miércoles, 14 de febrero de 2018

Viaje al corazón de Venezuela


Este año, 2018, cumplo 15 años de haber emprendido lo que ha resultado ser un viaje al verdadero corazón de Venezuela. No me sorprende que este viaje se haya llevado a cabo íntegramente fuera de sus límites territoriales, ausente del contacto físico con su geografía y su diario quehacer. Intuía, antes de salir de Venezuela, que la manera de llegarle a su verdadero corazón era abandonar lo que ya era su caricatura para ir a encontrar, desde una depuradora distancia, la verdadera Venezuela. En nuestra patria aún existe un acentuado narcisismo patriótico que hace pensar a muchos compatriotas que están  viviendo en un país de excepcionales características. Estos compatriotas han ido aceptando de manera acrítica  la visión del país que ese narcisismo ha cultivado, es decir,  la Venezuela de la gente más feliz del mundo, de las majestuosas e incomparables sierras nevadas, de las playas más hermosas del planeta, rebosante de un petróleo que codicia la humanidad entera, poblado por las mujeres más bellas y el pueblo más heroico. Ello viene cocinándose desde hace muchos años. En la década de 1940 un pequeño avión chocó con el Empire State y esa noticia fue recogida en la prensa venezolana con titulares que decían: “Avión choca contra edificio más alto del mundo”. En Caracas, al leerlo, muchos corrieron hacia el Hotel Majestic, a observar la tragedia.
El parroquialismo exacerbado, nuestra obsesión por ser – como lo repite incesantemente el ignorante sátrapa – país potencia, nos ha ido conduciendo al extremo negativo de ser una potencia en Inflación, asesinatos e ineptitud administrativa.  
Salir de Venezuela para integrar otras sociedades nos ha ido enseñando que no somos el ombligo del universo. Hemos ido aprendiendo que hay montañas más nevadas, que hay playas más limpias, que hay muchas sociedades que ríen y cantan, que existen mujeres bellas en todas partes y que hay países sin una gota de petróleo pero con una calidad de vida que bien desearíamos nosotros tener algún día.
En suma, hemos descubierto en nuestro viaje que Venezuela no es un país especial, ni destinado inevitablemente a la grandeza, ni el más chévere en el planeta Tierra. Lo que si hemos llegado a comprender es que Venezuela es nuestro terruño, al cual amamos, en ocasiones como los padres aman  a sus hijos minusválidos.  Como decía él nunca olvidado Cabrujas hemos llegado a aceptar que el Papa no escucha el Popule Meus cada jueves santo o que el vino de piña de Carora no es el que sirven en el Tour Argent en las grandes ocasiones pero que es nuestro rincón con sabor y olor a hogar.

Hemos ido comprendiendo que el verdadero corazón de la patria está en cada uno de los compatriotas expuestos a la libre e  intensa competencia mundial por ser miembros valiosos de la sociedad global. Hemos visto como hay venezolanos científicos, intelectuales, chefs, atletas  destacados gente de bien en todo el mundo y como estos compatriotas inclinan la balanza sobre el gentilicio positivamente en los demás países, a pesar de la vergüenza que genera la sub-especie que domina al país desde hace 18 años.  
Es en nuestros logros de gente de bien, en  esa búsqueda activa y exitosa de la universalidad, que radica el verdadero corazón venezolano. Los venezolanos han tomado vuelo, han roto sus cadenas territoriales para sembrarse en todo el planeta, han llegado a ser miembros dignos de la sociedad global, se han liberado del carnet de la patria, de la adulación, de la mezquindad y la pequeñez para irse a fundir con la inmensa corriente de humanidad en la cual con alguna frecuencia sobresalen. Ello no quiere decir que somos los mejores y los más chéveres y que el resto del mundo nos envidia, como reza el credo de los homínidos chavistas. Significa algo mucho más importante para nosotros: que somos iguales y que podemos, si nos esforzamos, lograr niveles mundiales de excelencia.
Allí está nuestro verdadero corazón. En el tratar de hacer nuestro mejor esfuerzo, en despojarnos de complejos de grandeza, los  cuales apenas son evidencia de complejos de inferioridad. Es hora de darse cuenta de que nuestra verdadera Venezuela posee un universo de héroes civiles que nos da lustre, a quienes debemos veneración igual o hasta mayor a la que le damos a nuestros héroes montados a caballo.  

