sábado, 25 de julio de 2015

AMUAY: la refinería que se parece al régimen


La industria petrolera venezolana se quemó

La refinería de Amuay era la estrella más brillante del firmamento refinador venezolano cuando se fundó PDVSA, en 1976. Recuerdo que en 1977 , siendo miembro de la Junta Directiva de PDVSA, fui enviado a Cardón como gerente general de esa refinería, mientras Ramón Cornieles se encargaba del Instituto de Petroquímica, después PEQUIVÉN, recién incorporado a PDVSA. Cardón era una excelente refinería y tenía un maravilloso equipo técnico, pero Amuay me impresionó porque era una tacita de plata. Brillaba al sol.
Hoy en día, como puede verse en el corto video arriba, la refinería de Amuay está en condiciones deplorables. El video no puede mostrar la calidad de sus procesos pero si muestra un panorama de abandono desolador, el cual debe traducirse en su funcionamiento. Y, en efecto, la refinería hoy está trabajando a un 65% de su capacidad. Nunca se ha recuperado del desastre de 2012, el cual fue causado por mal mantenimiento y, luego, utilizado políticamente por el régimen para hablar de sabotajes. Este ha sido uno de los más grandes crímenes de la PDVSA roja. No solo murieron 42 venezolanos sino que miles de viviendas fueron destruidas, los costos del siniestro fueron de más de mil millones de dólares y todavía hoy no se sabe exactamente lo que ocurrió, pero si se sabe que las empresas aseguradoras se han negado a pagar y que algunas han demandado a PDVSA en relación con este caso. Estas empresas han documentado más de 200 casos de mal mantenimiento en Amuay antes de la tragedia. Ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2014/11/otro-sabotaje-en-la-refineria-de-amuay.html
Amuay es el peor ejemplo del desastre petrolero generado por el chavismo metido a aprendiz de brujo, pero dista mucho de ser el único. Todas las refinerías venezolanas están en pésimo estado, al igual que la refinería de Curazao, propiedad del gobierno de la isla pero operada por la PDVSA roja. La refinería de Puerto La Cruz, por ejemplo, está siendo “modernizada”, según dice PDVSA, pero el financiamiento venía de un banco que se fue a pique, el Espirito Santo, y las obras contratadas con una empresa china cuyo presidente está en prisión por corrupción. La refinería de El palito sufre continuas interrupciones y paradas.
Todo esto ha generado la necesidad de importar gasolinas y diésel, a precios internacionales, para venderlos en el mercado doméstico a precios de gallina flaca.

Los responsables principales de este desastre son Hugo Chávez (difunto), Nicolás Maduro, Rafael Ramírez y Jesús Luongo (Director de refinación de la PDVSA roja).