domingo, 16 de junio de 2019

Juan Bautista Plaza, héroe musical venezolano

LA VERSION EN INGLÉS DE ESTE ESCRITO PUEDE VERSE ABAJO, INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE ESTA VERSION EN ESPAÑOL


JUAN BAUTISTA PLAZA AND MUSICAL NATIONALISM  IN VENEZUELA
Marie Elizabeth Labonville
Indiana University Press, 2007


                                            UNA RESEÑA 

Rusia esperó unos 800 años para desarrollar una clara identidad musical.  Fue solamente durante la década de 1850 que emergió el grupo de los Cinco: Balakirev, Cui, Mussorgsky, Rimsky Korsakov and Borodin, el cual generó un rico movimiento musical típicamente ruso. Una situación similar se desarrolló en Venezuela en un período más breve de tiempo. La música seria floreció brevemente en Venezuela durante la época Colonial pero entró en una etapa  de letargo por casi doscientos años hasta que Grupo de los Tres la revivió, en 1919. Los tres miembros del grupo fueron José Antonio Calcaño, Vicente Emilio Sojo y Juan bautista Plaza. Ellos fueron el motor principal de la iniciativa, acompañados de Miguel Ángel Calcaño, Juan Vicente Lecuna, Moisés Moleiro, William Werner, Emilio Calcaño Calcaño, Francisco Esteban Caballero, Ascanio Negretti  y Manuel Leoncio Rodríguez. Comenzaron a difundir la música de los impresionistas europeos como Claude Debussy y Gabriel Fauré y se convirtieron en arqueólogos musicales que redescubrirían, catalogarían y promoverían las obras de los compositores coloniales y, además, servirían como catalizadores de un renacimiento musical venezolano, esfuerzo que nos recuerda al Grupo de los Cinco rusos en su empeño de lograr una identidad musical nacional.
La historia de este esfuerzo que duraría unos 45 años, hasta la década de 1960, está bellamente contada en el libro: “Juan Bautista Plaza and Musical Nationalism in Venezuela”, de la profesora de Historia de la Música de la Universidad del estado de Illinois, Marie Elizabeth Labonville, publicado en 2007 por Indiana University Press. Más que una biografía de Plaza, el libro es un gran mural de la vida venezolana de la primera mitad del siglo XX, 1920-1965, y una fascinante descripción de la sociedad venezolana de la época en la cual Plaza y sus amigos hicieran su significativa contribución al desarrollo de la vida musical venezolana. Para quienes nacimos en la década de 1930, su lectura genera memorias agridulces de una Venezuela que comenzaba a vivir en el siglo XX, después de una larga y brutal dictadura.
Después de leer el libro se me ocurre que el título, aunque correcto en muchos sentidos, no transmite con justicia la magnitud de la influencia de Plaza en la vida musical venezolana. Quizás llamarlo: “Juan Bautista Plaza y su tiempo: la vida de un héroe musical venezolano” hubiera sido más apropiado, ya que el libro de Labonville trata de la vida de un hombre dedicado exclusivamente al progreso y ennoblecimiento de la música venezolana, con poca atención a las varias facetas de la vida cotidiana.  
El libro contiene 20 capítulos que siguen un orden cronológico organizado en torno a los múltiples aspectos de la actividad musical de Plaza. Este enfoque ilustra muy bien la dimensión de su contribución. Fue un compositor de música sagrada y secular, un maestro de capilla, un organista, un pionero musical, un educador, un periodista sobre temas musicales, un historiador de la música, un musicólogo, un administrador de organizaciones musicales y, siempre,  un visionario que se mantuvo avanzado para su época. Vivió encerrado en una campana musical, indiferente a las realidades cotidianas como las relacionadas con las necesidades económicas de la familia, tarea y preocupación que delegó enteramente en su esposa Nolita.   
Juan Bautista Plaza se convirtió en músico después de estudiar Derecho y tratar de ser médico, aspiración que abandonó por no poder aguantar las interminables clases de anatomía de José Izquierdo, Pepe. Su habilidad musical fue descubierta tarde, a los 14 años, cuando fue puesto bajo la tutoría musical de José María Suárez. Vivía en Caracas, donde la vida musical de la época estaba reducida a los hogares, con pocas actividades públicas que no fueran las ocasionales visitas de artistas extranjeros o los conciertos de música de cámara ejecutados por aficionados.  
Gracias a un miembro de la Embajada de Italia en Caracas, quien reconoció su talento, Plaza obtuvo una beca para estudiar música sacra en Roma por tres años, 1920-1923. Para un joven de los trópicos una estadía de tres años en Europa representó una oportunidad significativa para crecer intelectual y espiritualmente. Durante estos años Plaza desarrolló un Plan de Renovación Musical para Venezuela, el cual consistió en “elevar el folclore venezolano a la categoría de música seria de cámara, digna de aparecer al lado de la herencia artística de la humanidad”, lo que llamó una significativa reforma musical. También en esta etapa experimentó dudas religiosas, las cuales resolvió remplazando una postura contemplativa con otra más proactiva y de acción, la cual le  serviría bien en sus actividades posteriores.
Labonville describe en detalle la vida de Plaza como compositor de música sagrada y secular, producción que venía por ráfagas más que de manera regular. A pesar de que Plaza sintió la necesidad de promover lo que llamó “criollismo”, música venezolana seria con raíces nativas y folclóricas, muchas de sus composiciones no encajan dentro de este patrón. El trató de combinar ingredientes nativos con una elaboración sofisticada, a la manera de De Falla y Stravinski, dos de sus compositores más admirados. Dijo: “Lo que trato de hacer es componer obras de gran dimensión en las cuales los elementos folclóricos aparezcan recreados, transformados y elaborados de manera libre dentro de un estilo personal”.  Labonville considera que sus composiciones más típicamente nacionalistas son la Fuga Criolla, Siete Canciones Venezolanas y la Sonatina Venezolana, todas escritas en la década de 1930. En especial mis preferidas son la primera canción: “Yo me quedé triste y Mudo” con texto del poeta Luis Barrios Cruz y la Fuga Criolla. Nunca he podido disfrutar de la Sonatina Venezolana.
Junto a los hermanos Calcaño, especialmente José Antonio, Vicente Emilio Sojo y otros colaboradores, Plaza fundó el Orfeón Lamas y la Orquesta Sinfónica Venezuela. Estas dos instituciones se convirtieron en los vehículos de un fuerte movimiento musical venezolano de corte nacionalista. El Orfeón Lamas fue creado en 1929 en la casa de José Antonio Calcaño y la Orquesta Sinfónica Venezuela en 1930, en una reunión con miembros de la difunta Unión Filarmónica de Caracas. Plaza compuso casi 70 obras para el Orfeón, organismo que generó una verdadera reacción en cadena que llevó a la creación de numerosos grupos corales en Venezuela y ayudó a promover una ola de nacionalismo musical en el país durante las décadas de 1940 y 1950.
La Orquesta Sinfónica Venezuela fue colocada bajo la dirección de Sojo y de Vicente Martucci y su concierto inaugural, en Junio 1930, incluyó obras de Weber, Mozart, Beethoven, Martucci y Bach. Según Labonville “muchas sillas quedaron vacías” pero quienes asistieron lo hicieron con entusiasmo. La orquesta rehusó cobrar la entrada y esta decisión se mantuvo por muchos años. Yo recuerdo haber asistido a muchos conciertos gratis, junto con mi querido amigo Antonio Pasquali, quien llegaría a ser un gran filósofo y nuestro mas distinguido comunicólogo, o con mi primo Leopoldo García Merea, disfrutando de  las obras de Evencio Castellanos, Mendelssohn and Wagner, entre otras, y viendo las bellas muchachas, ocasionalmente atreviéndonos a decirle: “Eres mas bella que el segundo movimiento del segundo concierto para piano de Shostakovich”, una exageración estratégica que frecuentemente daría grandes dividendos.
La mayor contribución de Juan Bautista Plaza a estas organizaciones no fue en el campo de la composición sino en su perseverante promoción. Para ello Plaza creó en 1934 la Sociedad de Conciertos de Caracas, enviando cartas a docenas de potenciales benefactores y escribiendo artículos en los periódicos de Caracas con el propósito de entusiasmar a los lectores. En su cruzada Plaza se convirtió en periodista musical escribiendo artículos en los cuales instruía, criticaba o vendía a los lectores las bondades y bellezas de la música.  
El capítulo 15 del libro está dedicado al trabajo de Plaza como musicólogo, otra de las facetas de su caleidoscopio musical. En 1935 se descubrieron en un depósito de la escuela de música manuscritos de los compositores de la Colonia, hallazgo que llevó a la laboriosa tarea de catalogarlos y preservarlos, tarea que llevó a cabo, ¿quien más? Plaza. Esta iniciativa llevó eventualmente a la creación del museo de Arte Colonial, hoy ubicado en Quinta Anauco.
En adición a estas iniciativas heroicas, de valor cívico excepcional, Plaza dio clases por más de 20 años sobre Historia de la Música,  Estética Musical y Música Colonial y dirigió la Escuela Preparatoria de Música.
Durante la noche de año nuevo, de 1964 a 1965, Plaza murió. El respetado escritor Mariano Picón Salas fue a darle el pésame a su viuda, Nolita,  regresó a su hogar y murió horas después, un día trágico para la cultura venezolana. Esta coincidencia recuerda la muerte de Adams y Jefferson, el mismo día, 4 de Julio de 1826 y la de Cervantes y Shakespeare, el mismo día, 23 de Abril de 1616.
El libro de Labonville está dedicado a la memoria de Nolita Pietersz de Plaza, ejemplo de una gran mujer apoyando a un gran hombre.
Me encantaría ver este libro traducido al español para el beneficio de ms compatriotas, quienes necesitan celebrar a sus héroes ciudadanos, no solamente a los de a caballo sino a quienes llevan en sus manos un libro o un instrumento musical, las armas de la cultura.

