miércoles, 12 de febrero de 2014

Ramírez le pide a Ramírez lo que Ramírez no le puede dar a Ramírez







(Agradecimiento a Sergio Sáez por las cifras básicas sobre PDVSA) .


(Agradecimiento a Sergio Sáez por las cifras básicas sobre PDVSA) 

Rafaél Ramírez se para frente al espejo y dice: “Dr. Ramírez, como encargado del área económica, le notifico, en su calidad de Presidente de PDVSA y Ministro de Energía, que usted será responsable de suministrarnos el 96% de las divisas que necesita el país para 2014. Ello significa que usted debe enterar en caja este año $42.000 millones.

Del otro lado del espejo se oye una voz gangosa que dice: “Con je nalgas se sienta la gugaracha, Sr. Zar”? Nosotros, con la ayuda de los socios, estamos produciendo 2.8 millones de bagiles diarios, apugaditos y eso nos cuesta unos $17.500 millones, sin contar los gastos  sociales. De lo que producimos 750.000 barriles diarios van al mercado interno, lo cual nos guesta unos $11.500 millones en péjdidas durante el año. Ustedes nos quitan unos 830.000 bagiles diarios paga Cuba, Petrocaribe, China, Japón, Gristina, Evo, Daniel y otros, a un subsidio que nos guesta $31.000 millones. Además le debemos reembolsar unos $16.000 millones a las empresas mixtas por el petróleo que ellos egportan a cuenta nuestra. Nuestras egportaciones nos dan un ingreso de $75.000 millones, pero, como le acabo de decir, tenemos gastos fijos por $76.000 millones. Como (*&^)#<>@@ piensa usted que podemos darles las divisas que nos están pidiendo? Si tengo un déficit operacional de $1000 millones? Que XXHBM tiene usted, amigo!
Ramírez contempló a Ramírez en el espejo con no disimulado desdén. Le dijo: “Usted es un tipejo sin imaginación. Que hace uno cuando no tiene suficientes ingresos? Es que acaso usted nunca oyó hablar al comandante-presidente? Si tiene hambre robe, si no tiene ingresos no pague deudas, si necesita pida prestado sin la menor intención de reembolsar los préstamos!  Hable con los Chinos, hable con Moshiri, su amigo del alma. Hable con Putin, póngale un banderilla a los japoneses. Enamore a los italianos. Eso sí, entregue las divisas que estoy exigiéndole”.

Y se volteó bruscamente, sin darle a Ramírez cc.  oportunidad de responderle. Se sonrió al salir, diciéndose: “Así es que se gobiejna, así es que hay que hablarle a estos payasos!”.