martes, 22 de noviembre de 2016

La gratitud es la memoria del corazón*

* Cita de Jean Massieu

En 2008 publiqué en mi blog un escrito sobre el día de Acción de Gracias en los Estados Unidos. Lo hice en imitación del bello Poema de los Dones, de Jorge Luis Borges, ver:  http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2008/11/en-este-dia-de-accin-de-gracias-2008.html. Allí expresaba mi gratitud por las cosas y la gente maravillosa que tenía alrededor: libros, música, paisajes, familia, amigos. Al hacerlo seguía el buen consejo del filósofo estoico Epícteto, quien vivió muchos años en esclavitud y se dedicó a la enseñanza de la ética.  Decía Epícteto: “El hombre sensato no se lamenta por lo que le falta, se alboroza por lo que tiene”.
La expresión de esa filosofía es la gratitud.  Jean Massieu, 1772-1846, decía que “La gratitud es la memoria del corazón”.
Borges da gracias, entre muchos otros dones, por:
Por la música verbal de Inglaterra,
Por la música verbal de Alemania,
Por el oro, que relumbra en los versos,
Por el épico invierno,
Por el nombre de un libro que no he leído: Gesta Dei per Francos,
Por Verlaine, inocente como los pájaros,
Por el prisma de cristal y la pesa de bronce,
Por las rayas del tigre,
Por las altas torres de San Francisco y de la isla de Manhattan,
Por la mañana en Texas

Borges también dio gracias por los libros, a pesar de ser ciego. Pasó años como bibliotecario en Buenos Aires y decía:
“De esta ciudad de libros hizo dueños
A unos ojos sin luz, que solo pueden
Leer en las bibliotecas de los sueños…”

Y agradece a Dios por haberle dado, al mismo tiempo, los libros y la noche.

Gerald Manley Hopkins  expresa su gratitud  en un poema: “Pied Beauty”, el cual recuerda a Borges, al agradecer por la piel (con variados colores, brinded)  de las vacas, el color de los cielos, la pinta de las truchas, la textura de las castañas, los materiales de trabajo del hombre, toda la infinita variedad multicolor (dappled)  de la vida que lo rodea:
Glory be to God for dappled things —
For skies of couple-colour as a brinded cow;
For rose-moles all in stipple upon trout that swim;
Fresh-firecoal chestnut-falls; finches’ wings;
Landscape plotted and pieced — fold, fallow, and plough;
And all trades, their gear and tackle and trim.


La gratitud es una de las claves de la felicidad

Hay una gratitud interior,  ese “Gracias al cielo, a Dios, a la buena gente” que nos decimos cada vez que recibimos de los demás algo que alegra nuestra vida. Hay también una gratitud expresada, como en el poema de Borges y en el poema de Manley arriba mencionados. La gratitud expresada no solo nos hace mejores sino que  representa una fuente de placer espiritual para quien la recibe. Martin Seligman, pionero de la Psicología de lo Positivo, recomienda enviar frecuentes mensajes a amigos y familiares agradeciéndoles lo que hacen por nosotros.
La gratitud es una de las máximas expresiones del espíritu. Se debe, dicen los científicos, a la presencia de las  oxitocinas,  hormonas que influyen sobre el comportamiento social. Las más recientes investigaciones indican que la expresión de gratitud está controlada por un gene llamado CD38, el cual promueve la secreción de las  oxitocinas.
La expresión de gratitud establece un puente afectivo entre quien la expresa y quien la recibe y genera un beneficioso proceso de “contagio”, el cual puede derivar en una verdadera “epidemia”.  De allí que tenga un valor importante como agente de bienestar social.  

Agradecer

Es probable que muchos no se sientan con ganas de agradecer este próximo día de Acción de Gracias, al pensar en Trump presidente, al pensar que en Venezuela los presos continúan presos, que la gente sigue sufriendo privaciones de todo tipo y que los malos parecen estar ganando.

A quienes se sienten así, los psicólogos recomiendan sonreír. Ellos han estudiado el efecto de reír sin ganas, lo cual lleva a la activación de músculos faciales, ejercicio que – a su vez -  conduce a la generación de actividad cerebral productora de endorfinas que son agente de bienestar.  Agradecer por lo que se tiene, no entristecernos por lo que nos falta, estimula positivamente el hipotálamo.

Desde mi blog deseo agradecer a mi familia y a mis amigos, a la tierra que me ha recibido con tanta generosidad, por toda la felicidad que me han dado. Quiero agradecer a todos mis compatriotas quienes dentro y fuera de Venezuela luchan con denuedo por restituir la democracia y la libertad en el país. Al agradecer a cada uno de ellos en estos días de Acción de Gracias se me viene a la mente el poético Salmo 23:5:


“Me has preparado un banquete….  vertido perfume en mi cabeza y  llenado mi copa a rebosar”.