Esto es parte importante de  lo que he aprendido en mi viaje sin retorno de 15 años hacia el corazón de Venezuela.  

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Le falta solo a su escrito mencionar el dicho repetido hasta el hartazgo, aun hoy en dia y por politicos incluso: "somos el mejor pais del mundo". Nunca lo fuimos. Fuimos un pais pequeño con muchas cosas buenas, como su envidiable localizacion geigrafica, pero tambien con muchas cosas no tan buenas y algunas francamente deplorables.
Fijese Ud., tuvo que ocurrir esta tragedia nacional para que la sabrosisima cocina criolla se este dando a conocer en el mundo, cocina que no tiene nada que envidiarle a otras latinoamericanas mucho mas famosas hasta ahora. Mencion especial a nuestra arepa, en plena internacionalizacion. Buen provecho y saludos (va sin acentos)

a lomore dijo...

Tal vez si no hubi'esemos tenido petroleo ("El excremento del Diablo"...seg'un Juan Perez Alfonso), otro gallo cantar'ia.

Nelson Hernandez dijo...


... Alomore...

La desgracia no es tener petroleo, xq otros paises lo tienen (Dubai, Noruega, etc) y con el han hecho desarrollo... La desgracia, es no haber sabido administrar los ingresos de esa fuente energetica... q por cierto, le queda una ventana de tiempo muy corta para su uso como energetico principal...

Muchas de las reservas que tiene Venezuela, nunca seran producidas....

Saludos...

Anónimo dijo...

INCIDENCIAS APLICACION DE MANTENIMIENTO y MOVILIDAD DE USUARIOS ITM.... y añado .... Quizás ya No se Necesiten que es lo peor, en nuestra generación ya se está viendo un cambio de paradigma en la consumos energéticos y cual es la fuente ....

F J Baptista dijo...

Muy cierto el recorrido que UD. y otros venezolanos hemos tenido que hacer, dejando atrás una vida pasada que nos formó como ciudadanos del mundo sin haberlo pensado. La intención era vivir y seguir desarrollando actividades profesionales y personales en Venezuela, contribuyendo a el crecimiento del país, de nuestros colegas y de nuestra familia con trabajo honesto y serio.
Luego de la llegada del insólito desastre que comenzó con Chávez, poco a poco se fue deteriorando y desaparecieron las opciones de seguir en el país si queríamos continuar actividades serias y éticas, y tuvimos la oportunidad de emigrar y comenzar un nuevo ciclo de vida que gracias a circunstancias personales y la experiencia profesional acumulada nos abrió nuevos horizontes y opciones.
Venezuela sigue en mi corazón y sentimiento, y me preocupa el bienestar de tanta gente buena que hoy sufre una vida difícil en un país que casi ha desaparecido. Hoy me he hecho ciudadano de EE.UU. un país extraordinario y lleno de libertad, democracia y oportunidades. Soy norteamericano con mucha honra y orgullo. Como van las cosas, moriré aquí sin regresar a mi patria de origen, pero dando gracias a Dios por permitirme ser ciudadano de una gran nación.

Victor dijo...

Chapeau Gustavo ojala salgamos de este mal gobierno mas temprano que tarde. Saludos

Anónimo dijo...

La comida venezolana es parecidisima a casi toda la comida latinoamericana: tamales, pupusas, ropavieja, ensalada de pollo, platano, arroz blanco, frijoles negros, asado negro, pescado frito, guacamole, jojoto etc. etc. etc.