JUAN BAUTISTA PLAZA AND MUSICAL NATIONALISM  IN VENEZUELA

Marie Elizabeth Labonville
Indiana University Press, 2007

                                                 A BOOK REVIEW

For 800 years Russia did not develop a clear sense of musical identity. It was in the 1850’s when the so-called Group of Five, the “Mighty Five”, made up of Balakirev, Cui, Mussorgsky, Rimsky Korsakov and Borodin jump started a very rich, typically Russian musical movement. A similar situation developed in Venezuela, although in a much shorter time frame. Music in Venezuela briefly flourished in Colonial times but went into a dormant state for almost 200 years, until a Group of Three brought it back to life, starting around 1919:  Jose Antonio Calcaño, Vicente Emilio Sojo and Juan Bautista Plaza. These three persons were the main motors of this initiative but the group also included, among others, Miguel Ángel Calcaño, Juan Vicente Lecuna, Moisés Moleiro, William Werner, Emilio Calcaño Calcaño, Francisco Esteban Caballero, Ascanio Negretti and Manuel Leoncio Rodríguez. They started to study and spread the works of European impressionist composers such as Claude Debussy and Gabriel Fauré and went on to serve not only as musical archaeologists who would re-discover, catalogue and promote the works of the Colonial composers but also as the main catalysts of a Venezuelan musical renaissance,  an effort which resembled the work of the Russian Group of Five in their emphasis for the search of a national musical identity.
The story of this effort, which essentially lasted about 45 years, well into the 1960’s, is beautifully told in: “Juan Bautista Plaza and Musical Nationalism in Venezuela”, written by the Professor of Music History of Illinois State University Marie Elizabeth Labonville, published by the Indiana University Press, 2007.More than a biography of Plaza, this book is a great canvas of Venezuelan life during the first half of the XX century. Impeccably researched, it gives a picture of Venezuelan music life during this period, 1920-1965, and a fascinating description of Venezuelan society during the times in which Plaza and his colleagues made their significant contribution to the development of Venezuelan music. For those of us born in the 1930’s the book elicits bitter-sweet remembrances of a Venezuela which was just starting to live in the twentieth century, after a long and brutal dictatorship.
After reading the book I find that its title: “Juan Bautista Plaza and Musical nationalism in Venezuela”, accurate in many ways, does not convey the magnitude of Plaza’s influence on Venezuelan musical life. It would have been more accurate to call it: “Juan Bautista and his times: the life of a Venezuelan musical hero”. Because Labonville’s book is about a life exclusively dedicated to the advancement and ennoblement of Venezuelan music, with little concern about other facets of normal  life.    
The book consists of 20 chapters and keeps a chronological order but is organized around the multiple types of musical activities that Plaza undertook throughout his life. This approach illustrates very well the dimensions of Plaza’s contributions to Venezuelan musical life. He was a composer of sacred and secular music, a chapel master, an organ player, a musical pioneer, an educator, a musical journalist, a historian of music, a musicologist, an administrator of musical organizations and always a musical visionary who kept ahead of his times. He lived in a musical bubble, oblivious to practical problems of human life such as the financial needs of the family, a task and worry he seemed to delegate entirely on his wife Nolita. 

Juan Bautista Plaza became a musician by default. He started to study Law and tried his hand at Medicine but confessed that he could not stomach the interminable lectures of his anatomy professor, Jose Izquierdo, Pepe.  His natural ability for music was discovered by the family when he was around 14 years old and placed under the tutorship of Jose Maria Suarez. He lived in a Caracas where musical life was confined to homes, with little public musical activities other than occasional operas performed by visiting foreign companies or  chamber music played by amateur ensembles.  
Thanks to a member of the Italian embassy in Caracas, who recognized his musical talent, Plaza obtained a scholarship to study sacred music in Rome for three years, 1920-1923. For a young man from the tropics a three year stay in Europe was a significant opportunity for intellectual and spiritual growth.  During these years Plaza developed a Plan for musical renewal in Venezuela, which consisted in elevating Venezuelan folklore to the “category of serious chamber or theatrical music, worthy to appear at the side… of the artistic heritage of humanity”, what he defined as a sweeping musical reform. He also experienced some religious doubts which he seemed to resolve by distancing himself from contemplation and adopting a proactive attitude, a posture that would serve him well in his life work.  
 Labonville describes in detail the life of Plaza as a composer, both of sacred and secular music and how this production came by waves, rather than in an even manner. Although Plaza felt the need to promote what he called “criollismo”, serious Venezuelan music with native and folkloric roots, many of his compositions did not closely conform to this musical philosophy. He tried to blend native ingredients into compositions that  sounded Venezuelan, elaborated in a sophisticated manner, following the example of composers such as De Falla and Stravinsky, both of whom he much admired.  He said: “What I sought strongly was to compose works of greater scope in which the elements of our folklore would appear transmuted, recreated, and freely elaborated within a personal style”. According to biographer Labonville his strongest nationalistic compositions included the Fuga Criolla, Siete Canciones Venezuelans and Sonatina Venezolana, all written in the 1930’s. In particular I love the Fuga Criolla and the first of the songs “Yo me quedé triste y mudo”, with a text of the poet Luis Barrios Cruz but have never been able to enjoy the Sonatina Venezolana.
Together with the Calcaño brothers, especially Jose Antonio, Vicente Emilio Sojo and other followers, Plaza was the main promoter of the creation of the Orfeon Lamas and the Orquesta Sinfónica Venezuela. These two institutions were created thanks to the enthusiasm of Plaza and his friends, becoming the vehicles for a strong musical movement in the country. The Orfeon Lamas was created in 1929 at the home of Jose Antonio Calcaño and the Orquesta Sinfonica Venezuela in 1930, in a meeting of the musicians of the defunct Union Filarmonica de Caracas.   Plaza composed almost 70 pieces for the new Orfeon, which was placed under the direction of Vicente Emilio Sojo.  The Orfeon Lamas started a chain reaction in Venezuelan society that witnessed the emergence of many choral groups and helped to trigger a wave of Venezuelan musical nationalism during the 1940’s and the 1950’s. The Orquesta Sinfonica Venezuela was under the direction of Sojo and Vicente Martucci and had its first concert in June 1930, playing works by Weber, Mozart, Beethoven, Martucci and Bach. Professor Labonville tells us that many seats “remained vacant”, although the people who attended were enthusiastic. The orchestra refused to charge an entrance fee for the concerts, which remained free for many years. I remember attending these free concerts in Caracas, in the Teatro Municipal, on Sunday mornings, with my dear friend Antonio Pasquali, who would become a great philosopher and our greatest Communicologist, or with my cousin Leopoldo Garcia Merea and having a great time listening to works by Evencio Castellanos, Mendelssohn and Wagner, among others,  and watching the beautiful girls , sometimes mustering the courage to tell them: “You are more beautiful than the second movement of Shostakovich’s second Piano concerto”, a strategic exaggeration that often paid great dividends.  
The main contribution of Juan Bautista Plaza to these two fundamental organizations was not in the realm of composition so much as in their relentless promotion. To facilitate this promotion Plaza created in 1934 the Sociedad de Conciertos de Caracas, sending letters to dozens of potential benefactors and writing articles in the Caracas newspapers to create enthusiasm among the people. In his crusade Plaza also became a noted journalist, writing numerous articles about musical matters in the Caracas newspapers. In these articles Plaza instructed many readers, criticized others and sold Venezuelans on the merits and beauties of good music.
Chapter 15 of Professor Labonville’s book is dedicated to Plaza’s work as a musicologist, another facet of his huge musical kaleidoscope.  A discovery made in 1935 of manuscripts of colonial music in a storage area of the School of Music led to the cataloging and preservation of this treasure by, who else but Plaza?,  an initiative that eventually led to the creation of the Museum of Colonial Art, now located  in Quinta Anauco.
In addition to all these truly heroic initiatives of exceptional civic value Plaza lectured, day after day, for more than 20 years on History of Music, Musical Aesthetics and  Colonial music, and managed the Preparatory School of Music.
During the New Year’s transition from night to day, 1964-1965, Plaza died. The respected writer Mariano Picón Salas, another Venezuelan intellectual hero, went to pay his respects to Plaza’s widow, Nolita, and returned home to die a few hours later, a truly tragic day for Venezuelan culture.  This tragic coincidence reminds us of the day when Adams and Jefferson both  died, on a 4th of July, 1826 and of the day, April 23, 1616, when both Shakespeare and Cervantes said their goodbyes.

