martes, 24 de noviembre de 2015

VILLEGUITAS


Pequeñito, incoloro, en un papel de ideólogo revolucionario que no le cuadra, Ernesto Villegas, Villeguitas, anda por allí haciendo su campaña. Y esto es lo que dice:
“en el oficialismo "tenemos plena conciencia de que este pueblo está depositando su confianza en los hijos de Chávez y no vamos a quedarles mal ni a Chávez ni a este pueblo hermoso del comandante Chávez… Aquí hay solamente dos opciones: o seguimos adelante por el camino de Chávez o le entregamos el país justamente (a las personas) contra quienes Chávez se alzó (…). No podemos dejarle el país a esas cúpulas podridas que Chávez tanto combatió (…). El sacrificio de Chávez no puede ser en vano. No podemos echarles esa broma a Chávez ni a los hijos de la Patria. Ellos merecen una patria mejor que la que tuvimos y el único camino para que la tengan es el camino de la revolución bolivariana”.
Este es el mismo Villeguitas que por años mantuvo una posición discreta y respetuosa frente al sistema democrático. El mismo que hablaba suavemente y trataba de ser objetivo. Hoy en día convertido en un chavista que solo acepta dos opciones: o el chavismo o la ruina del país en manos de las “cúpulas corruptas”.
El hombre que pretendía ser racional no quiere entender que él es parte de una cúpula podrida. La entrega de Venezuela a la cúpula corrupta ya se realizó hace años.  O es que Cabello, Maduro, Ramírez, Merentes, Giordani, Izarrita, tú, Iris, Cilia, Darío, Carreño, Ortega Díaz, Tibisay, lo narco-generales, los boli chicos, los castrati del TSJ, Isaías, José Vicente, no son miembros de esa cúpula corrupta? Hay pruebas sobre los crímenes de esta cúpula que harían sonrojar a Al Capone. No me digas que crees honestamente que ustedes son un grupo intachable y que sin ustedes no hay salvación para Venezuela. La salvación de Venezuela pasa, precisamente, por terminar con el narco-régimen que ustedes han instaurado!   
Desde que te nombraron ministro de información comenzaste a mentir con descaro. Que si Chávez está recuperado, que si ya viene por allí, que si la fiebre  ha desaparecido. Mentías para justificar la distinción que te habían hecho. Vendiste tus principios para pagar por el cambur.
Hoy, cuando el país está en ruinas, cuando la inmoralidad del narcotráfico ha penetrado hasta los salones de Miraflores y de la Asamblea Nacional, cuando hay venezolanos injustamente presos, cuando PDVSA está quebrada, la CVG en bancarrota, el país endeudado hasta la raíz. Hoy, cuando Maduro anda saltando de un país a otro pidiendo limosnas, sigues hablando de la necesidad de que esta cloaca de régimen del que formas parte se mantenga en el poder. No creo que lo hagas por estar honestamente equivocado. Nadie puede ser tan ciego para no ver este desastre. Lo haces porque has vendido tu pequeña alma por una miserable y breve posición burocrática.
Por eso, tus palabras carecen de fuerza, de persuasión, suenan débiles y vacías. Tu llamado al pueblo de seguir adorando a un muerto, el mismo muerto que nos llevó por el camino del desastre, son criminales. Y ni siquiera son sinceras. Ello te hace doblemente culpable.
Con el permiso de Job Pim, te digo:
 Villeguitas, quien no salió igualito a su papá
Quiere ser líder chavista, y de vanguardia
Pero, qué va,
Porque el líder de vanguardia va adelante

Y Villeguitas va hacia atrás   

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"que este pueblo está depositando su confianza en los hijos de Chávez"
A estos lambucios no les tengo confianza ni pa'darles una colita ni hasta Maiquetia.

Samuel Chirinos dijo...

Estos funcionarios rojos estàn apelando al ùltimo recurso que les queda, la invocaciòn de muertos...