jueves, 19 de febrero de 2015

Rumbera de segunda se hace pasar por embajadora en Trinidad y otras verguenzas patrias

Con un lujoso traje de $2000 una rumbera de segunda se hace pasar por embajadora de Venezuela en Trinidad. Este picaresco episodio se clasifica en el mismo grupo de la donación de un millón de dólares hecho por  Chávez a una escuela de samba brasileña, lo cual le permitió darle  un beso ardiente a un transvestista.

Recordemos también el poema de Isías Rodríguez, dedicado a la selección española de fútbol:

Sentir el triunfo de España
igual que si fuera el nuestro es un recuerdo maestro
y el ojo se nos empaña; no es adulación, ni es maña
Y continúa, impertérrito:
Anda, felicita al Rey y a Rodríguez Zapatero!
¡Dale un abrazo sincero al canciller Moratinos!
¡Olvídate del destino que ésta fecha es una fecha
para brindar con un buen vino!
Pocos días después saldría del país a pedido del gobierno español, alérgico a la mala poesía. 
Como bien decía Zapata: