sábado, 13 de junio de 2015

Carta abierta a los miembros dignos de las Fuerzas Armadas venezolanas

Compatriotas de las Fuerzas Armadas: 
Ustedes constituyen la única institución venezolana con poder suficiente para cambiar el curso de la desesperada situación venezolana y con la diversidad suficiente de miembros para actuar. No es posible decir lo mismo sobre las otras instituciones del estado, hoy totalmente en manos de una pandilla de ladrones, ineptos y abusadores de los más elementales derechos humanos de los venezolanos, como es el caso del mal llamado Poder Moral, el Consejo Nacional Electoral, el Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Nacional. Estas instituciones del estado están manejadas por miembros de la gran pandilla. Nada podemos los venezolanos esperar de ellos que no sea complicidad impúdica con el poder ejecutivo, el principal responsable del desastre venezolano.
Son las fuerzas armadas, en cuyo seno deben existir muchos venezolanos asqueados por la actual situación de la república, las que pueden actuar frente  los desmanes de la pandilla de Nicolás Maduro. Aunque es cierto y triste que en las Fuerzas Armadas hay numerosos miembros abiertamente parcializado$$$ a favor de la pandilla y bastante otros quienes son miembros activos de la pandilla, involucrados en narcotráfico, contrabando y violaciones de los derechos humanos, también es cierto  - al menos así lo espero  - que existen miembros de las Fuerzas Armadas que rechazan la podredumbre del actual régimen político.
 A ellos le digo: Venezuela está en ruinas y es inaplazable actuar para corregir esta tragedia. Tres o cuatro ejemplos servirán para ilustrar lo que digo:
1.   La situación económica del país es caótica. Hoy sábado 13 de Junio el petróleo amaneció a $56,6 el barril, cuando el precio que el país necesitaría para enfrentar sus obligaciones es $120 el barril, más del doble. Ello ha causado una merma dramática de nuestras reservas internacionales, las cuales hoy amanecieron en $ 16.624 millones, una caída de $7633 millones desde Marzo pasado. En menos de cuatro meses el régimen ha quemado un 35% de las reservas internacionales de la nación y sigue en desesperada búsqueda de dinero, acudiendo al Fondo Monetario Internacional y suplicando a  China por nuevos préstamos que China no está dispuesta a dar. Se ha vendido ya parte del oro de las reservas internacionales y, como resultado de este colapso, las importaciones de medicinas y alimentos de las cuales depende el país han tenido que bajar de manera dramática, sometiéndose así al pueblo a una tortura física y mental extraordinaria.  
2.   Las denuncias de ex - miembros del régimen que han desertado apunta a la participación de altos funcionarios en actividades ilícitas, especialmente las relacionadas con el narcotráfico. Tales acusaciones involucran al número dos del gobierno, Diosdado cabello y a Tareck El Aissami, gobernador de Aragua. La gravedad de estas acusaciones, ya del dominio de la opinión pública internacional, exige una investigación que no se hecho ni se piensa hacer. Al contrario, los funcionarios responsables de hacerla se limitan a decir que esta es una “infundada agresión imperialista en contra de preclaros ciudadanos”. Es evidente que Venezuela no puede seguir viviendo en esta atmósfera de degradación sin que se apliquen urgentemente los correctivos necesarios
3.   La corrupción ha invadido todos los rincones de la administración pública, con una intensidad y un grado  como nunca antes se había visto en Venezuela. Por un evento muy pequeño en comparación a lo que actualmente nos sucede fue desalojado de la presidencia un mandatario elegido democráticamente, Carlos Andrés Pérez, por la acción de una Fiscalía General de la república que hizo su trabajo. Esa institución está hoy en manos de mercenarios al servicio del régimen. La corrupción documentada en PDVSA, en especial los contratos multimillonarios dados a contratistas sin experiencia, como es el caso de los llamados boli chicos, cuyos detalles son ya del dominio público y en empresas como Corpoelec y CVG, han destruido la base energética e industrial del país.

Estos y otros numerosos ejemplos que están documentados de manera detallada en la prensa venezolana e internacional constituyen un testimonio que es imposible seguir eludiendo, si es que no queremos pasar a la historia como una sociedad suicida e indigna. La corrupción existente en las Fuerzas Armadas, en especial, exigen que los sectores de esas fuerzas armadas que no han sido presas de la degradación actúen para restaurar la dignidad de una nación humillada y avergonzada.
Uno lee la Constitución venezolana y se encuentra con el artículo 328, el cual dice:
Artículo 328  La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación….. En el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna.
Y con el artículo 330, que dice:
“Artículo 330 Los o las integrantes de la Fuerza Armada Nacional en situación de actividad tienen derecho al sufragio de conformidad con la ley, sin que les esté permitido optar a cargo de elección popular, ni participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político”.
¿Cómo puede el sector honesto de las Fuerzas Armadas permitir que los miembros indignos de esa institución violen sistemáticamente estos artículos? ¿Cómo permiten ustedes en silencio que los miembros del Alto Mando Militar hagan profesión de su adhesión a una ideología política y a proyectos políticos que anteponen los intereses de un grupo al interés nacional?
Uno lee el artículo 6 de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, creación de este régimen, el cual dice:
Artículo 6. Los integrantes de la Fuerza Armada Nacional fundamentan su patrimonio moral en el pensamiento y la acción histórica del Libertador Simón Bolívar, y en el de los precursores y forjadores de la República libre y soberana. Se inspiran en los valores del amor a la patria, la libertad, la igualdad, la justicia, la paz internacional, la solidaridad, la lealtad, el honor, el espíritu de sacrificio, la vocación de servicio, la integridad, la abnegación, la honestidad y los demás valores éticos propulsados por el humanismo. Su actuación se fundamenta y se desarrolla en los principios de la disciplina, la obediencia, la subordinación y el respeto a los derechos humanos, como pilares básicos en los cuales descansa la organización, unidad de mando y empleo útil de la Fuerza Armada Nacional”.
Y se pregunta: ¿cuantos miembros de las Fuerzas Armadas cumplen con estos requisitos? Esta es una lista de cualidades admirables que no vemos en Carvajal, en los Alcalá Cordones, en Carles, en Rodríguez Chacín, Rangel Silva  o Cabello. ¿ Cuantos miembros de las Fuerzas Armadas cumplen con ellas y que hacen para limpiar la institución de quienes no las cumplen?
 Cuando el artículo 7 dice: “Artículo 7. Los militares en servicio activo, en la Reserva Nacional y la Guardia Territorial movilizada, están subordinados al Presidente de la República, Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional, cuyas disposiciones deben obedecer y cumplir sin retardo ni excusa de ningún género”… uno pudiera pensar que los que se les pide es lealtad a ese hombre o mujer. Pero no es así. El artículo añade: “de acuerdo con lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes”. Es a la constitución y a las leyes a las cuales el soldado debe prestar total adhesión. Y esto le obliga a rechazar activamente a quienes violen la constitución y las leyes, lo cual Maduro y sus cómplices hacen todos los días.

