jueves, 31 de julio de 2014

El Congreso Ciudadano: una oportunidad para cohesionar a la oposición


El proyectado Congreso Ciudadano que se celebraría en Caracas ofrece la posibilidad de cohesionar una oposición fragmentada. No comparto la tesis de que la Unidad debe prevalecer sobre la discusion abierta de las diferencias, condenando a los opositores a un silencio que equivale – en ocasiones – a barrer la basura debajo de la alfombra. Lo que ocurre con la MUD evidencia la necesidad de re-estructurar los cuadros de la oposición, ampliando su compsosicíon para abarcar sectors que hasta ahora se han mantenido al márgen, desaprovechándose su fortaleza. Creo que la oposición debería adoptar la fisonomía de un gran Frente Nacional, en el cual se incluyan las sociedades profesionales, los sindicatos, los empresarios, los estudiantes, los líderes políticos que han abogado por irse a la calle, en fin, todos quienes desean ver un cambio de régimen en Venezuela y el final del Estado forajido que está atornillado hoy en el poder.
Creo que la iniciativa llamada La Salida no ha fracasado. Al contrario, ha generado un debilitamiento del narco-régimen, ha hecho a miles de venezolanos perderle el miedo al abuso gubernamental, ha servido para demostrar que hay una masa de venezolanos que no se resigna a la humillación que el narco-régimen tutelado por el castrismo le ha querido imponer al país. Creo que el diálogo si está muerto y debe permanecer muerto, a pesar de la insistencia de quienes – desde el exterior – por ingenuidad o por interés,  piensan que en Venezuela hay un gobierno legítimo, con el cual se puede dialogar civilizadamente.
Dentro de la MUD hay aires de renovación.  He tenido serias diferencias con esa organización y la he criticado sin insultar a nadie. Pienso que Capriles no debe ser Gobernador y líder máximo de la oposición, o es lo uno o es lo otro. No creo que Aveledo haya tenido una agenda personal pero si creo que su renuncia es justificada, a la luz de la tímida actuación de esa organización. Creo sinceramente que en la MUD hay líderes que la desprestigian, como es el caso de Ramón José Medina y que esa organización no debe imitar al régimen en su tolerancia de actuaciones como la de Medina. No creo que debe aceptarse en el proceso venezolano un borrón y cuenta nueva,  a fin de lograr una “reconciliación”. La magnitud de los crímenes del chavo-castrismo es demasiado grande.

El Congreso Ciudadano debe y puede  servir para integrar una oposición más incluyente, más abierta, más pro-activa.