sábado, 20 de diciembre de 2014

Habrá alguna bofetada que no acepte la MUD?


Tareck El Aissami al Poder Moral?
Ver prontuario aquí:

Los fraudes electorales han sido continuos durante los últimos 15 años. Tienen que ver con el sesgo pro-régimen del CNE, de la fuerza armada, de los medios de comunicación del estado, de quienes autorizan  los gastos obscenos hechos con el dinero del pueblo en propaganda electoral a favor del régimen. Los abusos de la Asamblea Nacional han sido graves y humillantes, al no permitir una representación proporcional de la oposición en los asuntos legislativos. Bofetada tras bofetada aceptadas por la MUD, la organización que ha representado por años al sector de la sociedad venezolana que se opone al régimen.
Esta pasividad les ha costado credibilidad y apoyo y ha dado origen a divergencias serias entre quienes desean la salida del régimen actual. Sin embargo, la MUD no parece estar dispuesta a rectificar su estrategia unidimensional, segun la cual las elecciones representan la única vía. Años van y años vienen y, una y otra vez, los resultados electorales han sido objeto de tímidos reclamos por parte de la MUD, reclamos que mueren al poco tiempo y son reemplazados por respetuosas objeciones e intentos de diálogo con la pandilla usurpadora.
Ahora viene otra elección, esta vez legislativa. Lo que hemos visto hasta ahora no da esperanza alguna de que exista rectificación por parte del régimen. Personajes gangsteriles  como Luisa Ortega Díaz y Tareck El Aissami suenan como candidatos para posiciones claves en el Poder Moral . Fichas obscenas como Lucena y de comiquita como Oblitas pretenden atornillarse en el CNE, después de haber servido de manera rastrera al régimen. Ya el proceso de selección está viciado, es violatorio de la constitución pero está siendo validado por la MUD.
Cuantas bofetadas más sufrirá la MUD en silencio, antes de irse a las calles, al lado de un país indignado? El silencio de la MUD frente a la prisión de Leopoldo López y demás presos políticos y frente a los abusos que se cometen contra María Corina Machado es imperdonable. Uno de sus líderes, Henrique Capriles, apunta  mucha de las críticas que deberían estar dirigidas al régimen contra estos líderes de la oposición, por haber tomado la decisión de irse a la calle.

Mientras tanto, Venezuela se hunde cada hora en el foso de la miseria física y de la degradación moral.