domingo, 23 de abril de 2017

Un rotundo no a una salida negociada

Luis Vicente León acaba de decir algo, ver: http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=66882, que es compartido por algunos venezolanos en su legítimo deseo de resolver la crisis del país. Dice León: la estrategia ganadora [para lograr la solución] es mezclar la subida del costo de reprimir con mecanismos que permitan reducir costos de salida. Lo otro será guerra".
Lo que creo entender de lo dicho por León es que la combinación deseable para generar una solución al drama venezolano actual es hacerle al régimen más difícil seguir reprimiendo y, al mismo tiempo, darle al régimen una salida aceptable.  Según León lo primero debe venir acompañado de lo segundo. De lo contrario, habría guerra.
Creo que lo que dice León está animado de las mejores intenciones y parece estar respaldado por procesos “similares” de transición a la democracia que se han llevado a cabo en otros países.   Pero no estoy de acuerdo.  En el caso venezolano, la acción embrutecedora del chavismo le da una magnitud a la tragedia que representa un verdadero intento, parcialmente exitoso, de  genocidio cultural, un crimen que no admite negociación alguna.
Concuerdo con que al régimen hay que elevarle el costo de la represión. ¿Cómo? Al menos de dos maneras: (a), Mediante la presión internacional que no se ha ejercido aún en su grado posible y deseable; (b), mediante la utilización de formas creativas de protesta que no le den al narco-régimen excusas para un escalamiento de la represión.
El país debe mantenerse de pie y hacerlo saber al régimen y al mundo. Será preciso diferenciar claramente entre la violencia producto de la acción ciudadana, la cual es muy baja, y la violencia inducida por la acción represiva del régimen, la cual es muy alta. Aceptar que la violencia en las calles, la cual ya ha aparecido, debe llevarnos a abandonar nuestra protesta es hacerle el juego al narco-régimen. Eso no lo debemos permitir.
La violencia que existe en Venezuela proviene del narco-régimen. Debemos combatir la propaganda del mini- Goebels chavista, Ernesto Villegas y de sus asesores cubanos.  Debemos condenar al narco-régimen por la represión que está generando, la cual ha costado vidas venezolanas. La violencia del narco-régimen es ya objeto de rechazo mundial. No debemos abandonar la calle obligados por el chantaje propagandístico del narco-régimen.
El costo de la represión del narco-régimen debe ser elevado a través de la denuncia ante los organismos internacionales y pidiendo la urgente intervención internacional, vía la OEA y la ONU, nunca a través de un retiro de las calles de la resistencia democrática.  
Lo segundo que nos plantea León es aún más crucial, pues va al corazón de nuestra identidad nacional. Se trata de si debemos, a fin de terminar con esta pesadilla, hacer concesiones, dar garantías, o hasta hacer un borrón y cuenta nueva con los gánsteres del régimen. Lo que se entiende es que debemos darle a los criminales del narco-régimen un salvoconducto para que se vayan del país a disfrutar de los miles de millones de dólares que eran de todos los venezolanos. De eso parece tratarse “la reducción de  los costos de la salida del narco-régimen". 
Y en eso hay que trancarse. Eso sería inmoral. El chavismo se ha metido en sus bolsillos entre $300.000 y $400.000 millones de dinero que era del pueblo venezolano, ha asesinado a miles de venezolanos, ha perseguido, ha reducido a centenares de compatriotas a prisión, ha sembrado odio, ha confiscado propiedades de los venezolanos, ha robado, mentido, se ha reído y burlado de los venezolanos, los ha reducido a ser un pueblo miserable sin comida y sin medicinas. Y, ahora, para que la cosa se arregle, hay que dejarlos ir?
Mil veces no.
El proceso de ruina material y espiritual venezolana generado por la acción de la pandilla chavista en los últimos 18 años, necesita de la acción de la justicia. Porque si la justicia no funciona, funcionará la venganza. Y mientras la justicia es un instrumento civilizado, la venganza generalmente no lo es. Lo que vimos, por ejemplo, como retribución soviética a la barbarie nazi durante los últimos años del hitlerismo (La invasión soviética del territorio alemán en los últimos meses de la guerra) ofrece un modelo de terrible venganza que nadie debe imitar. La manera de evitar el ojo por ojo es, precisamente,  mediante la acción de la justicia. Con la pandilla chavista no puede haber arreglos porque ello conduciría  a una repetición, en el futuro,  de nuevas variedades de opresión, a la aparición de nuevos chavezuelos envalentonados por la impunidad de la cual disfrutaron los anteriores. Quien no castiga promueve el regreso del mal y deja la basura del crimen, sin barrer, debajo de la alfombra de la democracia.

