martes, 17 de julio de 2012

La conflictividad social en la Venezuela de El Coyote


14 protestas diarias en el primer semestre de 2012
El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social registró 2442 protestas en Venezuela durante el primer semestre de 2012.  Las exigencias se orientaron hacia solicitud de derechos laborales 1.001 (41%), vivienda digna 772 (32%), demandas por seguridad ciudadana, derechos de personas privadas de libertad, participación política, derecho a la justicia un total de 549 (22%) y exigencias educativas 120 (5 %). Observan que, a partir del segundo semestre, la tendencia es hacia un incremento de las protestas. En particular la violencia sindical ha aumentado hasta el punto de que 48 sindicalistas fueron asesinados durante el semestre, en comparación con 28 sindicalistas asesinados durante todo el año 2011. Esta es una cifra realmente escandalosa, en un país consumido por la violencia.

Una tercera parte de las protestas se refieren al problema de la vivienda y la permanencia en sitios inadecuados de miles de damnificados. Estas protestas contrastan con la propaganda gubernamental sobre construcción y entrega de viviendas. La realidad es que la llamada Misión Vivienda ha sido un rotundo fracaso y una fuente rica de corrupción. En El Universal de hoy, 17-07-2012 se indica que hay 7.5 millones de venezolanos sin vivienda.  El estudio "Vivienda en Venezuela: un problema con solución", elaborado por el economista Ángel Alayón y el ingeniero José María de Viana, señala que la producción de casas ha sido inferior al crecimiento de la población, y estima que al cierre del pasado año [2011] el déficit habitacional alcanzó 1,94 millones de unidades.

La situación de las prisiones se ha agravado aun más, bajo la mirada impotente de la Ministro Iris Varela (a) La Fosforito. Según la ONG venezolana Una Ventana a la Libertad, la cárcel de La Planta presentaba un hacinamiento del 664% convirtiéndola en el recinto carcelario con mayor población hacinada del país (www.ventanalibertad, 2012).


EL CORREO DEL ORINOCO PRETENDE DESCARTAR ESTOS RESULTADOS

El Correo del Orinoco tiene una edición en Inglés dirigida por la mercenaria estadounidense Eva Goebels, perdón, Golinger. Tecnicamente el producto es de una alta calidad, como corresponde a un cliente – Hugo Chávez – quien no tiene limitaciones presupuestarias porque se ha apropiado del dinero de los venezolanos. El periódico es una muestra clara del abuso de poder y del ventajismo electoral, ya que no tiene noticias que no presenten al gobierno como “ejemplar”y “democrático”. Para esta gente, el apoyo de Lula a Chávez no constituye una intervención criminal en las elecciones venezolanas.  El asalto a Capriles en La Vega se convierte, en sus páginas, en un acto de violencia de la oposición. Lo que llaman “spin” en el periodismo en inglés se encuentra allí en grado superlativo, esa técnica de presentar la noticia más desfavorable como si fuera un triunfo del gobierno.

Por ejemplo, la violencia desatada en contra del sindicalismo es explicada así por Eva:

“In order to understand this number, however, it is important to realize that the bulk of labor violence in Venezuela is attributable to inter-union conflicts that include organized mafias and the selling of government contracts at the local level. It is not, however, the consequence of a national, authoritarian regime clamping down on the freedoms of organized labor in the country”.   Es decir, la muerte de los sindicalistas se debe a las mafias internas que pugnan por los contratos del gobierno. Eso es todo. Nada que pueda atribuírse a razones políticas. En su intento de exonerar al régimen de responsabilidad en los asesinatos, Eva se enreda con sus espuelas y admite que la inmensa corrupción, en la cual participan gente del gobierno y sus amigotes, está estrechamente  relacionada con los contratos gubernamentales y su entorno podrido.

La Golinger tiene la audacia de decir que la cantidad de protestas sociales es buenísima porque “it demonstrates the proliferation of free speech in the country”.  Es decir, demuestra la libertad de expresión que hay en el país.  Esta pachotada recuerda lo que dice Giordani sobre el control de cambios: “No lo suspendemos porque el día que lo hagamos todo el mundo se lleva su plata del país”. O lo que decía Yogi Berra sobre un restaurant: “Ya nadie va allá porque siempre está lleno”. El uso de este tipo de razonamiento nos deja boquiabiertos.

Lo cierto es que la conflictividad social en Venezuela se expresa a pesar de los intentos que hace el gobierno por reprimirla. El gobierno amenaza, despide gente, corta asignaciones, ejerce todo tipo de presión sobre las organizaciones sociales a fin de hacerlos callar. Pero ellas no callan. Están protestando a razón de 14 eventos diarios.