The book by Marie Labonville is dedicated to the memory of Nolita Pietersz de Plaza, another wonderful example of the great women who are so often behind great men.
 I would love to see this book translated into Spanish, for the benefit of my countrymen who need to celebrate civic heroes, not only those in horseback but also the ones with books and musical instruments in their hands, the weapons of culture.  

jueves, 13 de junio de 2019

Numa Molina S.J. deshonra la sotana


Numa Molina S.J. y el Papa Francisco.

Iris Varela y Numa Molina S.J.

El sacerdote Numa Molina S.J. se siente a gusto con Iris Varela,  en La Habana, en las universidades bolivarianas o en el estudio de televisión del ectoplásmico José Vicente Rangel, donde ha sido entrevistado más de una vez, ver: https://youtu.be/8DShL7YKWso. Recientemente fue invitado a Roma por un grupo ideológicamente afín de la Universidad La Sapienza, institución que dice; “No renunciamos a nuestro papel, ni siquiera cuando el bloqueo económico y financiero decretado por los Estados Unidos y la Unión Europea a países como Cuba y Venezuela hace que los intercambios culturales, educativos, académicos de investigación y científicos sean aún más difíciles”. Por esta maleta se conoce al pasajero.  Este bandido Molina tiene al menos  diez años adulando al castrochavismo, ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2010/12/el-dueto-hugo-chavez-numa-molina-sj-la.html
¿Cuál es el mensaje de Numa Molina S.J. ? : “Lo que he visto en estos 14 años [en Venezuela] no es comunismo, es comunitarismo».  Para este vergonzoso sacerdote el narcotráfico organizado a los niveles de Maduro, Cabello y El Aissami es comunitarismo. El colapso de PDVSA debido a la corrupción de sus gerentes  y a la prostitución de militares como el general Quevedo es comunitarismo. Los 800 prisioneros políticos son comunitarismo. El éxodo masivo de más de tres millones de venezolanos es comunitarismo. La desaparición del 80% de las empresas privadas y de la producción agrícola e industrial que existía en 1998 es comunitarismo. El hambre, la muerte, la desesperanza, la muerte por mengua de miles de venezolanos es comunitarismo. Las limosnas de comida a cambio de lealtad política tipo CLAP es comunitarismo. El lavado de dinero en magnitudes agigantadas por miembros de la resaca chavista/madurista es comunitarismo. El desastre moral, social, financiero y político de la Venezuela chavista/madurista es comunitarismo.
Yo digo que este sacerdote Numa Molina S.J. es un hombre sin honor, una piltrafa moral. No merece respeto. No tiene ningún atenuante para su postura servil, sumisa, ante la tragedia venezolana. Fue recibido por el Papa Francisco, lo cual es una mancha más para el Papa Francisco y demuestra la simpatía que el Papa siente por estos macabros especímenes del castro-chavismo latinoamericano. Le ha dicho al papa Francisco que las aflicciones de Venezuela son causadas por el bloqueo que promueve el Gobierno de Estados Unidos contra el país.
Así  dijo: “Nos reunimos con el secretario de Estado [del Vaticano] y brevemente con el Papa para testificar que la información sobre Venezuela a menudo es falsa y que la población sufre por las privaciones resultantes de las sanciones y por las infamias que circulan desde fuera del país”. Y añadió: “en nuestro país…  hay una fuerte democracia participativa…  la dictadura es la del imperio que nos ataca por todos los medios, porque no renunciamos a nuestra independencia. Actúo como el portavoz del pueblo venezolano y, por lo tanto, del Gobierno legítimamente electo. Es mi deber hacerlo como miembro de la Iglesia Católica y de la opción por los pobres”.
Numa Molina miente con descaro y envilece su condición sacerdotal.  No hay peor crimen que el de quien, conociendo la diferencia entre la bondad y la maldad, elige conscientemente la maldad.
¿Podrá este sacerdote desvergonzado verse en el espejo? Posiblemente si porque sabe combinar su desfachatez con una total ausencia de escrúpulos morales.

miércoles, 12 de junio de 2019

Juan Bautista Plaza Y Alessandro Marcello: una curiosa coincidencia musical


 
Juan Bautista Plaza, 1898-1965



Alessandro Marcello fue un compositor italiano relativamente menor, quien vivió entre la segunda mitad del siglo XVII y la primera mitad del siglo XVIII.
Hace unos meses yo iba en mi auto y escuché por la radio una de sus obras, el Concierto No. 1, La Cetra. De inmediato me llamó la atención el tema inicial por su similitud con el tema inicial de la Fuga Criolla de Juan Bautista Plaza.  
Al regresar a casa los escuché por Internet (en YouTube), el uno tras el otro y pude verificar la similitud. Aquí están los dos temas a los cuales me refiero:
                                     J.B. PLAZA
https://www.youtube.com/watch?v=H1aGqALjxRM ,  oír los primeros tres

 minutos. Esta es la Fuga Criolla, de Juan Bautista Plaza
                                   A. MARCELLO
   https://www.youtube.com/watch?v=lUs7xNbTU6s,  oír los primeros dos minutos. Este es el Concierto #1, La Cetra, de Alessandro Marcello.

 Ello me estimuló a saber más sobre Plaza y adquirí su excelente biografía: “Juan Bautista Plaza and Musical Nationalism in Venezuela”, escrita por la profesora de Historia de la Música de la Universidad del Estado de Illinois, Dra. Marie Elizabeth Labonville. Hice contacto con ella y le mencioné la existencia de esta coincidencia, tratando de saber más sobre su posible explicación. La Profesora Labonville me respondió generosamente, con gran precisión, después de haber hecho una investigación que le ocupó varias horas. Esto es lo que me comunicó (mi traducción):
“Plaza estudió en Roma durante tres años (1920-1923) y durante este período  asistió a muchos conciertos. El conservó los programas impresos de los conciertos llevados a cabo en el Augusteo y poseo copias fotostáticas de estos programas. Los he revisado para ver si  asistió a algún concierto que incluyera la música de Alessandro Marcello pero no vi ninguno, lo cual no es raro puesto que el Augusteo fue un sitio para conciertos de grandes orquestas, no para música de cámara o música instrumental del período Barroco. Mientras Plaza estuvo en Roma también asistió a conciertos en otros sitios además del Augusteo, incluyendo una sala de ópera llamada Teatro Constanzi. En adición asistió a conciertos en iglesias y varios otros salones. Así se lo refirió en una carta  a un amigo, sin identificar los sitios visitados. No recuerdo haber visto programas de los conciertos a los cuales Plaza asistió en las iglesias y otros salones. Es posible que los programas no existieran porque su impresión podría haber sido muy costosa para las iglesias de modestos recursos. No conozco la naturaleza exacta de esos conciertos de las iglesias aunque sospecho que muchos eran recitales de órgano y ocasionalmente alguna música coral y de cámara…. Plaza tenía una biblioteca privada extensa, la cual incluía partituras, además de libros y grabaciones. Un inventario de esta biblioteca fue preparado por alguien no identificado, probablemente su viuda Nolita. Sin embargo las fotocopias que poseo solo son de sus libros y revistas, no de sus partituras o grabaciones. Por ello el inventario existente en Illinois no establece si Plaza poseyó alguna partitura o grabación de la música de Marcello. Después de la muerte de Plaza su biblioteca particular fue donada a la Biblioteca Nacional de Venezuela. No he inspeccionado personalmente su biblioteca privada y no sé si las partituras y grabaciones fueron también depositadas en la Biblioteca Nacional. Acabo de entrar en línea a la Biblioteca Nacional y veo que allí existe una grabación del Concierto La Cetra de Alessandro Marcello pero la grabación es de 1981, es decir, no es de la biblioteca privada de Plaza.
Nota mía: Plaza falleció en 1965.    En 1930 y 1940 Plaza creó y narró una serie de programas de radio sobre música clásica, cuyos guiones fueron coleccionados por su hermano Eduardo y publicados bajo el nombre de El Lenguaje de la Música. En ese volumen cada guion incluye los nombres de las composiciones que Plaza utilizaba para ilustrar sus comentarios y todos los nombres de los compositores están incluidos en las páginas finales del libro. Vi estas listas y no pude encontrar ninguna mención de Marcello. Traté de localizar la partitura de la obra de Marcello para llevar a cabo una comparación con la Fuga criolla pero en nuestra Universidad no existe esa partitura y no he logrado encontrarla en ningún otro sitio. En conclusión: No tengo evidencia alguna de que Plaza poseyera partituras o grabaciones de la música de Marcello o que la hubiera escuchado durante su estadía en Roma. Ello no significa que no la haya escuchado sino que no tengo evidencia de ello. Aun cuando Plaza la hubiese escuchado es poco probable que hubiera recordado el tema inicial cuando compuso su Fuga Criolla. La similitud entre los dos temas puede ser una coincidencia y solo eso. Plaza era una persona escrupulosa y no hubiera pensado en plagiar. La Fuga Criolla tiene un fuerte sabor venezolano por lo cual utilizar temas italianos sería contraproducente. Supongo que es posible que Plaza hubiera escuchado la obra de Marcello en Roma y hubiera guardado  el tema, de manera inconsciente,  en su memoria hasta que compuso su Fuga Criolla.
Es usted muy perceptivo al notar esa similitud. Las dos se inician de manera similar pero su desarrollo es diferente.

