Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

lunes, 28 de enero de 2019

EL IMPARABLE GOTEO DEMOCRÁTICO A FAVOR DE JUAN GUAIDÓ

***** EN APENAS UNA SEMANA JUAN GUAIDÓ SE HA INSTALADO COMO PRESIDENTE DE LA VENEZUELA DEMOCRÁTICA ANTE LOS OJOS DEL MUNDO 


·        Reconocido ya por la mayoría de los países de América Latina
·        Reconocido por importantes países de la Unión Europea, mientras otros envían un ultimátum a Maduro pidiendo convocatoria a elecciones transparentes y democráticas en los próximos ocho días, después de lo cual reconocerán al gobierno legítimo de Juan Guaidó
·        La embajada de USA en Venezuela no se va. No reconoce a Maduro. Se queda en Venezuela y cualquier intento de agredirla recibirá una respuesta inmediata de la región
·        Israel reconoció al gobierno de Juan Guaidó como el legítimo
·        La OEA reconoce como representante de Venezuela a Gustavo Tarre Briceño, designado por el gobierno legítimo de Juan Guaidó y ha rechazado la presencia de Samuel Moncada, el representante de Nicolás Maduro
·        El principal Agregado Militar de la embajada de Venezuela en Washington se declara a favor del gobierno legítimo de Juan Guaidó
·        La Iglesia católica venezolana y voceros del Vaticano se han pronunciado por el gobierno legítimo de Juan Guaidó
·        A pesar del veto de Rusia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el gobierno legítimo de Juan Guaidó obtuvo amplio apoyo y reconocimiento de los otros miembros del Consejo de Seguridad
·        El Banco Interamericano de Desarrollo ha dicho que solo reconocerá el gobierno legítimo de Juan Guaidó para toda ayuda financiera presente y futura. El Fondo Monetario Internacional también reconoce a Guaidó. Se espera que los otros organismos financieros internacionales actúen de la misma manera
·        Las concentraciones en Caracas y otras ciudades del país tienen un alto contenido de venezolanos de clase trabajadora, de la que solían ser el puntal del régimen chavista cuando el dinero petrolero  corría por las calles y algo le llegaba al pueblo
·        Las FARC, el ELN y Hezbollah son los aliados internacionales de Maduro. Por esa maleta se saca al pasajero
·        En Caicara, Cotiza, Valencia  han aparecido focos de resistencia militar a la dictadura de Maduro
·        Brasil y Colombia se muestran decididos a acelerar la salida del ilegítimo Maduro de Miraflores
·        Heinz Dieterich, ideólogo de Chávez, dice ahora que Maduro está colapsado
·        Eva Golinger, ficha incondicional del régimen, dice ahora que Maduro trató de violarla
·        En Cotiza una mujer del pueblo acusa a Maduro de estar gordo como un cochino mientras el pueblo pasa hambre
·        Los bonos venezolanos repuntan significativamente en los mercados internacionales, al observar la inminente salida de Maduro de Venezuela, ver:   http://bit.ly/2Uabwcz 
·        Según Meganálisis más del 80% de los venezolanos claman por la expulsión de duro de Miraflores
·        Eduardo Fernández, Claudio Fermín y los colectivos firmes con Maduro mientras Dudamel se pasa de bando y pide “que el pueblo triunfe”.
·        Tareck El Aissami negocia su estadía en Turquía, donde hay oro de los venezolanos sustraído por el régimen de Maduro

