viernes, 20 de junio de 2014

MEMO A CABELLO

A falta de pan, buenas son tortas

 Confundes la  lealtad con la complicidad
“Me iré en silencio”, dices hoy en la prensa, con tu carota de sobornado. “Seré fiel a Hugo Chávez hasta el último día de mi vida”. agregas. Lo dices como si ello fuera una muestra de virtud cuando todos sabemos que  representa una admisión de complicidad. Irte en silencio significa que has estado de acuerdo con todas las sinverguenzuras y crímenes que el régimen ha cometido en estos 15 años. Sabemos que eres uno de los principales hampones del régimen, pero esta desafiante afirmación ya no deja duda alguna.
Eres cómplice del sangriento golpe militar de 1992. Te has enriquecido de manera obscena bajo el amparo y la impunidad del régimen. Dices que eres incapaz de juzgar a nadie pero has pasado todos estos años insultando a quienes disienten del régimen. Has convertido  la Asamblea Nacional en un antro de mediocridad sin paralelo en nuestra historia.
Estarás pensando en donde ir cuando te vayas.  Cuba? Allí no te van a recibir muy bien. No importa cuanto dinero hayas amasado durante estos años no tendrás sitio donde esconderte.  

El régimen se acerca a su final y ello, a su vez, acerca el momento en que tengas que rendir cuentas a la justicia. El juicio estará muy bien documentado.  Serás noticia.