domingo, 20 de octubre de 2013

De gorila a asno


"Les damos dólares para que compren películas científicas", dice el asno

El pobre diablo que anda dando tumbos, de Beijing a Maracaibo, dijo ayer lo siguiente:
“Cuando se le entrega dólares a una tarjeta de crédito es para beneficiar a un ciudadano, a una familia, que pueda tener para comprar libros en el extranjero, películas científicas, etc, que pueda viajar con su familia y compartir sanamente… Venezuela se da ese lujo de colocarle en la tarjeta de credito al ciudadano para el bien de él como persona y su familia, colocarle un monto”.

Este párrafo ilustra la magnitud de nuestra tragedia. Tenemos un “presidente” que es un asno. En pleno siglo XXI habla de la entrega (que es una venta,, no un regalo) de dólares a los venezolanos cono un “lujo”. El lujo, por definición, es algo superfluo, prescindible. Nicolás ignora que la posesión de moneda extranjera es un requisito esencial y básico para que un ciudadano pueda estar en ejercicio de su libertad. Según este asno viajar es un lujo. Quien obtenga dólares para viajar, dice el analfabeta, recibe un “beneficio” del estado. Este estúpido no se da cuenta de que las deformaciones que ellos mismos han introducido en la economía generan corrupción y entrabamiento. Hoy en día viajar desde y hacia Venezuela es grotescamente costoso, debido a las medidas grotescas que ha impuesto el régimen. Uno puede volar de Washington a Londres y regresar por $720 pero un pasaje a Venezuela cuesta $2000 en clase turista.

Entre los ejemplos que da el asno están “comprar libros y películas científicas”. De que habla este estúpido? Comprar libros es un lujo? Cada palabra que sale de su boca es para avergonzarnos.
Y que será eso de “películas científicas”? Estará pensando en las películas de Godzilla o en aquella, muy entretenida por cierto, sobre la mosca (con Jeff Blum)? Porque para este analfabeta una película científica debe ser aquella en la cual un hombre se transforma en mosca. En este sentido su presidencia puede ser descrita como un  documental científico que muestra la transfomación de un chofer en un asno.

Lo cierto es que estas nuevas declaraciones de Nicolás revelan una ignorancia asnal, adornada con una ideología muerta, segun la cual el Estado da “beneficios” y el ciudadano debe resignarse a vivir en una situación de progresivo racionamiento.

El ciudadano que acepte resignado este tratamiento se lo merece. Allá quienes prefieran tener un asno en Miraflores.
Yo salí cuando el gorila comenzó a rugir y seguiré afuera mientras el asno rebuzne.