sábado, 26 de enero de 2019

On the letter signed by 70 defenders of the Venezuelan Maduro dictatorship



It is with sadness mixed with disdain that democracy-loving Venezuelans have read the letter signed by 70 members of academia and think tanks, mostly from the U.S. but some from other countries, about the current political and social Venezuelan situation. With sadness because universities and think tanks should be places inhabited by champions for the truth and for all the things that are just and noble, rather than by men and women who sacrifice truth and principles to their slavish adherence to political ideology. Disdain because the authors of the letter show intellectual dishonesty when they side with a government that violates the most basic human rights only to maintain their rigid attachment to political ideology or to their displeasure of the government of their  country.
The authors of the letter say:       
The United States government must cease interfering in Venezuela’s internal politics, especially for the purpose of overthrowing the country’s government. Actions by the Trump administration and its allies in the hemisphere are almost certain to make the situation in Venezuela worse, leading to unnecessary human suffering, violence, and instability.
We comment:
The rejection of the Nicolas Maduro regime by the majority of Latin American governments, Canada and the U.S. and the prevailing tendency shown by world nations to recognize the interim government of Juan Guaidó, the young president of the Venezuelan National Assembly, has only come after many years of watching on the sidelines how a country is being driven onto the ground by an increasingly corrupt, inept and abusive authoritarian regime
The authors of the letter say:
Venezuela’s political polarization is not new; the country has long been divided along racial and socioeconomic lines. But the polarization has deepened in recent years. This is partly due to US support for an opposition strategy aimed at removing the government of Nicolas Maduro through extra-electoral means. While the opposition has been divided on this strategy, US support has backed hardline opposition sectors in their goal of ousting the Maduro government through often violent protests, a military coup d’état, or other avenues that sidestep the ballot box.
Such a statement would sound logical to aliens landing on Earth today but they can only cause hilarity to those millions of Venezuelan and regional observers who have seen with their own eyes and heard with their own ears the increasingly fraudulent utilization of the electoral system by the Chavez/Maduro regime. With an Electoral Council totally in their hands and run by illegitimate members who obey orders from the Executive branch, the Chavez/Maduro regime has made a cruel mockery of elections in Venezuela. For a long time Venezuelans faithfully went to the polls only to see how fraud was committed before, during and after each election and how the will of the people was sacrificed to the rapacity and greed for power of the regime. If anything can be said of the manner the Venezuelan people and outside democracies have behaved in light of this systematic farce is that they have been too slow in reacting more vigorously.
The letter continues saying:
“Under the Trump administration, aggressive rhetoric against the Venezuelan government has ratcheted up to a more extreme and threatening level, with Trump administration officials talking of “military action” and condemning Venezuela, along with Cuba and Nicaragua, as part of a “troika of tyranny.” Problems resulting from Venezuelan government policy have been worsened  by US economic sanctions, illegal under the Organization of American States and the United Nations ― as well as US law and other international treaties and conventions. These sanctions have cut off the means by which the Venezuelan government could escape from its economic recession, while causing a dramatic falloff in oil production and worsening the economic crisis, and causing many people to die because they can’t get access to life-saving medicines. Meanwhile, the US and other governments continue to blame the Venezuelan government ― solely ― for the economic damage, even that caused by the US sanctions”.
The statements above are of an astonishing candor. Independently of what president of the U.S. has been in power since the so-called “Bolivarian revolution” took political control, the Venezuelan regime has been rejected as undemocratic and authoritarian by the U.S. and by a large majority of democratic nations of the planet. It is true that this current administration has been more assertive in its rejection. It was a matter of time before a largely passive critical posture gave way to more concrete measures to protect an increasingly defenseless population from the abuse of Nicolas Maduro has subjected them. It is amazing to hear surprise from the authors of the letter to the characterization of the Cuban, Venezuelan and Nicaraguan regimes as “tyrannical”, a definition that fits perfectly in the eyes of all democracy and freedom loving citizens of the Americas.
 U.S. sanctions against members of the Venezuelan regime engaged in drug trade and money laundering have been welcomed by most Venezuelans as an exercise of justice against the corrupt oligarchy dominating Venezuela. This is a justice which Venezuelans could not expect from a Venezuelan judicial system totally in the hands of the corrupt oligarchy in power. The collapse of the Venezuelan economy and the ruinous state of the country is not the product of U.S. sanctions but the end result of the incompetence and greed of the ruling regime. All over the world international justice is finding proof of the extent to which the Venezuelan national finances have been sacked by the members of a criminal gang in the name of a revolution that has ceased to exist, a ghost  which the signatories of the letter still believe in and defend against all evidence of its demise, being prisoners of their ideological strait jacket.  
The letter adds:   
Now the US and its allies, including OAS Secretary General Luis Almagro and Brazil’s far-right president, Jair Bolsonaro, have pushed Venezuela to the precipice. By recognizing National Assembly President Juan Guaido as the new president of Venezuela ― something illegal under the OAS Charter ― the Trump administration has sharply accelerated Venezuela’s political crisis in the hopes of dividing the Venezuelan military and further polarizing the populace, forcing them to choose sides. The obvious, and sometimes stated goal, is to force Maduro out via a coup d’état.
In these paragraphs the authors of the letter talk of the illegal recognition of the Juan Guaidó interim presidency by the OAS. We are no legal experts and will not argue this point but we rely on Venezuelan constitutional experts who say that the designation by the Venezuelan National assembly of its president, Juan Guaidó, as Venezuelan interim president was made in accordance to the Venezuelan constitution, articles 201,233,333 and 350. For any observer reasonably informed of the Venezuelan situation it is evident that the Guaidó designation was approved in the streets of the country and of the world by an immense majority of Venezuelans, while the parallel meeting convoked by the regime became a pathetic reunion of a few hundred red shirts that dissolved melancholically after a short while. When talking about legitimacy of Maduro or Guaidó there is no doubt that Guaidó’s presidency has overwhelming support in Venezuela and abroad, except in isolated and dark places such as the minds of the authors of this letter.   
The letter continues saying:
The reality is that despite hyperinflation, shortages, and a deep depression, Venezuela remains a politically polarized country. The US and its allies must cease encouraging violence by pushing for violent, extralegal regime change…. The US should have learned something from its regime change ventures in Iraq, Syria, Libya, and its long, violent history of sponsoring regime change in Latin America. Neither side in Venezuela can simply vanquish the other. The military, for example, has at least 235,000 frontline members, and there are at least 1.6 million in militias. Many of these people will fight, not only on the basis of a belief in national sovereignty that is widely held in Latin America ― in the face of what increasingly appears to be a US-led intervention ― but also to protect themselves from likely repression if the opposition topples the government by force.
Venezuela is no longer a polarized country if by this term an equal distribution of political forces is understood. Over 80% of Venezuelans openly reject the Maduro regime while much of the remaining 20%, in the government payroll, simply do not dare to do so openly, although they are equally fed up with the misery reigning in the country. The authors of the letter lie when they state, as a matter of fact, that many of the 235,000 members of the military and the 1.6 million members of the militia will fight to defend Maduro and his gang of thieves. The so-called military-civilian alliance typical of fascist regimes, advocated by Chavez’s adviser Norberto Ceresole, which served him to consolidate his political power, is rapidly melting away as salt in the ocean.   
The letter ends, predictably, as follows:
In such situations, the only solution is a negotiated settlement, as has happened in the past in Latin American countries when politically polarized societies were unable to resolve their differences through elections. There have been efforts, such as those led by the Vatican in the fall of 2016, that had potential, but they received no support from Washington and its allies who favored regime change. This strategy must change if there is to be any viable solution to the ongoing crisis in Venezuela. For the sake of the Venezuelan people, the region, and for the principle of national sovereignty, these international actors should instead support negotiations between the Venezuelan government and its opponents that will allow the country to finally emerge from its political and economic crisis.
I say this is a predictable end to the letter because it confirms the desperate situation of the Maduro regime. Reduced to a skeleton gang of supporters in Venezuela, Maduro is now asking his fellow travelers of the intellectual community in the U.S. to call for a negotiated solution that will allow him and his gang to step aside in freedom and with their ill-obtained wealth intact. An estimated $300 billion have been put away by the 600 or so main members of the Chavez/Maduro gang. Only one man recently captured in the U.S., Alejandro Andrade, a semi-illiterate Treasurer of Venezuela during the Chavez era, has confessed to “distracting” one billion dollars from the national treasury.  Another billion was taken by a contractor to the state oil company, PDVSA, also in the hands of the U.S. justice. Not all of the members of the regime are big leaguers but they all have filled their pockets with money that belonged to the Venezuelan people. To negotiate with such people what some call a silver bridge, “un Puente de Plata” to freedom would be immoral and would almost guarantee that the monies stashed away by these criminals would serve to finance, in the medium term, their return to power.
One such example is already in evidence. Rafael Ramirez, one of the three main accomplices of Hugo Chavez, now ostracized by Maduro, is using his considerable “savings” in financing an attempt at recapturing power, claiming to represent Chavez’s true legacy, a fight among hyenas painful to witness and of which these U.S. academics seem to have no knowledge.
Finally, I would like to add a comment on the authors of the letter. Some of the names are well known to me because they have been fellow travelers of Chavez from the start and still are, although there is no longer a revolution (did it ever exist?) but a rogue and failed government in place. Chomsky, Grandin, Tinker Salas, Ellner, Weisbrot,, have written extensively in favor of the Venezuelan socialism of the XXI century. Most are unknown to me and I can only evaluate them in my mind on the basis of the ignoble cause they defend. I do not know how many of them have ever been in Venezuela during the Chavez/Maduro years and have firsthand knowledge of the Venezuelan situation and of the overwhelming rejection of the Maduro regime by the Venezuelan people. In any case I feel sorry for them because they obviously feel obliged to defend a criminal regime only because it fits their ideological straitjacket. If they know the real Venezuelan situation they are being dishonest but, if they don’t know it, they have committed the major intellectual sin of giving an uninformed opinion, in violation of a cardinal rule of academics.    
Gustavo Coronel
If anyone of these ladies and gentlemen think it desirable, I would be available for a public debate with them on this subject at a place of their choice.    

