lunes, 1 de diciembre de 2014

Payasos manejando el circo

Popo y Pipo
El visitante a un pequeño pueblo llegó a la posada y esperó oír las campanas de la iglesia llamando  a misa. Nunca las oyó y el tiempo de la misa pasó. Se fue caminando hacia la iglesia y le preguntó al sacerdote por qué las campanas no habían sonado. El sacerdote le respondió: “por cinco razones, hijo mío. La primera es que no tenemos campanas. La segunda….”  
Allí lo interrumpió el visitante diciéndole: “Con la primera razón basta y sobra, Padre”.
Así estamos en Venezuela. Hay muchas razones para explicar el colapso material y moral de la nación: el control de cambios, la corrupción galopante, el fanatismo ideológico, el endeudamiento insensato, el colapso de PDVSA, muchos otros. Pero todos tienen un origen común: el circo está manejado por los payasos.
Veamos por ejemplo este diálogo grotesco entre un señor de apellido Quijada, del Sindicato de POLAR y el llamado presidente, Nicolás Maduro:
Dice Quijada: “Buenas noches, camarada, amigo y compatriota presidente de la República… Hay una causa brava ahorita con la harina. Nosotros necesitamos que usted, Presidente, decrete que Empresas Polar y todas las empresas que elaboran harina precocida saquen seis meses de harina solamente…”
¿Cómo es esto que estás diciendo? preguntó Maduro.
“Bueno Presidente, ¿qué pasa en las empresas de harina? De hecho, tenemos Turmero. Turmero está para producir 1 millón 200 mil kilos de harina diarios. (La producción) está por 800, 900 (mil), pero no solo eso, sino Presidente que se empieza a producir el lunes, martes y miércoles la harina precocida. Se para [ la producción] el jueves en la mañana, son 8 horas limpiando la máquina para hacer mezcla de cachapas, mezcla para empanadas, mezcla para arepita dulce que no se necesitan. Ponga a trabajar esos seis meses de harina precocida y se abastece el mercado de harina, Presidente”.
Maduro remató: Muy bien. Aprobado. Vamos a hacerlo de inmediato… yo encargo al ministro Carlos Osorio de manera inmediata para que con los inspectores presidenciales y la Superintendencia de Precios Justos hagamos una inspección general y apliquemos esa línea que tú estás proponiendo. ¡Aprobado!”.
Se imaginan ustedes esta manera de gobernar? Algo totalmente improvisado, traído por los cabellos de Maduro. Lo mismo de aquel grito del difunto: “exprópiese”!
Mientras tanto el vicepresidente Arreaza pontifica sobre lo siguiente:
 Las crisis son los mejores momentos para desatar las potencialidades de los países y las potencialidades de los pueblos (…) si el imperialismo cree que con la guerra del petróleo va a poder con la revolución bolivariana, sepan que el látigo de la contrarrevolución nos da más fuerza que nunca para desatar nuestra creatividad, nuestra inventiva, nuestro conocimientos para superar todas las crisis que se presenten”.
El país al borde del colapso y este caballero habla de que estamos en el mejor de los momentos para desatar las potencialidades de los pueblos!! Estamos dependiendo de la limosna China pero este caballero habla de la guerra del petróleo llevada a cabo por el “imperialismo” (USA) cuando la verdad es muy diferente, ya que son los países árabes los que han impuesto, con su estrategia, la baja de los precios del petróleo. Habla de “creatividad e inventiva” pero no pueden ni siquiera recoger la basura de las calles.

Con Maduro y Arreaza no hay esperanza alguna de recuperar al país. Este es un caso clásico de los payasos manejando el circo.