Marie Labonville”.  

También he conversado por Internet con el joven músico venezolano José Benjamín Escobar, graduado en Rochester, N.Y. quien me dice lo siguiente: “"Estas dos piezas usan el mismo tema musical de cuatro notas, que se emplea para formar la estructura de las mismas. Es un tema simple, que los dos mencionados compositores modulan con varios tonos constantemente. El concierto de Marcello al principio también es una fuga, y por eso suenan muy similares…. las armonías se realizan de manera diferente  aun cuando el tema queda presente siempre en las dos piezas. También, el contra tema en las respectivas fugas es diferente…..se  puede decir que las dos piezas indicadas tienen instrumentaciones, ritmos, y estéticas muy similares pero, en mi opinión, al final del día son fugas diferentes, y honestamente dudo que éstas sean las únicas dos fugas que usan este mismo tema, el cual pudiera haber sido típico en la época de Marcello”.
En la literatura existen frecuentemente estas coincidencias. En una de sus bellas charlas en la Universidad de Harvard Jorge Luis Borges habla de las metáforas y dice que solo hay un pequeño grupo de metáforas modelo, las cuales se repiten una y otra vez a través del tiempo. Menciona, como ejemplo, la que habla de las estrellas y los ojos, o la que habla del tiempo como un río. El mismo Borges habla del tiempo como un rio que “fluye hacia atrás”. Manrique hablaba de nuestras vidas  como ríos que van a dar a la mar.

Lo que también existe es la serendipia, el afortunado hallazgo, la sortaria coincidencia de quien busca una cosa y encuentra otra diferente, pero  tan valiosa como la que andaba buscando. Este fue mi caso porque, siguiéndole la pista a Plaza y a Marcello, descubrí la extraordinaria biografía de Plaza escrita por la profesora Labonville, obra que comentaré en uno de mis próximos blogs y la cual  debería ser traducida al español para el deleite de los amantes de la música venezolana y de quienes se interesan por la vida venezolana  de la primera mitad del siglo XX.

martes, 11 de junio de 2019

Esto no es lo que nos habían contado



     En Salmos 37,25 uno puede leer: “Fui joven, ya soy viejo/nunca vi al justo abandonado/ni a su linaje mendigando el pan”. Pero luego leemos al poeta Inglés Edmund Blunden, quien nos dice en su poema “Un Informe sobre la experiencia”: “He sido joven/y ahora no soy demasiado viejo/ y he visto al justo abandonado/arrebatada su salud, su honor y su carácter, esto no es lo que nos habían contado”.
En efecto, esto no es lo que nos habían contado
El pasaje de la Biblia arriba citado contiene el mensaje esencial que nuestros padres y maestros nos hicieron llegar, de múltiples formas, cuando éramos niños y adolescentes, hasta hacer de sus mensajes un ropaje que se ha transformado en parte integral de nuestro cuerpo.  Lo que nos dice Edmund Blunden es diametralmente opuesto. A nuestra edad, ya viejos o no demasiados viejos, vemos como al justo se le abandona y como se le arrebata la salud y el honor a quienes luchan por mantenerse fieles a las prédicas recibidas desde su nacimiento. Vemos con asombro que quienes luchan por sus principios, los cuales deberían ser   universales,  son considerados como “peligrosos radicales”, como seres anormales.
Nuestro viaje por la vida venezolana ha entrado en cielos llenos de nubarrones, sin que sea fácil ver el trazo del camino. Lo único reconfortante es sentir en las manos la brújula que nos regalaron  nuestros mentores:
Uno recuerda al padre:
“No abandones nunca el camino correcto, rechaza tomar atajos”
A la madre:
“la bondad siempre triunfa sobre la maldad”
A la maestra de primaria:
“ La virtud es siempre reconocida”
Al maestro de filosofía:
 “El imperativo categórico de Kant nos lleva a hacer lo correcto aun cuando seamos los únicos que lo hacemos”.
A los novelistas:
“El crimen no paga”.
A los amigos:
“Has  sabido abandonar los caminos del compromiso que conducirían a un éxito fácil…. Todo éxito contaminado por el abandono de nuestro código de vida no vale la pena… para nadie”.
Es difícil armonizar estas firmes enseñanzas y consejos  de quienes siempre vimos como modelos a ser imitados  e ídolos  a ser honrados con lo que vemos y oímos hoy en día en Venezuela. Cuando vemos la magnitud de las divergencias entre la realidad predominante en nuestro país y el código de vida que nos legaron nuestros padres y maestros, es preciso concluir en que esto no es lo que nos habían contado.
Son muchos los compatriotas que han sido vencidos por la tentación de arrojar la brújula moral al cesto de la basura,  incluyendo bastantes de quienes creíamos reconocer como de los “nuestros”. Por años en Venezuela pudimos distinguir claramente quienes eran de los nuestros y quienes no, quienes vivian de acuerdo a los principios y valores de rango universal y quienes habían decidido abandonar esos valores. Pero hoy ha emergido una tercera fuerza que dificulta en grado sumo ese reconocimiento, ha aparecido una legión gris que todavía se apega a algunos valores pero ya no a otros, que ha ido pasando -  en base a pequeñas y progresivas entregas y de manera insidiosa -  a formar parte del mundo que no es ya el mundo que nos habían contado. Es una situación horrible que recuerda la novela de Jack Finney, llevada a la pantalla con Donald Sutherland, “The Body Snatchers”, en la cual invasores extraterrestres remplazan el cuerpo de las personas con una réplica perfecta pero desprovista de su condición humana. Las personas que uno ha conocido toda la vida son las mismas externamente, pero han cambiado su alma, han perdido su brújula interior.
Este es un fenómeno que amenaza el esencial concepto de identidad nacional, el cual es indispensable para lograr  vivir en justicia y dignidad. Ya es difícil saber quiénes somos,  ya que ese sentido de identidad estaba estructurado por un cuerpo de principios y valores que se han ido difuminando en la mente de muchos de los miembros de la sociedad, a medida que se les ha exigido escoger entre principios y comodidad, entre valores y perniles, entre la rebeldía ante la dictadura  y deseos de notoriedad.    
Lo que mantiene unida a una sociedad es el apego a valores y principios universales como la justicia igual para todos, la libertad, la igualdad de oportunidades, la compasión, el altruismo, la consecución del bien común. Las aspiraciones de mejoramiento individual o grupal son perfectamente legítimas, siempre y cuando no colidan con esos principios universales de mayor rango. Hágase millonario, felicitaciones,  siempre y cuando no sea a costa del tesoro público ni de la victimización de sus compatriotas.
La situación actual de Venezuela, la tragedia de estos últimos 20 años, es que un inmenso gris ha ido cubriendo nuestra sociedad. Quienes se cobijan hoy debajo de ese gris conocieron en algún momento los principios y valores que le enseñaron sus mentores, simplemente los han ido abandonando día tras día, porque prefieren vivir en acomodo permanente con lo que consideran la nueva realidad.  Este es el gran enemigo de la Venezuela del futuro. Los malos serán eventualmente vencidos por los buenos, de ello tengo pocas dudas. Pero ¿qué hará Venezuela con esa legión de seres grises quienes flotan entre los decididamente buenos y los claramente malos? Con esa gente no se puede contar para construir un país digno y realmente progresista. Ellos forman una inmensa carga, un terrible lastre.
Se requiere un proceso intenso de re-educación en Venezuela, el cual fabrique una nueva generación de buenos ciudadanos que vaya diluyendo el inmenso gris de la mediocridad creado por la cobardía moral de muchos compatriotas. He elaborado un proyecto llamado Fábrica de Ciudadanos, el cual pongo a la disposición de quien lo quiera leer (pedirlo a coronel.gustavo@gmail.com) . Un proyecto de esta naturaleza pudiera jugar un papel significativo en la recuperación ética y ciudadana de nuestra sociedad. Algún día lo podremos implantar, a fin de eliminar el inmenso gris que asfixia a nuestra sociedad.   

viernes, 7 de junio de 2019

Apuntes para una historia de la Gente Del Petróleo, Capítulo X

                                                                 NOTA
Este Capítulo X: El Saqueo a PDVSA, de mis Apuntes para una Historia de la Gente del Petróleo es largo, unas 5000 palabras, pero pensé que sería útil comenzar a sistematizar la información existente sobre la corrupción en PDVSA. Invito a los interesados a añadir, comentar o criticar su contenido, porque la idea es perfeccionar una narrativa que pueda ser utilizada en el futuro para establecer las responsabildades que deban establecerse. Esto no podrá ser la labor de una persona sino de un equipo de investigación, el cual ya debería haberse estructurado. 