Justamente hablaba hoy con una amiga de ese gusanillo que corroe por derntro de "quizas" volver algun dia. En su caso, precisamente en estos dias emigra su hija de 34 años con su novio, via Buenos Aires. Asunto que tiene muy desanimada a esta buena madre de 69 años, y por lo que ella naturalmente se siente con sentimientos encontrados: "que no puede truncarles su futuro -me dijo- como tambien quisiera mantenerlos cerca de ella". Esta amiga mantiene esa esperanza de que volveran "muchos" a rehacer patria cuando termine esta pesadilla infernal de los malditos. Cosa que dudo yo, ya cuando te vas y ves que tu vida es digna, entre otras muchas cosas, y empiezas a hacer vida en el extranjero, ya no piensas en retorno, al menos en mi caso.
Aunque por supuesto esto no se lo dije y trague espeso pa'dentro, no sere yo quien le rompa sus ilusiones...

Sledge dijo...

El detalle es que despues de unos 5 Millones de Venezolanos que se fueron o iran, en su gran mayoria para nunca regresar Venezuela ya no sera la misma. Los que se fueron fuimos nosotros, con nuestras familias y amigos. Poco quedo atras.

Eso se acabo, como dice un pana mio, 'esto se jodio'. El enorme daño irreversible de un verdadero Exodo Social se hara sentir, durante decadas y generaciones. Un fatidico Brain Drain, una estocada final, del cual nadie se atreve a hablar.

Anónimo dijo...

'"Será la nueva comida china": cómo los venezolanos convirtieron la arepa en un plato mundial'



"Hace 20 años era difícil pensar en una arepera fuera de Venezuela, donde prácticamente hay una en cada cuadra, carretera o pueblo.

Pero hoy se ven no solo en la principales ciudades de destinos de emigrantes venezolanos ?Bogotá, Miami, Madrid, Panamá?, sino también en Tokio, Ciudad del Cabo o Abu Dabi.

En Baltimore, Estados Unidos, la arepera White Envelope ha ganado premios de gastronomía con arepas rellenas de preparaciones libanesas o veganas, entre otras.

En pleno canal del este de Londres, una de las zonas más sofisticadas de la capital británica, la gente hace hasta una hora de fila para comer las arepas de Arepa & Co, donde venden cada una a 8 libras (US$10).

En Pingtung, una zona turística en el sur de Taiwán rodeada de parques, montañas y playas, un pequeño busecito con grafitis vende arepas venezolanas bajo el nombre de Pachamama.

"Cuándo llegué a Estados Unidos, en 2006, solo había areperas en Miami", dice Alejandro Puyana, un joven escritor venezolano que reseñó su sorpresa sobre el esparcimiento de las areperas en un artículo que han recogido varios medios anglosajones.

"Pero ahora incluso amigos que no saben nada de Venezuela comen arepa en pequeños pueblos del país", señala."

En: http://www.t13.cl/noticia/tendencias/bbc/sera-la-nueva-comida-china-como-los-emigrantes-de-venezuela-convirtieron-la-arepa-en-un-plato-mundial

Anónimo dijo...

No habran arepas en todas partes, pero hay pan exquisito y de todas elaboraciones en casi todo el mundo.
El pan se come a todas horas, la arepa no.

Asi que camBie el chip AREPERO y mire hacia otros horizontes!!!

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Caramba que educado. Ahora resulta que no se puede opinar sin que te insulten. Por cierto, no se dice "habran" sino "habra". De nada.

Anónimo dijo...

El anterior comebtario va sin acentos.

Ingrid Moretti dijo...

Muchas gracias por tan certero escrito !!
Me gustaría invitarlo a mi charla del próximo jueves 22 de febrero a las 7:00 pm hora este por los salones virtuales de ZOOM.... título de la charla: "El Duelo del Emigrante"
Sala ID: 946-246-472
Plataforma ZOOM
Dios permita pueda conectarse y unas criollisimas gracias

Carmen Fernandez Reyes dijo...

Hola yo tengo planeadas mis vacaciones para conocer este lugar tan bello, quiero recorrerlo enterito , quiero llegar a rentar un coche alla , me puedes recomendar una agencia de renta de autos asi de buena como la de mi pais maxirent www.maxirent.com.mx.