viernes, 25 de enero de 2019

JUAN GUAIDÓ ES PRESIDENTE INTERINO Y LEGÍTIMO EN APEGO A LA CONSTITUCIÓN. MADURO ES LA OPOSICIÓN



En este momento de la vida nacional venezolana es imperativo precisar dos conceptos fundamentales, so pena de permitir la creación de un incorrecto clima de opinión: uno es la naturaleza de la designación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, dada la existencia del vacío de poder creado por el fraude político electoral llevado a cabo por Nicolás Maduro. El otro es la caracterización de Guaidó como líder de la oposición.
En primer lugar es preciso decir, sin que le quede a nadie la menor duda, que Juan Guaidó fue designado por la Asamblea Nacional de manera legítima como presidente interino de Venezuela. Así lo explica el destacado constitucionalista Román Duque Corredor, al decir: “Juan Guaidó cumplió con llenar un vacío institucional al asumir la presidencia de Venezuela, por la inexistencia que había de un presidente legítimo para el nuevo período presidencial, por la usurpación de Nicolás Maduro,  conforme al principio que se extrae del artículo 233 de la Carta Magna ”. Duque Corredor añadió que es  la Asamblea Nacional, a través de su presidente,  “el órgano que tiene la facultad para resolver el vacío constitucional de la presidencia”. La juramentación de Guaidó cumplió plenamente con lo establecido en la Constitución de Venezuela en sus artículos: 201, 233, 333 y 350.
Lo segundo es más sutil pero no menos importante. Juan Guadió es desde el 23 de Enero pasado presidente interino de Venezuela, legítimamente constituido por lo que se explica arriba. Por lo tanto, Juan Guaidó es el jefe interino legítimo del gobierno venezolano, como lo han reconocido la mayoría de las naciones del hemisferio y de la unión europea. De ello resulta que quien es ahora el líder de la oposición al gobierno legítimo venezolano es Nicolás Maduro, acompañado por un melancólico grupo de secuaces lavadores de dinero, militares traidores a su misión, ladrones  y narcotraficantes.

jueves, 24 de enero de 2019

JAQUE PERPETUO A JAQUE MATE





La designación de Juan Guaidó por la Asamblea Nacional como presidente interino de Venezuela ha sido un movimiento de ajedrez tan predecible como efectivo. Con el multitudinario apoyo popular en las calles, claramente multiclasista, desde Catia hasta La Castellana, la represión armada que solía aparecer en ocasiones anteriores no se ha manifestado esta vez. La masiva concentración en diferentes ciudades del país y en todo el mundo les ha enfriado el ánimo a quienes en el pasado no vacilaron para romper cabezas y asesinar jóvenes venezolanos. En este momento la Venezuela democrática tiene apoyo popular decisivo mientras Maduro ve reducido su apoyo interno al Alto Mando Militar y a su pandilla de ladrones y narcos que saben que una derrota los llevará a la cárcel.
En paralelo comienzan a sumarse los apoyos internacionales a Guaidó, liderados por los Estados Unidos y por la Organización de Estados Americanos, organización en la cual ya se le niega la entrada al representante del usurpador Maduro, llamado Samuel Moncada y donde se ha aceptado la presencia de Gustavo Tarre Briceño, como representante del gobierno de Juan Guaidó. El grupo de Lima y la Unión Europea se manifiestan a favor de Guaidó, contra Maduro. A cada instante se suma algún país del mundo al reconocimiento de Juan Guaidó como presidente legítimo. Y no puede ser de otra manera, porque la historia de horror de Venezuela es ya bien conocida en todo el planeta. Quienes quedan reconociendo a Maduro lo hacen por razones ideológicas, como es el caso de Cuba, Nicaragua, Bolivia o por razones de estrategia geopolítica, como es el caso de Rusa, China, Irán  Siria, países. China y Rusia no pelearán por Maduro porque sus prioridades en otros países del mundo son mayores a las que le han llevado a apoyar a Maduro. La Cuba castrista y la Nicaragua de Ortega quedarán colgando de la brocha.
El tablero de ajedrez muestra a un Maduro progresivamente reducido al rincón del cual ya no podrá salir. Su  última movida, rompiendo relaciones con USA lo ha perjudicado aún más, ya que la respuesta de USA ha sido un movimiento terrible, de muerte anunciada. No le hacen caso a Maduro y sus representantes diplomáticos seguirán e Venezuela, intocables por Maduro, porque cualquier acto de posible agresión a esos diplomáticos justificaría la inmediata intervención de los Estados unidos, una intervención que ahora sería apoyada por quienes la rechazaban antes, ya que estará amparada por las leyes internacionales. 
Al romper con cada país que no lo reconozca Maduro estará cavando su propia fosa. Mientras tanto los militares observan que su poder de fuego, antes ejercido con impunidad, no podrá ejercerse en contra de una gobierno reconocido por la mayoría e los países del planeta porque ello los colocaría abiertamente en el plano de ser vulgares delincuentes. De allí que en estos momentos comiencen a presionar a Maduro y a su tribu para que se vayan del poder.
Jaque Mate. Venezuela ve la luz al final del largo y horroroso túnel de abusos, latrocinio, represión, narcotraficantes en Miraflores y lavadores de dinero en sus empresas del estado y en los gabinetes de los pasados 20 años.
 Ahora, a pensar en cómo salimos lo antes posible a flote, con la ayuda del mundo civilizado.  

