miércoles, 11 de marzo de 2015

Eduardo Fernández: Otro más que "adivinó"

Eduardo se ha convertido en el rey de los clichés. Ahora viene con esto: 


"Las únicas veces que nuestras Fuerzas Armadas han salido fuera del territorio de la patria ha sido para sembrar la libertad y la independencia en países oprimidos por potencias extra continentales." 

 Acotó que Venezuela ha sido un suplidor seguro y confiable de petróleo.

"La imposición de sanciones por parte de EEUU ha demostrado ser una vía contraproducente. 


Son clichés y, además, inexactos. 

  • Cuando salimos de nuestras fronteras a liberar otros países no existían nuestras  " Fuerzas Armadas", sino un ejército organizado para los fines específicos de nuestra independencia. Las FF.AA. como tales han sido un organismo parasitario y corrupto. 
  • Venezuela tiene 15 años reduciendo el suministro de petróleo a USA, por una política de hostigamiento ideológico, encubierta bajo un manto de "diversificación de mercado". Ahora se regala y se hipoteca el petróleo venezolano, no se vende a clientes que paguen de contado.
  • La imposición de sanciones ha probado ser contraproducente. Un cliché que pretende rechazar la decisión sobre corruptos y violadores de derechos humanos venezolanos, en lugar de verla como un gesto de solidaridad.

Mientras más escucho a los políticos venezolanos, más me gustan los Tres Chiflados. 




3 comentarios:

Anónimo dijo...

Eduardo Fernandez es un pobre individuo, aun dolido porque su mentor, el hijo de mil meretrices Rafael Caldera Rodriguez le hizo la trastada aquella de desconocerlo. Fernandez, que es un miserable al igual que Claudio Fermin, quiere ver que pesca en el rio revuelto cuando se da cuenta ACERTADAMENTE que el madurismo tiene los dias contados y que los hampones se han dado cuenta de que tienen el santo volteado.

Lo que toca en Venezuela es una salvacion nacional lejos de estos miserables que la hundieron.

Anónimo dijo...

Es todo un animal politico, puro gamelote!

Ricardo Romer dijo...

La mayoría de los políticos venezolanos, no tienen conceptos ni principios claros. Su discurso es anécdotico, folclórico y a conveniencia, al mejor estilo de H. Capriles, especialmente del chávismo.