lunes, 1 de octubre de 2012

Compatriota: ténlo claro


 
 
Un voto por Chávez es…

Un voto por Fidel Castro, como lo pregona abiertamente el embajador en Cuba

Un voto por la memoria del carnicero de Baghdad Sadam Hussein

Un voto por la memoria del ladrón y asesino Muammar Gadaffi

Un voto por el traidor a su pueblo Robert Mugabe

Un voto por el ultimo dictador de Europa Aleksander Lukashenko

Un voto por el fanático iraní Ahmadinejad

Un voto por el violador de hijastras, Daniél Ortega

Un voto por el autócrata resentido Rafaél Correa

Un voto por la Señora Botox, por su inmensa fortuna amasada desde el poder

Un voto por la prostitución de nuestra fuerza armada

Un voto por la venta de la Faja del Orinoco a la China

Un voto por el regalo de nuestro petróleo a los amigotes del ALBA

Un voto por la prisión de venezolanos inocentes

Un voto por una política de limosnas para el pueblo

Un voto por la anarquía en las empresas de la CVG

Un voto por la militarización de nuestra sociedad

Un voto por el narcotráfico

Un voto por la miseria y por el horror en nuestras cárceles

Un voto por choferes en la cancillería y planificadores autistas 

Un voto por la bolibuguesía, los bolichicos y los generales amigos de las FARC

Un voto por el saqueo de nuestras reservas internacionales y la venta del oro

Un voto por la tasa de inflación más alta del hemisferio

Un voto por el crímen desatado en pueblos y ciudades del país

Un voto por el control de cambio y por los corralitos bancarios

Ténlo claro compatriota: un voto por Chávez es un ticket para un viaje sin regreso hacia el siglo XIX y sus ridículos caudillos de opereta.