viernes, 17 de febrero de 2017

La Fuerza Armada: el enemigo público número uno de la sociedad venezolana



NOTA: la generalización es siempre arriesgada y puede ser definida como injusta. Pido excusas de antemano a los militares dignos que se puedan sentir ofendidos por lo que digo aquí, pero creo necesario decirlo. Y, si alguien piensa que no estoy en lo cierto, vamos a debatirlo.

Un país de 30 millones de habitantes tiene un ejército de unos 120.000 hombres, una reserva activa (milicia) de 300.000 o más, unos 200 tanques, 50 estaciones lanzadoras de misiles, 33 cazas, otros 30 aviones de ataque, 10 helicópteros de ataque, 85 helicópteros varios, 6 fragatas, 4 corbetas y 2 submarinos. Este contingente debería tener, a lo sumo, unos  80-100 generales y almirantes, pero tiene casi 2000, según los expertos.  Es decir, veinte veces más de los necesarios. Aun cuando en toda la historia del país solo existieron tres generales en jefe hasta el siglo XXI, hoy tenemos al menos una docena, ya que el título es ahora dado como recompensa a quienes traicionan su misión de defender la Constitución, no se gana en el campo de batalla sino en los desfiles de zarzuela.
A pesar de que sus integrantes son generalmente de extracción popular la Fuerza Armada venezolana ha sido históricamente una institución con vocación de poder, alineada con las élites gobernantes. En democracia se ha disfrazado de demócrata y ha tenido que ser objeto de tratamiento especial por parte de los presidentes elegidos por el pueblo, a fin de mantener a sus integrantes bajo control. En dictadura han sido cómplices y hasta socios del régimen dictatorial de turno. En realidad, nuestras dictaduras más recientes, Gómez, Pérez Jiménez y Chávez/Maduro, han sido dictaduras militares. Así lo proclamaba Chávez, siguiendo el consejo del difunto Norberto Ceresole: “esta es una revolución pacífica pero aaaarmaaada” y así lo proclaman de manera desafiante los traidores que la manejan hoy, al hablar de la Unión Cívico-Militar que acogota al pueblo venezolano.   
Experimenté directamente la naturaleza parasitaria de la Fuerza Armada cuando desempeñaba labores como Director General de la Corporación Venezolana de Guayana, al recibir la visita de un General de la Guardia Nacional que venía con una larga lista de peticiones para su grupo: casas, vehículos, equipos y hasta remesas recurrentes de dinero en efectivo. Cuando le pregunté si ellos no recibían esto del ministerio de la defensa, me respondió que la CVG siempre le había dado todo lo que ellos pedían. Es decir, recibían un doble pago por hacer su labor, por llevar a cabo su misión de vigilancia. Hoy en día han perfeccionado este sistema inmoral al crear una empresa llamada CAMIMPEG que hará, entre otras tareas, labores de vigilancia en las instalaciones petroleras y mineras bajo contrato con PDVSA y otras empresas del estado. Es decir, cobrarán como contratistas para llevar a cabo su misión esencial.
Una Fuerza Armada excesiva, con equipos de alto valor, como los que les han comprado a Rusia y a China, equipos sub-utilizados y apenas sacados a la calle en Junio o Julio de cada año, o para celebrar el inepto e indigno golpe militar del 4 de febrero de 1992, no puede sino ser, como en efecto lo es, una institución parasitaria. En democracia, sus miembros de alto rango se convirtieron en adulantes del gobierno de turno para lograr promociones y hasta aceptaban que la barragana de un presidente anduviera de uniforme dando órdenes. En dictadura eran y son los agentes de represión por excelencia del dictador de turno. En época de Pérez Jiménez me sacaron a planazos de mi silla en el estadio de béisbol en Caracas, para darla  a un militar que quería ver el juego sentado. Una pequeña muestra del abuso de poder de esa gentuza que nunca se me ha olvidado.
Pero mi resentimiento por ser víctima de este abuso relativamente insignificante no es lo que me lleva a escribir de manera tan crítica sobre la Fuerza Armada venezolana. La evidencia de estos últimos años demuestra que esta institución representa una carga económica y social horrorosa sobre los hombros del país y es el factor más negativo, junto con la ignorancia ciudadana y el desastre petrolero, en el estado de crisis que sufre el país.
En efecto, la Fuerza Armada es hoy parte integral de la dictadura que ha arruinado al país y lo sigue victimizando. Sus miembros están involucrados en contrabando de extracción, en tráfico de drogas, en especulación dolosa con los alimentos, en trabajos bajo contrato en campos de actividad que desconocen. Algunos de sus integrantes de más alto nivel han sido designados por la justicia estadounidense como narcófilos. Por supuesto, entre más de 120.000 integrantes debe haber muchos quienes no son malandros, pero guardan silencio y ello los convierte en cómplices del crimen que la institución comete hoy contra la nación venezolana.
Esta situación es de la mayor gravedad para Venezuela. Significa que aun cuando caiga este régimen la institución seguirá existiendo, enquistada en el cuerpo administrativo y de decisión de la república, altamente contaminada por la corrupción y el desconocimiento de sus deberes. Con cualquier gobierno futuro seguirá representando una institución en la cual no es posible confiar.
¿Qué hacer? Aun cuando quisiéramos tener una varita mágica con la cual hacer desaparecer esta institución por arte de magia, ello no es posible. La realidad se impone. A menos que la institución llevara a cabo lo que Carlos Andrés Pérez llamó – en alguna ocasión – un “auto suicidio” esta institución parasitaria no va a desaparecer porque no tenemos el poder de hacerla desaparecer. El país es un rehén de esta institución. Lo mejor que podemos lograr es minimizar su magnitud y, por lo tanto, su influencia, irla convirtiendo lenta y progresivamente, en una institución más parecida a una policía nacional.   Y en paralelo llevar a cabo una labor intensa de concientización entre sus miembros, muchos de ellos muy ignorantes de sus deberes ciudadanos y muy imbuidos de sus privilegios castrenses. Habrá que irlos “domando”, como se doma a un potro salvaje, como hacía Betancourt, con una combinación de severidad y melosidad. Esta será una labor de años, quizás interrumpida por conatos de golpes gorilescos, una tendencia alimentada por la arrogancia y la falsa creencia entre muchos de sus miembros, de que son una institución de gente superior. Lo que hemos visto durante estos últimos 17 años nos lleva a la conclusión opuesta: son una institución de gente mediocre, rapaz y de poca conciencia cívica.