CAPITULO I PUEDE LEERSE EN LINK:
CAPITULO II PUEDE LEERSE EN LINK:

CAPÍTULO III PUEDE LEERSE EN LINK:

CAPÍTULO IV PUEDE LEERSE EN LINK:

 CAPÍTULO V PUEDE LEERSE EN LINK:

 CAPÍTULO VI PUEDE LERSE EN LINK:


CAPÍTULO VII PUEDE LEERSE EN LINK:


CAPÍTULO VIII PUEDE LEERSE EN EL LI NK:

CAPÍTULO IX PUEDE LEERSE EN EL LINK:

                  CAPÍTULO X: EL SAQUEO A PDVSA
Con nombres y apellidos a ser investigados, ya algunos tras las rejas.

Los primeros  nueve capítulos de estos Apuntes para una Historia de la Gente del Petróleo están centrados en lo que fue el  comportamiento de la Gente del Petróleo hasta el momento en el cual Hugo Chávez llegó al poder en Venezuela. Este capítulo trata sobre el comportamiento  de lo que puede denominarse la Anti- Gente del Petróleo, la pandilla que ha saqueado a Petróleos de Venezuela y, por extensión, a la Nación venezolana.

De 1999 a 2019: 20 AÑOS DE SAQUEO INMISERICORDE
En 1999 cuando Hugo Chávez llegó a la presidencia del país, Petróleos de Venezuela estaba considerada por Petroleum Intelligence Weekly como la cuarta empresa petrolera  más importante del mundo, no solamente en base a sus cifras de reservas, producción, capacidad de refinación y venta de productos refinados sino, más importante aún, en base a la excelencia de su gerencia, la cual era de rango mundial. En Enero de 1998 la empresa había adoptado una nueva estructura corporativa, no ya basada en la figura de empresas operadoras integradas – estructura que funcionó muy bien por largo tiempo -  sino en base a Unidades de Negocios, en un esfuerzo de mejorar la eficiencia operacional, eliminar costos, modernizar sus procesos administrativos y optimizar el retorno sobre su capital.  Para 1997 PDVSA era, según el Departamento de Energía de los Estados Unidos, el mayor suplidor de petróleo crudo y de productos refinados – en lo agregado -  de los Estados Unidos y el tercer vendedor de gasolina más importante en el mercado interno de ese país, a través de CITGO.  
En el plano financiero la empresa había incrementado sus ventas en un 30% con respecto al año 1993 y sus activos totales en un 25% con respecto a ese mismo año. Su producción para fines de 1997, incluyendo los gases licuados del petróleo, GLP, era de 3.4 millones de barriles diarios. De esa producción un 38% era de crudos livianos y condensados, 29% de crudos medianos y 27% de crudos pesados y extra pesados. Su capacidad de producción, es decir, lo que podría producir si abriera a producción todos sus pozos,  llegó a ser de 3.7 millones de barriles al día, el nivel más alto de los últimos 25 años.
En paralelo, la Fuerza Hombre había disminuido de 60.000 empleados en 1995 a 56.500 a fines de 1997.
No todos los índices eran positivos. Los costos de operación habían crecido en un 22% de un año para otro, debido a la firma de un oneroso contrato colectivo y a una tasa de inflación que ya llegaba al 38% interanual, así como a la pérdida de valor del bolívar frente al dólar. Estos aumentos de costos eran una de las principales razones que habían llevado al cambio en la estructura organizativa  de la empresa. En ese momento PDVSA mantenía múltiples contratos de asociación con empresas privadas, iniciados en 1992, la llamada Apertura, lo cual había resultado en un significativo aumento de la producción.
Situación en 2019
En 2019 PDVSA prácticamente ha desaparecido del mapa petrolero mundial y, en especial, del mercado petrolero de los Estados Unidos. Su producción ha colapsado hasta llegar, en Abril de este año, a unos 500.000 barriles diarios. Su capacidad de exportación actual  es prácticamente  nula y, peor aún, debe importar tanto petróleo crudo como productos refinados, a precios internacionales, para suplir el mercado interno donde los productos petroleros prácticamente se regalan. La Fuerza Hombre ha llegado a unos 130.000 empleados,  de dudosa calidad y significativa desmoralización. La empresa debe unos U.S. $80.000 millones a deudores extranjeros y tiene una deuda en  bolívares que se ha estimado en el equivalente de otros $50.000 millones  al Banco Central de Venezuela, organismo que le suple bolívares impresos por esa institución,  para cubrir sus costos en el plano doméstico.
                                 PARA RECORDAR                       
Para todo efecto práctico PDVSA ha desaparecido como organización petrolera de primera línea y está hoy convertida en un cascarón irrecuperable. Esta desaparición no ha sido por arte de magia sino el producto de un largo y penoso proceso de progresiva aniquilación, debido a tres factores principales:
(1). La conversión de la empresa, decisión tomada por Hugo Chávez,  en una empresa social dedicada a múltiples tareas divorciadas de su actividad medular de producir, refinar y vender petróleo en los mercados internacionales.
(2). La conversión de la empresa en un instrumento geopolítico, orientado a distribuir dinero y petróleo a regímenes ideológicamente fines a la llamada revolución “bolivariana” de Hugo Chávez Frías y, luego, de Nicolás Maduro.
(3) La corrupción galopante que se originó en PDVSA desde los primeros años de la administración de Hugo Chávez, la cual ha continuado durante la administración de Nicolás Maduro. Esta ha sido una corrupción a todos los niveles de la empresa, tolerada y hasta promovida por sus juntas directivas, comenzando con la presidencia de Héctor Ciavaldini, pasando por las presidencias de Gastón Parra, Ali Rodríguez Araque,  Rafael Ramírez Carreño, Eulogio Del Pino y Manuel Quevedo.
                            DETALLES DE ESTA TRAGEDIA
La combinación de estos tres factores ha llevado a PDVSA al desastre. Veamos en mayor detalle:
PDVSA, Empresa Social
El régimen populista de Hugo Chávez  ordenó a  PDVSA en 2004-20005  la creación de unas ocho empresas no petroleras, las cuales – a su vez – generaron múltiples filiales. Según el Comisario de la empresa, en 2017 PDVSA tenía  299 empresas filiales activas y 121  empresas inactivas.  Muchas de ellas estaban dedicadas a la agricultura, a la ganadería, fabricaban ladrillos, importaban y distribuían comida, edificaban viviendas, transportaban materiales y gente. En un súbito afán de controlarlo todo, el régimen ordenó a PDVSA expropiar y/o confiscar 143 empresas de servicios petroleros, incluyendo 2185 embarcaciones lacustres, todas las cuales se fueron inhabilitando progresivamente por falta de mantenimiento adecuado, mientras sus dueños buscaban, en vano, una justa compensación por el atropello del cual habían sido objeto. 
En paralelo a esta orgía de abusos y mala gerencia el régimen de Hugo Chávez  comenzó a tomar dinero directamente de PDVSA para financiar asistencia social no reproductiva, es decir, dar dinero al pueblo en efectivo o en comida, a cambio de exigirles lealtad política. En 2012, por ejemplo, bajo la presidencia de Rafael Ramírez Carreño, quien era también ministro del sector petrolero y energético, PDVSA dio $28000 millones a las diferentes  Misiones sociales creadas por el régimen, como se afirma en el Informe Anual para ese año, ver: http://www.pdvsa.com/images/pdf/RELACION%20CON%20INVERSIONISTAS/Informes%20Anuales/informe%20de%20gestion/2012/Informe%20de%20Gestio%CC%81n%20Anual%202012%20(parte%201).PDF,  a fin de consolidar el “socialismo bolivariano”, es decir un motivo francamente político. Ese año PDVSA también dio a FONDEN, un fondo financiero paralelo al Presupuesto de la Nación manejado sin control legislativo alguno, más de $12000 millones.  Nos dice Miguel Octavio en su Blog The Devil’s Excrement que, al menos unos $29.000 millones se perdieron de ese fondo, el cual estaba administrado por Jorge Giordani, con la asistencia de Rafael Ramírez Carreño, Nelson Merentes y el mismo Hugo Chávez, ver:  https://devilexcrement.com/category/the-fonden-papers/.
Una de las empresas filiales de PSVSA de resultados más trágicos para la Nación fue la llamada Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos, PDVAL, creada en 2008 por Chávez y Ramírez Carreño con la participación de militares venezolanos y de los cubanos castristas, ver: https://www.reportero24.com/2011/01/16/corrupcion-las-verdades-de-pdval/.  Esta empresa recibió una inyección inicial de $2200 millones y rápidamente se convirtió en un centro de corrupción Se asignaban contratos a los amigos y se anticipaba dinero a sus empresas sin que hubiese entrega de alimentos, se importaban alimentos vencidos, los cuales se pudrían en los contenedores y se enterraban en sitios cercanos a los puertos de entrada. Unas 130.000 toneladas de alimentos corrieron esta triste suerte. Según Freddy Guevara, miembro de la Asamblea Nacional, la distribución de alimentos hecha por esta empresa fue de “apenas un 14% de los alimentos comprados y pagados”, ver: https://www.diariolasamericas.com/america-latina/revelan-que-rafael-ramirez-tuvo-conocimiento-escandalo-corrupcion-pdval-n4108652. En este reportaje se menciona a Rafael Ramírez como principal responsable de este gigantesco fraude a la Nación venezolana.
PDVSA como instrumento geopolítico
