jueves, 17 de marzo de 2016

Eva Golinger acusa a Leamsy Salazar de asesinar a Hugo Chávez



En APORREA la mercenaria Eva Golinger, en nómina del régimen chavista desde hace años, dice lo siguiente, ver: 
Chávez actuaba para poner en práctica sus palabras, Chávez implementaba sus políticas, hacia realidad su visión. Retomó el control soberano de la industria petrolera de Venezuela, que aunque había sido nacionalizada en 1976 funcionaba como una empresa privada cuando él fue electo en 1998. Nacionalizó importantes empresas y sectores estratégicas que estaban en manos de trasnacionales, como la electricidad, la telefonía, y otros recursos naturales incluyendo las inmensas minas de oro... 
El cáncer de lo cual padeció Chávez fue inusualmente agresivo y sospechoso, y cada día salen más evidencias sobre la clara posibilidad de que Chávez fue asesinado. Solo saber que uno de sus edecanes más cercanos durante años, quien estuvo a solas con él y quien le llevaba su comida, su café, su agua, hoy es un testigo protegido en Estados Unidos. Las acciones ocultas de Leamsy Salazar y su íntima colaboración con las agencias de inteligencia de Washington pronto se darán a conocer".

Esta acusación es repetida por el sitio www.venezuelanalysis.com , otro sitio mercenario dedicado a defender la imagen de la dictadura chavista-castrista-madurista, ver: http://venezuelanalysis.com/analysis/11890. Este artículo hasta pronostica que alguien como el fugitivo de la justicia estadounidense,  Snowden, será quien revelará los detalles del “asesinato” de Chávez por orden de la CIA.

El escrito de la Golinger está lleno de falsedades que, repetidas una y otra vez, pretenden hacerse verdades. Una de ellas es que Chávez realmente “nacionalizó” la industria petrolera venezolana, la cual “actuaba como una empresa privada”. Esta ignorante no tiene idea de lo que dice. Precisamente por estar manejada como una empresa privada es la razón por la cual PDVSA era una empresa eficiente. Cuando Chávez, Ali Rodríguez y Rafael Ramírez le pusieron la mano, pasó a ser una empresa importadora de pollos y sembradora de yuca, vio declinar su producción en medio millón de barriles diarios de petróleo, se endeudó hasta la coronilla, sextuplicó su nómina de empleados y se convirtió en la empresa más corrupta de Venezuela, todo lo cual está perfectamente documentado.  Dice que Chávez nacionalizó las “inmensas minas de oro” cuándo en efecto se las entregó a las empresas internacionales canadienses y rusas. La única en manos del estado era Minervén y la destrozaron. La mercenaria Golinger habla de nacionalizaciones que fueron, en realidad, expropiaciones de empresas que han sido destruidas y están en bancarrota, lo cual es también documentable.
Luego lanza la tesis de que fue Leamsy Salazar, quien le llevaba comida y bebida a Chávez quien lo asesinó, por orden de la CIA, y pronostica que esto se dará pronto a conocer.

Sin embargo, la verdad es que la gente que estuvo a Chávez en sus manos por dos largos años fueron los cubanos de Raúl Castro. Es mucho más lógico suponer que si alguien asesinó a Chávez fue la Cuba de Castro, en vista de que necesitaban colocar en el poder venezolano a un títere más maleable que el impredecible Chávez, quien actuaba por impulsos momentáneos. Por impulso compró el avión Airbus por $70 millones que no tenía. Por impulso le regaló a Evo Morales por TV $30 millones que no eran de él sino de nosotros. Por impulso, chillaba “exprópiese” cuando veía algo que le gustaba. Por impulso le mandaba maletines llenos de dólares a Cristina Fernández, la viuda de Kirchner, o mandaba a llamar a Naomi Campbell o le regalaba $18 millones de dinero nuestro al petardista Danny Glover.

Los Castro ya no podían manejar a un tipo que, según su compinche Lula (hoy denunciado por la justicia brasileña por ladrón),  era un loco que él tenía que ir a tranquilizar cada tres o cuatro  meses, ver: . http://laprotestamilitar.blogspot.com/2010/05/lula-la-frase-del-dia-loco-suelto.html .

 Entonces, por qué no pensar que fueron los cubanos quienes asesinaron a este desequilibrado, para poner en su lugar a un miserable payaso, entrenado por ellos mismos, ignorante, incoloro e insípido, quien haría exactamente lo que le dictaran desde La Habana?   Por qué tratar de culpar a quien fue un fiel servidor de Chávez hasta que se convenció de que sus secuaces eran narcotraficantes?


Nadie sabe, sino los cubanos y la camarilla del régimen cuándo, cómo y de qué murió el difunto sátrapa. No existe autopsia, no existe partida de defunción, nadie sabe quién o qué yace en lo que llaman La Montaña, donde Maduro va a dormir a veces para hablar con el pájaro. Tendremos que esperar que alguien hable en La Habana. Y no será Snowden.    

3 comentarios:

Anónimo dijo...

The chavistas are becoming increasing desperate as another socialist revolution fails. The "Obama" revolution is in the same boat, hence the violent demonstrations by the communist BLM movement as it becomes America's colectivos. All this ever leaves is destruction and death. Better to do like Papa Fidel and make buddies elsewhere. The chavista days are fading fast as the number of empty stomachs grows. Why do people fall for this idiotic Marxist insanity over and over?

david1952000 dijo...

The Chavistas wave pictures of Chavez around trying to rekindle the revolutionary fervor like leftists in the US wave pictures of George Bush, trying to remind you of why you voted for Obama. All a pathetic political ploy by frantic losers who cling to failed notions while the Chinese buy up their future.

Anónimo dijo...

Me encanta que se una al club de los que denuncian machaconamente el problema de Cuba, que es realmente nuestro primer problema, del cual derivan los demás (inseguirdad, destrucción, desabastecimiento de medicinas y comida, desempleo, inflación, hospitales en el suelo, et., etc., etc.)

Mientras no se resuelva este problema, la colonización cubana, seguiremos dando vueltas en círculos. Por favor, escriba más sobre este tema.

La respuesta al primer comentarista: porque la idiotez marxista ha gozado del privilegio de una pretendida superioridad moral al hablar en nombre de los pobres y su redención, a pesar de las históricas y definitivas pruebas en contra. La Venezuela de Chávez, el Brasil de Lula, la Grecia de Tsipras, la pobre España a punto de suicidarse con Iglesias son pruebas de lo que afirmo. Sí, y USA oyendo al viejo canalla marxista de Sanders. A Trump -con razón- le dan con todo en los medios, pero cuanta complacencia con Sanders.

Hace pocos días, en el debate Demócrata, Jorge Ramos fue muy duro en las preguntas a Hillary Clintos, pero al "socialista" que promete una "revolución política" ni con el pétalo de una rosa...