jueves, 28 de febrero de 2013

Lo que el chavista Tinker Salas no quiere saber

*** El prestigio académico y profesional de Miguel Tinker Salas está en peligro, a menos que
       rectifique sus absurdas afirmaciones sobre la economía venzolana.

En una nota anterior, en este mismo blog, decía que Miguel Tinker Salas, profesor venezolano en Pomona College, California, afirmaba que la economía venezolana estaba en situación estable y  satisfactoria, criticando lo que el definía como “el sesgo” hostil de la prensa internacional al hablar de la economía venezolana. Para quienes seguimos el trágico proceso venezolano con alguna atención esta aseveración de Tinker Salas sonaba absurda y ridícula. Hoy leemos algo que confirma nuestra pobre opinión de Tinker Salas. Es una noticia que dice así:

Las estadísticas del Fondo Monetario Internacional señalan que Venezuela al cierre del tercer trimestre de 2012 contaba con una deuda equivalente a 51% del tamaño de la economía, es decir, del PIB, magnitud solo superada por Irak que lucha por superar los estragos de la guerra. Al dejar a un lado a Irak el petroestado con más deuda después de Venezuela es Qatar, pero con una carga que solo representa 35% del PIB. En la mayoría de los petroestados la política ha consistido en disminuir la deuda. Por ejemplo, Arabia Saudí la rebajó desde 65% del PIB en 2004 hasta 5,5% en 2012; Kuwait desde 18,5% hasta 7%; Irán desde 25% hasta 11%; Angola desde 54% hasta 28% y Nigeria desde 53% hasta 15%.
Hay que tomar en cuenta que la reciente devaluación del bolívar en el orden de 31,7% aumenta el peso de la deuda, porque el PIB medido en dólares disminuye y en términos prácticos se requieren más bolívares para pagar los compromisos contraídos en divisas.
En este momento la deuda total de Venezuela, incluyendo el monto de 105 mil 700 millones de dólares para los compromisos en divisas que contabiliza el Banco Central, facturas pendientes en Pdvsa, estatizaciones que requerirán pagos porque están en juicios internacionales y la deuda en bolívares, representan 70% del PIB".

Como puede alguien hablar de una economía como esta en términos positivos escapa a nuestra imaginación.