viernes, 21 de septiembre de 2012

De pelotas y de bates


Se ponchó sin tirarle

Hay un viejo proverbio chino que dice (traducción aproximada):  No hables de bate a quien no tiene pelotas.
El debate que pide insistentemente Henrique Capriles y al cual tienen derecho los venezolanos, para calibrar la calidad de las propuestas presidenciales y contrastar las dos personas quienes aspiran a la presidencia, no se dará. Y no se dará porque el candidato oficialista no tiene pelotas.

El  artífice del despelote  nunca ha debatido, siempre ha tratado de mandar. Uno se imagina ese debate:

Capriles: Como justifica usted el regalo de petróleo a Cuba, el cual le cuesta a la nación unos $2500 millones al año, dinero que era de los venezolanos y que ahora va a los bolsillos de los hermanos Castro?

Chávez: A los hermanos cubanos le doy eso y más y para eso no tengo que pedirle permiso a nadie. Es que usted no sabe todavía que si el pueblo dice Lacava yo digo Ameliach?   La relación con Fidel es sagrada, cosa más grande. O es que le voy a dar regalos a la oligarquía que tu representas? Que va, estas bien judío.  

C. :  Por qué ha politizado usted al ejército?

Ch.: No lo he politizado. Ellos simplemente apoyan mi lucha contra los majunches y apátridas como tu.. Me porto bien con ellos y ellos se portan bien conmigo.

Y así por lo consiguiente. Hugo Chávez nunca aprendió las maneras de la democracia. Desde que era un simple cadete, por confesión propia, comenzó a conspirar contra el gobierno democraticamente elegido. Una vez en el ejército continuó conspirando, ayudado por la mediocridad y hasta celestinaje de sus superiores.

Hoy simplemente no sabría como debatir civilizadamente. Ya lo ha dicho. Pretende que nadie posee suficientes credenciales para debatir con él. Aguila, repite incesantemente, no caza moscas. Y resulta que casi cualquier venezolano medianamente ilustrado posee credenciales suficientes para debatir con este grotesco analfabeta funcional, quien “mata” intelectuales, pone citas de unos en boca de otros, habla de la aparición del hombre sobre la Tierra errando por unos 100.000 años, comete errores aritméticos que avergonzarían a un adolescente, se vuelve un rollo tratando de explicar la diferencia de horas y escribe con horrores ortográficos. (Todo esto está documentado)

 En fin, es un ignorante. Eso sí, compensa su ignorancia con una gran agresividad y con una impúdica conchupancia con los sátrapas del planeta. Veamos esta lista muy parcial de sus sandeces y pachotadas:

Bush, eres un burro. Fox, eres un cachoro del imperio. Uribe, eres una plasta. La jerarquía católica es un cancer purulento. Capriles, eres un majunche y un jalabolas. Mija, de que país eres tú, que no conoces la constitución? Condoleeza, paso contigo. Maria Isábel, te voy a dar lo tuyo. Todavía huele a azufre en la ONU. Insulza, eres un pendejo. Blair, vete al infierno. La victoria de ustedes es de…. mieeeerda. Masco coca y vean como estoy (ya lo vemos). Idi Amin fue un gran patriota. Muammar, hermano del alma. Mugabe, aquí te doy la espada de Bolívar. Carlos, un gran revolucionario. Los gringos causaron el terremoto de Haití. La nube negra sobre Cienfuegos de la CIA me dió cáncer. En Marte hubo vida pero llegó el imperio y terminó con ella. Capriles, pareces un cochino, eres un cochino. 
***********
Debates no habrá. Chávez solo sabe de bates  y se le acabaron las pelotas en 1992, cuando se escondió aterrado en el Museo Militar, mientras morían los soldaditos que él llevó al golpe engañados.