Especialmente durante la larga etapa de diez años de  Rafael Ramírez Carreño, íntimo colaborador y cómplice de Hugo Chávez Frías en la presidencia de la empresa, PDVSA se convirtió en un instrumento geopolítico del régimen para captar adhesiones  en la región y en el mundo para la llamada revolución “bolivariana”. PDVSA se convirtió en una gran  tesorería de Chávez, lo cual la llevó a distraer inmensas sumas de dinero para entregarlas a los regímenes de Cuba, Nicaragua, Argentina, Bolivia y Ecuador; a los países pequeños del Caribe y de Centro América, bajo la figura de PetroCaribe; a financiar las campañas presidenciales de los Kirchner en Argentina, de Lula da Silva en Brasil, , de Andrés Manuel López Obrador en México, de Ollanta Humala en Perú,  de José M. Zelaya en Honduras, de Fernando Lugo en Paraguay; de Daniel ortega en Nicaragua y del Frente Farabundo Martí en El Salvador; a prestar dinero al dictador de Bielorrusia, a financiar a las organizaciones terroristas Hezbollah y FARC; a comprar unos $7000 millones en armas de Rusia, China y otros países, todo ello con el objetivo de convertir la llamada revolución “bolivariana” en un movimiento de dimensión mundial. Al final lo que se logró fue la conversión del régimen de Chávez y Maduro en forajido, parte importante de una pandilla cleptocrática regional cuyos principales líderes ya están o muertos, como es el caso de Hugo Chávez, Néstor Kirchner y  Fidel Castro, fuera del poder como Lula Da Silva, Dilma Rouseff, Ollanta Humala, Rafael Correa, José M. Zelaya, José Mujica y Fernando Lugo, o luchando por su sobrevivencia política como es el caso de Evo Morales y Daniel Ortega. Organismos pantalla como UNASUR ya han desaparecido mientras que  PetroCaribe está en vías de desaparecer. En el mundo, importantes aliados de Chávez y Maduro han muerto, a veces violentamente, como los casos de Hussein en Iraq y Gadafi en Libia o han sido cambiados o depuestos como Mugabe en Zimbabue o Al- Bashir en Sudán.
El objetivo de Chávez de convertir la revolución bolivariana en líder mundial colapsó con la muerte del promotor y con la ruina financiera de Venezuela. Hoy en día la llamada revolución “bolivariana”  es un ejemplo de lo que le sucede a un país cuando se combinan la ineptitud con la corrupción y las ideologías trasnochadas. .
PDVSA, Centro de híper- corrupción
Una vez capturada por Chávez PDVSA  se convirtió en un centro de subsidios para el gobierno central, a través de fondos paralelos  y entregas directas al régimen, sin que nadie pudiera objetarlo. Un período de bonanza de los precios, desde 2004 hasta el 2010, llevó el barril de petróleo a niveles de los $140. Todavía en 2012 el precio rondaba los $100 por barril. Estos ocho años de gran auge de los precios le dio ímpetu a la locura chavista en el poder, generando una corrupción gubernamental nunca vista antes en Venezuela  o  en América Latina. Esta corrupción está ya abundantemente documentada en numerosos estudios y artículos en la prensa venezolana e internacional.  Resultaría imposible para el suscrito llevar a cabo un examen exhaustivo de esta tragedia. Aquí solamente intentaremos un resumen que pretende motivar a los investigadores venezolanos e internacionales a ahondar en sus trabajos, a fin de llevar a la justicia al grupo de maleantes chavo-maduristas que han saqueado a PDVSA y, por extensión, a la Nación venezolana.  
Modalidades de corrupción en la PDVSA roja, 1999-2019
A fin de sistematizar su estudio la corrupción en la PDVSA roja, 1999-2019, puede dividirse en los siguientes grupos:
1.   Corrupción de los principios éticos de ética empresarial;
2.   Corrupción en actividades relacionadas con la geopolítica;
3.   Corrupción relacionada con grandes contrataciones fraudulentas;
4.   Corrupción relacionada con el lavado de dinero de sus directivos y gerentes.
5.   Corrupción sistémica en las operaciones de la empresa
Para cada uno de estos grupos enumeraré los ejemplos más importantes y trataré de cuantificar su magnitud, a fin de obtener una idea aproximada del monto del saqueo a la empresa que está hoy destruida.
1.    Corrupción de los principios de ética empresarial
Este grupo se refiere a aquellos actos de corrupción de las reglas éticas que deben regir las actividades de una empresa. En sí mismos pueden no ser cuantificables en lo económico, pero representan la clase de  decisiones que abre las puertas a la corrupción de todo tipo. Los ejemplos más relevantes son los siguientes:
·      El nombramiento de personas a altos niveles gerenciales de la empresa quienes no estaban capacitadas para desempeñar esas actividades.
Este sub-grupo presenta muchos ejemplos de personas incapaces, colocadas allí para servir los intereses del régimen, no de la Nación. Entre ellos se encuentran:  Héctor Ciavaldini, nombrado por Hugo Chávez en la presidencia de la empresa, a pesar de su bajo nivel gerencial y a pesar de tener a la empresa demandada por cobro de bolívares, algo nunca visto; Ali Rodríguez Araque, colocado por Hugo Chávez en la presidencia de la empresa para promover el control político de la empresa; Manuel Quevedo, un militar sin preparación alguna, nombrado por Nicolás Maduro para presidir y permitir el colapso final de la empresa. Hay muchos más ejemplos a niveles inmediatamente inferiores a la presidencia de PDVSA;
·      El nombramiento de presidentes de PDVSA quienes a su vez eran Ministro del Sector petrolero, lo cual llevaba al absurdo de la persona supervisándose a sí mismo, como ha sucedido con Rafael Ramírez Carreño,  Eulogio Del Pino y  Manuel Quevedo. Esta dualidad de funciones generó una total ausencia de controles que abrió las puertas para una corrupción de trágica magnitud;
·      La actuación deshonesta y cínica de los presidentes nombrados por el régimen, lo cual llevó a la destrucción de los valores éticos de la empresa y a su total desmoralización. El ejemplo más notorio fue el de Rafael Ramírez Carreño, quien en un discurso ante la gerencia de la empresa, ver:  https://lubrio.blogspot.com/2006/11/el-discurso-de-rafael-ramrez-pdvsa-s.html, dio al traste con todos los principios éticos que deben animar  a un gerente, ya sea de una empresa privada o del estado. En este discurso Ramírez Carreño entregó a PDVSA en manos de Hugo Chávez  de manera abierta e incondicional, en acto de traición a la patria. Dijo Ramírez: nos llegan allá al seno de la Junta, nos empiezan a llegar correos electrónicos, nos comienzan a llegar notas internas, nos comienza a llegar, que si la normativa tal, que si la normativa cual, que si el color rojo o no rojo, que si los códigos de la Nueva Pdvsa. A ningún gerente, a ningún funcionario público del Ministerio de Energía y Petróleo, a nadie de ninguna nómina, a nadie de nuestros componentes militares, a nadie de las reservas, a nadie de nadie que esté aquí en la Nueva Pdvsa, le quede una pizca de duda que la Nueva Pdvsa está con el Presidente Chávez (aplausos). Yo quiero que los compañeros gerentes nos ayuden a borrar de nuestra normativa, de nuestros correos internos, de cualquiera de los elementos que dirigen la empresa, cualquier asunto que pueda ser una duda respecto a nuestro apoyo al Presidente Chávez.
Nosotros tenemos que decir claramente, como ustedes me han venido escuchando en las áreas que estoy diciendo y que estamos repitiendo, y ayer incluso lo dijimos en la prensa: que la Nueva Pdvsa es roja, rojita de arriba abajo”.
Y agregaba: “No es el momento compañeros, no es el momento que ahora nosotros nos comportemos como lo hace un gerente petrolero más, o peor aún, como un gerente petrolero que nos recuerde la vieja Pdvsa”. Para este corrupto no era oportuno conducirse como un gerente petrolero, mucho menos como un gerente petrolero profesional y honesto, como los de la antigua PDVSA sino como un político oportunista.
Este acto infame no ha sido el único. El Presidente de PDVSA Eulogio del Pino decía, en Marzo 2015: Las trabajadoras y los trabajadores petroleros tienen un altísimo nivel de conciencia; por eso han venido desde todos los rincones del país a marchar hasta Miraflores en apoyo de la Soberanía Petrolera y nuestro Presidente Constitucional, Nicolás Maduro. Desde Güiria y Costa Afuera, desde Occidente y la Faja Petrolífera del Orinoco ‘Hugo Chávez’, han venido a repudiar las acciones del imperialismo estadounidense contra Venezuela”. Esta postura sumisa  convirtió a del Pino en ficha política incondicional, traicionando su condición de gerente principal de una empresa que debía ser manejada profesionalmente, atendiendo al interés de la Nación y no de una tribu política.
 El otro ejemplo de esta entrega ética es el de Manuel Quevedo, un total ignorante de la industria petrolera, colocado allí por Nicolás Maduro para darle a los militares el total control de la empresa petrolera, entrega que ha llevado al saqueo de lo que resta de la empresa por parte de militares codiciosos y sin escrúpulos agrupados en una empresa fantasma llamada CAMIMPEG, la cual se limita a cobrar comisiones como vulgar intermediaria, ver:  https://elecciones7oenbilbao.wordpress.com/2018/03/12/rebosan-las-cloacas-de-petroleos-de-venezuela-por-gustavo-coronel-blog-las-armas-de-coronel-10-de-marzo-2018/
Estos tres ejemplos, totalmente documentados, son suficientes para enjuiciar a tales “gerentes”, así como a quienes estuvieron o están con ellos en las juntas directivas de la empresa, ya que los directivos son solidariamente responsables de las decisiones que allí se tomen, a menos que su desacuerdo conste en acta.

