martes, 4 de noviembre de 2014

Chávez y Maduro prostituyeron los aviones de PDVSA






Cuando PDVSA era PDVSA y no un nido de ineptos y corruptos hubo un escándalo relacionado con las llamadas “colitas” de PDVSA. La oposición de aquella época se indignó por el uso ilegal de los aviones de PDVSA para transportar familiares. Los casos identificados fueron pocos pero ello fue suficiente para que Chávez hablara, en su campaña electoral de 1998,  de vender los aviones de PDVSA para eliminar la corrupción. Ver el show de Chávez aquí: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=p87mID2mCm8
 En efecto, vendió ocho naves bastante antiguas, ninguna de ellas jet, pero al cabo de poco tiempo se compró una fastuosa aeronave, Airbus, por unos $65 millones (hoy arrumbada).
Mientras tanto la PDVSA de Ramírez compraba aviones como comprar arroz, hasta el punto de tener hoy una flota aérea de no menos de 20-25 jets, incluyendo varios FALCON y al menos un Grunman, el tope de la línea en aviones ejecutivos.

 Y que pasa ahora? Estos aviones han transportado y transportan expresidentes zánganos como Zelaya o Fernando Lugo, presidentes parásitos como José Mujica y Evo Morales,  mujeres de dudosa actividad como Naomí Campbell, amiguitos del régimen como Sean Penn y Danny Glover, niñeras armadas, hijos y sobrinos del difunto dictador (hay innumerables fotos de este abuso) y, por supuesto, a Raimundo y todo el mundo que use casaca roja. El uso de los aviones de PDVSA es indiscriminado y bestial.  Sin embargo, nunca ha existido, que sepamos, ninguna denuncia formal de la oposición sobre este inmenso crimen, cuando los limitados casos de la PDVSA pre-Chávez fueron objeto de grandes aspavientos de aquella oposición, ahora esencialmente organizada en la MUD. 
 El abogado y amigo Joaquin Chafardett me envia una relación sobre el uso dado al avión de CITGO/PDVSA por su expresidente Alejandro Granado y sus amigos y familiares, en años recientes. Esta es la relación de Chafardett:
  
“Para ese año, 2009, y hasta julio del año pasado el presidente de Citgo era el ingeniero Alejandro Granado, quien además de residir en la más exclusiva urbanización de Houston llamada Royal Oaks Country Club (uno de sus vecinos es el ex presidente George H. Bush) tiene numerosas propiedades en Florida, entre otras su casa de playa situada en el 3463 NE 171st St, North Miami Beach que adquirió por la módica suma de $1.500.000,00. 

Pues bien, don Alejandro viajó  durante esos nueve meses  a Fort Lauderdale (el aeropuerto más cercano a su modesta residencia) solo o con su familia  en innumerables ocasiones. 
​Y es el caso que ni en Fort Lauderdale ni en Miami hay operaciones relevantes de Citgo que obliguen a su presidente a viajar ​a esas ciudades continuamente. 

Ese avión cuyo costo de operación es estimado por Citgo en $4.185,00  la hora hizo vuelos a buscar a la madre de Granado en Barquisimeto, vuelo vacacional con su señora a Melbourne, Sidney y Honolulu, Washington, Filadelfia y Nueva York, entre otros. 

El costo total de los vuelos particulares, privados, no oficiales de Granado en nueve meses, calculada la hora al valor establecido por Citgo, que no incluye viáticos ni hoteles de la tripulación, suman la módica cantidad de $928.631,01. 

En otras palabras Granado gastó cada mes, durante 9 meses. un promedio de $103.181,00. 

Dentro de los vuelos de ese avión se encuentran los vuelos efectuados por Maduro, Arias Cárdenas, Temir Porras, Jesús Romero Anselmi, la Primera Combatiente y Zelaya y sus ex ministros y allegados que estoy procesando
​.

Y se me olvidaba hasta un viaje de Rafael Ramírez y familia desde Caracas a Eagle, Colorado (un resort de ski) pasando por Houston y Fort Lauderdale (salida 4 enero 2009 y regreso 11 de enero 2009). 

Ahora, con el asunto de la niñera de Jaua y el avión que la llevó a Brasil, se comprueba una vez más que las aeronaves de PDVSA están totalmente prostituídas. Y que no se confunda lo que estoy diciendo; digo que la utilización de aviones del estado para el usufructo de una oligarquía corrupta como la del régimen que está en el poder es un acto de prostitución. Ese avión no debía haber viajado a Brasil con gente que no tiene nada que ver con la industria petrolera. Jaua es un corrupto, algo que ya sabíamos. .



Lo que es increíble es que este hamponato esté pensando en comprar entre diez y doce aviones más, según nos dice hoy Nelon Bocaranda, ver: http://www.eluniversal.com/opinion/141104/runrunes (“Colita Airlines”). Lo que es imposible de entender es la indiferencia del país ante este saqueo de los recursos nacionales. Es como si esta pesadilla le estuviera sucediendo a otros!