Sabana Grande, en el pequeño edificio donde se filmó parte de la película "En Sabana Grande siempre es de día". En varias conversaciones siempre le enviaba sus saludos y recordaba haber coincidido con Usted en múltiples eventos y seminarios.

Fue testigo en primera fila de la eclosión y desarrollo de la industria. Una personalidad de aquella vigorosa industria petrolera venezolana de la que hizo gran crónica a través de tantos libros. Un individuo preclaro. Así será recordado.

LRSerrano dijo...

Una de tus frases pondera con justicia a Anibal:Fue uno de los geologos venezolanos mas importantes del siglo veinte.

Unknown dijo...

Todo lo que ha dicho pondera con justicia a Aníbal R. Martínez, gracias Sr. Coronel. Mi abuelo no sólo fue capaz de llevar a cabo su obra profesional sino que también crió cinco hijas junto a mi abuela, Mary, y se hizo parte de la vida de su descendencia, un hombre que se involucró, un hombre ejemplar.

lili's blog dijo...

Hermosa semblanza sobre la vida profesional y académica de mi papá. Gracias, ya descansa en paz.

C. Alexander Bailer Martínez dijo...

De nuevo, gracias Sr. Coronel.

Gisela Martínez Núñez dijo...

Estimado Sr Coronel, hizo usted un muy completo resumen de la trayectoria profesional de mi Papá, estamos muy agredecidos y me encargaré de leerselo a mi mamá. En lo personal tuvo una vida plena matrimonio feliz de casi 68 años, 3 yernos, 5 nietos y 5 bisnietos. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Bertina Peñaloza, hija de Humberto.
Gracias por esta reseña, Gustavo. Quiero, por este medio, enviar un abrazo muy cariñoso a Mery y a las hijas de Aníbal. Mis recuerdos y vivencias con los Martínez se remontan a mi infancia más remota. Recuerdo a Aníbal en los campos petroleros, en Ginebra (OPEP), en Mito Juan, en Pro-Venezuela, en La Emisora Cultural de Caracas, siempre muy allegado a mi papá, compartiendo ideales y sueños. Fuiste un hombre de bien, como pocos. Descansa en paz.

Gustavo dijo...

Las familias Martínez y Peñaloza deben sentirse justamente orgullosas de haber tenido esos padres. Los conoci bien a ambos y aprecié su inmensa dedicación al mejoramiento de nuestro país.Estuvieron hermanados en las buenas obras.Sobre Humberto escribí en uno de mis cap
itulos sobre la Historia de la Gente del Petróleo, a encontrarse en este blog. Pienso que es necesario que Venezuela preste más atención a sus héroes civiles.

Unknown dijo...

Tuve el honor de trabajar con el Dr. Anibal R. Martínez en el lapso que dirigió la Sociedad Venezolana de Geólogos, a finales de los 80 e inicios de los 90, lapso en el cual esta sociedad profesional se expandió en varias ciudades del país, como en Maturín, Anaco, San Tomé, Ciudad Bolívar, Puerto Ordáz, Maracaibo y Costa Oriental del Lago, todo esto gracias al liderazgo de Dr. Martínez.
Ruego a Dios lo tenga en su Reino y brille para él la luz perpétua.

Julián Salazar Velásquez

Unknown dijo...

.. Gracias por sus palabras, muy orgullosa de mi papá.. Yvette Martínez..