miércoles, 29 de julio de 2015

La Casa Grande de Leonardo Padrón se queda pequeña

 



Un bello artículo de Leonardo Padrón, ver: http://www.el-nacional.com/leonardo_padron/casa-grande_0_670733063.html  trae al tapete, una vez más, el terrible dilema que enfrentamos algunos venezolanos del siglo XXI: irse de Venezuela o quedarse en Venezuela. Y digo algunos porque debemos comenzar por aceptar que la inmensa mayoría de nuestros compatriotas no enfrentan tal dilema por la sencilla razón de que no pueden irse. Las razones por las cuales no pueden hacerlo son variadas, entre otras:  
1.    No se tiene el dinero necesario. Esta limitación es quizás la mayor que obliga a los venezolanos a permanecer en el país. Venezuela es un país de gente pobre o de clase media baja. Emigrar es costoso, sobre todo en una Venezuela que tiene serias limitaciones de acceso al dinero verdadero (el Bolívar ha dejado de serlo).
2.    Inercia. La inercia que mantiene a una persona o familia en el país es enorme. Debido a las complejidades actuales para salir, hay una tendencia a esperar que se presente un cambio favorable de la situación. Quién sabe si mañana esto se compone es el lema de estos compatriotas. El problema es que muchos de ellos esperan que las cosas se compongan sin hacer el esfuerzo que cada venezolano debe hacer para que ese deseo se haga realidad. Esperan que la solución la traiga desde afuera alguien o desde adentro el ejército, una enfermedad cómo la que liquidó al sátrapa anterior o una rebelión abierta liderada por alguien. Padrón los describe en su artículo: “habitualmente uno no anda explicando las razones que tiene para no irse de su casa. Uno, simplemente, está, permanece, hace hogar en ella. Construye familia. Teje su día a día. Come allí, duerme en ella, la pasea descalzo, se demora en sus ventanas, erige su biblioteca, pone su música, domestica su almohada, conoce sus ruidos y caprichos. Es el lugar donde pugnas con tus gripes, tus despechos o tus resacas. El espacio donde ocurren tus epifanías y descalabros….”.
3.    Temor. Salir del país a vivir en otro país causa temor a muchísima gente. Emigrar presenta un reto tanto más formidable cuanto mayor sea la edad de quien lo considera. Los jóvenes son más osados, sobre todo en una época en la cual las comunicaciones han reducido el tamaño del planeta. No hay tal cosa como estar desconectados del país, aunque estemos en China o en Indonesia, para hablar de sitios remotos. Emigrar a Colombia o a Trinidad Tobago es como salir de casa para ir a la esquina.
4.    Idioma. Los Estados Unidos y Canadá son dos de los destinos preferidos para los Venezolanos pero tienen la barrera del idioma, Inglés o Francés. Esta es una barrera formidable, de nuevo para los de mayor edad, por aquello que “loro viejo no aprende a hablar”. Esto explica por qué una inmensa mayoría de los venezolanos que se van a los Estados Unidos se queda en Florida, un estado cuya ciudad más importante, Miami, tiene el español casi como el lenguaje principal. Hay zonas de Miami que parecen ser más venezolanas que Bello Monte o Altamira. Llegar a vivir allá es, casi, como no haber salido de Venezuela, en sentido cultural.
Creo, intuitivamente, que debido a estas u otras razones que no haya considerado arriba, un buen 90% de los Venezolanos simplemente no se plantean seriamente ausentarse de una Venezuela que se ha convertido en una horrorosa pesadilla, en un lugar cercano a lo invivible. Ello representa unos 3 millones de compatriotas que, podría decirse, enfrentan el dilema de irse o de quedarse.

De estos tres millones, pudiera decirse, a riesgo de simplificar, que un  millón, quizás un millón y medio,  ya se han ido y que el éxodo continua día a día.

