sábado, 14 de julio de 2012

La guerra civil española y el sesgo izquierdista en la política venezolana


Dicen que esta dramática foto de Capa fue "actuada"

Mientras más leo sobre la guerra civil española (1936-1939) más me convenzo que es allí donde hay que ir a buscar las raíces de esa conchupancia frecuentemente pornográfica que los políticos venezolanos han tenido por más de 70 años con el izquierdismo extremista, una tolerancia y hasta admiración por el Marxismo y el Estalinismo, a pesar de todas las evidencias históricas de los horrores cometidos en su nombre. Lo que pasó en España atrajo a los liberales e idealistas del mundo, a miles de quienes creían en la necesidad de una sociedad más justa, en la abolición de odiosos privilegios sociales y en la oportunidad para los “pequeños”. Y también atrajo a quienes veían posible la instalación de un régimen estalinista en ese país.

LOS ORIGENES DE LA GUERRA CIVIL.

La segunda república española se formó a la caída de la monarquía, 1931, y se integró con liberales de la clase media y socialistas moderados  como Largo Caballero y Manuel Azaña. Desearon terminar con algunos privilegios de la clase dominante española y ello fue rechazado por los monarquistas y un partido nuevo llamado Falange, de corte fascista. Segun lo que leído, las  iniciativas del gobierno de Azaña  no bastaron para los radicales de izquierda, quienes abogaban por una acción más violenta. Las protestas de la izquierda y las protestas de la derecha se combinaron para llevar al país a la Guerra. La victoria electoral  del FRENTE POPULAR en las elecciones de 1936 fue desconocida por Francisco Franco, quien encabezó una rebelión armada. Grupos pro-franquistas se rebelaron en Castilla, Navarra y Aragón, mientras Cataluña permanecía leal al gobierno republicano.   El gobierno de Azaña fue defendido por  liberales de clase media, socialistas, anarquistas y comunistas y, de manera progresiva, por voluntarios internacionales quienes habían decidido viajar a España a apoyar a la república.

Los Voluntarios Internacionales.

Aunque no fueron numericamente importantes, en total unos 35.000 a 40.000 voluntarios, sin contar los 70.000 “voluntarios” enviados por Italia, tuvieron una gran importancia simbólica por su diversidad:  ingleses, estadounidenses, italianos, alemanes, rusos, frannceses, etc. Lucharon en ambos lados de la contienda, en las filas republicanas los más pero también en las filas nacionalistas (franquistas). Segun las cifras dadas por el historiador Andreu Castells (1974), de América Latina llegaron un poco más de mil voluntarios: 464 mexicanos, 149 venezolanos, 135 cubanos, 94 argentinos y menores números de los otros paises. Es interesante ver la cifra de venezolanos puesto que no tenía idea de que fuesen tantos, solo segundos en número a México. El único voluntaruio que conocí fue mi tío Víctor García Maldonado y nunca me quiso hablar mucho de sus experiencias. Víctor era un comunista, sí, pero más allá de eso, era un gran idealista, quien pasó toda su vida pensando en grandes proyectos para mejorar la comunidad, sin jamás concretar ninguno. Víctor era un soñador y debo asumir que muchos de quienes fueron a España, de lado y lado, eran gente motivada por su generosa vision del mundo y por sus ideales. Desearía saber de otros nombres de venezolanos voluntarios, a fin de establecer contacto con sus familiares y tratar de saber cuales fueron sus motivaciones para ir allá.

Una vez llegados a España estos latinoamericanos fueron a integrar la brigada #24, segun dicen los historiadores.

Que encontraron a su llegada?

Deseo investigar más este aspecto. Por lo que he podido leer hasta ahora (“The Breaking Point”, de Stephen Koch, página 80) la guerra civil española no fue una contienda entre dos bandos sino entre tres bandos. La batalla primaria fue entre franquistas y republicanos pero entre los republicanos habían liberales y comunistas. Estos últimosadversarios ideológicos entraron en batalla por la supremacía política. El grupo de liberales de Largo Caballero y el grupo soviético-comunista comenzaron a pelear entre ellos para tratar, cada uno, de controlar el gobierno republicano de Valencia. Los comunistas deseaban implantar un régimen afecto a Stalin en España.  Si esta apreciación es cierta, es indudable que entre los voluntarios latinoamericanos también debió existir esa pugna.

Uno de los resultados de esta contienda entre tres bandos es que las fuerzas franquistas, más cohesionadas y disciplinadas, ganaron la batalla por el poder. Pero lo que me interesa particularmente es ese conflicto entre republicanos liberales y republicanos comunistas, un conflicto tan trágico que debe haber marcado a sus protagonistas para siempre.

