viernes, 19 de junio de 2015

Venezuela clama por una intervención regional

                                      URGENTE

La gravísima situación venezolana clama por una intervención regional: 
Senadores brasileños groseramente hostigados. El presidente de Colombia censurado por Maduro al enviar avión a Felipe González. El ex-presidente de México, Felipe Calderón, declarado persona no grata por la Asamblea Nacional venezolana.  Ex-presidentes de la región en pie de guerra en contra del régimen de Maduro. El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, investigado por narcotraficante.  Los Congresos de Brasil y Uruguay censurando al régimen de Maduro.  Leopoldo López en riesgo de morir por falta de atención médica confiable. La Iglesia Católica enfrentada en contra de los abusos del régimen. Hasta el Secretario General de UNASUR comenzando a protestar en contra del abuso de poder en Venezuela. Los Estados Unidos lamentablemente nadando entre dos aguas, un día de oposición y otro día de apaciguamiento al régimen. La OEA en silencio o, a lo sumo, el nuevo Secretario General pidiendo un diálogo que es imposible, como era imposible el diálogo entre los nazis y los judíos recluídos en Auschwitz.
Tarek Saab, el indigno funcionario que se disfraza de defensor del Pueblo para agredir a los ciudadanos dice: “Han venido cuatro ex presidentes a hablar sobre la situación actual de Venezuela. Porque se preocupan, entre comillas, de lo que aquí ocurre?  Ya vemos que actuaron de manera impropia. El pueblo ha sacado sus conclusiones sobre estas personalidades recibidas por opositores que difaman sobre la patria… en los últimos días en Venezuela se han recibido visitas totalmente inamistosas, lo que viola la Ley de Extranjería y Migración Venezolana y la Carta Magna”. El régimen se ha colocado a espaldas del derecho Internacional.

Venezuela requiere una intervención hemisférica.  Puede ser diplomática pero fuerte y unánime, porque pasan los días y nada sucede para alterar el rumbo trágico de la situación venezolana.

Señores de la región: Nicolás Maduro es un corrupto incapaz lleno de odio. Su entorno inmediato está podrido. No puede haber un apoyo a ese régimen funesto para Venezuela ni puede ser Diosdado Cabello un candidato aceptable para una transición, no importa cuán breve. El país acaba de endeudarse en otros $15000 millones de China y Rusia. Acaba de vender su participación en una refinería estratégica en los Estados Unidos. Está liquidando sus activos y sus reservas internacionales al ritmo de $2500 millones al mes. Su deuda sobrepasa los $200.000 millones, lo cual es intolerable para un país que ha recibido ingresos por $1,5 millones de millones durante los últimos 16 años.
No soy un experto en derecho internacional pero sí puedo reconocer a un loco inepto cuando lo veo. Nicolás Maduro y su entorno tienen que salir del poder antes de que Venezuela sea totalmente arruinada. Y la ruina de Venezuela y su posible transformación en una zona de tragedia humanitaria repercutirá tragicamente sobre el resto de la región.  

Región: ayuden a Venezuela a recuperar su democracia hoy porque mañana puede ser demasiado tarde.