lunes, 7 de noviembre de 2016

A la Opinión Pública Nacional e Internacional


Manifiesto de Noviembre
A LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL
Nosotros, miembros de la sociedad civil, agrupados en un Consejo Nacional para la Resistencia Democrática, nos dirigimos a la nación venezolana en este amargo y peligroso trance de nuestra historia donde se ha producido la ruptura del orden democrático y constitucional a través de un golpe de estado disfrazado de legalidad cuya autoría corresponde únicamente al régimen de Nicolás Maduro, a los miembros del tribunal supremo de justicia, al consejo nacional electoral y demás poderes públicos que han decidido unánimemente atentar contra la soberanía nacional que reside de forma intransferible en el pueblo y cuya voluntad reposa en la Asamblea Nacional electa el 6 de diciembre próximo pasado por la mayoría de la sociedad venezolana. 

En primer lugar, manifestamos nuestro apoyo a los 112 diputados de la unidad nacional que conforman la mayoría calificada de la Asamblea Nacional y a las legítimas acciones que han iniciado desde el pasado domingo 23 de octubre, igualmente respaldamos el proceso por el cual se determinará la responsabilidad política de Nicolás Maduro en la ruptura del orden constitucional, así como la situación legal en la que se encuentra la Presidencia de la República habidas cuentas de la presunción de abandono del cargo y de la doble nacionalidad de quien ejerce la primera magistratura de forma ilegítima.

Nos sumamos públicamente al llamado de atención a la Fuerza Armada Nacional para que desobedezca cualquier orden que atente contra la Constitución y las leyes, así como al cese de la represión, a la violación de los derechos humanos, civiles y políticos del pueblo venezolano. Ha llegado la hora de que la Fuerza Armada Nacional decida el lado de la historia en la que desea participar y no siga participando del deletéreo maridaje con la mal llamada revolución chavista-madurista que solo ha dejado como resultado gravísimas acusaciones internacionales de narcotráfico, corrupción y lavado de dinero sobre altos funcionarios civiles y militares. En este sentido exigimos de manera enérgica la renuncia del ciudadano general en jefe Vladimir Padrino López a su cargo de Ministro de la Defensa, por las gravísimas, amenazantes e inéditas declaraciones del día lunes 24 de octubre. Es el momento de recordarles a los militares que ni las armas ni los uniformes de la república tienen apellido ni están al servicio de ninguna parcialidad política, es por ello que las palabras del señor Vladimir Padrino han ofendido a la nación y a la institución militar la cual debe someterse incondicionalmente al poder civil.

Respaldamos la iniciativa de los países miembros del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) que iniciaron consultas para aplicar la Cláusula Democrática de dicha organización en los próximos días tal como lo solicitamos el pasado 8 de septiembre de este año ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Federativa de Brasil. En esa oportunidad solicitamos la aplicación del Protocolo de Ushuaia ante las flagrantes violaciones a la Constitución Nacional y los ataques sistemáticos de todos los demás poderes contra la Asamblea Nacional, única institución legítima en Venezuela, lo cual comprobaba la ruptura del orden constitucional. De la misma manera, extendemos nuestro agradecimiento al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, doctor Luis Almagro, por su incondicional apoyo a nuestro país en sus aspiraciones democráticas. 

Emplazamos respetuosamente a la comunidad internacional, en general, a no demorar las sanciones establecidas en los diversos mecanismos del derecho internacional para restablecer el orden democrático y constitucional, así como las medidas de protección a la sociedad venezolana que se encuentra en absoluto estado de indefensión ante este oprobioso régimen dictatorial que representa Nicolás Maduro. 

Agradecemos las gestiones del Estado del Vaticano y de forma especial de Su Santidad Francisco para impulsar una jornada de diálogo entre el régimen y la oposición democrática en aras de buscar una salida pacífica y constitucional a esta crisis, sin embargo habrá de insistirse que ante la ausencia de interlocutores de parte del régimen y el gravísimo estado de indefensión en el que se encuentra la nación venezolana por el pleno establecimiento de un Estado fallido y forajido, el proceso de diálogo debería darse luego de  una serie de acciones concretas que antes hemos manifestado y que representan el anhelo mayoritario de la sociedad venezolana: la entrada en vigor de la Ley de Amnistía,  la liberación de todos los presos políticosel retorno de los exiliadosel fin de la persecución y represión política contra la oposiciónel reconocimiento pleno a la Asamblea Nacionalel establecimiento de una  fecha para la realización de unas elecciones generales en lo inmediato que dirima la grave crisis que vivimos  y la autorización para que entre al país la ayuda humanitaria que en materia alimentaria y médica ha ofrecido la comunidad internacional. No habiendo tales condiciones, el proceso de diálogo es en un error que sólo consolida el régimen dictatorial de Nicolás Maduro y profundiza aún más la crisis. 

Amparados en el derecho a la rebelión establecido en el artículo 350 de la Constitución Nacional y cuya figura es de reconocimiento histórico y universal declaramos públicamente desconocer al régimen de Nicolás Maduro, por la ilegitimidad con la que ejerce la Presidencia de la República siendo el responsable de la ruptura del orden constitucional y suscribimos la convocatorias de movilización y resistencia que han sido convocadas para rescatar el hilo constitucional, la libertad y la democracia de nuestra nación. Nos adherimos al llamado de aplicar el artículo 333 constitucional donde se establece de manera expresa que cualquier ciudadano investido o no de autoridad está en el deber de trabajar para restablecer el orden constitucional y democrático. 

En esta hora aciaga invocamos la unidad del pueblo y de todos los sectores de la vida nacional. Con mensajes firmes y acciones concretas saldremos de esta tragedia en la que se ha convertido el país. No podemos claudicar ni un solo momento. La hora de la libertad que no conoce retorno ha llegado y debemos acudir a esta cita histórica con valentía y patriotismo. Ya basta de tanta destrucción. ¡Abajo la dictadura! 
Caracas, 7 de noviembre de 2016


Alfredo Coronil Hartmann-Viso; Allan Brewer Carías; Antonio Sánchez García; Armando Velutini; Beatriz Gerbasi; Blanca Rosa Mármol de León; Carlos Blanco; Carlos Molina Tamayo;  Diego Arria; Eddie Ramírez; Elsa Boccheciampe; Enrique Aristiguieta Gramcko; Fernando Gerbasi; Gonzalo Gerbasi; Gustavo Azocar Alcalá; Gustavo Coronel; Gustavo Tovar Arroyo; Gustavo Velásquez Betancourt; Heraclio Atencio; Joaquín Chaffardet; José Rodríguez Iturbe; María Teresa Romero; Miguel Henrique Otero; Milos Alcalay; Pedro Conde Regardiz; Rafael Grosscors; Reinaldo Figueredo Planchart; Robert Gilles Redondo; Soledad Bravo; Tamara Suju; Thays Peñalver; Vladimir León Bencomo.