viernes, 22 de marzo de 2013

Los ñangaras de la familia Nazoa son bien hipócritas



                                 

Mientras Claudio, el hijo de Aquiles Nazoa, defiende a Laureano Márquez por haber citado a su padre para ilustrar la descomposición moral del régimen chavista, el ala ñángara y piticastrista de la familia, la que viene del lado de Aníbal, se muestra ofendida e indignada por el artículo de Márquez y así se lo hace saber en una carta que es un dechado de cinismo e hipocresía.  Márquez, caballerosamente, le pide disculpas a la viuda de Aquiles, a pesar de que no habido ofensa algun.
Digo que la respuesta a Márquez de algunos miembros de la familia Nazoa es hipócrita por dos razones:

1.      Porque conocí bien a Aquiles Nazoa, amigo de mi familia materna García Maldonado. Aquiles era un asiduo concurrente a la casa de mi tía Margot en Catia, compañero en El Morrocoy Azul de mi tío Manolo (Anésimo Onato), comunista idealista como mi tío Víctor. Lo visité en Cagua varias veces, cuando andaba escondido de la Seguridad Nacional, lo acompañé en Los Teques, cuando visitaba a Julio Barroeta Lara y a ese pueblo de tantas cosas raras que él mencionó en sus poemas, tales como la muertorola, las ratas que se comían el telón del cine y la mujer barbuda, quién segun Aquiles “parecía un monumento a Guzmán Blanco pero en decoro superaba a muchas lampiñas”. Y porque lo conocí bien sé que Aquiles era un amante de la libertad y odiaba la cursilería. Por ello hubiera estado hoy en contra, como lo está casi toda la izquierda decente venezolana, de ese miserable malandraje que está en el poder.

2.      Porque el difunto Hugo se caracterizó siempre por poner en boca de los muertos manifestaciones de apoyo a su corrupto régimen. Decía que Bolívar era socialista, que la doctrina bolivariana era comunista, como la de Cristo. Vivió adulterando la palabra de los muertos. Laureano ha citado a Aquiles, no puso palabras ajenas en su boca. Los familiares que se quejan son del ala © anibalística. Aníbal, el hermano de Aquiles, tenía también un gran talento pero era un amargado y su pluma tenía en ocasiones  un veneno que nunca tuvo la obra de Aquiles. Mientras Aquiles era sentimental Aníbal era ponzoñoso. Ví llorar a Aquiles en el cine, sentado cerca de mí durante la exhibición de “El Mago de Oz”.  Aníbal no lloraba.

 Arrecia la batalla entre el malandraje de La Hojilla y las fuerzas del sano humorismo venezolano.

 

 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No se siente mal sembrando odio en el seno de una familia al colocar los buenos de un lado y los malos del otro? Acusando de cínicos e hipocritas a los que no piensan como usted y de sanos y libertarios a los que coinciden con sus ideas?

Gustavo Coronel dijo...

Estimado anónimo:
Si usted lee con atención verá que no soy o quien coloco a unos miembros de la familia contra los otros. Solo reporto lo que ellos mismos han hecho. Ellos se han colocado los unos frente a los otros en torno al asunto. Claudio respalda a Márquez. Otros lo critican. Uno de los crímenes de este régimen ha sido dividir a los venezolanos. Los hermanos Villegas están divididos. Los Escarrá estuvieron divididos hasta que murió el chavista y el otro se quitó la careta. Un Toro Hardy es embajador de Chávez, otro es un fuerte crítico del régimen.
Yo soy solamente un cronista de lo que sucede.
Además, cuando hablo de hipocresía es porque cito las incoherencias de quienes deforman las palabras de los muertos para hacer política (el chavismo dicindo que Bolívar era soialista)y sus críticas a quien como Márquez solo CITA textualmente a Aquiles Nazoa.
Muchas gracias por su comentario,
Gustavo

Martin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martin dijo...

Anonimo: Y ud. no se siente mal de como su comandante sembró el odio en el seno de la familia venezolana al colocar los buenos de un lado y los malos del otro? Tildando de escuálidos a los que no piensan como él y de patriotas a los que coinciden con sus ideas?