miércoles, 23 de enero de 2019

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela

VER:

https://youtu.be/_KWfGqv6l1o

Un acto de profunda significación histórica: Juan Guaidó es designado Presidente Interino de Venezuela
Veo el momento en el cual el joven Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela es designado por la Asamblea Nacional como Presidente interino de Venezuela. Hubiera preferido ver a alguien más en esa palestra, tomándole el juramento, pero supongo que la auto-designación obedece a razones legales/institucionales.
Lo hizo Juan Guaidó ante miles de compatriotas allí presentes, en número apenas igualable a las manifestaciones del año 2002, cuando el sátrapa Hugo Chávez fue desalojado del poder. Pero esta vez el apoyo es inmensamente superior al de aquel instante de 2002. Esta vez es la nación venezolana en todo el planeta la que le apoya, millones de venezolanos que están reunidos en sus respectivas ciudades del mundo, dándole su visto bueno de legitimidad a Guaidó.
En esos momentos de celebración popular genuina, unos raquíticos puñados de pobres diablos vestidos de rojo deambulaban sin orden por la avenida Bolívar, en una pretendido y colapsado acto de apoyo al narco-usurpador Nicolás Maduro.
Desde este momento no hay marcha atrás, no hay vacilación. Si Maduro no se va, ni a Maduro no lo expulsa la Fuerza Armada, lo hará la Nación venezolana. Si se requiere habrá huelga general indefinida. Si se requiere habrá intervención de la región en Venezuela, a fin de proteger el Presidente Guaidó.

Fuera Maduro y su pandilla. Listos para apoyar a la nueva Venezuela que se abre camino. Viva la Venezuela democrática. Abajo el títere cubano y sus pandilla.

martes, 22 de enero de 2019

LA IRRESISTIBLE OLA DE LA LIBERTAD, MARTES 22 DE ENERO 2019

El país está de pie

Los Estados Unidos han reconocido el gobierno de la Asamblea Nacional como el legítimo
Toda la región latinoamericana rechaza a Maduro y su pandilla y exige su salida inmediata
La Unión Europea respalda al gobierno Legítimo de Juan Guaidó y de la Asamblea Nacional de Venezuela
En las calles la gente está resteada en contra del usurpador y sus ladrones y narcotraficantes
 No hay miedo en el pueblo, el miedo está en el corazón de los pandilleros civiles y sus cómplices militares. Ellos saben que van a la cárcel: Maduro, El Aissami, López Padrino, ministros, presidentes de las empresas del estado. Todos a la cárcel
Por fin tenemos una masa crítica ciudadana  en movimiento y eso ya no lo para nadie.
Limpiar a Venezuela de la pudrición chavista/madurista es la tarea que los venezolanos dignos tienen por delante, con el concurso de los países civilizados del planeta.

domingo, 20 de enero de 2019

60 años de matrimonio






Vi llegar el tres de Enero pasado con mucha alegría. Ese día se cumplieron sesenta años de mi matrimonio con Marianela. El día anterior encargué una docena de rosas para serle entregada al día siguiente. Seis rosas rojas y seis rojas amarillas. Quise enviar un mensaje de amor, las rosas rojas, y de amistad, las rosas amarillas. Porque nuestro matrimonio ha corroborado lo que es ya bien sabido. Los matrimonios que duran son aquellos que combinan el amor con la amistad.
En una crónica anterior dije que la clave de nuestra felicidad conyugal había sido convertir nuestra vida juntos en un torneo de pequeñas y grandes cortesías, de compartir nuestro viaje maravillándonos de las bellezas del paisaje y enfrentando siempre juntos sus momentos difíciles. No es posible sobre estimar la importancia de un abrazo, de lavar los platos juntos, de tender la cama, de comprar algo para nuestra pareja que, aún sin mucho valor monetario, tenga el valor  de “habernos acordado”, esos pequeños y  grandes gestos de amor, de amistad y solidaridad.
Eso es esencial pero hay otros componentes de la felicidad conyugal, comenzando con  la selección de la pareja. Aunque se dice que la elección de una buena pareja tiene mucho de azar, de buena suerte,  creo que el proceso de selección tiene un importante componente racional. Así no los dice Hilda Ochoa-Brillembourg en su libro “Delivering Alpha”, el cual versa sobre el mundo de las finanzas, pero cuyos conceptos fundamentales aplican también a nuestras relaciones humanas. Ella dice en su libro que “Precio no es Valor”, cuando habla de lo que significa  una buena inversión. Es decir, no solo el precio importa sino también es fundamental el encaje armonioso de la adquisición con nuestra existente cartera de activos. En el plano humano, lo interpreto como la importancia que tienen las afinidades entre la pareja como ingrediente fundamental de una buena “adquisición” matrimonial.
En mi caso particular recuerdo que mi proceso de selección comenzó por la madre de la joven. Su carácter, su apariencia, su manera de ser. Llegué a pensar que sería agradable envejecer con la hija, si resultara igual a su mamá. Y realmente así ha sido. Hoy me parece ver a su mamá en ella, tanto en lo físico como en su personalidad.
El proceso continuó con una evaluación del tiempo que pasábamos juntos, más allá de los momentos del enamoramiento. Tenía que ver con la naturaleza de nuestras conversaciones y, más importante aún, de nuestros silencios.  Realmente disfrutaba de su compañía y de conversar con ella sobre temas diversos, o, simplemente de estar juntos, aunque no tuviéramos nada que decirnos.
Otro factor importante fue ver que ella era muy trabajadora y muy responsable. Cuando la conocí ya trabajaba para la empresa Shell, la misma que me dio una beca y un empleo por 20 años. Compartíamos valores muy similares de clase media trabajadora, con deseos de superación.
Realmente, cuando echo la mirada atrás, veo que aunque el factor azar/suerte no puede jamás descartarse al hablar de matrimonio, el nuestro fue el resultado de un proceso predominantemente racional, un ejercicio de prospectiva que se ha cumplido de manera casi exacta al pronóstico. Nuestro amor coexiste hoy con una sólida amistad,  una combinación cuya fuerza es prácticamente imposible de romper.
 El viaje ha tenido algunas tormentas pero siempre estuvimos seguros de que el sol brillaría de nuevo.
Desde mi ventana contemplo la nieve en los árboles y las calles pero no me llega el frío gris del invierno pues estoy en el hogar, reconfortado por su tibieza.    