No todos los dos millones de compatriotas quienes pudiesen irse y no lo han hecho están conscientes de enfrentar un dilema en términos patrióticos, tal como lo plantea Leonardo Padrón en su bello artículo. Muchos de los venezolanos que se quedan por decisión libre han sido capaces de irse adaptando, día a día, a situaciones cada vez más precarias. Tienen una mayor capacidad de aguante que muchos otros compatriotas que se han ido. Hay también muchos a quienes vivir en la Venezuela de Maduro no les parece tan malo. Tienen  razones ideológicas o de beneficios personales que los hace felices en esta Venezuela. En ese grupo de tamaño nada deleznable están quienes hoy están disfrutando de las mieles del poder, aun cuando no sean miembros de la nomenclatura, los contratistas del régimen, bolichicos y bolimínimos y algunos otros chavistas de corazón.  
Finalmente, llegamos al grupo al cual Leonardo Padrón se dirige con particular empeño en su artículo, esos quienes están pensando en quedarse o irse de  la Casa Grande. A ellos Leonardo les dice que hoy, más que nunca, la Casa Grande (el país) necesita de cuido, de reparaciones, de amor y de lealtad.
Padrón así lo dice: “Mi casa está rota. Y yo me sumo a la reparación. No al adiós. Irme es un verbo posible. Tengo derecho a hacerlo. A veces me intoxico de ganas. Pero entiendo que en cualquier otro confín seré un extranjero. Un emigrante. Un nómada accidental”.  Y agrega Leonardo: “Le pregunto a mi hija de 13 años por qué no se iría del país. Me suelta una ráfaga de sustantivos: la gente, el clima, el idioma, la comida, el paisaje, los amigos. Y agrega algo inesperado: “Me gustaría estar cuando se arreglen las cosas y ver el cambio”. Hace poco leí en el blog de alguien un concepto interesante. Decía Daniel Pratt: “migrar es aceptar que tu lugar y tú no pueden continuar juntos, rendirse, asumir que no hay manera de arreglarlo. Tienes que divorciarte, perder, naufragar (…)  Desde el momento que partes eres extranjero siempre, hasta en tu propio país”.
Leonardo entra de lleno en el tema y dice:
“Los pronósticos del tiempo anuncian sólo noticias oscuras. Entonces, ¿desertamos?, ¿desmantelamos lo que queda? Es una opción, pero ¿realmente queremos renunciar a nuestra casa? Si esta es la piedra fundacional de nuestros días, ¿qué estamos haciendo para detener su ruina? ¿Basta con el largo quejido que hoy somos? Si no nos involucramos, toca renunciar, incluso estando adentro.  Dejar que otros impongan la ruta de nuestros afanes.   Es fácil ser ciudadano de un país cuando el viento es benigno, cuando el subsuelo es oro, cuando el peatón ejerce la alegría como contraseña, cuando la comida abunda, cuando el mar es amable y no hay marea alta en el horizonte. Pero también hay que ser ciudadano cuando el país está enfermo, acosado por la indolencia, atascado en un pantano de errores, cuando es víctima de sus propias contradicciones. El país, nuestra casa mayor, nos necesita en su adversidad, en sus fiebres, en la penuria y la borrasca. Querer a alguien es también lidiar con su infortunio. Si tu pareja se enferma de cáncer, ¿la abandonas?, si tu mejor amigo cae preso, ¿renuncias a visitarlo?; si tu hijo sucumbe a las drogas, ¿le das la espalda?, si tu madre comienza a sufrir de Alzheimer, ¿le sueltas la mano y dejas que camine sola hacia la locura? Supongo que no. Pasa igual con el país”.
En su emotivo llamado a quienes enfrentan el dilema de irse o quedarse Leonardo utiliza términos y conceptos que son discutibles por lo que encierran de reproche a quienes se han ido de la Casa Grande. Por ejemplo: no me sumo al adiósquienes se van son nómadas accidentales en cualquier otro país….  No estarán en la casa grande cuando las cosas cambien. Emigrar es rendirse, divorciarse, perder, naufragar. Desertamos? Se pregunta. Desmantelamos lo que queda?. Si no nos involucramos, toca renunciar…. También hay que ser ciudadano cuando el país está enfermo… Querer a alguien es también lidiar con su infortunio…. Si tu pareja se enferma de cáncer, la abandonas?