2.   Corrupción relacionada con la geopolítica
El afán de Hugo Chávez y de su sucesor Maduro ha sido lograr la adhesión de países de la región y del mundo para su torcida ideología. Para ello han utilizado los dineros derivados del petróleo, desvirtuando  la misión de PDVSA. Los casos más importantes de este tipo de corrupción han sido:
·      La creación, en base a los ingresos petroleros, de una cleptocracia regional mediante la cual Hugo Chávez y Raúl Castro lideraron una pandilla política que pretendió consolidarse indefinidamente en el poder. Este fenómeno aún no ha sido debidamente investigado pero ya hay publicaciones que comienzan a describirlo, ver: https://www.ibiconsultants.net/_pdf/maduros-last-stand-spanish10640.pdf. En este trabajo puede leerse como PDVSA actuó como financista de las campañas presidenciales de compinches amigos en la región. El siguiente párrafo del informe  ofrece un ejemplo de este inmenso fraude: “Los esquemas de venta falsa de petróleo son la base sobre la cual comenzó a funcionar la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana. PDVSA es la accionista mayoritaria en varias subsidiarias petroleras de la región, a través de su sucursal PDV Caribe. Esta posee el 60% de ALBA Petróleos en El Salvador y el 51% de Albanisa en Nicaragua. El control de PDVSA sobre cada compañía involucrada en el consorcio del ALBA, permite mover fondos a través de la compañía venezolana hacia sus subsidiarias centroamericanas con facilidad”. Por esta vía se transfirieron inmensas sumas de dinero hacia los líderes cómplices de Hugo Chávez en la región. Estimado: $2000 millones
·      El envío de petróleo a Cuba, lo cual se lleva a cabo desde  2002,  mediante  un Convenio entre los dos países, el cual contemplaba múltiples áreas de asistencia mutua. El componente principal de ese convenio fue el envío a Cuba de 53000 barriles diarios de petróleo venezolano, en condiciones económicas tan favorables para Cuba que ello podía considerarse un regalo.  Este envío fue aumentado en 2005 a 93.000 barriles diarios, ajustado posteriormente  para llegar a unos 100.000 barriles diarios de petróleo. Como “pago” de este petróleo la Cuba castrista envió inicialmente a Venezuela unos 15000 cubanos, identificados como entrenadores deportivos, médicos y paramédicos. Progresivamente esta cantidad de cubanos en Venezuela llegó a ser, según admisión de Chávez, de unas 50.000 personas. Al mismo tiempo las áreas de asesoría y “ayuda” cubana se ampliaron para cubrir documentación, entrenamiento militar, asesorías industriales y mineras y servicios de inteligencia y seguridad. En paralelo, se comenzaron a crear empresas mixtas cubano-venezolanas para desarrollar diversas actividades, tales como transporte marítimo, construcción, agricultura y otros. Cada año, en las cuentas entre los dos países, Venezuela quedaba debiendo a Cuba por servicios especializados de asesoría. Por ejemplo, en 2007 Venezuela le envió a Cuba petróleo por la cantidad de $2200 millones y pagó a Cuba por servicios de asesoría la cantidad de $4100 millones. No existe comprobación alguna de que Cuba pagara a Venezuela por el petróleo recibido. Estimo que el valor de las transferencias de petróleo venezolano a Cuba más el dinero efectivo que el chavismo ha hecho a ese país, sin obtener retribución alguna, monta a unos $50.000 millones, ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/01/aspectos-financieros-y-politicos-del.html. Y hoy sigue llevándose a cabo.
·      Las entregas de petróleo subsidiadas a países del Caribe a través de PetroCaribe, con la finalidad de obtener el apoyo político de estos países para la “revolución”. Este convenio data de 2005. Desde ese año hasta hoy Venezuela le ha entregado a esos países unos 370 millones de barriles de petróleo a precios altamente subsidiados, lo cual representa una inyección de unos $28.000 millones, ver: https://www.cuentasclarasdigital.org/2019/01/el-pitazo-el-fraude-de-petrocaribe-regimen-de-venezuela-gasto-us28-000-millones-en-lobby-caribeno/. De esa suma no menos de $15000 millones fueron objeto de malversación, debido a la corrupción, especialmente en países como Nicaragua, El Salvador, Guyana y Haití. Los principales responsables venezolanos de este inmenso fraude han sido Rafael Ramírez Carreño, Bernardo Álvarez Herrera, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, así como las directivas que ha tenido PDVSA durante la vigencia de este fraudulento convenio. En los países receptores de esta “ayuda” hay múltiples corruptos que se han robado o despilfarrado este dinero. Sus nombres incluyen a presidentes de Haití, República Dominicana y líderes de pequeñas islas el Caribe y están mencionados en la prensa internacional ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2019/03/petrocaribe-un-fraude-chavista-de-30000.html. Estimado $30000 millones.