viernes, 18 de enero de 2019

EL VERDADERO NACIONALISMO PETROLERO, VII

APUNTES PARA UNA HISTORIA DE LA GENTE DEL PETRÓLEO, CAPÍTULO VII
EL VERDADERO NACIONALISMO PETROLERO

CAPITULO I PUEDE LEERSE EN LINK:
CAPITULO II PUEDE LEERSE EN LINK:

CAPÍTULO III PUEDE LEERSE EN LINK:

CAPÍTULO IV PUEDE LEERSE EN LINK:

CAPÍTULO V PUEDE LEERSE EN LINK:
http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/12/heroes-sin-nombre-del-petroleo.html

CAPÍTULO VI PUEDE LERSE EN LINK:
http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2019/01/apuntes-para-una-historia-de-la-gente.html
'
CAPÍTULO VII EL VERDADERO NACIONALISMO PETROLERO

Mucho del agrio debate entre los venezolanos sobre el petróleo, sobre quien lo maneja, para quien se maneja y quien debe obtener sus beneficios, está íntimamente entrelazado con las diferencias entre los conceptos de Nación y Estado y con las ideologías políticas liberales o marxistas, las cuales poseen perspectivas significativamente diferentes sobre estos dos conceptos fundamentales. De allí que el  término de nacionalismo petrolero, el cual ha sido un eterno convidado al debate sobre el petróleo,  sea comprendido de manera muy diferente por la Gente del Petróleo y por la izquierda extrema venezolana, en particular los analistas petroleros marxistas atrincherados en las universidades nacionales.
QUE ES NACIÓN Y QUE ES ESTADO
Por encima de las definiciones tradicionales aplicables a estos dos conceptos, la realidad política venezolana a partir de la muerte del dictador Juan Vicente Gómez ha consolidado un clima de opinión según el cual el Estado es el ente predominante en la Nación venezolana, el ente que decide lo que debe hacerse y como debe hacerse, el ente que recibe los ingresos financieros de la Nación y los administra a su leal saber y entender, frecuentemente para consolidar su poder frente a la Nación. Este sesgo perverso de los significados reales de Estado y Nación ha representado históricamente un grave peligro para la Nación venezolana, pero hay algo más grave: el Estado venezolano ha sido progresivamente capturado en sus atribuciones y prerrogativas por el gobierno de turno. Todavía peor, el gobierno de turno se ha hecho cada vez más presidencialista, sujeto a las decisiones de una oligarquía del poder – como sucedió durante la etapa en la cual COPEI y AD se turnaron en el gobierno -  o, el colmo de las desviaciones, sujeto a las decisiones arbitrarias de un presidente arbitrario e ignorante, como ha sucedido durante la etapa Chávez/Maduro.
Nación
La Nación es un conjunto de personas que comparten un territorio, una identidad cultural, un lenguaje y una historia. El concepto de Nación trasciende el de territorio ya que en cualquier lugar del planeta donde haya hogares venezolanos, allí también estará la Nación venezolana.  Cada venezolano es parte de la Nación, donde se encuentre, pues lleva en sí la Nación.
Estado
En su concepción clásica el Estado es una forma de organización de la Nación en su territorio, un conjunto de organizaciones burocráticas y de normas y procedimientos acordados por los miembros de la Nación, los cuales regulan sus diferentes aspectos económicos, sociales y políticos. El Estado tiene poder político, así como tiene el monopolio de la fuerza armada, cuya misión es la de defender a la Nación, so pena de perder su legitimidad.
Diferencias
 El Estado está formado por las organizaciones administrativas que regulan la vida de la Nación, lo cual hace a sus funcionarios los servidores de la Nación. El Estado es parte de la Nación y deberá estar a su servicio, la Nación es más que el Estado. La Nación puede existir sin el Estado, como fue el caso de la Nación judía por muchos años, pero el Estado no puede existir sin la Nación. Mientras que el Estado posee una identidad esencialmente política y económica, la Nación posee una amplia  identidad social y cultural. Si bien el Estado es  brazo ejecutor la Nación es el alma, la razón de ser.
Es en este contexto que debemos situar el debate que parece eterno sobre la industria petrolera venezolana y sobre  a quién esta industria debe beneficiar.
EL FALSO Y EL VERDADERO NACIONALISMO PETROLERO
En base a las definiciones arriba establecidas podemos reflexionar sobre lo que ha sido el nacionalismo petrolero venezolano. Por años el clima de opinión imperante en Venezuela ha sido favorable a considerar el control operacional de la industria petrolera venezolana como un monopolio exclusivo del Estado. No solo ha sido esto una prédica del marxismo venezolano, desde Salvador De La Plaza y Rodolfo Quintero hasta Francisco Mieres, Ramón Losada Aldana, Domingo Maza Zavala, Gastón Parra y Carlos Mendoza Potellá, sino que en esa tónica se han alineado muchos adecos y copeyanos empeñados en ser más “nacionalistas” que el vecino. 
En el capítulo anterior (La Breve Historia de PDVSA) hemos sugerido que tal propensión ha sido el resultado de la idea errada de que Estado es idéntico a Nación y  que, por lo tanto, los intereses del estado siempre coinciden con los intereses de la Nación. Nada más lejos de la verdad. 
UN EJEMPLO DE HASTA DONDE NOS HA LLEVADO ESTA CONFUSIÓN
