viernes, 18 de diciembre de 2015

Pena mínima para los sobrinos: 10 años. Pena Máxima: cadena perpetua

Los procedimientos legales en casos de narcotráfico en la zona de nueva York estipulan una pena mínima de 10 años y una pena máxima de cadena perpetua para quienes traten de introducir drogas en el territorio estadounidense. Por supuesto, para que exista una condena deben ser declarados culpables y ello todavía no ha ocurrido. El juicio de los sobrinos aún no ha comenzado y es posible que todavía puedan cambiar su declaración de inocentes a culpables, a fin de amortiguar la carga de la sentencia.
Esta es una tragedia nacional que debe llamar a los insensatos Nicolás Maduro y Cilia Flores a la reflexión. Lo que está sucediendo con sus sobrinos/ahijados es el producto de una bacanal de inmoralidad e ineptitud en el manejo del poder en Venezuela.
Nicolás y Cilia: ustedes son culpables de esta tragedia doméstica y de la tragedia de todo el país. Pensaron ustedes que eran capaces de manejar una nación? Cuando no saben ni siquiera manejar su propio hogar?
La borrachera de engreimiento, de arrogancia injustificada, de ignorancia altanera, llega a su fin.  Ustedes son culpables de no conocer sus enormes limitaciones, de creer a los adulantes y arrastrados quienes les dijeron que ustedes eran lo máximo. El breve momento de ese espejismo le ha salido muy caro al país y a los jóvenes prostituidos por ustedes. En sentido estricto, la pena que estos jóvenes encaran debería ser pagada por ustedes, quienes han sido los mayores agentes de embrutecimiento nacional.
Váyanse. Tengan un poco de decencia y renuncien y den paso a la Venezuela que desea regresar a ser una nación civilizada y no el dominio de pranes y patanes.