viernes, 6 de marzo de 2015

Ignacio Ramonet y Jorge Arreaza: dos cachorros del chavismo

No piensa las mentiras. está sobre-pagado

Ignacio Ramonet es un sociólogo español, naturalizado francés. Director de “Le Monde Diplomatique”, ha sido por años uno de los asesores bien pagados del régimen chavista venezolano. Ha durado mucho más que Dieterich, Marta Harnecker y Norberto Ceresole pero quizás no ha cobrado tanto dinero como Monedero, el de PODEMOS.
Su postura mercenaria le ha valido el rechazo de los demócratas de América Latina. En Monterrey, México, fue abucheado por los estudiantes, quienes lo llamaron: “cachorro de Chávez” y le gritaron: “fuera el títere socialistoide”.

Ramonet no se da por vencido y sigue cobrando, hablando y mintiendo a favor del régimen venezolano, hoy en manos del desastroso Maduro. Lean lo que acaba de decir:
 “Mientras el presidente Maduro realizaba una gira por los países OPEP, la oposición lanzaba una operación de vaciamiento de los supermercados y creaba, con un gran apoyo financiero, la penuria de un desabastecimiento extremadamente importante. Se financió a miles de personas para que vaciasen cada día las estanterías de los supermercados, para que esta escasez diese la impresión de que uno de los países más ricos de América Latina, no tenía, curiosamente, ni siquiera papel higiénico. Era una maniobra para humillar al país.”
Como puede alguien decir tal estupidez? Para este mercenario infame la escasez de comida, de medicinas y de papel tualé es todo una maniobra de unos desconocidos ricachones, quienes “financiaron” a miles de personas para que compraran todo lo que había en los mercados del país y, así, dar la ilusión de que había escasez. Parece mentira que un intelectual pagado con el dinero robado a los venezolanos  pueda cocinar tamaña idiotez. Se esperaría, por lo que le paga Maduro, una mentira mejor estructurada.

La segunda fase, explica Ramonet, “consistía en una campaña mediática internacional que insistiese en la idea de que en Venezuela, un país tan rico, no hay nada, no se encuentra nada, que la vida cotidiana se ha vuelto un infierno. Eso es exactamente lo que le hicieron a Allende”.
Ramonet se gana muy mal el dinero que le entrega el régimen. Es que el cachorro no ve las fotos de las humillantes colas  que la pobre gente debe hacer en los mercados del régimen? 




Ramonet relató, además, que “el 12 de febrero, una escuadrilla de aviones Tucano debía, primero, bombardear el Palacio Presidencial, como en Chile se bombardeó La Moneda, después debían bombardear el Ministerio de la Defensa, el Ministerio del Interior, el Consejo Nacional Electoral, Telesur, entre otros. Se ha encontrado el mapa que tenían los militares con los objetivos marcados”, acusó.
El pobre diablo dice lo indecible, con tal que le den su dinero. Ya no es un Tucano, como acusa el iletrado Maduro sino toda una cuadrilla de Tucanos. Y el símil con Allende continúa. En lo que no se parecería el final de esa zarzuela que cuenta Ramonet es que Maduro no se suicidaría sino que tendría que irse a cambiar los pantalones manchados de “sangre”.   
Por su parte, el yerno del difunto, el cachorrito Jorge Arreaza,  acaba de dejarnos esta perla:
 “La mayoría de los venezolanos come tres o cuatro veces al día”, informó este martes el vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, al presentar el informe de memoria y cuenta del gabinete de ministros en la Asamblea Nacional.
Según el Instituto de Estadísticas del régimen, el 95,4% de los venezolanos come más de tres veces al día. Arreaza se cuidó mucho de especificar qué es lo que come el venezolano más de tres veces al día. Esa aseveración de Arreaza nos huele mal.

El país está paralizado mientras los miembros de la pandilla chavista y sus mercenarios se dedican a tratar de inventar un país que no existe. Nadie les cree, son la vergüenza de Latinoamérica, como dice el ex-chavista Giordani: el hazmerreír de la región”.