Leyendo un trabajo de Carlos Luis Villalobos Bernal, de la Universidad del Zulia, presentado en la Reunión  de la Asociación de Estudios Latinoamericanos, celebrada en Washington en Septiembre de 2001 podemos leer lo siguiente: “La tecnocracia de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) desarrolló la apertura petrolera como estrategia de alianzas con el capital transnacional, a fin de adelantar la minimización de la renta territorial”. La Apertura petrolera llevada a cabo por PDVSA, empresa nacional, fue – según este docente universitario – un intento de robar al Estado, en complicidad con las empresas petroleras multinacionales. Esta feroz e insensata crítica de la apertura hecha por el docente universitario forma parte de una línea de pensamiento según la cual el Estado debe predominar sobre la Nación. Se endiosa al Estado y se menosprecia a la Nación. Añade Villalobos Bernal que la apertura era “entendida por algunos [los marxistas, digo yo] como un retroceso que desanda el camino iniciado con la nacionalización petrolera”. Nacionalización que, ya hemos dicho, no fue tal, sino una toma de control de la industria petrolera por parte del Estado, con exclusión de otros miembros de la Nación.  Al decir esto, el autor considera lógico agregar que: “La tecnocracia dirigente de Pdvsa ha creído siempre que las decisiones sobre el manejo petrolero deben corresponderle a ellos”. Y agrega, “Así, por ejemplo, lo concibe Sosa Pietri al enfrentar dos lógicas de pensamiento, la de quienes conciben al petróleo como un negocio y a Pdvsa como una empresa mercantil, y quienes insisten [Mendoza Potellá] en ver al petróleo como un asunto de Estado y a Pdvsa como una dependencia del gobierno”. Nos preguntamos: ¿quién en su sano juicio podría pensar que la industria petrolera no es un negocio sino solamente una dependencia del gobierno? Pues el marxismo venezolano.   
En este ejemplo está contenido la esencia del conflicto que ha tomado tanto tiempo, contaminando lo que debiera haber sido una verdadera visión nacional de la industria petrolera para convertirse en una pugna ideológica entre los defensores del Estado y los defensores de la Nación.  Para el autor arriba citado,  la pretensión de la tecnocracia petrolera es la ver a la industria petrolera como “un negocio”.  Por ello dice: “Un ejecutivo de Pdvsa [la pre-chavista] creía que el objetivo de la apertura era realizar negocios”. Para los analistas petroleros marxistas la apertura fue una manera de facilitar la penetración del capital internacional en la industria petrolera, no un intento de lograr mayores beneficios para la Nación. Según ellos la argumentación de que el Estado carecía de los recursos necesarios  para enfrentar las inversiones requeridas para la expansión de la industria era falsa, traidora. Villalobos Bernal critica el discurso tecnocrático que pretendía considerar a las empresas extranjeras simultáneamente como competidoras pero aliadas, algo que él denomina como “ilógico”, aunque ello sea perfectamente explicable para quien considera la industria petrolera como internacional y en necesidad de complementariedad, lo cual no excluye que cada empresa atienda a sus mejores intereses.  Con este tipo de razonamiento el marxismo llega al extremo de criticar la orientación internacional de la industria petrolera venezolana.  Así dice Villalobos Bernal (no sabemos si marxista o simplemente bajo la influencia de los analistas marxistas como Parra y de Mendoza et al, a quienes él cita): “la adquisición de empresas en el exterior y el mismo carácter de la empresa petrolera como una empresa con una diversidad de actuaciones en mercados internacionales llevó a la gerencia de Pdvsa a concebirse a sí misma como una corporación y, más tarde, a considerarse global”. Para el marxismo constituía una desviación pretender darle a la industria petrolera un carácter global pero para la Gente del Petróleo esto era una verdad de Perogrullo.
Otro ejemplo mencionado por el Marxismo como una desviación fue el de la eliminación del Valor Fiscal de Exportación, el cual se estaba aplicando a PDVSA. Este era el valor al cual la empresa debía pagar impuesto sobre la renta, no importara cuan fuera el valor real de venta del barril de petróleo, concepto aplicado a las ex-concesionarias y el cual siguió aplicándose a PDVSA sin razón de ser porque condenaba a PDVSA a transferirle al Estado el dinero necesario para sus inversiones y mantenimiento. Al hacerlo, la hacía depender del sector político. Cuando se logró esta eliminación el marxismo  gritó “faul”, ya que le restaba al estado poder político y financiero sobre PDVSA. Los gritos de protesta de Mommer, Mieres, Mendoza, y Parra fueron resumidos así por Villalobos Bernal citando a Mommer: “El resultado de estas disputas sobre el excedente petrolero fue la eliminación de los valores de exportación y, más adelante, en las distintas formas jurídicas en que se expresó la asociación de Pdvsa con el capital extranjero, se lograrían rebajas en la tasa de impuesto sobre la renta y en la regalía o, su casi desaparición como instrumentos para captar renta”. Para el marxismo lo importante era la captación del ingreso petrolero para el Estado, no para la Nación. Para la Gente del Petróleo lo importante era al aporte a la Nación, el cual era - como debía ser - mayor que el aporte al Estado como renta.
Que esto fuera causa de disputa nos parece extraordinario. En su momento Alberto Quirós Corradi lo explicaba así: “El Estado es la representación político-jurídica de la Nación. La Nación somos todos nosotros…  Al establecer y aceptar como Nación a todos los venezolanos... entenderíamos entonces que los yacimientos petroleros y las riquezas naturales de Venezuela no son del Estado sino de la nación… por lo que incorporar a los venezolanos a la propiedad de esa empresas (nacionalización), es el comienzo de una nueva era para la construcción de una sociedad moderna y participativa”.  Por ello, Quirós fue abanderado de la tesis de que parte de los ingresos petroleros debía ir directamente a los venezolanos, tesis que ha encontrado eco en otros analistas petroleros no marxistas.
ENTONCES, ¿CUAL ES EL VERDADERO NACIONALISMO PETROLERO, EL QUE DEFIENDE AL ESTADO O EL QUE DEFIENDE A LA NACIÓN?
