miércoles, 11 de marzo de 2015

Parte de la oposición se contagia del síndrome de "la planta insolente del extranjero"


Cipriano Castro: inspirador de algunos opositores venezolanos del siglo XXI
En una Venezuela en la cual a PDVSA le extraen dos mil millones de dólares para depositarlos en Andorra, se depositan miles de millones de dólares de manera clandestina en Suiza, se reprime salvajemente a los jóvenes venezolanos y el régimen se prepara para vender parte del oro de las reservas internacionales para pagar deudas contraídas por corruptos e incompetentes, la oposición organizada en partidos políticos tradicionales guarda un vergonzoso silencio.
Pero, de repente, esa oposición vuelve a la vida y  protesta vigorosamente en contra de…..Sanciones impuestas por los Estados Unidos en contra de funcionarios venezolanos corruptos y violadores de los derechos humanos de los venezolanos. Lo que representa, claramente, un apoyo a la causa de la democracia venezolana, se convierte – en boca de esos políticos -  en un acto de agresión en contra de la soberanía, blá, blá, blá.
Salta Henri Falcón a hablar de injerencia extranjera cuando no ha dicho esta boca es mía ante el tutelaje que ejerce Cuba sobre Venezuela. Brinca Primero Justicia (Dinorah Figuera) a decir que no está de acuerdo con ningún  tipo de intromisión (al menos habla de todo tipo). Se escandaliza Roberto Enríquez, presidente del COPEI y dice: "Obama exagera. Venezuela no es peligro para USA” Y tuitea: “No sueño con marines invadiendo Venezuela (...) las medidas unilaterales están condenadas….”.

Y la MUD hace una ambigua declaración, en la cual afirma: “
Venezuela no es una amenaza para ningún país”, guabineando entre los dos extremos de aplaudir y rechazar las sanciones. Su comunicado termina diciendo: “Recibimos con aprecio y agradecimiento el apoyo de la comunidad internacional, pero no aspiramos ni admitimos que la comunidad internacional o alguno de sus miembros asuma deberes que son nuestros. Así como rechazamos la grosera injerencia cubana, no propiciamos ni aceptamos ninguna otra. Esta es una lucha de los venezolanos por Venezuela”.
Es decir, la MUD rechaza las medidas estadounidenses, a pesar de que sus representantes han hecho innumerables viajes a USA a buscar solidaridad y apoyo en contra del régimen venezolano. El virus de la “planta insolente del extranjero” que afectó al Cabito Cipriano Castro está vivo y coleando entre los políticos venezolanos.
Que es lo que les sucede a estos personajes?
Lo primero es que parecen no saber de qué hablan.  No se han informado bien sobre la naturaleza y el alcance de las medidas que ha tomado el Presidente Obama. Cuando el presidente de USA firma tales medidas recibe poderes excepcionales para imponer sanciones económicas, tales como la congelación de bienes de funcionarios corruptos del país objeto de las medidas. Existen más de 20 países a los cuales USA les ha impuesto sanciones parecidas en el pasado: Sudán del Sur, Yemen, Libia, Somalia, son algunos de ellos. Las medidas no incluyen el uso de la fuerza militar, para lo cual habría que pedir medidas diferentes. Pero si incluye el uso de sanciones económicas en contra del país, no solamente contra sus funcionarios corruptos.
Casi todos nuestros políticos de oposición han tomado las medidas como un preludio a una invasión estadounidense a Venezuela. En ello se equivocan, aunque el caso de Diosdado Cabello comience a parecerse mucho al de Manuel Noriega. Los Estados Unidos no necesitan utilizar una opción militar en contra de Venezuela, lo cual  -repito- no le ha sido concedida a Obama en virtud de estas nuevas disposiciones. Los Estados Unidos poseen suficientes opciones de tipo comercial para poner a Maduro y su pandilla de rodillas. Para comenzar, sin necesidad de cortar la compra de petróleo venezolano, podrían aplicarle un impuesto especial, por lo cual se reducirían significativamente los envíos de petróleo venezolano a USA, al hacerse no competitivos con crudos provenientes de otros países. Sería ello un acto de agresión estadounidense, o un acto de reciprocidad a la política del régimen venezolano, la cual ya tiene varios años en vigencia, de reducir sus envíos a USA y  buscar otros clientes?
Lo que es igual no puede ser trampa.
Otra disposición pudiera ser prohibir la exportación de equipos petroleros y eléctricos desde los Estados Unidos a Venezuela. Entre otras consecuencias para el régimen, ello terminaría con mucha de la corrupción instalada en Barivén y en las contratistas tipo “bolichicos” que solo benefician a sus dueños y a gerentes ladrones en PDVSA, Corpoelec y CVG, además de a empresas poco honestas basadas en USA.  
Los políticos de oposición argumentan que restricciones de este tipo harían sufrir a todos los venezolanos. Ello es igual a decir que una operación quirúrgica sería indeseable por lo dolorosa que resultaría para el paciente, sin pensar que la operación  acortaría significativamente su tiempo de sufrimiento, el cual ya dura largos años, día tras día, cada vez en peor situación.
Los políticos de oposición que critican la decisión de los Estados Unidos han confundido la naturaleza de las sanciones y la declaración hecha por el Presidente Obama de considerar a Venezuela como “una amenaza en contra de los Estados Unidos”. La han interpretado como sinónimo de amenaza militar. No es ese tipo de amenaza a la cual se refiere el gobierno estadounidense. No puede un ratón amenazar a un elefante con el uso de la fuerza bruta. Se refiere a la amenaza en contra de la estabilidad política regional que representa el régimen forajido de Nicolás Maduro.  
Parecería que mucha de la oposición se ha fusionado de manera insidiosa con el sistema imperante, llegando a co-existir pacíficamente con él. Cuando ello sucede esa oposición se convierte en parte del problema, no en parte de la solución. Por eso se habla de oposiciones en Venezuela, no de una oposición. Y es por eso que se hace indispensable un Gran Frente Nacional por la Democracia y la Libertad, integrado por la  Sociedad Civil como un todo.
Como venezolano amante de la democracia y la libertad celebro las sanciones de USA al régimen forajido de Nicolás Maduro y las veo, no como una injerencia, sino como un valioso gesto de solidaridad. Creo que “la planta insolente del extranjero” aplica a Cuba y a China, mucho más que a USA.