3.   Corrupción relacionada con grandes contrataciones fraudulentas.
 En 2016 Rafael Ramírez decía,  ver: :http://www.noticierodigital.com/2016/03/rafael-ramirez-nadie-me-ha-dicho-nada-de-una-investigacion-en-mi-contra/  :Tengo toda mi gestión [en PDVSA] perfectamente documentada y no sólo eso, sino que estoy profundamente orgulloso de lo que hicimos al frente de la industria petrolera”. A ello respondí, ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2016/03/ayuda-de-memoria-para-rafael-ramirez.html  y http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/08/la-responsabilidad-de-rafael-ramirez-en.html recordándole algunos grandes contratos que debían ser investigados, entre ellos:
·      El contrato por el arrendamiento de la gabarra Aban Pearl y la gran discrepancia entre lo pagado a la empresa intermediaria, Petromarine, y lo recibido por la empresa dueña de la gabarra, Aban Offshore, ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2012/07/revisiting-aban-pearl-now-with-more.html y https://foreignpolicy.com/2012/07/19/corruption-on-a-bolivarian-scale/. El valor de este contrato era por unos $1300 millones pero la gabarra se hundió, por lo cual el contrato duró poco tiempo,
·      El patrocinio de PDVSA  a Pastor Maldonado, lo cual costó a la Nación unos $300 millones,
·      Las relaciones entre la PDVSA de Rafael Ramírez y el corrupto Banco Espirito Santo, de Portugal, en base a las cuales la Nación perdió centenares de millones de dólares. Alek Boyd ha documentado algunas de estas transacciones, ver:  https://infodio.com/150119/luis/ignacio/oberto/derwick/associates/pdvsa. En esta nota se menciona un pago por 108 millones de euros relacionado con el manejo del Fondo de Ahorros de los Trabajadores. La fuente original dice: “Outro acordo com o venezuelanos detectado pelo Ministério Público data de 2014, ano em que a ESAF, entidade do grupo BES, passou a gerir, durante seis anos, o fundo de pensões dos trabalhadores da PDVSA, avaliado em 3550 milhões de dólares. O negócio foi adjudicado depois de vários contactos entre o próprio Ricardo Salgado, dois homens fortes do BES Madeira (João Alexandre Silva e Paulo Nacif) e Rafael Ramírez, presidente da empresa e ministro do Petróleo da Venezuela à data”. Ver: https://abesd.pt/ricardo-salgado-pagou-106-milhoes-de-euros-a-empresas-publicas-venezuelanas/
·      El contrato por el arrendamiento de las gabarras de PetroSaudí, responsabilidad de Rafael Ramírez y su directiva, ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2016/03/gabarras-y-corrupcion-en-pdvsa-informe.html, el cual costó a la Nación más de $1000 millones, pagados por equipos viejos y eventualmente abandonados.
·      Los taladros de perforación de pozos  alquilados a empresas de maletín, hecho admitido por el vicepresidente de PDVSA en ese momento,  Luis Vierma, en la Asamblea Nacional, ver:http://www.aporrea.org/actualidad/n98253.html. El monto del contrato fue de Bs. 148000 millones, bolívares de 2007. Vierma dijo que había firmado ese contrato a instancias de la Junta Directiva, presidida por Rafael Ramírez.   
·      Las comisiones que pedía Diego Salazar Carreño a nombre de su primo Rafael Ramírez, según información aparecida en el Wall Street Journal, ver:  http://lat.wsj.com/articles/SB11146744175770574372804581307973093353768
·      El depósito de $3 millones hecho por Rafael Ramírez en el Ocean Bank de Florida, ver: http://noticiasvzla.com/exploto-otro-escandalo-mundial-descubrieron-cuenta-millonaria-en-usa-de-rafael-ramirez-video/
·      Los contratos navieros dados por PDVSA sin licitación a Wilmer Ruperti, los cuales suman centenares de millones de dólares. Otro contrato, por $138 millones, para remover de Jose el residuo carbonoso derivado de las plantas de mejoramiento de crudos extra pesados de la Faja del Orinoco, llegó en paralelo con el pago que hizo Ruperti de los costos de defensa de los narco-sobrinos Flores, ver:  https://maduradas.com/le-dio-con-todo-gustavo-coronel-barrio-el-piso-con-wilmer-ruperti-en-carta-abierta/
·      Los contratos dados a Derwick Associates por más de $1000 millones, los cuales han sido objeto de numerosas denuncias, incluyendo dos demandas judiciales en USA, ver: http://alekboyd.blogspot.com/p/derwick-associates.html, http://infodio.com/es/150114/demanda-de-otto-reich-contra-bolichicos-derwick-associates-expone-nuevos-actores. Las acusaciones publicadas se basan en que la empresa es solo una intermediaria entre PDVSA y los verdaderos contratistas, derivando comisiones de gran magnitud.
·      Otro caso de gran corrupción ha sido la creación de una empresa de servicios petroleros llamada CAMIMPEG, bajo el control del ministro de la Defensa, sin experiencia petrolera alguna, la cual es una vulgar intermediaria entre PDVSA y contratistas de verdad. Este empresa hizo una “alianza estratégica” con otra empresa fantasma, Southern Procurement Services para ejecutar servicios por hasta $700 millones, contrato que tuvo que ser anulado después por PDVSA , debido a la total incompetencia de la “alianza. Este tipo de locuras le ha costado a la PDVSA de Maduro” y Quevedo centenares de millones de dólares, ver:  http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2017/02/dos-empresas-piratas-contratan-con-una.html


4.   Corrupción relacionada con el lavado de dinero por sus directivos, gerentes y cómplices
Cada día que pasa salen a la luz pública más y más casos de lavado de dinero por los gerentes y directivos miembros de la pandilla de PDVSA, especialmente durante las etapas que van desde Ali Rodríguez Araque hasta Eulogio del Pino, , ver:
http://infodio.com/180918/rafael/ramirez/andorra/bpa; https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45517316; https://es.panampost.com/sabrina-martin/2019/05/20/espana-y-pdvsa-lavado-de-dinero-venezuela/?cn-reloaded=1.  La lista de indiciados y/o detenidos incluye a un primo y un hermano de Rafael Ramírez,  su principal asistente, Rafael Reiter, así como Nervis Villalobos, Eudomario Carruyo y varios otros ex-gerentes de PDVSA y del Ministerio a cargo de Ramírez Carreño. Las sumas involucradas en este gigantesco fraude sobrepasan los $2200 millones.  
Un aspecto importante de este mega-fraude es el que se relaciona con los seguros de la empresa, ver: https://www.cuentasclarasdigital.org/2016/06/la-rogatoria-de-andorra-i-el-misterio-de-los-seguros-de-pdvsa/ . En este informe se dice: Una red de 30 personas y 40 empresas conforman el entramado que utilizó Rafael Ramírez Carreño, presidente de Pdvsa durante diez años, para lavar más de dos mil millones de dólares en Banca Privada de Andorra (BPA). Entre los miembros de la red que funcionó entre 2006 y 2012, destacan sus primos Diego Salazar Carreño, Luis Mariano Rodríguez Cabello, José Enrique Luongo Rotundo y el asegurador Omar Farías Luces”.
5.   Corrupción sistémica en las operaciones de la empresa
La presencia de ignorantes y corruptos en la gerencia de PDVSA durante la etapa chavista/madurista no podía tener otro resultado que la aparición de un alto nivel de corrupción sistémica en la empresa, diseminada en todos sus niveles jerárquicos y aspectos operacionales de producción, refinación, transporte y comercialización. Un dramático informe sobre la corrupción en la faja del Orinoco fue escrito por el mismo personal de fiscalización de la empresa y enviado al entonces ministro del sector, Asdrúbal Chávez, ver:  http://sunoticiero.com/gustavo-coronel-aqui-estan-las-pruebas-del-desastre-que-es-la-faja-del-orinoco/. En este informe se mencionan las contrataciones con empresas allegadas a los gerentes de PDVSA como CUFERCA y CONKOR, esta última ligada a Tareck William Saab, ver: https://elcooperante.com/carlos-urbano-el-empresario-con-guisos-en-pdvsa-que-financio-concierto-de-maluma/ y
Esto es lo que sucede en la faja, donde la operación ha sido puesta en manos de los militares corruptos venezolanos por la vía de CAMIMPEG y por el control total que tiene el presidente y general Manuel Quevedo, control otorgado a este personaje por Nicolás Maduro, el cual le permite hacer todos los cambios y modificaciones a la empresa que se le ocurra. El colapso de la producción ha sido total y ello deberá considerarse como un crimen de traición a la patria. Las pérdidas para la Nación han sido incalculables, en el rango de miles de millones de dólares, dinero perdido para siempre por culpa de los aprendices de brujo y pandilleros del chavismo/madurismo.
        Debemos comenzar  por una vigorosa sanción social
El saqueo a PDVSA ha sido inmenso y ha resultado en su destrucción y, sin exageraciones, en la ruina de la Nación. El dinero despilfarrado, robado o dejado de percibir, debido al colapso de la producción generado por la  negligencia criminal de la pandilla chavista/madurista derivada de la corrupción o de la incompetencia, puede ser estimado en unos $400.000 millones, monto que desafía toda imaginación.  
Se impone una vigorosa sanción social en contra de esta pandilla. Un Arco o una Pared de la Ignominia debería ser construido en sitio visible de nuestra geografía, el cual represente la antítesis del Arco de Triunfo de París o de la Pared de Vietnam en Washington, donde figuren  los miembros de las juntas directivas de la etapa chavista (OJO: con excepción de las de Roberto Mandini y Guaicaipuro Lameda), así como los contratistas de la PDVSA roja que han sido beneficiados indebidamente por la obtención de contratos suscritos de manera irregular, los líderes políticos que hicieron posible este horroroso crimen, los gerentes medios incompetentes o quienes han resultado incursos en delitos de corrupción, los líderes extranjeros que se han beneficiado del  dinero de PDVSA, los lavadores de dinero y otros notorios cómplices del desastre. Allí veríamos nombres como los de  Hugo Chávez Frías, Nicolás Maduro Moros, Rafael Ramírez Carreño, Ali Rodríguez Araque, Eulogio del Pino, Manuel Quevedo, Nélson Martínez, Asdrúbal Chávez, Nervis Villalobos, Diego Salazar Carreño, Rafael Reiter, Orlando Chacín, Pedro León, José Luis Paradas, Roberto Rincón, Abraham Shiera, Wilmer Rupperti, Daniel Ortega, Raúl Castro, José M. Zelaya, Francisco Convit Guruceaga, los bolichicos, los relacionados con la gabarra Aban Pearl y los intermediarios en la venta de equipos eléctricos a PDVSA,  Ibrahim Ortega, Carmelo Urdaneta, Mathias Krull, Raúl Gorrín  y varios centenares más asociados con el desastre. Enfatizo que quienes figuren allí no serían solamente los ladrones convictos sino también quienes han tomado las decisiones que han resultado en la tragedia de PDVSA. La corrupción no es solo robar dinero sino tomar decisiones que favorezcan a grupos amigos o familiares en perjuicio de la Nación o, como es el caso de los cleptócratas de la región que recibieron dinero o petróleo a través de PetroCaribe, ALBA o en maletines llevados a mano por corruptos funcionarios de PDVSA.