Un crítico de la PDVSA meritocrática, Bernard Mommer, quien eventualmente se convertiría en cómplice de la PDVSA corrupta de Rafael Ramírez Carreño,  escribía con candor, ver http://anhvenezuela.org.ve/sites/default/files/libros/la-nacion-petrolera-venezuela-1914-2014.pdf , página 47: “PDVSA se organizó como sociedad mercantil aunque el Estado fuera su único accionista.  El verdadero accionista era el Presidente de la República quien nombraba asimismo, desde luego, al Ministro, representante tradicional del Estado terrateniente. En consecuencia, al Ministerio de Energía y Minas se le tapió su “ventana” a la industria; en cambio, a la industria nacionalizada se le abrió una “ventana” al Palacio de Miraflores”. Lo que admite aquí Mommer refuerza nuestro argumento: el Estado y el presidente de la república llegaron a ser la misma cosa, cuando se trataba de manejar la industria petrolera.
En el discurso de la nacionalización petrolera el Presidente Carlos Andrés Pérez dijo: “El pueblo venezolano ha demostrado la falacia de aquellas afirmaciones de los sociólogos y predicadores del pesimismo. Los venezolanos hemos acometido a lo largo de la historia, grandes empresas; y en los últimos años, precisamente desde que la democracia gobierna al país, la juventud venezolana se ha adentrado masiva y resueltamente en los campos de la ciencia y la tecnología como para que hoy podamos afirmar que en las empresas petroleras, técnicos venezolanos y ejecutivos venezolanos, son garantía plena para asegurar eficiencia y continuidad en el manejo de la empresa nacionalizada…”. Aquí está reflejado el anhelo de los políticos venezolanos democráticos por superar lo que ellos califican como un complejo, producto de la prédica de “falacias sociológicas y predicadores del pesimismo”. Así lo precisa Pérez cuando dice: ““Sin complejos, con valiente audacia, vamos a emprender la tarea definitiva”.
LOS NACIONALISMOS PETROLEROS, SEGÚN TOMÁS STRAKA
El extraordinario historiador Tomas Straka nos dice en su ensayo sobre el nacionalismo petrolero, ver: http://anhvenezuela.org.ve/sites/default/files/libros/la-nacion-petrolera-venezuela-1914-2014.pdf , página 110: “Partiremos de la tesis de que en vez de un solo nacionalismo petrolero, en Venezuela es necesario hablar de varios”. Esta es una premisa correcta. Straka explica la razón para la multiplicidad de nacionalismos petroleros: “hubo distintos intereses de clase y criterios filosóficos o ideológicos para interpretar [la industria petrolera]  y proponer qué hacer con ella. No es lo mismo un agricultor cuyo universo mental es el del liberalismo que se entera de lo que apenas es una conmoción en la Costa Oriental del Lago, a un socialista que ya vive en un país en el que el 80% o más de las exportaciones es petróleo o a un empleado de la Shell o la Creole Petroleum Corporation. Los tres querían volver a Venezuela un Estado-Nación moderno, pero cada uno de una manera distinta”. Estamos de acuerdo con Straka en las diferencias inevitables de perspectivas de estos tres tipos de venezolanos sobre el que hacer con la industria, pero dudo mucho que el agricultor o, inclusive, el socialista (en Venezuela el socialista era, realmente, un comunista a lo soviético) pensaran en convertir a Venezuela en un moderno Estado-Nación. Según Straka la conciencia petrolera se despertó y mucha de la población vio la aparición de una cultura del petróleo como una amenaza para lo venezolano. Sin embargo, añade Straka: “Frente a esta visión se formó otra que en vez de temer a los cambios, los veía como la oportunidad para revolucionar al país, modernizarlo y culminar, de esa manera, con la construcción del Estado-Nación. Asociada a lo que en la década de 1930 se llamó la izquierda, es anti-imperialista, por lo que también hace una evaluación extremadamente crítica de la industria y los modelos de vida que impuso, pero no para defender un tipo de venezolanidad primigenio o siquiera una actualización de la Venezuela agraria, sino para proponer una transformación total de la sociedad. Su objetivo era el de crear un capitalismo nacional y fomentar una inserción en Occidente en términos de igualdad con quienes habían venido siendo nuestros dominadores imperialistas”.
En este punto diferimos con Straka. Esa izquierda  anti-imperialista no buscaba, en nuestra opinión, la creación de un capitalismo nacional ni fomentar una inserción de una Venezuela moderna en Occidente. Esa izquierda, nutrida de del Marxismo-Leninismo de las décadas de 1920 y 1930, fue la que comenzó a promover el concepto  de Estado sobre el de Nación y siempre mostró recelo del capital nacional. No solo el marxismo consideraba al Estado como el ente predominante sino que aún pensadores no marxistas, como Asdrúbal Baptista, también lo daban por sentado. Baptista dice, ver http://anhvenezuela.org.ve/sites/default/files/libros/la-nacion-petrolera-venezuela-1914-2014.pdf , pág. 93: “Ahora bien, en el caso de que sea el Estado el propietario [del petróleo], tal y como aquí se da por sentado, cabe esperar que él tenga fines que políticamente se vinculen con su propiedad, y más, que se establezcan, para darle fuerza, en textos legales. ….mientras que la visión del petróleo como capital natural ata éste a los gastos de inversión, en esta otra visión los gastos llamados de consumo no tienen por qué entenderse como menos legítimos, pertinentes o necesarios”. Es decir, el Estado tiene, según Baptista, una amplia discrecionalidad para decidir cómo utiliza la renta petrolera. Baptista agrega, más adelante en su ensayo: “la supremacía del poder económico estatal impidió o inhibió la emergencia de un pensamiento doctrinario acorde con los principios aceptados para el Estado liberal, que echará raíces y fructificará en grupos u organizaciones destinadas a participar activamente en la contienda política…el pensamiento liberal en el siglo XX venezolano no pasó de ser algo casi exótico en el medio. De otra parte, la vida los partidos políticos, cuyo éxito mal podía estar disociado del carácter del Estado: intrínsecamente no liberal, de juzgarlo por estrictos cánones de juicio, transcurre con sus diferencias de principios, obviamente, pero reconociendo de entrada el papel preponderante del Estado en la vida social en su conjunto”.