Inclusive, aplica más a UNASUR y a su narco- corrupto secretario general que al país del norte. 

12 comentarios:

a lomore dijo...

Como de costumbre, excelente an'alisis.
Pareciera que ese segmento de la poblaci'on Venezolana conformado por gente honesta,cuya prioridad es su trabajo, su familia y el pa'is tendr'an que seguir lidiando contra el r'egimen y contra este grup'usculo que se autodenominan l'ideres de la oposici'on.
By the way,Henry Falcon es un Chavista infiltrado.

Manuel Uzcategui dijo...

Excelente Art. Hay que ver el fondo del decreto de Obama para eso hay que conocer la política en USA, su estructura, su diversidad de opiniones y sus intereses. Este decreto va mucho mas haya del horizonte, afecta la producción petrolera USA, la empresa privada EXXON con su explotación en la plataforma continental del territorio en discuta entre Vzla y Guyana y pare de contar. Asi lo veo yo.

cpc dijo...

Y que nos va a decir en un mes cuando publiquen las proximas encuestas y el Gobierno tenga 20 puntos mas, gracias a esta medida de EEUU que tanto apoya ud?

Antolín José Díaz Arcila dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gustavo dijo...

Apreciado cpc:
Veremos, en un mes, si lo que usted dice es cierto. Pero yo apoyo las medidas de USA porque están del lado de la justicia, no estoy pensando en puntos electorales, estoy pensando en lo que es justo. Si la pandilla que gobierna a Venezuela son ladrones y violadores de los derechos humanos se necesita que haya una sanción externa porque interna no la va a haber.No lo cree usted?

cpc dijo...

Hay que salir de este Gobierno primero, enfocarse en las elecciones que es el primer paso para esa salida. Después vendrán las sanciones, estos delitos no prescriben. Usted no piensa en “puntos electorales” porque no vive en Venezuela y no le interesa, o sufre del síndrome del cubano mayamero (Marco Rubio et. al.), o porque todavía cree en atajos sin apoyo militar ni popular.

Dr. J. Aguilar-Taylor dijo...

Excelente analisis y muchas gracia s por apoyar al pueblo de Venezuela. Que Dios lo bendiga y bendiga a nuestra hermosa patria que si sera liberada de estos demonios comunistas muy pronto por el mandato DEL TODOPODEROSO YAHWEH. y como siempre repito. "Jesus en ti confio para que salves a Venezuela de las garras de la maldad reinante que esta masacrando al pueblo venezolano. Amen.

Anónimo dijo...

cuidado con Henry Falcon, es todo un camaleon.

Victor Capeluto dijo...

Excelente articulo sr Coronel, usted ha dado en el clavo de la situacion que padece Venezuela, estos pseudo lideres solo estan pendientes de contiendas electorales que al final de cuentas no les importa mucho quien gana porque ellos cobran igual y el circo electorero continua, limpiandole la cara a la dictadura una vez mas. Tambien de acuerdo con usted en la organizacion de la sociedad civil para crear un frente que de al traste a la MUD y despues podremos perfectamente enfrentar al regimen como se debe. Cuente con mi apoyo para tal fin!

Antolín Martínez dijo...

Uno está a favor de esas medidas porque de algún modo, aún remoto, representan un poco de la justicia que uno quisiera que reinara aquí. Un billón de dólares (cantidad que me imagino que todos los ladrones que lo borraron de esta tierra no saben escribir) no desaparecen así como así. Espero con ansias que se destape la olla, una olla que tiene una sopa de 10^12 dólares, además de odio, injusticia, crímenes de lesa humanidad, incompetencia, maldad ex profesa y un sinfín de ingredientes nocivos.

Oscar Paludi Baz dijo...

Excelente artículo. Podemos suponer -por buena fe- que la llamada "oposición" no tiene la menor idea a veces de las consecuencias de sus acciones... y de sus omisiones. Aunque otras veces la duda sobre la honestidad de esas acciones y omisiones nos hace pensar lo peor.

Nelly P. Pérez Daza dijo...

Dr Coronel muchos cariños a ud. y a su apreciada familia¡
Muchos no se cuantos estamos tan claros como ud. de lo que está pasando en Venezuela, y aparte de opinar no sabemos que más hacer, ese es mi caso particular, no estamos preparados para responder a esta situación
Saludos¡