viernes, 6 de enero de 2017

Wolfgang Alejandro (Alex) Lorenz (1926-2017)

Siempre recordaré a Alex Lorenz como el primer Coordinador de Exploración que tuvo la casa matriz de la industria petrolera venezolana, Petróleos de Venezuela. Compartí labores con él en esa empresa, desde 1976 hasta 1979, cuando regresé a la parte operacional de la industria. En mi condición de Director de PDVSA, coordinando el proceso de racionalización que llevó el número de empresas petroleras de catorce a cuatro, tuve amplias oportunidades de conocer la calidad de su trabajo, su seriedad profesional y personal combinada con una sonrisa fácil. Aprendí que era un geólogo de ideas firmes y que las defendía con ardor. En buena parte gracias a su liderazgo, las reservas probadas de Petróleos de Venezuela fueron creciendo hasta pasar de 18000 millones de barriles en el momento de la nacionalización a unos 80.000 millones de barriles algunos años después.
Alex acaba de fallecer y su muerte enluta a toda la comunidad petrolera venezolana, en especial a sus colegas geólogos. Conversando por Internet con su hijo Ricardo, éste me hizo llegar la sinopsis de su trabajo de grado sobre la Geología de la Isla de Margarita. Ricardo me hizo notar que él la había leído como quien lee un poema. Al leerla me di cuenta de lo que Ricardo quería decir. El texto posee una calidad de prosa rítmica y un sonido musical que nos hace pensar en poesía. No en vano Hans Cloos, el ilustre geólogo germano, decía que “La Geología es la música de la Tierra”. Alex escribió sobre geología en la mejor tradición de este gran maestro.
Su hijo Ricardo me envió un esbozo biográfico que transcribo de seguidas, con unas pequeñas alteraciones de forma. Refleja este esbozo la noble dimensión de este gran geólogo venezolano, gran filántropo, de múltiples actividades humanísticas, quien condujo su vida en la mejor tradición de los grandes naturalistas del pasado, muy a lo Humboldt.   
Esbozo Biográfico
Alex nació  en Barcelona, Edo. Anzoátegui, el 22 de Noviembre de 1926. Sus padres Otto y Anna Lorenz emigraron de Alemania y se radicaron desde 1923 en Venezuela, donde vivieron hasta el final de sus vidas. A temprana edad, y como hijo único, Wolfgang Alex se muda a Caracas con sus padres, donde estudió la escuela primaria en el Colegio Alemán y el bachillerato en el Liceo Fermín Toro. Se graduó de geólogo en la Universidad Central de Venezuela en 1949, realizando trabajos de campo en el Edo. Falcón y dedicando su tesis de grado al tema de la “Contribución a la Geología de las Formaciones Sedimentarias de la Isla de Margarita.” En 1952 interrumpe sus estudios de postgrado en ingeniería de petróleo realizados en la escuela de minas de Colorado (Colorado School of Mines/Golden) para contraer matrimonio con Cecilia Abreu, con quién tuvo cuatro hijos: Ana (Anita) ’53, Ernesto ’56, Isabel ’58 y Ricardo ’61.
Su larga carrera en la industria petrolera venezolana comienza en 1950, después de ingresar a Creole Petroleum Corporation en el área de geología de superficie, y culmina 35 años más tarde al jubilarse, en 1985, de sus cargos como Vicepresidente de Corpoven y Presidente de Cevegas.
A partir de la nacionalización petrolera de 1976, Alex Lorenz fue el primer Coordinador de Exploración en la casa matriz PDVSA, poniendo en marcha las campañas exploratorias mayores de Costa fuera y Faja Petrolífera del Orinoco. En 1981 fue nombrado Director de Corpoven, filial de PDVSA, atendiendo las funciones de Exploración, Legal, Auditoría y Secretaría Corporativa como Director Principal, así como las funciones de Producción, Tecnología, Sistemas y Computación y Desarrollo Organizacional como Director Alterno. Durante los años 1981 y 1982 fue también Director Suplente por Corpoven en el Intevep.
Tanto en PDVSA como en Corpoven, Alex Lorenz se dedicó exitosamente a amalgamar y racionalizar las diversas culturas generacionales heredadas de las empresas petroleras ex-concesionarias y la formulación, con ellas, de los contratos de asistencia técnica e intercambio de recursos humanos. Esto permitió optimizar talentos y alcanzar mayor valor agregado en todas las iniciativas de racionalización de PDVSA, actividad que contribuyó a elevar las reservas probadas petroleras de Venezuela de 18 a 75 mil millones de barriles.
En los años inmediatos después de su jubilación, Alex Lorenz se desempeñó como Director del Comité Consultivo de H.L. Boulton & Co. y como asesor exclusivo de PDVSA. En 1986 realizó un viaje especial para entrevistar a estudiantes venezolanos en Alemania interesados en constituir la Reserva Estratégica de Profesionales de Corpoven. Posteriormente, y hasta 1996, fue miembro de la Junta Directiva de la Asociación Cultural Humboldt en Caracas dedicando sus esfuerzos a proyectos educativos y culturales del entorno nacional. Así, por ejemplo, trabajó indirectamente con el Goethe Institut de Alemania en el fomento y promoción bilateral de las artes, la educación y la cultura. Asimismo, colaboró en proyectos socio-afectivos con la escuela Fe y Alegría de Catia y en iniciativas artesanales del INCE, en colaboración con el gobierno alemán, los cuales se realizaron en Caricuao y la Colonia Tovar, Edo. Aragua. También se involucró en la creación y dotación de museos, en esfuerzos de conservación ambiental, así como en eventos creativos y exposiciones diversas.
Alex Lorenz realizó cursos de índole técnico y de capacitación supervisora a lo largo de su carrera, entre los cuales destacan Avanzado de Gerencia (Northwestern University, IL, USA) y Administración de Empresas (Columbia University, NY, USA).
Alex Lorenz disfrutaba viajar, leer, bailar, escuchar música, tocar el acordeón y el piano, ver TV, cuidar su jardín, reparar artefacto descompuestos con piezas recicladas y, sobre todo, compartir experiencias con su familia, dándole consejos y ayudándola siempre que podía.

Wolfgang Alex Lorenz acaba de fallecer en Caracas a los noventa años el día 5 de Enero de 2017. Además de sus hijos Ernesto, Isabel y Ricardo, lo sobreviven su yerno Mario Crespo, sus nueras Claudia Contreras y Petra Telgkamp, sus nietos Alejandro, Otto, Lucas y Niklas así como sus bisnietos Sofía, Mia, Alessandro, Emilio y Eliana.

4 comentarios:

Unknown dijo...

Gracias Gustavo por esta nota de reconocimiento a Alex. Excelente persona siempre me considero su amigo y me trataba como a un hijo. Trabaje para el la primera vez en PDVSA en 1978. Gran ejemplo de honestidad y transparencia.

Unknown dijo...

Gracias Gustavo por esta nota de reconocimiento a Alex. Excelente persona siempre me considero su amigo y me trataba como a un hijo. Trabaje para el la primera vez en PDVSA en 1978. Gran ejemplo de honestidad y transparencia. (Richard Aymard)

Anónimo dijo...

No hay duda que PDVSA, con todas sus fallas que podrian senalarse, y que obviamente las tuvo, fue lo que fue gracias a esta clase de seres humanos. Que orgullo haber tenido una empresa asi en un pais que no valoro lo que poseia.

F J Baptista dijo...

Tuve el placer de conocerlo y mi padre le tenia mucho aprecio. Un gran profesional y una gran pero estricta personalidad. QEPD.