La victoria en contra del narco-régimen debe ser convincente, como única vía para la recuperación moral de la Nación y de la dignidad de los venezolanos.  Que no se diga jamás que negociamos una salida con la narco-pandilla, invalidando así el sacrificio de miles de compatriotas, muertos, presos o en el exilio. Ello sería monstruoso. 

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Y le pregunto, porque es vital:

¿Elecciones para que salga Maduro o salir de Maduro para que haya elecciones?

Aunque yo tengo mi opinión que creo coincidirá con la suya, le agradecería su visión sobre esto, que no es poca cosa.

Anónimo dijo...

Aquí lo que hay que hacer, es invadir a Cuba y su régimen Diabólico que contaminan los pueblos de América, no utilizar políticas blandengue como la de Obama, sacar los Castros y sus acólitos de la isla, Y san se acabo!

Jacob Sulzbach dijo...

 
Gustavo,

Por supuesto, usted tiene razón al argumentar que una solución a los problemas de Venezuela debe basarse en un proceso judicial en el que todos puedan ver un trato igual y justo bajo la ley.

Pero al mismo tiempo hay que reconocer que, en términos del mundo tal como realmente existe, la demanda del pueblo es que la pandilla chavista rinda el poder y se someta a juicio bajo el estado de derecho.  Sin duda, esta sería la solución ideal, pero la historia nos enseña que los mafiosos no devuelven voluntariamente lo que han robado y aceptan encarcelamiento por sus crímenes.  Las consecuencias de buscar una solución justa serán graves.

Sin embargo, porque una solución negociada no será ninguna solución en absoluto, no hay otra salida a la crisis que confrontar a los criminales con sus crímenes y obligarlos a enfrentar la justicia.  Pero todo el mundo debe abordar esta estrategia en una manera realista, sabiendo que su precio no será barato.
 

nancy gull dijo...

Magnifica publicación Ing.Coronel leo todas sus publicaciones un saludo

Xavier Márquez dijo...

En desacuerdo. No porque quiera pactar, sino porque habrá que hacerlo. Y prefiero a Mandela que a Uribe, en cualquier situación.

Ubaldo dijo...

Estimado comandante, estoy de acuerdo. Creo que ahora con el pueblo en la calle, se debe ir a la Asamblea, que es el único poder legítimo que queda, para que la mayoría opositora cambie el TSJ y el CNE. Hecho eso se falicitaría la salida de Maduro, sin negociar. La clave está en la Asamblea y el pueblo respaldándola.Si el gobierno pone obstáculos para que el pueblo no llegue a la Asamblea, ésta puede funcionar en cualquier sitio, incluso en la autopista. No hay que olvidar que los chavecos hiciero funcionar el congreso en El Calvario. Lo que es igual no es trampa. Otra cosa, ese TSJ es ilegal de origen, cúal es el miedo de sacarlo. El CNE ha cometido fraudes, ha trampeado el REP, todo eso es suficiente para sacarlos. No más excusas.

Gustavo Coronel dijo...

El precio que un país debe pagar por su libertad, por su democracia, por el imperio del estado de derecho y de la justicia, por su dignidad como pueblo, nunca ha sido bajo, mucho menos gratis. Negociar es entregar las banderas morales que forman la columna vertebral de la dignidad nacional. Negociar con los malandros es perder la batalla y desconocer el sacrificio de miles de venezolanos dignos quienes están hoy presos o han muerto a manos de la pandilla de gánsteres. El pragmatismo no puede matar la dignidad. Con qué cara le diremos a nuestros descendientes que negociamos con la pandilla que arruinó al país?

Anónimo dijo...

Es necesario mantener la presion sobre el regimen en una forma continua y permanente, para ir agotando a los organismos de represion. La idea del platon que hoy se realiza es una opcion inteligente que permite continuar la disidencia contra el regimen corrupto y antidemocratico sin un enfrentmiento mas directo. Si la GNB y los colectivos atacan es aun mas contundente el mensaje a la comunidad internacional de que en Venezuela hay un narco-estado aferrado al poder a toda costa.
Pero es importante mantener la presencia en la calle sin negociaciones que en el pasado le han dado pulmon al regimen. Se debe exigir la salida de Maduro, El Aissami y toda la planta de sinverguenzas en el TSJ y CNE, para instalar un gobierno provisional por 90 dias que represente una transicion hacia un nuevo sistema electoral transparente y limpio de basura y trampas para realizar unas elecciones generales a la mayor brevedad.

Jacob Sulzbach dijo...

 
"... El pragmatismo no puede matar la dignidad...."