En esa contienda entre republicanos sucedieron hechos abominables, como el asesinato de José, Pepe, Robles y la tortura y asesinato de Andrés Nin por los soviéticos. Ambos eran republicanos pero no eran comunistas. Stalin decidió la matanza de los no-comunistas del gobierno republicano, a fin de controlar el gobierno. El asesinato de Robles hizo que John Dos Passos y Ernest Hemingway rompieran su amistad, ya que Robles había sido traductor de las obras de Dos Passos y su amigo personal mientras que Hemingway fue utilizado por los comunistas para decir que Robles había sido ajusticiado “por espia” .

Es en este contexto de pugnas ideológicas internas en el ccampo republicano que  transcurrió la guerra civil española. Para quienes la veían desde lejos, aquella contienda era simplemente una entre “los buenos” y “ los malos”, entre el comunismo bondadoso  y el cruel fascismo/nazismo. Es de allí que parte el mito del estalinismo como representante de lo “bueno” en política. Este mito sobrevivió, aunque en forma atenuada, a los horrores del estalinismo que los latinoamericanos ignoraron en su justa magnitud por mucho tiempo, hasta que Krushev diera su discurso de denuncia. Había sobrevivido, inexplicablemente, al pacto de no-agresión firmado entre el comunismo y el fascismo/nazismo suscrito por Stalin y Hitler. Las generaciones de politicos venezolanos que se nutrieron de esa adoración por el comunismo bueno han moldeado mucha de nuestra política por largas décadas, logrando inyectarle al grueso de los venezolanos la idea que el ser de derecha es un “crimen”.
1939. Pacto de no-agresión entre Hitler y Stalin

En los Estados Unidos hubo algo similar por mucho tiempo, hasta que William Buckley terminó con ello. Buckley hizo ostentación de sus ideas conservadoras y definió la derecha como el producto de una evolución intelectual, a la cual se llega después de veleidades inmaduras con el mundo de las utopias socialistas o, peor aún, con el comunismo totalitario y asesino.
En Venezuela esa absurda separación entre el izquierdista bueno y el derechista malo ha ido desapareciendo, gracias a la torpeza de cierta izquierda como la que ha venido a representar el régimen chavista. Debido a los excesos/cursilerías obsoletas de esta izquierda la izquierda intellectual y humanista  se ha alejado de ella, esa izquierda de Zapata y a la cual pertenecieron Aquiles Nazoa y Otero Silva y muchos de los más distinguidos artistas venezolanos del Siglo XX. Hoy en día a Chávez apenas le queda  una pandillita de oportunistas, pseudo intelectuales “made in Bangladesh”,  olorosos a caña, a lo Earle Herrera, ahora miembros de la clase dominante después de años de oscuridad en el grupo del izquierdismo intelectual.  
La política venezolana ha estado experimentando un profundo reacomodo, el cual permite a los conservadores, a la “derecha, expresar su voz con el respeto de quienes los adversan.  Una de las características de esta “derecha” es su anti-comunismo y la creciente aceptación entre nuestros politicos que el comunismo es  una ideología obsoleta, descartada en casi todos los países del mundo, menos en algunos pequeños reductos oscurantistas a lo Cuba.       


7 comentarios:

Andrés Valencia dijo...

Excelente artículo.
Gracias!

Anónimo dijo...

En la edición revisada de La Guerra Civil española de Hugh Thomas hay un extraordinario número de estadísticas. Tu artículo bien podría ser un liminar de ese compendio. Valdría la pena publicarlo en algún periódico de circulación nacional, y me permito, con tu anuencia, difundirlo por la red social "twitter" a algunos lectores que sé que les va a gusta mucho.

gustavo coronel dijo...

Por supuesto, amigo. Gracias a ti y también a Andrés por su amable comentario,

Gustavo

SOUBLETTE dijo...

Franco salvó a España,al impedir que se convirtiera en un satélite de la URSS. Por eso, porque los arrodilló, los comunistas lo odian, como a Betancourt, quien nos salvó de convertirnos en otra Cuba castrista.

Anónimo dijo...

Sr Coronel; si tiene algunos nombres, puede usar esta página;
http://pares.mcu.es/
para conseguir información en archivos de la guerra civil española, incluso tienen información de documentos pertenecientes al archivo general de indias muy interesantes. Vivo en España y si requiere apoyo en su investigación puede contar conmigo.

EL CONTROL FISCAL EN VENEZUELA dijo...

para mi es un orgullo haber conocido a victor garcia maldonado ,un hombre honesto que tenia ideales,los cuales hasta sus ultimos dias antes de morir en Margarita, los cumplio.

Eloi Yagüe dijo...

Sr. Coronel, Agradezco su nota sobre la guerra civil española, un tema de interés permanente. Fue el tema de mi tesis de grado como periodista hace muchos años. De ella extraje los datos para hacer esta nota con motivo de los 80 años del comienzo de la guerra civil española donde menciono alguos venezolanos que participaron en la contienda. http://ciudaddelostechosrojos.blogspot.com/2016/07/venezolanos-en-la-guerra-civil-espanola.html