jueves, 28 de abril de 2016

Hugo Chávez: el traidor que nos enseñó a odiar

Terrible despilfarro para perpetuar la memoria de un traidor

Entre los escombros del chavismo ha quedado una peligrosa pretensión: la de que Hugo Chávez fue un gran hombre. Se refieren a él como “el comandante eterno, el líder inter-galáctico, el padre de la revolución” y otras estupideces por el estilo. El régimen gasta millones en publicidad para tratar de perpetuar la memoria del traidor como un nuevo Bolívar y, de manera más grotesca aún, como alguien que junto con Bolívar y Jesús forma una divina trilogía. Son millones lo que un régimen agonizante gasta en este chocante culto a la personalidad.
La verdad es que esta pretensión del lumpen social chavista debe ser combatida con todo vigor. Hugo Chávez fue un traidor, un corrupto y un irresponsable demagogo. Aunque se requeriría un libro para documentar esta aseveración, se puede decir lo siguiente en breves líneas:
Traidor, porque insurgió con las armas en contra de un gobierno democrático y legítimo, lo que no se puede decir del régimen actual. Traidor a su juramento, a su país, a sus soldados, a quienes llevó engañados al golpe, traidor a sus mismos cómplices cuando se rindió sin pelear.
Corrupto, porque utilizó el dinero de la nación como si fuera de él. Regaló 30 millones de dólares a Evo Morales de manera improvisada, en la televisión, algo que vimos con asombro y llegó a darle casi 3000 millones al régimen boliviano para comprar la total lealtad de Morales. Aceptó donaciones de un banco español para su campaña presidencial y, aún,, después de ser presidente. Usaba relojes costosísimos que no podía pagar con su sueldo, andaba por el mundo con un séquito de centenares, incluyendo familiares. Entregó petróleo a Castro, a Morales, a Kirchner, a Correa. Financió campañas de extranjeros con nuestro dinero. Hizo lo que le dio la gana con el erario público. Tenía reuniones de su gabinete en la Habana. Permitió que sus familiares y amigos y cómplices saquearan el tesoro público para mantenerlos leales a su locura. Saqueó al Banco Central de Venezuela y  endeudó al país de manera obscena para financiar, ya agonizante, su última campaña presidencial.  
Demagogo e irresponsable porque implantó una ruinosa política social carente de programas de naturaleza estructural, enteramente basada en limosnas, dádivas, regalos y distribución de comida gratis a sus “seguidores”. Al morir, dejó más pobres de los que encontró, despilfarró el ingreso petrolero más alto de la historia venezolana y endeudó al país a tal punto que ya ha incurrido en cesación de pagos  con empresas extranjeras y venezolanas. Peor aún, sembró el odio en contra de los venezolanos que le adversaban, insultándolos y humillándolos. Enseñó al país a odiar.
Los venezolanos no podemos permitir que este traidor, corrupto e irresponsable sea endiosado. Debemos combatir todo los intentos de sus beneficiados de perpetuar su memoria. Debemos documentar sus desafueros. Su procacidad, su resentimiento, sus abusos de poder, evidenciaron lo peor que hay en un venezolano. EL psiquiatra Chirinos lo definió como un narcisista (Chirinos también lo fue y sabía de qué hablaba), otros psiquiatras lo han definido como un sociópata, una persona carente de escrúpulo alguno para manejar conciencias y el dinero ajeno. Entregó la soberanía venezolana en manos extranjeras.

En todos los escenarios posibles, en Venezuela y en el mundo, los venezolanos dignos deben desmontar el mito de Chávez, reducirlo a lo que fue: un traidor, un corrupto y un irresponsable demagogo. 

3 comentarios:

Ivan Sanchez U dijo...

Menos mal que yo tengo mi conciencia muy tranquila porque yo soy uno de los primeros venezolanos cuando el 04/feb/1992 a las 2 am salió en la tv detenido porque pretendió darle un golpe a Carlos Andres. Le comente a mi esposa: "ESTA NO ES LA SOLUCION ESTE TIPO ES UN DICTADOR"

Anónimo dijo...

Los que robaron con el deben ser juzgados y responder de lo robado.
Juicio a los Testaferros.

a lomore dijo...

El perfil sociop'atico de Chavez compartido con sus allegados, la gran mayor'ia todav'ia en el poder, es parte de esta la ecuaci'on mal'efica. Otro elemento de gran importancia ha sido la participaci'on de esa "mano peluda"-Castro comunismo- que logr'o influenciarlos y manipularlos aprovech'andose del narcisismo de los susodichos.
La propuesta fue sencilla;los mantenemos en el poder, sabemos como hacerlo, tenemos m'as de 50 a#os de experiencia en eso de oprimir y someter al pueblo, a cambio nos entregan el pa'is y sus recursos, mientras Uds. viviran como reyezuelos, hay tanto billete para robar que alcanzar'a para todos. Deal or no deal?. En conclusi'on, mientras la influencia Cubano-Castrista persista, aqu'i no hay salida. Siempre me ha sorprendido porque la oposici'on no menciona o le da importancia a este aspecto tan importante del proceso.