martes, 25 de agosto de 2015

PDVSA en una etapa demencial: trabajadores inician control de la empresa



Ya no se trata solamente de robos del dinero de los venezolanos cometidos por contratistas e equipos de generación eléctrica o de tanqueros. No se trata solamente de gabarras hundidas ni de taladros contratados a empresas fantasmas ni del fraude de las reservas probadas de la Faja del Orinoco.
 Ahora se trata de algo que puede ser peor que todo eso mencionado arriba, aunque no tenga el mismo efecto mega- destructor en términos cuantitativos sobre la compañía en el corto plazo. Digo peor porque apunta a una monumental estupidez que viola los principios más elementales de la organización de empresas. Se trata de lo siguiente:

Este domingo arrancó el Plan Piloto [en PDVSA] para elevar la producción de crudo en el Lago de Maracaibo, en el cual participarán activamente los trabajadores de la gerencia de Servicios Lacustres que formaron parte de las mesas de trabajo del Programa para el Mejoramiento de la Eficiencia y Productividad en esta área. 
Esa frase suena bien. Los trabajadores se comprometen a trabajar. Después de todo, no ha sido ese su compromiso y su deber en todo momento? 
Pero, esperen un segundo. Miren lo que añaden estos dementes:
“La iniciativa fue presentada por los voceros de este programa al presidente Nicolás Maduro durante el evento con motivo del décimo aniversario del Plan Siembra Petrolera… Gustavo Portillo, vocero del programa, afirmó que la finalidad es que los trabajadores tomen el control de las operaciones de producción de crudo. Este plan tiene como objetivo minimizar los costos de la producción a través de la rehabilitación con esfuerzo propio de 176 pozos en la Unidad de Producción Lagunillas Lago, con la participación inicial de 236 trabajadores que asumieron este compromiso para lograr la recuperación de 10 mil 37 barriles de crudo…. Por su parte, Ildemaro Paz, uno de los voceros del Plan Piloto, recalcó que esta es una demostración del compromiso socialista de la masa obrera de la industria petrolera. Aquí está la clase obrera dando muestra de que estamos organizados, cumpliendo con el Plan de la Patria, tomamos el control de las operaciones..”.  
Esto es algo totalmente diferente. Se trata de que los trabajadores han decidido enviar al cesto de la basura a los gerentes, a los planificadores, a los directivos de PDVSA  para decir, como en efecto están diciendo,  que están tomando el control de las operaciones.
Esto representa el final del camino para la empresa prostituida. Primero se puso a vender pollos (podridos). Luego a sembrar yuca. Maduro los instó a sembrar caraotas negras. Y, finalmente, los trabajadores toman el control de la empresa para “aumentar la producción en 10.000 barriles diarios”. Esta es una soberana estupidez.
 Es una soberana estupidez porque el reacondicionamiento de pozos siempre se ha hecho de manos de los trabajadores, eso no es nuevo. Pero ese trabajo se hace en base a un plan integral de reacondicionamientos, no es un esfuerzo epiléptico de un grupo de trabajadores que decide, por amor al difunto, irse a Lagunillas a reparar 176 pozos para lograr aumentar 10.000 barriles de producción. Que gerente planificó este trabajo? Que ingeniero les dijo cuales pozos reparar y acondicionar? Como encaja este arranque de entusiasmo patriotero en un esfuerzo orgánico, coherente? Lo cierto es que PDVSA está destruida, degradada, convertida en centro de corrupción en contrataciones y en contrabando de extracción, endeudada y objeto de las violaciones más atroces. Ahora, lo que faltaba, los trabajadores deciden tomar el control de la empresa, con el visto bueno del payaso corrupto, Nicolás Maduro y el silencio cómplice de Eulogio del Pino.
La toma de control de la empresa por los trabajadores es una farsa más en la horrorosa caída de PDVSA, la cual refleja la intención torva del régimen de destruir al país. Mientras esto sucede en PDVSA, en la frontera de Venezuela con Colombia se escriben algunas de las páginas más negras en la historia de la Fuerza Armada venezolana: una batalla entre carteles de la droga de uno y otro bando militar, algo nunca visto antes en nuestro país, algo que marca la disolución política y social de Venezuela, hecha posible por un régimen podrido hasta la raíz, ver: http://www.lapatilla.com/site/2015/08/24/el-nuevo-herald-enfrentamiento-entre-bandas-militares-ocasiono-cierre-de-frontera-colombo-venezolana/.
Venezuela se ha convertido en uno de los países más atrasados y anarquizados del planeta ante la mirada impotente de sus habitantes.
Que fuerzas tendrán que actuar para sacar al país de esta miseria, para expulsar a los generales narcos y a los gerentes petroleros que ha prostituido a PDVSA?   Hay un millón de venezolanos fuera del país que son una fuerza en potencia. 
Cuando un país se anarquiza y su régimen es un guiñapo inmoral, está mas que maduro para ser intervenido.