miércoles, 1 de febrero de 2017

PADRINO CELEBRA NATALICIO DE CUATRERO CON DIA DE ASUETO

La risa de las hienas

El General Vladimir Padrino López se ha referido a la celebración del natalicio de Ezequiel Zamora de la siguiente manera:
“hoy es un día de patria, no de la antipatria. Hoy es un día de patriotas y no de apátridas. Hoy es día de fiesta nacional”.
El Padrino soez celebra el natalicio de un cuatrero con un día sin trabajar y lo llama un “día de patria”. Esta celebración constituye una consagración de la vagancia, sobre todo porque Zamora es un “héroe” construido artificialmente por la propaganda chavista.
¿Quién es este Ezequiel Zamora, que ha servido para que los reposeros del chavismo celebren sin trabajar?
En su obra “La llamada del fuego” Adolfo Rodríguez, ex-rector de la Universidad de Los Llanos, nos suministra el antídoto en contra del veneno marxista que ha transformado en héroe chavista a quien solo fue un resentido social. En esa obra se destruye el intento de Federico Brito Figueroa de idealizar la figura de Zamora. Brito Figueroa llegó hasta utilizar datos falsos, como lo fue su grosero intento de atribuir el “asesinato” de Zamora a alguien llamado G. Morón, un intento de insultar a Guillermo Morón, mejor historiador que él.
En su excelente recuento del libro de Rodríguez, ver: http://www.analitica.com/opinion/opinion-nacional/el-verdadero-ezequiel-zamora/ Roberto J. Lovera de Sola cita al autor diciendo: “Son mínimas las evidencias acerca del contenido social de una gesta demasiado contaminada por la ambición y los resentimientos” (p.27). Fue la vida de Zamora, dice su biógrafo, una de “galleras, cuitas amorosas, cuentas de casabe, apresuradas y no bien digeridas lecturas, esclavos por cobrar, adulación en busca de ascensos, desprecio visceral en contra del sabio José María Vargas o el prócer José Antonio Páez, padeceres porque le pagan tarde y mal sus servicios…”. Página 29.  Zamora fue “prestamista, dueño de esclavos, bodeguero, devoto de la buena vida”, Página 28.
Rodríguez pintó a Zamora como de muy escasa cultura, mencionando su “rebullicio mental” y “su oleaje sintáctico”.  
Lovera de Sola cita a Ruth Capriles quien habla de Zamora como “un resentido social”.
Zamora fue apresado por insurrección y su pena de muerte le fue perdonada por Monagas, a cuyo servicio se puso como “vasallo leal y fervoroso”. Zamora llegó  a ser rico y prestamista al 2% mensual, como en el caso de su préstamo a la Aduana de Ciudad Bolívar. Se casó con una hermana del General Falcón. Cuando huyó a Curazao, dice el biógrafo Rodríguez, “llevaba plata en bruto”.  
En 1859 se unió a la llamada revolución federal. Sus principios en ese momento excitaban “a la moral, el orden, el respeto a la propiedad, amor a la libertad, valor denodado, generosidad, clemencia con el vencido, subordinación, y, sobre todo, santidad de la federación, que fue sagrada para los patriotas en 1811” (p.255). Uno diría que eran principios bastante alejados a lo que ha sido el chavismo expropiador, abusador y cruel con los adversarios. En la práctica Zamora no fue fiel a esos principios porque su fundamental interés era el exterminio de los godos. Su lucha era de clases, como la lucha del igualmente resentido social que fue Chávez.
Parece indudable que el chavismo construyó a un Zamora ficticio como parte de una nueva historia en la cual existiesen “héroes” como el difunto paracaidista. La propaganda oficial adorna hoy a Zamora con las mismas cualidades con las cuales adorna a Chávez: un pretendido amor por los pobres, rechazo de la riqueza, revolucionario y socialista.

La biografía sobre Zamora escrita por Rodríguez destruye todos esos mitos. Por ello es doblemente criminal celebrar el natalicio de un fraude histórico con un día  sin trabajar.  

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Zamora, "fue un negrero,esclavista,delicuente,atracador, asaltante de caminos y desflorador de niñas de 12 años",según cuenta el historiador Adolfo Rodríguez, en base a documentos de la época. Se observa el desconocimiento histórico de la dirigencia Chavista haciendo proyecciones de ellos mismo.Cuerda de cuatreros!

Gerardo Alberto Santelíz Cordero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gerardo Alberto Santelíz Cordero dijo...

Mientras en Venezuela siga imperando la ignorancia, el oportunismo y el secuestro de poder, por un lado, y el conformismo, la indolencia y la poquísima autoestima de las focas soberanas por el otro, seguirán apareciendo estos vergonzosos desaguisados. Chávez fue un gran ignorante, muy bien asesorado por quienes no lo eran, pero contaba con una audacia y una astucia no que le permitieron convertirse en un gran echador de cuentos de sirenas. Nicolás por su parte, tan o más ignorante que el primero, es un débil mental para más, lo cual lo sitúa en el paroxismo de su propia ridiculez. No sé si Padrino o Diosdado, por ejemplo, habrán leído más, pero no dudo que sí piensan un poco más que Nicolás y asumen su descaro con absoluta indiferencia e irresponsabilidad. El riesgo: si no nos empeñamos en insistir en desmentirlos, públicamente, reiteradamente, lograrán convertir la mentira repetida mil veces en verdad.

Anónimo dijo...

Yo me pregunto lo siguiente. Mucho antes de chaburro y mabruto, se creo la Universidad Experimental de los LLanos Ezequiel Zamora. Quien o quienes le pusieron ese nombre a esa Universidad?
Es asombroso que un ex rector de esa misma Universidad escriba un libro en el que critique en nombre de la Universidad de la que es rector. Pero asi seria su decepcion, que escribio un libro al respecto.
Me dicen que ahora, esa Universidad que fue construida sobre lo que fue el Majestuoso Hotel "Llano Alto", creo que construido por la Conahotu o bajo Perez Jimenez, que era una Univeridad con un bello campus, amplia, con muchas, bellas caminerias, zonas verdes y bosques y jardines con plantas nativas y traidas...........es ahora un potrero con luces.....que luce abandonado, con la grama sin podar..como si Atila y sus hunos hubiesen pasado por alli.
Que me dice de esto?
Bueno, chavez y sus montoneras, pasaron por ahi..........ahi esta la explicacion.