En base a estas tendencias estatistas predominantes no fue difícil para el sector político hablar del nacionalismo como idéntico al control político de la industria petrolera por parte del Estado. Así lo dice en 1936 Rómulo Betancourt, doliéndose del control del petróleo por los ingleses y norteamericanos: “quien controla la economía de un pueblo lo domina políticamente, como manda en la casa quien tenga la llave de la alacena…  las izquierdas somos nacionalistas, en el sentido en que somos antimperialistas y revolucionarias. Queremos a una Venezuela para los venezolanos”.
Los cuatro nacionalismos petroleros que son solo tres
Leyendo el extraordinario trabajo de Straka, ya citado, (absolviéndolo de antemano de cualquier error de interpretación que pueda darle a sus palabras) creo advertir la presencia en Venezuela de, al menos, cuatro nacionalismos petroleros, uno de los cuales ha recibido ese nombre de manera incorrecta. Son los siguientes:
·       Un Nacionalismo pro-petrolero que surgió con la aparición del petróleo, entre las élites gomecistas, articulado en los trabajos de Pedro Manuel Arcaya, para el cual el petróleo llegaba a Venezuela a solucionar todos sus problemas (de manera especial, los de ellos mismos), por lo que todo lo que las empresas petroleras llegadas a Venezuela hicieran estaba bien hecho;
·       Un Nacionalismo de tipo agrario, anti-petrolero, representado por los terratenientes que veían en el petróleo una amenaza a sus intereses y el cual consideraba al petróleo como un agente disruptivo de la formas tradicionales de vida venezolana, uno de cuyos adalides fue Alberto Adriani, quien consideraba al petróleo como fenómeno temporal y sin importancia económica frente a la vocación agraria del país. Este nacionalismo tuvo que rendirse frente al evidente impacto del petróleo en la vida nacional y se transformó en nostalgia del campo, avivada en la TV y en la discografía por Mario Suárez, Juan Vicente Torrealba, Estelita del Llano y Simón Díaz en las décadas de 1950 a 1970 ;
·       Un Nacionalismo que promueve el control de la industria petrolera por parte del Estado, el cual se nutrió de un nacionalismo positivo originario, representado por la Acción Democrática de Betancourt y CAP, y de un marxismo agresivo, anti-imperialista (del de Occidente) y profundamente estatista más que nacional. Algunos de los representantes de este nacionalismo positivo fueron progresivamente capturados en el plano intelectual por la extrema izquierda, por lo cual el sentimiento resultante  debe llamarse, más correctamente, Estatismo Petrolero. Es el tipo se sentimiento que ha prevalecido en el mundo político venezolano, con algunos matices, desde la “Nacionalización” petrolera, acrecentado en el siglo XXI por la llegada del chavismo-madurismo y el actual desastre de la PDVSA roja.
·       Un Nacionalismo Petrolero sano y verdadero, compartido por la inmensa mayoría de la Gente Del Petróleo y por grandes sectores de la vida nacional venezolana, según el cual el petróleo es un negocio de naturaleza internacional, el cual debe manejarse sin complejos, sin dogmas patrioteros, atendiendo a los intereses de la Nación, la cual “somos todos”  y no a los intereses políticos mezquinos  de corto o mediano plazo de las élites en el poder.
Lo sucedido en el siglo XXI venezolano, durante el cual ha dominado un exacerbado  estatismo petrolero, ha sido tan trágico, tan horroroso para el país que se ha llevado en los cuernos de la bestia mucho del falso concepto de “Nacionalismo”, realmente Estatismo, que hemos definido arriba. Hoy día la Nación venezolana se muestra hastiada de ese estatismo rapaz, corrupto y autoritario, el cual ha provocado el mayor colapso económico y social de su historia.
Esa tragedia no hubiera sido posible de haber existido un modelo petrolero no estatista, sujeto a normas y procedimientos no contaminados por un Estado puesto al servicio de una pandilla de ladrones y narcotraficantes. A esta tragedia contribuyó decisivamente el Estatismo Petrolero promovido a mediados del siglo XX por el marxismo y sus complacientes acólitos  dispuestos a someterse a la tutela ideológica del castrismo cubano.  
No ha sido coincidencia que los defensores del estatismo Petrolero del siglo XX se hayan transformado en los artífices del desastre petrolero del siglo XXI: Gastón Parra Luzardo fue presidente de PDVSA y títere de Hugo Chávez; Ali Rodríguez Araque fue presidente de PDVSA y le entregó a Hugo Chávez los activos de la empresa para sus manejos políticos; Francisco Mieres fue embajador en Moscú de Hugo Chávez; Carlos Mendoza Potellá fue embajador de Hugo Chávez y ha sido hasta hoy asesor del Banco Central de Venezuela, organismo convertido en una marioneta carente de autonomía. Estos hombres pasaron de ser teóricos marxistas del petróleo a ser protagonistas de la debacle. Como académicos, algunos de ellos han creado una escuela de nuevos “expertos” chavistas y maduristas del petróleo que, realmente, dan ganas de llorar. De ellos podremos ocuparnos en capítulos posteriores porque realmente pertenecen al mundo de la picaresca venezolana.  
En base a lo arriba expuesto pregunto: ¿Quiénes han sido los verdaderos nacionalistas petroleros venezolanos?