Representan hoy en día el enemigo público número uno de la nación venezolana

22 comentarios:

david1952000 dijo...

Es ridiculoso como la izquierda crea las mismas condiciones que la derecha-represion y fascismo. Maduro es Pinochet ahora y el pais muere.

Anónimo dijo...

Fuente: Wikipedia. No se si la lista es cabal, pero es un indicador. Entonces: ¿Por qué tenemos nosotros que seguir manteniendo, el día que por fin caiga esta porquería de régimen, a estos manganzones, mantenidos, chulos, corruptos, narcotraficantes e ineptos?

Países sin Fuerzas armadas

Esta es una lista de los 25 países que no mantienen ninguna fuerza armada o regimiento militar. El término “país” se utiliza en el sentido de estado independiente; así, se aplica solamente a los Estados y no a las dependencias soberanas cuya defensa es la responsabilidad de otro país, o a una alternativa del ejército, como ser policías regionales.

Andorra
Barbados
Costa Rica
Dominica
Granada
Haití
Islandia
Kiribati
Liechtenstein
República de Mauricio
Micronesia
Mónaco
Nauru
Palau
Panamá
San Marino
Samoa
Islas Marshall
Islas Salomón
San Cristóbal y Nieves
Santa Lucía
San Vicente y las Granadinas
Tuvalu
Vanuatu
Ciudad del Vaticano

Con alrededor de 200 países en el mundo, esto representa más del 12,5%

Sledge dijo...

Los militares son corruptos, claro, en su gran mayoria. Pero lo que nadie quiere escribir, ni admitir, es que el 90% de la POBLACION, o el "pueblo", tambien es Corrupto. En mil formas.

Cappicce?

Anónimo dijo...

Sabio Sledge, no se dice "cappicce?" sino "capisci?". Capisci?

Anónimo dijo...

Todavía estamos los militares Oficiales, SOPC y Tropa Profesional que para no ser cómplices del actual "desmadre", politización y cubanización, con todo el dolor que implica abandonar la carrera que con tanto sacrificio logramos culminar, pasamos voluntariamente a la "honrosa situación de retiro" y hoy todavía a nuestros 40 y hasta 50 (me atrevo a decir) conversamos y coincidimos en que estaríamos dispuestos a depurar, sanear al personal y re institucionalizar a las FAN. Espero, que una vez caiga el actual régimen, seamos llamados y evaluados para tan noble y enaltecedor fin. Sería un honor, poder hacerlo y honrar el juramento que una vez hicimos...