Gustavo,

Estoy totalmente de acuerdo con su comentario.  Esa es la verdad esencial.
 

Anónimo dijo...

El gobierno esta caido. Esto es cuestion de dias. Hay que armar la transicion y contar con los venezolanos mas capaces alejados de los oportunistas que saldran por miles a decir que ellos el chavismo no tiene la culpa del madurismo y que hay que incluirlos, es que ya me imagino al Chapriles abrazado con la gorda Barreta y con la Chadertona dandole cargos. Gustavo ha demostrado que no negocia con el chavismo, es de los que tiene que estar en la transicion y asegurarnos de que esta pesadilla no vuelva a ocurrir jamas.

Llevatelo Willy!

Anónimo dijo...

Aunque mi pregunta, por obvia, se quedó sin respuesta, insisto en ella porque hay dos posiciones claramente separadas en la protesta: 1. la que expresa que la protesta es para exigir elecciones y lo que podríamos llamar la Agenda Almagro; 2. la que expresa que es para forzar la salida de Maduro.

En relación con la primera, ni siquera está claro si exigen las elecciones que están vencidas o también adelanto de las presidenciales o sólo las regionales.

Mientraas tanto, la protesta se vigoriza y desfallece alternadamente, sin un objetivo claramente definido y con el riesgo de caer en el voluntarismo violento que parece no conducir a nada.

Anónimo dijo...

En relación con el anterior escrito, la primera posición, en lo político, la puede representar Julio Borges y, la segunda, María Corina Machado. En cuanto a quienes opinan y analizan, la primera Carlos Raúl Hernández y Ricardo Ríos y, la segunda, Sánchez García y Gustavo Coronel, por ejemplo.

Una cosa si es cierta en medio de toda esta incertidumbre. El régimen NO tiene gobernabilidad y su permanencia en el poder depende sólo de la represión (y de los cubanos, of course)

Gustavo Coronel dijo...

A juzgar por el número de lecturas que ha tenido este artículo, va por 2096, el tema es del interés de los venezolanos. Me alegra porque creo que es el tema fundamental. Como decía el protagonista de CANAIMA: "Somos o no somos".

Anónimo dijo...

Segun este articulo: http://www.noticierodigital.com/2017/04/fuentes-afirman-que-se-esta-negociando-la-salida-del-poder-de-nicolas-maduro/

Lo obvio seria esperar que algun otro del PSUV hiciese las cosas mejor!

Yo creo que es correr la arruga! Y es lo que la oposicion ha estado haciendo ya por 17 o mas años...!

Este cuento de Venezuela se agudiza, pero no es peor que el de Cuba o Congo...!

Pienso que hay muchos charlatanes en los medios de la verdadera realidad de Venezuela y lo que pueda o vaya a ocurrir...!

O sea son pura paja mas de lo mismo!

.
.
.

Anónimo dijo...

La opcion del dialogo paso' hace mucho. La oposicion se presto para varias ofertas de dialogo cuando el regimen estaba contra las cuerdas y tan pronto tomaron aire suspendieron el tal dialogo. Esto se acabo!
Ahora no debe haber ninguna opcion distinta a la renuncia de Maduro y ElAissami, el nombramiento de una junta provisional de gobierno con una duracion de 90 o 120 dias, la remocion de todos los miembros del TSJ y CNE, y luego de limpiar al CNE de toda la basura, llamar a unas elecciones generales transparentes y con vigilancia internacional. Mas nada!

Gringo dijo...

Gustavo, are you aware that the FAO has published something which acknowledges the food scarcity situation in Venezuela?
Courtesy of Caracas Chronicles: https://www.caracaschronicles.com/2017/04/25/assault-non-violence/
http://www.elinformador.com.ve/2017/04/25/fao-alerta-que-venezuela-esta-en-riesgo-de-una-crisis-alimentaria/#.WP9yJSPhB60


FAO report at two links: Food Security Information Network: Global Report on Food Crises 2017

http://documents.wfp.org/stellent/groups/public/documents/ena/wfp291271.pdf (same doc)

http://www.fao.org/3/a-br323e.pdf (same doc)


From page 20:
Finally, the worsening economic situation in Venezuela might also cause severe shortages of consumer goods, including food and medicine. Hence, food security here will need to be monitored.

Gustavo Coronel dijo...

Pues no. No lo sabía. Eso significa que hay una profunda rectificación porque el bandido de marcelo rezende, el representante de la FAO en Venezuela, es una ficha chavista descarada, lo cual he denunciado en varias oportunidades en este blog y en cartas a la sede de la FAO en Roma (sin respuestas).