lunes, 13 de enero de 2014

Un decálogo para la oposición


Este documento fué enviado por nosotros, el psicólogo Daniel Benveniste y el suscrito, a laMUD en 2012. Pretendía resumir el extenso trabajo hecho por la MUD que era muy difícil de ser leído por el grueso de los venezolanos. Creo que todavía está vigente.

LA VISION DEMOCRÁTICA
 
Este decálogo está basado en los “Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019),” el cual fue escrito por  300 expertos de la sociedad civil venezolana y suscrito por los líderes políticos de la democracia. Los números en paréntesis corresponden a los puntos de los “Lineamientos” generados por la MUD en 2012. 
1.  Deseamos un gobierno constitucional e institucional, descentralizado en su toma de decisiones y coordinado a nivel central, honesto, eficiente, transparente y dispuesto a rendir cuentas al país (36, 53, 67, 202).
No queremos un gobierno personalista o autoritario, violador de la constitución, enemigo de las instituciones democráticas y de la indispensable separación de poderes ( 28, 146 – 151).
2.  Queremos un plan coherente de desarme nacional, cuerpos policiales despolitizados, policías bien entrenadas y organizadas en base al  mérito ( 704 –708, 710 – 713, 744 – 748, 761).
No deseamos la tragedia de 19.000 (hoy son 24.000)  homicidios por año, de los 12 millones de armas de fuego ilegales, de más de un millón de robos y doscientos secuestros al año, muchos de ellos cometidos por la misma policía, con un índice de impunidad del 91 por ciento. Rehusamos continuar siendo uno de los países más violentos y corruptos del mundo. (676 – 683).
3.  Deseamos ver restituidos en la Fuerza Armada los conceptos de obediencia al poder civil y de lealtad institucional, ascensos basados en el mérito y profesionalización de los cuadros (97, 98, 103).
No queremos seguir viendo el deterioro de la institucionalidad militar.
4.  Deseamos respeto por los derechos laborales, las asociaciones sindicales y la negociación colectiva,. Debe existir coherencia entre las Misiones y los planes estructurales de bienestar social, inversión en infraestructura y adecuado mantenimiento de nuestros activos nacionales ( 374, 375, 390, 392).
No queremos que 7 millones de trabajadores continúen en condiciones salariales precarias, sin beneficios laborales y sub-empleados (330, 331).
5.  Deseamos descentralizar el sistema educativo, rescatar las escuelas públicas y mejorar la educación a todos los niveles (826, 843, 844, 846, 852, 853, 857).
No queremos un sistema educativo burocratizado y en desorden, con instalaciones deterioradas, fallas en la alimentación escolar y deserción escolar masiva como la ocurrida durante los últimos años (811, 813, 814).
6.  Deseamos un sistema de salud descentralizado y de asistencia integral, con instalaciones hospitalarias bien acondicionadas, transferir Barrio Adentro a los Estados y promover la participación del sector privado en los servicios de salud  (871, 891).
No queremos un sistema de salud deteriorado, sin hospitales adecuados, solamente basado en la atención primaria (865 – 870).
7.  Queremos que la industria petrolera sea autónoma, gerenciada profesionalmente, eficiente y despolitizada, limitando la actividad estatal a lo indispensable (484, 499).
No queremos ver más declinación en la producción petrolera, falta de transparencia, carencia de personal idóneo, contratos dados a dedo y ausencia de entrenamiento e investigación (445, 450, 456-458).
8.  Deseamos libertad de expresión, limitar cadenas a lo realmente necesario, terminar con el uso político de los medios del Estado. Exigimos respeto a los medios, y fin del culto a la personalidad presidencial (113, 129,136).
No queremos confiscar medios de comunicación o la implantación de un modelo de pensamiento único (109, 110).
9.  Deseamos una política exterior profesional, fortalecer relaciones con Colombia, rechazar el terrorismo y el narcotráfico, respaldar a la OEA y a la ONU y alinearnos con los países democráticos del planeta (1185, 1192, 1195, 1204).
No queremos ambientes guerreristas, intervenir en los asuntos de otros estados o la confrontación como política exterior (1180).
10.  Deseamos la plena vigencia de los derechos humanos, de las libertades públicas y el adecentamientos del sistema carcelario (79 – 90, 765).
Rechazamos la violación de los derechos humanos de los venezolanos  ( 28, 108 – 111, 683).