Anónimo dijo...

Venezuela debe eliminar este sector tan pronto se salga de este regimen. No puede ser que lo que persigan sea su propio beneficio y no el beneficio del pueblo. Eso de cobrar doble, de tener que los demas los hace conformarse con ser tuertos en el mundo de los ciegos.............y por eso es que Mandan. Por que no piensan que es major que todo el mundo este bien y no solamente ellos? les satisfice distinguirse y ser mas que el resto de la poblacion? entonces no merecen ser herederos de Don Simon Bolivar.
Hay que eliminarlos del sistema y desaparecer las fuerzas armadas porque hasta ahora se ha gastado mucho dinero para generar chulos y aprovechadores.....pura perdida.......dinero botado y mal gastado.
Preferimos que ese dinero se invierta en salud, seguridad integral (una muy Buena policia) y educacion. Prefiero que se invierta en hospitales y carreteras, no en aviones de guerras, tanques y fragatas. Preferimos parecernos mas a Costa Rica que a la Cuba de los castro.

Anónimo dijo...

Y para el penúltimo comentarista, un militar, ¿por qué coño no se alzaron frente a la bota cubana, la corrupción y el narcotráfico? Para algo tenían las armas de la República. Como dijo LHC, tarde piaste pajarito.

Anónimo dijo...

Que va ser militar ese tercio que escribe el comentario, ese lo que es es un jodedor escribiendo para sentirse importante, tu crees que una bestia de esas sabe escribir? Aparte el tal militar pone los acentos donde van, un militar venezolano lo que sabe son tres cosas: gritar vivachabe, beber whisky y guisar. Bueno, tal vez cuatro: 4) dejar que los cubanos les manden y le tengan a su pueblo pasando hambre.

Llevatelo Willy!

Anónimo dijo...

Un solo problemou!

El ejercito de Sadamm Hussein era una forma de vida,
y fuente de trabajo. Sino eran botados o eliminados.

Asi que aunque no todos, los ejercitos de esta
indole, solo los conquista, otro ejercito o una
matazon de civiles!

Bueyyyyyy...!

Anónimo dijo...

epa.....ese que dijo "llevatelo Willie"...asi es como yo, a veces, finalizo mis comentarios.....deja la copiadera o de digo a la OEA que te intervenga (jajajaj)....

LLevatelo Willie (the real one)

OEA= Organizacion de Estados Autistas, conocida anteriormente como la Organizacion de Estados Americanos. Se le debe cambiar el nombre o eliminarlos por completo. Pronpongo que le pongan....OBG (Organizacion de Burocratas Gozones) o Organization of Happy Bureaucrats (OHB por sus siglas en Ingles)

Anónimo dijo...

Don Gustavo, con todo el respeto le pregunto: que hizo usted ante la insolente peticion del General de la Guardia (GN= Gorila Nacional) . Imagino que le nego lo que pedia.....

Recuerdo que alguien dijo:

Colombia es una universidad, Ecuador un convento y Venezuela un cuartel......quien dijo esto? fue cuando los tres paises se separaron de la Gran Colombia?

Gustavo Coronel dijo...

En efecto, lo negué. Esa información está recogida en mi libro "Un perspectiva gerencial de la Corporación Venezolana de guayana", Caracas, 1995, hoy agotado, pero debe existir en la Biblioteca Nacional y en la del IESA, entre otras.La describo en mayor detalle en mis memorias, 1981-2015, ls cuales publicaré este año.

a lomore dijo...

En el supuesto que hayan "militares dignos" habr'a que concluir que ser'an dignos pero tontos y deshonestos o de muy pero muy lento aprendizaje. Que les haya llevado m'as de una d'ecada para entender la cloaca de instituci'on a la que pertenecen, no tiene explicaci'on ni perdon.

Anónimo dijo...

Juzgar sin conocer internamente a las fuerzas armadas es una falta de desconsideración. Estimado Gustavo Coronel usted comenta que como guardan silencio ellos se convierten en cómplice del crimen. Qué fácil es decirlo, usted no sabe que si algún honestos oficiales por solo comentar una injusticia son destituidos. Usted se está olvidando que en Venezuela no hay democracia y con esta justicia del Tribunal Supremo, usted pretende que deben ser los militares en afrontar a esta podredumbre de gobierno. Y adonde están los 20 millones de habitante que lo único que saben hacer es usar la lengua y escribir estupideces. Qué bueno es criticar de los comentaristas, me pregunto yo que han hecho para mejorar a Venezuela. Usted pretende que los 120 mil efectivos den la cara por los 20 millones. Empecemos antes a decirle al pueblo que se deben sublevar hacer una revolución y luego los oficiales honestos cumplirán sus funciones.
Reconozco a usted su loable función de información que es muy buena pero no todo es cierto.
Saludos

Anónimo dijo...

