domingo, 25 de enero de 2015

Clodovaldo Hernández: entre el cinismo y el "no más"





En otras ocasiones hemos comentado los escritos de este escribidor del chavismo, por considerarlos como ejemplo de la degradación moral que ha promovido el régimen. Hoy publica un artículo en El Universal en el cual ensalza la astucia de Nicolás Maduro, sin preocuparse mucho del aspecto ético de lo que dice. Al mismo tiempo parece querer decirnos, como Mano é Piedra, que está listo para echar tierrita y no jugar más para el equipo del desastre.  
Menciona lo siguiente:
1.   a Maduro lo desprecian aun de peor manera porque, como bien se sabe, manejaba un autobús.
Mi comentario: Mentira, chico. Los venezolanos desprecian a Maduro porque era un chofer reposero, no porque era un chofer. Lo desprecian porque es un corrupto, al aceptar ser presidente sin tener las credenciales mínimas para serlo. Lo desprecian porque, una vez llegado a la presidencia, ha destruido lo que Chávez no tuvo tiempo de destruir. Al decir lo que dices estás tratando, una vez más, de introducir el odio de clases en lo que es una justa indignación colectiva en contra del tarado.

2.  El Presidente llegó a su segundo mensaje anual ante la Asamblea Nacional en una situación crítica: precio del petróleo en caída libre, desabastecimiento, escasez, inflación... solo malas noticias por decir y sin mucho de dónde agarrarse. Y, a pesar de todo eso, logró escapar ileso del trance e, incluso, pasar a la ofensiva en varios planos. Son señales de que el mandatario maneja ya eficazmente ciertos recursos en los que su padre político era un verdadero artista. En el lugar de la oposición, yo pondría cuidado, en vez de  perder el tiempo escribiendo tuits burlescos y ultrajantes.
Mi comentario: eres un cínico, chico. Celebras que Maduro haya “engañado” al país con su “astucia”, sin darte cuenta de que lo que se le pedía al difunto y lo que se le pide al payaso son respuestas a la crisis nacional que ellos mismos crearon. No que fueran artistas del engaño y de la socarronería. No seas inmoral, chico.

3.   Analicemos a grandes rasgos: Maduro tenía que anunciar recortes drásticos en eso que suele llamarse "el gasto social", pero, por el contrario, anunció aumentos salariales y de pensiones, mejoras en becas y más viviendas. Tenía que anunciar una maxidevaluación y mareó a la audiencia con una cuestión ahí de tres tipos de cambio, que dejó a unos cuantos sacando cuentas con los dedos. Tenía que anunciar unas medidas concretas para  capear el temporal de la baja de los precios petroleros, y terminó predicando con el libro de Filipenses. Es el tipo de cosas que hacía Chávez, apoyándose en su genio político y su dominio histriónico. El presidente Maduro no llega a esos niveles (él mismo lo sabe y lo dice abiertamente), pero se nota que está haciendo un gran esfuerzo.

Mi comentario: Lo que dices, Clodovaldo, es indecente. Celebras que Maduro haya mareado a la audiencia y se haya empeñado en acentuar sus desastrosas políticas de subsidios y despilfarro. Eso sí, dices, lo hizo imitando el “genio” político del difunto. Tan genial era el difunto, Clodovaldo, que se bajó los calzones frente a los cubanos, quienes lo utilizaron como marioneta y le exprimieron hasta el tuétano, desechándolo una vez que ya no servía sus propósitos. Lo mismo que hacen ahora con el payaso.

4.  Maduro no se conformó con salir bien librado de lo que pudo ser un episodio terrorífico. Se dio el lujo de golpear duro a la oposición por la irresponsable actuación en los días de la guarimba, en 2014.  Paralelamente, hizo nuevos llamados al diálogo y anunció comisiones para buscar consenso en asuntos espinosos. Luego, en un acto cercano a la magia (porque rozó la irrealidad) se remontó a los tiempos en los que Mario Silva era "el señor de la noche" y puso al aire en cadena nacional y en momentos de máxima expectativa uno de esos diálogos escatológicos en los que el ala pirómana de la oposición muestra sus peores llagas.
Mi comentario: Elogias, Clodovaldo, a un irresponsable que se dedicó a distraer la atención del país de sus verdaderos problemas atacando a la oposición, hablando de diálogos irrealizables y de consensos ilusorios para ganar tiempo y extender por algunos meses su agonía. Ello te hace cómplice del gran crimen que la pandilla ha cometido contra el país. Los has aupado todo el tiempo y caerás politicamente con ellos. Te sale Zimbabue.

5.  Habrá que esperar las encuestas para saber qué pasó con el mensaje presidencial en el movedizo terreno de la opinión pública, pero escuché a gente en la calle que hablaba más que nada del aumento salarial y de los bocones que estaban planificando, por teléfono, un saqueo y una matazón. "¿Viste el video que puso Maduro?", se preguntaban algunos y yo, no sé por qué, me acordé de La Hojilla.
Mi comentario: Es decir, Clodovaldo, que todo se reduce al impacto del alza salarial y a los chismes sobre conspiraciones. Pareciera que, al final, con esa referencia a La Hojilla, te estás cansando tú también de tanta necedad y pretendes ser irónico a costa del régimen. Pero, como decía Luis Herrera Campins: Tarde piaste, pajarito.
  
Sobre este mismo tema opina Elías Pino Iturrieta hoy, así:

La superficialidad del discurso que generalmente pronuncia el presidente Maduro, semejante a la de su antecesor, puede conducirnos a pensar que se distingue por una vaciedad de fácil digestión que no deja de ser atractiva para los oyentes crédulos, pero no hay tal vaciedad. Sus lugares comunes y sus referencias bélicas encubren un proyecto de dominación sin paliativos, cuya pista se sigue reflexionando en torno a las palabras que no utiliza, es decir, sobre los males que no está dispuesto a corregir porque, si desaparecen, se le va la vida al orador y a sus compinches.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

De acuerdo con todo lo que escribes. Menos, en el ultimo parrafo.

En realidad, Gustavo, no debes perder de vista que el payaso de Elias Pino Iturrieta fue una de las joyas que firmo aquel manifiesto en apoyo a Fidel Castro, eso automaticamente lo elimina como "opinador".

La izquierda venezolana es una tragedia. El unico venezolano arrecho que fue capaz de poner en su sitio a Castro: Betancourt.

Se vienen sorpresas. Pronto.

Anónimo dijo...

Mientras Clodogafo dice sus sandeces, ya sin su pretendida -por inexistente- chispa humorística, El NYT le da con todo -¿tarde piaste, pajarito?- al ususrpador reposero:

http://www.nytimes.com/2015/01/26/opinion/mr-maduro-in-his-labyrinth.html?hp&action=click&pgtype=Homepage&module=c-column-top-span-region&region=c-column-top-span-region&WT.nav=c-column-top-span-region

George Frederick Thomson dijo...

http://anagrammatt2.blogspot.ca/2015/01/in-memory-of-country-gone-foul-since.html#.VMaM1y5yW6Q

Anónimo dijo...

Identifican a Diosdado Cabello como jefe del Cartel de los Soles

Antonio Maria Delgado
adelgado@elnuevoherald.com

01/26/2015 9:01 PM
01/27/2015 12:09 AM

http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article8206548.html

Anónimo dijo...

http://leaksource.info/2015/01/24/islamic-state-japanese-hostage-yukawa-beheaded-second-hostage-goto-relays-new-demand-for-release-of-female-attempted-suicide-bomber-in-jordan/