Señores miembros dignos de las fuerzas armadas venezolanas: Les hago un llamado, como ciudadano  espantado de la miseria y la ruina a las cuales ha llegado nuestro país, para que intervengan y obliguen al régimen a modificar radicalmente el rumbo político de la nación, obligarlos a que cesen de violar la constitución y las leyes del país, a liberar de inmediato a los presos políticos y a respetar la disidencia política y las libertades públicas.
El régimen actual debe irse y el país debe llamar a elecciones a la brevedad posible. Esto no representaría un golpe de estado sino la reafirmación de la misión fundamental de las Fuerzas Armadas de Venezuela. Cumplan con su deber y laven, al hacerlo, la manchada reputación de la institución.
Espero.
Gustavo Coronel

Cédula de Identidad # 606653

7 comentarios:

George Frederick Thomson dijo...

Es apasionado Gustavo!

Gustavo you are pasionate!

Alitas Allie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrés Valencia dijo...

Gracias, Gustavo Coronel. La urgencia es evidente:

Por un lado, en el Índice de Estado de Derecho para 2015 que publica World Justice Project, una iniciativa de la American Bar Association que data de 2006, Venezuela obtuvo la peor puntuación, colocándose en el último lugar entre los 102 países evaluados. Este pésimo resultado evidencia el deterioro del Estado de Derecho y Justicia que existe en el país.

El fracaso de las misiones se ve reflejado en el incremento de la pobreza que según el Índice sobre las Condiciones de Vida (ENCOVI) 2014, pasó de estar en 46% en 1998 a 48% en 2014.

Otro informe que reprueba la gestión de Maduro es el de Provea correspondiente a 2014, en el que se documenta con cifras, estadísticas y testimonios las ingentes violaciones de los derechos humanos en Venezuela. Entre otras violaciones, Provea denuncia la criminalización de defensores, la regresividad de los avances en reducción de la pobreza en Venezuela, el desabastecimiento de medicinas, la privatización de los servicios de salud por la vía de hecho, la construcción de un Estado policial, el incremento impune de la inseguridad.

Mientras en lo económico, el Banco HSBC elevó proyección de la contracción económica para Venezuela a 7,5% en 2015, 0,9 puntos porcentuales más que las estimaciones realizadas a principios de año. Según informe del banco, la inflación cerrará en 175% (31 puntos porcentuales más de lo previsto).

Ver VenEconomía: Las malas notas de junio (Latin American Herald Tribune, Junio 12, 2015)

Sledge dijo...

El detalle es que las fuerzas armadas son quizas la parte mas corrupta y complice de toda la Dictadura. Han sido purgados y comprados en su enorme mayoria, sino en su absoluta totalidad. Ademas, estan profusamente infiltrados por miles y miles de espias, incluyendo los Cubanos, que estan pranoicos y en constante vigilancia interna.

Lo veo bien dificl, a menos que sean los Cadetes jovenes, que puedan hacer alfo como paso el 23 de enero para tumbar a Perez Jimenez. Aquel dijo "yo no mato Cadetes", y se fue, en cambio los Chavistas son capaces de reprimir hasta los cadetes..

Ubaldo dijo...

Yo dudo que en los militares exista alguien con cerebro y que sea valiente. Pero como la esperanza es lo último que se pierde, también agrego mi nombre y cédula, no permitiré que Gustavo Coronel sea el único:
Alfredo Milano Chávez C.I: 2992655

Gustavo Coronel dijo...

Gracias, Alfredo. Las dudas de los comentaristas sobre la calidad moral de los miembros de las Fuerzas Armadas venezolanas sonn totalmente justificadas. Yo creo que los no contaminados del pantanal chavista de corrupción son pocos. Pero, hay que llamarlos. De una manera u otra es util llamarlos, ya sea para que respondan o para que no respondan, en cuyo caso ya sabremos a que atenernos.

Andrés Valencia dijo...

Gustavo Coronel dijo:
"los no contaminados del pantanal chavista de corrupción son pocos. Pero, hay que llamarlos."

Estoy de acuerdo, y he puesto enlaces hacia esta entrada en mis páginas "Venezuela - Links" (sección La Cara Opuesta de la Moneda).

Gracias.