Jajaja, "una falta de desconsideración". Esto está como el estudiante que fue a pedir en una universidad un "examen de insuficiencia en inglés" (1) y, of course, le negaron la petición. Y lo que sigue hace revolcarse en la tumba a Cervantes. Este sí que es un militar. Sin ninguna duda.

(1) El hecho es verídico

Anónimo dijo...

Hace falta una mentalidad tipo Rómulo Betancourt,que decía:" Los estudiantes a rolaso y los militares a realaso", se mantenía un equilibrio y control de poder, pero con este gobierno se perdió tal equilibrio, se fue a los extremos, acuedese que estamos invadidos hasta los tequeteques por los cubanos que son expertos en corromper los gobiernos débiles, con una FAN en su mayoría ignorantes de su ética y moral, los cubanos buscan eliminar nuestros valores espirituales, matar el alma, corromperla para denigrarnos, una vez muerto, no tengamos fuerzas para oponernos, esto incluye militares y civiles incluidos: Es un plan de dominio macabro y diabólico." Que Dios nos agarre confesao"

Anónimo dijo...

Creo que el militar (aparentemente) que dice que hay una "falta de desconsideracion" que pide que el pueblo se subleva para que despues los honestos militares actuen, no es digno de la herencia de Bolivar. Don Simon Bolivar no pidio al pueblo que se alzara. El dejo la comodidad de su riqueza heredada y lo echo todo por la causa de la independencia. No le pidio al pueblo que se alzara para despues el actuar, NO. El le echo bolas y mas nada. Inyectese usted, milico, un poco de sangre tipo Simon Bolivar y sacudase los cubano-castristas y lidere al pueblo para que juntos derroquemos esto. No espere que el pueblo actue primero, tome la iniciativa.

Don Simon se desprendio de su muy comoda vida para arriezgar todo lo que tenia, hasta su vida, en pro de la causa independentista.........los milicos de hoy, en cambio, tiran al pais por la borda para tratar de vivir mas comodos que los demas. Pero estos milicos son unos tuertos, que mandan en el mundo de los ciegos. Queremos un pais donde todo el mundo pueda ver.

Anónimo dijo...

Don Gustavo, gracias por haberle dicho NO a ese Gorila Nacional......imagino que en el libro, aparece el nombre del gorila no?

Saludos y abrazos

Anónimo dijo...

Ahí está demostrado porque Venezuela está como está. Siguen opinando en esta forma que llegaremos lejos. Seguros que los últimos comentarios no viven en Venezuela. Por seguir opinando ustedes así, es que Venezuela se destruye. Yo si vivo en Venezuela y la realidad de hoy no es la historia del pasado. Si el pueblo no sale a la calle seguiremos como está, no piden indulgencia con escapulario ajeno. Ah y le comento, no soy ningún militar, soy un jubilado de profesión productor de arroz, maíz, ganadero y economista. Me retiré del campo hace mas de 24 años cuando los números no cuadraban. Pero me quedé en Venezuela y conozco la realidad de los militares y civiles. Seguiremos empeorando hasta que el pueblo no reacciones, acuérdense de esto, en mis tiempos de productor le comenté a los productores que me iba del campo ya que íbamos a quebrar, la mayoría no me escucharon, ahora viven en la pobreza, que lastima. Y es por eso que le toca ahora tomar decisión al pueblo.
Saludos

Anónimo dijo...

De acuerdo con el antepenúltino comentario. ¿Por qué tiene la población que hacer el trabajo que les corresponde esta vez a los militares? Si se alza una sola guarnición, estoy completamente seguro qu la gente se echa a la calle y se da un efecto dominó en el resto de las guarniciones. Bueno, si es que queda algo que rescatar en las FFAA (así, en plural). By the way, y esto con el último comentarista, a mi pesar aun vivo en Venezuela

Anónimo dijo...

que se alce una sola guarnicion para que vean como el pueblo responde.....el efecto domino sera inmediato......de acuerdo con el comentario anterior a este.

Anónimo dijo...

con 90% de rechazo a maduro y su combo...........y la "honesta" parte de las FFAA aun lo piensa? no me jodan.