sábado, 14 de mayo de 2016

UNASUR y OEA en rumbo de colisión

Mientras Nicolás Maduro en Venezuela ha decretado un estado de excepción el ex-presidente Colombiano Ernesto Samper, Secretario general de UNASUR, sigue dando declaraciones que comprometen a los países miembros de esa inútil organización. Sus últimas declaraciones sobre Brasil han sido repudiadas de inmediato por el gobierno de ese país. Dijo Samper:
“.EFE. En Brasil hay actores políticos “que están haciendo política sin responsabilidad política y esos actores están comprometiendo la gobernabilidad democrática de la región de una manera peligrosa”.  El representante del bloque suramericano reiteró que no existen imputaciones sobre la conducta de la mandataria brasileña y en cuanto a los “cargos administrativos” que se esgrimen en su contra, estimó que no justifican “un proceso de destitución como el que se ha iniciado”. El que fuera presidente de Colombia entre 1994 y 1998, consideró que, además, el procedimiento abierto en Brasil podría violar “el principio de separación de poderes” al otorgar a los Parlamentos “la posibilidad de criminalizar actos administrativos”. En Brasil, dijo, “unas mayorías políticas parlamentarias, de alguna manera, han desafiado las mayorías ciudadanas que se expresaron de manera clara” en favor de Rousseff. Nosotros creemos que mientras que este proceso sigue adelante ella sigue ostentando el título de presidenta constitucional del país”, apostilló Samper, quien solicitó, en nombre de la secretaria general de la Unasur que se garantice el derecho de defensa de la mandataria y que sea juzgada con las garantías propias de un Estado de Derecho.
Frente a estas declaraciones de Samper, el gobierno de Brasil ha reaccionado, diciendo lo siguiente:
"EFE. Tales juicios e interpretaciones del secretario general son incompatibles con las funciones que ejerce y con el mandato que recibió del conjunto de países suramericanos en los términos del Tratado Constitutivo y del Reglamento General de la Unasur".
Aún para quienes no conocemos los reglamentos de UNASUR estas graves declaraciones de Samper sobre un país miembro de la organización , sin que ellas sean aprobadas previamente por esos países,  representa una extralimitación de funciones que debe llevarlo a su despido inmediato. Lo que es increíble es que ello no se haya llevado a cabo antes, ya que Samper ha convertido a UNASUR en un centro de propaganda pro- chavista que la ha inutilizado como foro regional.
Mientras tanto, en Venezuela el régimen chavista ha decretado un nuevo Estado de excepción, el cual solo tendría justificación si hubiese, como ellos lo acaban de negar ante la OEA, una emergencia económica o una grave amenaza de inestabilidad política. En todo caso, ese decreto deberá ser enviado, para su aprobación, a  la Asamblea Nacional, lo cual parece improbable, dado el total desconocimiento que muestra el Ejecutivo por el poder legislativo venezolano.
Solo en América latina, la cuna del realismo mágico, podría existir una situación tan absurda como la que existe hoy.  Hay países que parecen mantener o tolerar posiciones diferentes en organizaciones como la OEA, UNASUR o MERCOSUR. Pudiera llegarse a un enfrentamiento de organizaciones cuyos miembros son, en gran parte, los mismos!
¿Es que ya no hay decencia alguna en  los gobiernos de los países de América Latina? Estamos hartos de tanta duplicidad, tanta hipocresía. Los gobiernos de la región tienen que decidir, de una vez por todas, si son moluscos o son mariscos.


1 comentario:

Pjh dijo...

There is a 6322 Hidden Valley Dr in Houston. That borders on Katy and could be as close as 15 minutes from Katy. Katy is referred to by the locals as Katysuela because of the large number of Venezuelans living here. It is close to the Energy Corridor on I10, where Velezuelans with knowledge of and connection to the petroleum industry have located - especially when Chavez sacked Pdvsa.