domingo, 5 de mayo de 2013

El deplorable Nicolás: error de forma, horror de fondo


 

Dijo el deplorable Nicolás ayer:

“Nosotros soñamos el día deque Sidor, las empresas básicas de Guayana nos entreguen miles de millones de bolívares y miles de millones de dólares en dividendos para construir e invertir en la economía”.

El “deque” es tétrico y confirma ese analfabetismo funcional que hemos mencionado en diversas oportunidades. La forma es trágica pero más trágico aun es el fondo de la frase. Nicolás  “sueña” con una SIDOR que produzca dinero para la nación.

 El chofer que sueña al volante se estrella. Un verdadero conductor tomaría el rumbo necesario para que el “sueño” fuese realidad. Pero, sabrá Nicolás que ha sucedido con la CVG durante estos 15 años que ellos han estado al mando? La SIDOR que comenzaba a dar dividendos para la nación en manos de la empresa privada fue brutalmente estatificada por el difunto y hoy es una raquítica sombra de lo que fue. Sus niveles de producción son los más bajos de su historia.

Quien ha convertido a la CVG en una merienda en la cual los trabajadores han tomado para sí el papel de la gerencia, conduciendo a las empresas a la anarquía? Quien ha decidido asesinar a la CVG en aras de una ideología absurda? Todas las empresas están operacionalmente y hasta financieramente en quiebra.

Espera Nicolás que sembrar excrementos pueda dar cosechas que no sean excrementicias? Puede soñar alguien con una empresa rentable si la manera como la manejan no puede conducir a la rentabilidad sino a la quiebra? El pobre Nicolás no debería permanecer ni un minuto más en una posición para la cual claramente está incapacitado.  

Ni siquiera dió la talla como chofer del Metro. Su hoja de trabajo lo pinta como reposero y buscador de pleitos. Que milagrosa transformación puede haber experimentado desde esos años? La realidad está a la vista. Un patán en el Metro es hoy…  un patán en la presidencia.

Sus mismos seguidores, aquellos quienes votarían por un orangután para seguir rcibiendo la dádiva del régimen, tienen que darse cuenta que este pobre hombre no tiene la menos capacidad para estar allí. Claro, las alternativas son pocas: Cabello, Jaua, El Aissami, Chaderton, Chacón, Varela? En ese grupo hasta el orangután tendría oportunidad de emerger como líder.

En un país que tuvo a Gallegos, Betancourt, Leoni o Uslar, el grupo que hoy controla el poder en Venezuela luce como una tribu del paleolítico, la antítesis de la evolución, una trágica involución, una caricatura de revolución mas apropiada como zarzuela que como gobierno.