jueves, 5 de julio de 2012

5 de Julio de 2012: para decidir, no para celebrar




Venezuela llega al cinco de Julio de 2012, doscientos un años de la declaración de su independencia, sumida en una gran tragedia.   Es la tragedia de una nación dividida, amenazada de anomía, a menos que podamos torcer el rumbo diabólico que le ha impuesto un sátrapa mentalmente desequilibrado.

La decisión que tomaron nuestros antepasados ese 5 de Julio de 1811 costó miles de vidas. Nuestros compatriotas de la época fueron a la batalla a pesar del alto precio que tendrian que pagar. Fueron a pelear por la independencia, unos por lealtad a sus jefes pero muchos con plena conciencia de lo que estaba en juego. Todavía hoy, en las noches tranquilas de Barrera y Carabobo, uno cree oír los gemidos de quienes allí murieron para darnos la libertad.

Pero hoy llegamos a un nuevo aniversario con nuestra independencia comprometida por una invasión de fanáticos enviada por un asesino antillano, con la aquiescencia de un traidor. Hoy día hay Cubanos en áreas que afectan intimamente nuestra seguridad como nación. Están entrometidos en nuestros procesos de identificación, en los cuerpos de seguridad, en el palacio presidencial, en los barrios, son superfluous intermediarios de compras que hace Venezuela en el exterior y reciben nuestro petróleo  como una dádiva. Quien funge de presidente de Venezuela es anestesiado en La Habana, no en su tierra, tiene casa allá, hasta da sus discursos con acento Cubano.

Llegamos a nuestro día de independencia con un ejército que no garantiza nuestra independencia, colonizado ideologicamente y reblandecido por los privilegios que la satrapía ofrece a quienes desea comprar.

Llegamos a nuestro día de independencia con una industria petrolera en manos ineptas y corruptas, hipotecada parcialmente a países extranjeros a cambio de un dinero que sirve para consolidar un proyecto político perverso. Llegamos a ese dia con una Faja del Orinoco estancada,  con inmensos recursos petroleros no desarrollados por falta de inversión y de tecnología, así como por la carencia de una planificación estratégica sensata.

Llegamos a nuestro dia de independencia más dependientes que nunca de la comida importada y de un solo rubro de exportación, el petróleo. Hoy hay millones de venezolanos dependientes del estado paternalista, eso sí,  a cambio de vender su lealtad  a un enfermo de poder. Una sociedad  con tantos millones de dependientes no puede ser independiente.

Llegamos a nuestro dia de independencia con un régimen basado en dogmas ridículos y en abuso de poder. Ningun país puede ser independiente si sufre bajo un régimen politico autocrático, el cual le niega a millones de sus ciudadanos una efectiva participación en la toma de las decisiones que nos afectan a todos.

Llegamos a nuestro dia de independencia obligados a escuchar a un presidente de lenguaje cloacal y ofensivo, a un predicador del odio, a un hombre quien es la antítesis de un conductor de pueblos. Solo las naciones que tienen líderes verdaderos pueden llamarse verdaderamente independientes.

Doscientos un años después de aquel cinco de Julio de 1811 tenemos una Venezuela en retroceso. Pero nadie podrá ayudarnos si no nos ayudamos a nosotros mismos. Solo los venezolanos podemos restaurar la majestad presidencial y la dignidad ciudadana. Hoy es un día de vernos en el espejo y enfrentarnos con nuestra trágica realidad,  la cual está más cerca de Haití y de Africa que de Chile y Costa Rica.

No es hoy un día para celebrar nuestra involución sino para decidirnos a actuar en contra de la tragedia que nos azota, actuar contra el régimen que abusa de nosotros a fin de revalidar para nuestro pueblo la categoría de bravo y abandonar la categoría de sumiso que el sátrapa le ha ido inyectando  a realazos. No hablo de un golpe armado, en el cual no creo. Hablo de una abierta e implacable insurgencia moral, algo mucho más poderoso que un golpe primitivo como el que dió el sátrapa en 1992.  

Pido a mis compatriota llevar de nuevo el gentilicio a su nivel de 1811.