 Para comenzar, la metáfora principal, aunque bella, podría ser incorrecta para muchos compatriotas, esa de la Casa Grande cómo país. En el siglo XXI hay quienes no ven al país sino al planeta Tierra como la Casa Grande. Quienes así piensan poseen una visión más ecuménica, están más apegados al concepto sentimental del terruño que al concepto político de país. Cuando a mí me hablan de Venezuela pienso en un pueblito andino, en las calles empinadas de Los Teques, en algunos rincones de Caracas, en el Lago de Maracaibo donde trabajé como ingeniero de petróleo, es decir, pienso en el terruño donde fui feliz, memorias que siempre estarán intactas en mi mente, quizás en mejor situación de higiene y conservación que en la trágica realidad de hoy. El concepto de Casa Grande tampoco es idéntico al de hogar. Uno se puede ausentar de una Casa Grande que se está cayendo, siempre y cuando no se ausente del hogar, porque el hogar es la célula indivisible de la familia y la familia la célula fundamental de la sociedad. El hogar está donde esté la familia, en Venezuela o en Escandinavia.
Yo me ausenté de Venezuela hace 12 años pero no he regresado porque es imposible para mí regresar a una Venezuela que ya no existe. Mi Venezuela no existe en el espacio sino en el tiempo. La Venezuela que existe hoy en el espacio no es mi Venezuela. ¿Fue mi ausencia la que produjo el horrible cambio? ¿O fue la invasión de una pandilla de vándalos y facinerosos contra la cual los venezolanos decentes no han podido actuar lo que ha producido el horrible cambio? Los miles de venezolanos decentes que permanecen en esa Venezuela no han podido revertir el deterioro. Permanecer en una Venezuela que ya no reconocía cómo la mía no hubiera significado acaso una violación de mi identidad, una renuncia, una entrega, una rendición, un divorcio, un naufragio? Es decir, todo lo que Leonardo en su bello artículo asocia con la ausencia. Frente a la presencia física en una Casa Grande que ya no aloja el espíritu de mi Venezuela, opongo la figura de mi hogar situado físicamente lejos pero espiritualmente en estrecha convivencia con la Venezuela que reconozco como mía.
Al hacerlo así creo ser tan fiel a Venezuela como si aún viviera en la Casa Grande, sin poder barrerla, co-existiendo con la pandilla, viendo como está ocupada hoy por narcos, ladrones, abusadores, cubanos y tupamaros que representan para mí la negación de lo que llevo en mi corazón como patria.
Es precisamente para salvar a los familiares de la enfermedad, para darle una educación a los hijos y nietos, para respirar el aire de libertad al cual todos los seres humanos tienen derecho, para preservar la integridad de sus hogares que muchos compatriotas se ausentan de la Casa Grande.
Quiero pensar que, si vieran que hay una rebelión abierta en las calles en contra de la pandilla invasora y usurpadora probablemente se unirían a los rebeldes. Pero esa rebelión no existe e ir a promoverla equivale al sacrificio, al cual son muy pocos los dispuestos.  Los ejemplos de sacrificios que hemos tenido no han recibido mayor aprecio y respeto por parte de los habitantes de la Casa Grande, en cuyo jardín hay una estatua de Tiro Fijo pero donde son pocos los que recuerdan a Franklin Brito.
Ojalá podamos comenzar a pensar que venezolanos somos todos, los que se quedan y los que se van y que lo realmente importante no es nuestra ubicación geográfica sino que nuestro amor por el terruño sea genuino, aunque no todos lo expresemos de la misma manera.

