jueves, 5 de febrero de 2015

Un enloquecido gorilaje militar


Pertenecen a las selvas de Borneo

ND / 4 feb 2015 / foto referencial del acto.- El general de división Noel Rafael Martínez Rivero dijo ayer lo siguiente:  “La conciencia revolucionaria debe ser la incandescencia que abarque todo el paisaje venezolano actual para combatir contra todos los fantasmas que amenazan día a día la nacionalidad del hombre y la mujer del amado pueblo de Bolívar, chavista y madurista. Comandante en Jefe, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, camarada y amigo, Nicolás Maduro Moros…Pero podemos expresarle usted, como integrante de aquel 4 de febrero que nosotros seguimos incólumes y prestos para seguir el papel que sea en cuanto a la defensa de la patria y de sus ideales" - frase que recibió aplausos de los presentes…. “Camarada presidente, el 4 de febrero está vivo y lo apoya a usted con el mismo amor y fervor jurado al comandante eterno. Pronto iremos a unas elecciones y el pueblo les dará sus respuesta: una pela a gran escala, mi comandante en Jefe”. 
Prosiguió este jalabolas , este traidor a su juramento de defender la constitución, diciendo:  “Observamos con asombro y estupor el ataque de la canalla tratando de enlodar con sus infames rumores el honor y la moral de algunos camaradas y amigos. El caso del compañero, capitán, hermano, compadre de sacramento, Diosdado Cabello, el M/G Hugo Carvajal Barrios, el M/G Miguel Eduardo Rodríguez Torres, mi hermano y compañero de celda; el mayor Francisco Ameliach Orta; el almirante Ramón Rodríguez Chacin, el M/G Cliver Alcalá Cordones; están en el epicentro de la canalla. A todos ustedes les juro que no están solos, que tienen a un pueblo unido que los respalda y a unos compañeros del 4 de febrero prestos a defender el honor de todos ustedes con la vida de ser necesario. ¡Patria o nada, carajo!".
Esta alocución, llena de cursilería y bajeza, recibió los aplausos de la audiencia. Hablaba un golpista, un traidor a su misión de defender la constitución y las leyes de la república, entregado totalmente a la adulancia, desconociendo con cinismo el grave problema del narco-tráfico enquistado en la Fuerza Armada.
Que un militar activo, en uniforme hable de esta manera tan rastrera y tan de espaldas a su misión revela que la Fuerza Armada venezolana está prostituida hasta la raíz, que Venezuela tendrá que hacer una limpieza a fondo de esa escoria si es que desea salir del horrible foso en el cual estamos. He dicho antes y lo digo de nuevo: es la Fuerza Armada venezolana la que hoy manda en el país, una dictadura tan chopo é piedra, tan primitiva, como las que tuvimos a principios del siglo XX. P
Pérez Jiménez fue un dictador pero, a la distancia, parece un demócrata refinado comparado con esta gavilla de seres inferiores que ha tomado el poder por asalto.
Para cerrar con broche de oro la memoria del golpe inepto y asesino que llevaron a cabo el 4 de Febrero de 1992, estos bárbaros han decidido premiar a los golpistas, ascendiendo unos 1258 de ellos. Así lo anuncia otro gorila, el general Jesús Suárez Chourio. Es decir, se premia la traición, el alzamiento en contra de un presidente constitucional, el asesinato de centenares de venezolanos inocentes.
Estos traidores se han atrevido hasta a celebrar como gesta la invasión urbana por Machurucuto, en la cual participaron algunos de ellos como asistentes de los cubanos.
Venezuela no será nunca un país desarrollado, mientras tolere la existencia de una Fuerza Armada de traidores, de adulantes y narco-traficantes. Quienes sean miembros de esa Fuerza Armada y permanezcan en silencio ante estos insultos a la libertad y la democracia, son cómplices. Es tan trágico como eso.  

En próxima entrega hablaré de lo que fue un torneo de mediocridades e ineptitudes: el golpe del 4 de Febrero de 1992. Allí hubo de todo: cobardía, traición, negligencia, robos al erario público por parte de los golpistas. Ese fue un evento tragi-cómico que revela la inmensa incompetencia de nuestro ejército: los golpistas y los que no lo fueron.  

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace unos días le pregunté su opinión sobre la eliminación de las Fuerzas Armadas. Dado el estado de descomposición de las mismas voy a dar, entonces, mi parecer: Cuando se acabe esta tragedia hay que eliminar esa mierda de una vez y para siempre. ¿Por qué los venezolanos tenemos que mantener a estos parásitos que lo que hacen es comportarse como una putas o como asesisnos? -si es que se acaba, porque parece haber muchoss ectores acá y en el exterior interesados en que la guachafita se prolongue-.

Esta es una propuesta que debería ser tomada en serio. Estamos hasta la coronilla de estos payasos uniformados llenos de chapitas ganadas no se en cuál batalla (será en la batalla de quien se guinda más y mejor o quién es más arrastrado frente al colonizador cubano). Dan asco.

Anónimo dijo...

Ochoa Antich y Caldera. Buscate alli los culpables de toda esta vaina.

Anónimo dijo...

Maldito el soldado que utilice las armas de la republica contra su propio pueblo. Palabras sagradas de Don Simon Bolivar (Libertador). Comparen esas palabras contra el rebuzno puesto en gaceta del tirano y opresor Padrino, donde se evidencia su talante de asesino.

Anónimo dijo...

Según este sitio (http://www.grupotortuga.com/Lista-de-los-25-estados-del-mundo) y Wikipedia, hay 25 estados en el mundo que no tienen Fuerzas Armadas, incluyendo Panamá. Ahora, si Panamá, con su Canal y todo, soltó ese lastre, ¿por qué Venezuela tiene que seguir cargando con esa caterva de vagabundos y vagos?