Los astronautas del mañana podrán decir, con orgullo, al llegar a estrellas desconocidas: “Somos terrícolas y venimos en paz”. Para ellos el Cosmos será la nueva Casa Grande. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta su punto de vista. Yo también vivo fuera de Venezuela, pero desde hace 25 años. Cuando me fui me tildaron de loca: como vas a dejar a tus padres, tu apartamento, la playa rica, las arenas, etc!!! así me dijo el 90% de los amigos y conocidos. Mis padres estaban felices y tristes a la vez: felices porque me veian progresar, tristes porque ya no compartiríamos el día a día. El tiempo ha acabado con la nostalgia de la Venezuela (que como bien dice usted) no existe mas. La comunicación con mis padres siguió prácticamente igual y tengo el orgullo de que mis hijas han tenido una educación mejor que la mía.
Otro punto a considerar que creo que Padrón no tomo en cuenta: que pasa cuando la Casa grande se llama Etiopia, Sarajevo o cualquier otro país de donde los refugiados salen en bandadas? La Casa Grande no es un lugar físico, es lugar donde esta el corazón!

Anónimo dijo...

Coronel se le olvido mencionar algo requete importante: “inmigrante ilegal”. Esto creo que es lo mas relevante, irse a otro pais sin papeles es bien fregao, no quiero ser "aguafiestas" pero: trabajo ilegal? y el carnet de conducir? cuentas bancarias? vivir escondido? sin poder salir del pais? si sale 10 años de penalizacion sin poder regresar? riesgos de ser deportado? como te movilizas de una ciudad a otra sin papeles... por areopuertos imposible!!!

Otra cosa, no solo que los jovenes sean osados, sino que si se van no tienen nada que perder porque aqui su futuro, ya esta perdido de antemano. Ademas que si volvieran siempre estara su nido familiar recibiendolos.

Anónimo dijo...

No abandone a mi pais, mi pais me abandono a mi y a mis hijos quitandome: hasta mi negocio. Me canse de la mediocridad e incompetencia, de mirar impasible la basura y el destartalamiento de mi ciudad, de ver a los barrenderos franela roja recoger la basura en la autopista a la altura de Bello Monte y echarla directamente al Guaire con total indiferencia. Me canse de la ignorancia y salvajismo, de atracos, y de secuestros, de cuidarme las espaldas contra aquel que ni conozco ni he jodido nunca. No quiero amar a quien no me ama, ni estar en donde no me quieren ni me merezcan, ni cuidar a quien despues no me defienda, ni estar pendiente de quienes no se preocupan de nuestra socieddad, ni hacer colas interminables por lo que mi gobierno tiene la obligacion de probeerme en cuanto necesite adquirirlo honestamente.

No extrano ni ando buscando al Cocossete, ni a Suzie, ni al Toddy, ni al Toronto, ni siquiera al diablito. No necesito de la luz de diciembre, ni al Caribe. Ahora, me mal-acostumbraron mimandome y protegiendome, a dormir con mis ventanas abiertas de par en par y sin rejas, a que me dejen el diario en la puerta de mi casa sin que no me lo roben, me gusta la efectividad y rapidez con que cambian las bombillas fundidas de las calles de mi zona, cuando viene el camion de basura sin ruidos, ni chillidos, ni contaminaciones, sin moscas ni hediondeces. Desde que me fui nunca mas volvi a ver ni siquiera a un solo perro callejero lleno de pulgas, garrapatas, llagas, sin collar ni correa y sin un amo que le adore. Ni tampoco a algun carro echando humo por el tubo de escape. Me acostumbre a que la policia me respete como yo a ellos y que no me miren con superioridad ni por encima del hombro. Mi familia es mi hogar y mi reino, y nuestra casa una republica independiente, no mas un pais. Y lo mejor de todo, me acostumbre a todos mis derechos y obligaciones como todo ser humano de bien. Me lo he ganado a huevo y con creces, me lo merezco!!!

Anónimo dijo...

Bien interesante la propuesta del forista anterior. Me quedo con las ultimas tres lineas. Felicitaciones.

Anónimo dijo...

Me emociono muchisimo el penultimo comentario, sin palabras!!!
Una leccion de Fe y Esperanza!
Gracias por compartirlo.